Con­tra la in­tui­ción Por San­dra Bor­da

Arcadia - - EDITORIAL - Por San­dra Bor­da

La cri­sis ve­ne­zo­la­na ya se con­vir­tió en un te­ma de dis­cu­sión elec­to­ral en Co­lom­bia. Y ha ser­vi­do, en­tre otras co­sas, pa­ra me­dir­le el acei­te a la ac­ti­tud de­mo­crá­ti­ca de las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas en el país. Ca­da cual pro­po­ne una for­ma de li­diar con es­ta cri­sis que de­ja cla­ro el or­den de prio­ri­dad que le de efec­ti­vi­dad im­por­tan­tes. Pe­ro an­te otor­ga a cier­tos prin­ci­pios. Y es­te, es­te cálcu­lo más prag­má­ti­co, a ve­ces por su­pues­to, es un com­po­nen­te cla­ve sa­le a re­lu­cir que la prio­ri­dad pa­ra es­tos pa­ra que los vo­tan­tes em­pie­cen a sec­to­res de la iz­quier­da pa­re­ce ser de­fi­nir sus pre­fe­ren­cias de ca­ra a las la de pro­te­ger a un go­bierno con el elec­cio­nes de 2018. Por cues­tio­nes de que guar­dan cier­to ni­vel de afi­ni­dad es­pa­cio no pue­do pin­tar el ma­pa en po­lí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca. An­te tan­to abuso de­ta­lle y con ma­ti­ces de la dis­cu­sión a la po­bla­ción ci­vil, esa so­li­da­ri­dad en­tre iz­quier­da y de­re­cha so­bre el los de­ja muy mal pa­ra­dos. ré­gi­men de Ma­du­ro, así que ad­vier­to De otro la­do, al­gu­nos sec­to­res de que se van a en­con­trar con al­go la de­re­cha tie­nen prio­ri­da­des dis­tin­tas: de sim­pli­fi­ca­ción. Sin em­bar­go, hay pa­ra ellos el fin jus­ti­fi­ca los me­dios y po­ner­les ras­gos ge­ne­ra­les de las po­si­cio­nes en de­ma­sia­da aten­ción a las su­ti­le­zas am­bos ex­tre­mos que me pa­re­ce im­por­tan­te del de­re­cho in­ter­na­cio­nal es una pér­di­da dis­cu­tir. de tiem­po. Pa­ra al­gu­nos, la úni­ca sa­li­da

De un la­do, una par­te de la iz­quier­da a la cri­sis es tum­bar a Ma­du­ro y es­te (no to­da) ha su­ge­ri­do que el ob­je­ti­vo se pue­de al­can­zar apo­yan­do las prin­ci­pio de la au­to­de­ter­mi­na­ción de fuer­zas ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas o con una los pue­blos y el res­pe­to a una no­ción in­ter­ven­ción mi­li­tar. Ha­cer al­go dis­tin­to un tan­to tras­no­cha­da de so­be­ra­nía de­ben es sím­bo­lo de de­bi­li­dad. Las vías de guiar cual­quier ac­ción de Co­lom­bia he­cho pa­re­cen ser la op­ción pri­vi­le­gia­da. fren­te a Ve­ne­zue­la. En­ton­ces, re­za Pe­ro otros pre­fie­ren no ha­blar de es­te ar­gu­men­to, no im­por­ta cuán au­to­ri­ta­rio una fór­mu­la con­cre­ta y más bien se de­di­can y vio­la­dor de de­re­chos sea el a se­ña­lar al go­bierno co­lom­biano go­bierno ve­ne­zo­lano, na­die de­be ha­cer de ti­bio y co­bar­de fren­te a la cri­sis ve­ne­zo­la­na. na­da al res­pec­to. Al­gu­nas po­si­cio­nes No sa­be­mos en­ton­ces con exac­ti­tud in­clu­so in­sis­ten, a es­tas al­tu­ras del có­mo lu­ci­ría nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­seo, en ne­gar o (peor aún) jus­ti­fi­car en es­te te­ma si “tu­vié­se­mos más los abu­sos del ré­gi­men en con­tra de la bo­las”, si fué­se­mos “más va­lien­tes”. po­bla­ción y re­pi­ten sin cesar que Co­lom­bia Am­bas apro­xi­ma­cio­nes, la de iz­quier­da no tie­ne au­to­ri­dad mo­ral pa­ra de­cir y la de de­re­cha, tie­nen dos pro­ble­mas na­da por­que acá las co­sas es­tán igual gra­ves: el pri­me­ro es que son o peor. Con lo es­ca­sa y ca­si inexis­ten­te abier­ta­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­cas y de­jan que es la au­to­ri­dad mo­ral co­mo re­cur­so en cla­ro que pa­ra am­bos pri­man las em­pa­tías de po­der en la are­na glo­bal, ten­dría­mos o an­ti­pa­tías po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas que sen­tar­nos a pre­sen­ciar to­dos, y no la de­fen­sa de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos co­mo en pe­lí­cu­la, el su­fri­mien­to de y el es­ta­do de de­re­cho. Así de una po­bla­ción ci­vil iner­me. sim­ple. Y el se­gun­do, es que son fe­ro­ces

Pe­ro es­tos mis­mos prin­ci­pios han crí­ti­cos de la po­lí­ti­ca del go­bierno, lle­va­do a la iz­quier­da a in­sis­tir en que pe­ro nin­guno ha si­do ca­paz de cons­truir una in­ter­ven­ción mi­li­tar de Es­ta­dos una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va con­cre­ta so­bre Uni­dos o cual­quier otro ac­tor in­ter­na­cio­nal có­mo li­diar con es­te pro­ble­ma. se­ría inaceptable co­mo so­lu­ción. Los prin­ci­pios que han guia­do el En par­te por­que vio­la­ría los com­por­ta­mien­to del go­bierno co­lom­biano prin­ci­pios an­te­rior­men­te men­cio­na­dos fren­te a la cri­sis ve­ne­zo­la­na, en y, ade­más, por­que co­mo ha su­ce­di­do cam­bio, in­ten­tan sa­car el te­ma de la dis­cu­sión en otros lu­ga­res del mun­do, elec­to­ral y ac­tuar con ba­se en es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes no cons­ti­tu­yen pre­mi­sas con­ve­nien­tes pa­ra el pro­ce­so una so­lu­ción de lar­go pla­zo de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal de Co­lom­bia y so­lo pro­du­ci­rían más ines­ta­bi­li­dad y pa­ra la so­lu­ción de la cri­sis ve­ne­zo­la­na. po­lí­ti­ca. En me­dio de la cru­za­da de La ac­ción mul­ti­la­te­ral, el res­pe­to a la so­be­ra­nía bra­zos ge­ne­ral que nos pro­po­nen, es en­ten­di­do en un con­tex­to en el pre­ci­so de­cir que su in­ten­to por bus­car que la prio­ri­dad son los de­re­chos de los un ma­ne­jo me­nos uni­la­te­ral e ciu­da­da­nos y el res­pe­to al de­re­cho in­ter­na­cio­nal, im­po­si­ti­vo de la cri­sis es bien­ve­ni­do. son al­gu­nos de los pun­tos de

El pro­ble­ma con la po­si­ción de par­ti­da de la ac­tual po­lí­ti­ca ha­cia Ve­ne­zue­la. es­ta iz­quier­da que des­cri­bo es que no Co­lom­bia se ha acer­ca­do a los in­tere­ses re­co­no­ce que hay op­cio­nes in­ter­me­dias de la re­gión y ha tra­ta­do de ge­ne­rar en­tre in­ter­ve­nir mi­li­tar­men­te y un es­pa­cio de au­to­no­mía fren­te a de for­ma ile­gal, y cruzarse de bra­zos. Es­ta­dos Uni­dos. No sé us­te­des, pe­ro yo Mu­chas de es­tas op­cio­nes in­ter­me­dias pre­fie­ro eso a lo que nos pro­po­nen los son le­ga­les y al­can­zan ni­ve­les can­di­da­tos de los ex­tre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.