Mil pa­la­bras por una ima­gen Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Arcadia - - EDITORIAL - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Ame­ri­can Got­hic, Gótico ame­ri­cano, es el más fa­mo­so cua­dro de un pin­tor nor­te­ame­ri­cano de an­tes de que Andy War­hol vi­nie­ra a arra­sar con to­do. No es fa­mo­so por­que sea par­ti­cu­lar­men­te bueno, sino por­que es inequí­vo­ca­men­te nor­te­ame­ri­cano. Es el re­tra­to fron­tal de una pa­re­ja de gran­je­ros de Io­wa fren­te a su ca­sa de

ma­de­ra de es­truc­tu­ra neo­gó­ti­ca, pin­ta­do en los años trein­ta del si­glo xx por Grant Wood a la ma­ne­ra hie­rá­ti­ca de los re­tra­tos de pa­re­ja de los pin­to­res fla­men­cos del si­glo xv: los pin­to­res to­da­vía gó­ti­cos del nor­te de Eu­ro­pa de cuan­do los de Ita­lia es­ta­ban in­ven­tan­do el Re­na­ci­mien­to. Wood era un ar­tis­ta de la es­cue­la que se lla­mó “Ame­ri­can Re­gio­na­lism”: una es­pe­cie de pro­to-pop art cua­si hi­per­rea­lis­ta de los tiem­pos de pe­nu­ria de la Gran De­pre­sión, que an­te­ce­dió en 30 años el pos­rea­lis­mo pu­bli­ci­ta­rio de los tiem­pos de con­su­mis­mo del ver­da­de­ro pop de War­hol y de­más.

Es­ta fo­to del fo­tó­gra­fo León Da­río Pe­láez que aquí ve­mos, con su so­lem­ne se­rie­dad gó­ti­ca, po­dría ti­tu­lar­se Colombian Got­hic. O Colombian Pop. O, más bien, Colombian Pos­pop, pues es pos­te­rior al au­tén­ti­co pop co­lom­biano que inau­gu­ró Bea­triz Gon­zá­lez con sus cé­le­bres Sui­ci­das del Sis­ga, y tam­bién al, di­ga­mos, An­tio­quian Re­gio­na­lism de la ter­ce­ra ma­ne­ra de Fer­nan­do Bo­te­ro.

Pe­ro vol­va­mos a la fo­to. A di­fe­ren­cia de los per­so­na­jes de Wood, que no eran au­tén­ti­cos gran­je­ros de Io­wa sino, dis­fra­za­dos, la her­ma­na del pin­tor y su den­tis­ta,los de Pe­láez sí son cam­pe­si­nos reales: el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Li­bia Es­tra­da y Jo­sé Mar­tí­nez, en su paisaje fa­mi­liar de los mon­tes on­du­la­dos de Na­ri­ño que se ex­tien­den al fon­do. Son una pa­re­ja, co­mo en el Gótico ame­ri­cano. Pe­ro a la vez son tres per­so­nas, y eso le da a es­te re­tra­to, pe­se a la rí­gi­da in­mo­vi­li­dad de los re­tra­ta­dos, una di­men­sión de profundidad de la que el otro ca­re­ce. Por­que la mu­jer sos­tie­ne, ex­hi­be, ex­po­ne con res­pe­tuo­sa ce­re­mo­nia, co­mo un ícono sa­gra­do, la fo­to­gra­fía am­plia­da y en­mar­ca­da de su hi­jo di­fun­to: el sar­gen­to pri­me­ro Li­bio Jo­sé Mar­tí­nez Es­tra­da, se­cues­tra­do por las Farc con 17 de sus

com­pa­ñe­ros en el asal­to gue­rri­lle­ro a la ba­se mi­li­tar del ce­rro de Pa­tas­coy, en di­ciem­bre de l997, y muer­to 14 años des­pués en cau­ti­ve­rio.a los co­lo­res plá­ci­dos del fon­do y de la rua­na del hom­bre y al ama­ri­llo bri­llan­te del sué­ter de la ma­dre se aña­de el ver­de se­co del uni­for­me mi­li­tar y el azul tam­bién bri­llan­te de la fo­to de cé­du­la del hi­jo muer­to. Los tres ros­tros son igual­men­te inex­pre­si­vos, de­li­be­ra­da­men­te her­mé­ti­cos. La ex­pre­sión es­tá en el en­cua­dre. Ade­más de ser una obra de ar­te, es­ta fo­to es una obra de his­to­ria.

Es la ilus­tra­ción de una eta­pa trá­gi­ca de his­to­ria de la que por fin es­ta­mos em­pe­zan­do a emer­ger los co­lom­bia­nos, co­mo del vór­ti­ce de un re­mo­lino. Una eta­pa de la cual por fin el círcu­lo vi­cio­so de la re­pre­sión y la sub­ver­sión se es­tá rom­pien­do. Pues la te­rri­ble suer­te del sar­gen­to pri­me­ro Li­bio Jo­sé Mar­tí­nez Es­tra­da fue con­se­cuen­cia de aquel cí­ni­co ti­re y aflo­je en­tre el go­bierno y las gue­rri­llas, aquel “can­je hu­ma­ni­ta­rio” que ni era hu­ma­ni­ta­rio ni lle­gó nun­ca a ser can­je y que du­ran­te años tu­vo co­mo rehe­nes a los sol­da­dos cap­tu­ra­dos y a los gue­rri­lle­ros pre­sos en la épo­ca de lo que los vio­len­tó­lo­gos lla­ma­ban del em­pa­te mi­li­tar.

Aquel si­nies­tro em­pa­te se re­sol­vió fi­nal­men­te en las ne­go­cia­cio­nes de La Ha­ba­na en­tre el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y las Farc. Que­da la me­mo­ria de las víc­ti­mas, tan­to las que ca­ye­ron en la gue­rra co­mo las su­per­vi­vien­tes: el sar­gen­to pri­me­ro y sus pa­dres. Pe­ro aho­ra, y a pe­sar de que la com­pa­ra­ción es hoy mi­li­tar­men­te in­sos­te­ni­ble, sus efec­tos se pro­lon­gan en el em­pe­ci­na­mien­to de la gue­rri­lla del eln en su pro­pio ti­re y aflo­je con la delegación del go­bierno en las con­ver­sa­cio­nes de Qui­to. La gue­rra no ha ter­mi­na­do.

Li­bia Es­tra­da y Jo­sé Mar­tí­nez, pa­dres de Li­bio Jo­sé Mar­tí­nez Es­tra­da, mi­li­tar se­cues­tra­do ha­ce 20 años en la to­ma de Pa­tas­coy (Na­ri­ño).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.