¿ QUÉ HA­CER CON VENEZUELA ? II

Arcadia - - OPINIÓN - Por San­dra Bor­da

En va­rias oca­sio­nes he in­sis­ti­do en que en Co­lom­bia, el te­ma de po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be ate­rri­zar­se más en el de­ba­te na­cio­nal y de­be in­ten­tar dis­cu­tir­se con la mis­ma am­pli­tud con la que se dis­cu­ten otras di­men­sio­nes de nues­tra po­lí­ti­ca pú­bli­ca. So­bre to­do aho­ra, que el fin del con­flic­to nos am­plía el es­pa­cio pa­ra eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te, pro­me­tién­do­les dis­cu­tir con más se­rie­dad nues­tra es­tra­te­gia re­tor­nar a la dig­ni­dad y la gran­de­za de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal, es im­por­tan­te de un tiem­po pa­sa­do. Venezuela de­mo­cra­ti­zar la dis­cu­sión y la es un ex­ce­len­te can­di­da­to pa­ra ac­ti­var de­fi­ni­ción de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior. el peor ti­po de emo­cio­nes: nues­tro mal

Sin em­bar­go, hay que te­ner cau­te­la ali­men­ta­do com­ple­jo de su­pe­rio­ri­dad, cuan­do se ha­ce es­te lla­ma­do. Esen­cial­men­te, nues­tro tra­di­cio­nal e his­tó­ri­co des­pre­cio por­que co­mo lo su­gi­rie­ron por el Ca­ri­be y el ra­cis­mo la­ten­te que ha­ce ya mu­cho tiem­po Al­mond he­mos sa­ca­do a re­lu­cir de las peo­res for­mas y Lipp­mann, la opi­nión pú­bli­ca tien­de en el pa­sa­do ce­rrán­do­les el ca­mino a ser vo­lá­til y a crear ci­mien­tos a gru­pos de re­fu­gia­dos pro­ve­nien­tes inade­cua­dos pa­ra la cons­truc­ción de de otros lu­ga­res del mun­do. Adi­cio­nal­men­te una po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­ble y efec­ti­va. y co­mo si lo an­te­rior fue­ra po­co, La opi­nión tam­po­co es cohe­ren­te y es­truc­tu­ra­da es­ta es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra man­te­ner en te­mas in­ter­na­cio­na­les y vi­va la tras­no­cha­da pe­lea ti­po en la gran ma­yo­ría de los ca­sos, par­ti­cu­lar­men­te Gue­rra Fría en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha, en Co­lom­bia, en don­de la el so­cia­lis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo. Venezuela, la­bor de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a en sín­te­sis, es una opor­tu­ni­dad la ho­ra de cu­brir te­mas in­ter­na­cio­na­les in­me­jo­ra­ble pa­ra ac­ti­var la de­ma­go­gia es tan me­dio­cre, es­tá mal in­for­ma­da. me­diá­ti­ca y elec­to­re­ra en Co­lom­bia.

En­ton­ces, el ejer­ci­cio de de­ba­tir te­mas Hay que es­cu­char con cui­da­do y evi­tar in­ter­na­cio­na­les y de po­lí­ti­ca ex­te­rior caer en el jue­go. El vo­to fi­nal­men­te más am­plia­men­te ne­ce­sa­ria­men­te nos per­te­ne­ce a ca­da uno de no­so­tros de­be ir acom­pa­ña­do de un pro­ce­so de y es nues­tra de­ci­sión caer en la tram­pa edu­ca­ción y for­ma­ción de la opi­nión. de la ma­ni­pu­la­ción, el dog­ma­tis­mo De otra for­ma, los obs­tácu­los men­cio­na­dos y la mez­quin­dad, o in­ten­tar sa­lir de ella por Al­mond y Lipp­mann se ha­cen y exi­gir­les a me­dios y can­di­da­tos pre­si­den­cia­les in­su­pe­ra­bles y con­ti­nua­mos con­de­na­dos un dis­cur­so con al­tu­ra, mo­de­ra­do a una po­lí­ti­ca ex­te­rior tan y so­bre to­do res­pon­sa­ble. Hay su­per­fi­cial y po­co se­ria co­mo las éli­tes de­ma­sia­do en jue­go pa­ra to­le­rar­le a un po­lí­ti­cas de turno que se en­car­gan de can­di­da­to pre­si­den­cial el muy xe­no­fó­bi­co di­se­ñar­la a puer­ta ce­rra­da. y pe­li­gro­so tra­ta­mien­to de nues­tros

El de­ba­te elec­to­ral al­re­de­dor de her­ma­nos ve­ne­zo­la­nos co­mo “ve­ne­cos”; las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les hay de­ma­sia­do en jue­go co­mo pa­ra to­le­rar­les se­rá po­si­ble­men­te el pri­me­ro en el que a al­gu­nos en la de­re­cha que co­mul­guen un te­ma de po­lí­ti­ca ex­te­rior es­té en el con las ini­cia­ti­vas in­ter­ven­cio­nis­tas cen­tro de la dis­cu­sión. El te­ma, ob­via­men­te, de Es­ta­dos Uni­dos cuan­do has­ta es Venezuela y des­de ya em­pie­zo la mis­ma opo­si­ción ve­ne­zo­la­na en­tien­de a ver con preo­cu­pa­ción que mu­chos que ese es un jue­go muy pe­li­gro­so; hay lí­de­res po­lí­ti­cos y otros tan­tos me­dios de­ma­sia­do en jue­go pa­ra to­le­rar­les a sec­to­res de co­mu­ni­ca­ción es­tán po­co in­tere­sa­dos de la iz­quier­da la in­di­fe­ren­cia fren­te en apos­tar­le al tra­to res­pon­sa­ble de a la re­pre­sión es­ta­tal. la cri­sis en el ve­cino país. Los in­cen­ti­vos Si no que­re­mos em­pe­zar con el pie es­tán ahí y son per­ver­sos: pa­ra los iz­quier­do nues­tra dis­cu­sión na­cio­nal so­bre can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, ati­zar el fue­go te­mas in­ter­na­cio­na­les, es ab­so­lu­ta­men­te en con­tra del ré­gi­men ve­ne­zo­lano y ne­ce­sa­rio que cas­ti­gue­mos con usar un dis­cur­so na­cio­na­lis­ta y a su vez nues­tro vo­to y nues­tras de­ci­sio­nes en in­ter­ven­cio­nis­ta se­gu­ra­men­te da­rá vo­tos. ma­te­ria de con­su­mo de me­dios a quie­nes Y ni ha­ble­mos del em­pu­jon­ci­to en no es­tén dis­pues­tos a te­ner es­ta con­ver­sa­ción ma­te­ria de ra­ting que re­sul­ta del uso de con el tono que de­man­da la cor­ti­ni­llas alar­mis­tas y en ge­ne­ral, del sa­tis­fac­ción de nues­tros in­tere­ses na­cio­na­les. ama­ri­llis­mo me­diá­ti­co a la ho­ra de cu­brir Así co­mo he­mos lo­gra­do que el la cri­sis ve­ne­zo­la­na. de­ba­te na­cio­nal so­bre po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca

Tris­te­men­te, tam­bién en te­mas in­ter­na­cio­na­les sea téc­ni­co, se­rio y re­sis­ta po­si­cio­nes la opi­nión tien­de a mo­vi­li­zar­se po­pu­lis­tas que nun­ca fal­tan, más fá­cil­men­te a tra­vés de las el de­ba­te so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior de­be emo­cio­nes que de los dis­cur­sos res­pon­sa­bles. dar­se en tér­mi­nos se­me­jan­tes pa­ra El ma­ke Ame­ri­ca great again evi­tar que la muy no­ci­va de­ma­go­gia de Trump dio jus­ta­men­te en el cla­vo na­cio­na­lis­ta ter­mi­ne por to­már­se­lo y por esa ra­zón: ac­ti­vó los agra­vios nos lle­ve a tran­si­tar un ca­mino en el y com­ple­jos de in­fe­rio­ri­dad de los es­ta­dou­ni­den­ses que nues­tra re­la­ción con Venezuela se que se que­da­ron atrás vea de­te­rio­ra­da irre­me­dia­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.