IMA­GEN SA­GRA­DA

Arcadia - - OPINIÓN | NOTICIAS - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

En es­ta fo­to­gra­fía el per­so­na­je im­por­tan­te no es el pa­pa Fran­cis­co, que ora de es­pal­das al fo­tó­gra­fo, sino la pe­que­ña es­cul­tu­ra de un cuer­po mu­ti­la­do que cuel­ga en­ci­ma de él, cla­va­da a la pa­red. Es el Cris­to de la igle­sia del pue­blo cho­coano de Bo­ja­yá, vo­la­da ha­ce quin­ce años con tres­cien­tas per­so­nas den­tro por un ci­lin­dro bom­ba de las Farc en el cur­so de un com­ba­te con los pa­ra­mi­li­ta­res de las AUC. O, más exac­ta­men­te, lo que que­dó de él en­tre las rui­nas de la ex­plo­sión y el in­cen­dio: un fla­co tor­so en­ne­gre­ci­do de pól­vo­ra, sin bra­zos ni pier­nas, co­mo lo de­jó la vio­len­cia.

No fue una ta­rea de res­tau­ra­ción, sino de con­ser­va­ción la que se hi­zo con la ima­gen (¿de ma­de­ra?, ¿de ye­so?), di­ce el ar­tis­ta que la eje­cu­tó. Sin em­bar­go se ve bas­tan­te re­to­ca­da, ma­qui­lla­da, y si ca­be em­be­lle­ci­da, por con­tras­te con lo que mues­tran las fo­to­gra­fías de pren­sa de cuan­do fue res­ca­ta­da de la des­truc­ción de Bo­ja­yá. Pe­ro es por in­com­ple­to, por me­dio des­ca­be­za­do y os­cu­ro, por col­ga­do de un gan­cho co­mo una pie­za de res en una car­ni­ce­ría so­bre el apa­ra­to­so mu­ral geo­mé­tri­co pin­ta­do de blan­co y es­car­la­ta que ar­ma­ron en­vi­lla­vi­cen­cio pa­ra la mi­sa pa­pal, que es­te pe­da­zo de hom­bre cru­ci­fi­ca­do y sin cruz re­sul­ta tan vis­ce­ral­men­te im­pre­sio­nan­te, co­mo lo se­ría la de un pe­da­zo de mo­mia hu­ma­na de car­ne y hue­so. El pa­pa lo con­tem­pla in­mó­vil, de es­pal­das al público y al fo­tó­gra­fo, to­do ves­ti­do de un blan­co im­po­lu­to des­de el so­li­deo has­ta las am­plias enaguas de la so­ta­na que ro­zan el pi­so. Hay unas flo­res que rom­pen la de­ma­sia­do bus­ca­da si­me­tría de la fo­to.

El pa­pa lo ben­di­jo. Pe­ro no es por esa ben­di­ción pon­ti­fi­cia que es­te cru­ci­fi­jo es una ima­gen sa­gra­da, ni por su va­lor es­té­ti­co, más de­bi­do al azar de la vio­len­cia su­fri­da que al ta­len­to de su anó­ni­mo au­tor. Sino por su his­to­ria. O, me­jor, por la his­to­ria que pre­sen­ció.

Es­te Cris­to es un tes­ti­go. Co­mo el fa­mo­so Cris­to de la Ve­ga de To­le­do, en Es­pa­ña, el le­gen­da­rio “me­jor tes­ti­go” que des­pren­dió un bra­zo de la cruz pa­ra prestar tes­ti­mo­nio so­bre los Evan­ge­lios en un ca­so de rup­tu­ra de pro­me­sa de ca­sa­mien­to, se­gún cuen­ta el poe­ta Zo­rri­lla en un lar­go ro­man­ce ro­mán­ti­co. So­lo que en es­te ca­so el tes­ti­mo­nio que rin­de no es el de una sim­ple en­ga­ñi­fa de ga­lán abu­si­vo a don­ce­lla in­ge­nua y cré­du­la, sino el de una tra­ge­dia co­lec­ti­va en un pue­blo ol­vi­da­do de la sel­va cho­coa­na que ejem­pli­fi­ca la tra­ge­dia del lar­go con­flic­to ar­ma­do de Co­lom­bia.

A fi­na­les de abril del año 2002, po­co des­pués de in­te­rrum­pi­das las con­ver­sa­cio­nes del des­pe­je del Ca­guán en­tre las Farc y el go­bierno de An­drés Pas­tra­na, los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res al man­do de Fredy Rin­cón, “el Ale­mán”, lle­ga­ron al pue­blo de Bo­ja­yá, so­bre el Atra­to, bus­can­do des­alo­jar de la re­gión al Fren­te 58 de la gue­rri­lla. Los cho­ques to­ma­ron en­tre dos fue­gos a la po­bla­ción ci­vil iner­me, sin que las Fuer­zas Ar­ma­das tra­ta­ran de in­ter­ve­nir. Fue­ron seis días de com­ba­tes so­bre las aguas del río. La gen­te se re­fu­gió en la igle­sia, no por­que fue­ra un tem­plo, con la an­ti­quí­si­ma y uni­ver­sal tra­di­ción de in­vio­la­bi­li­dad de los re­cin­tos de cul­to, sino por­que era la úni­ca cons­truc­ción “de ma­te­rial” que pu­die­ra pa­rar las balas en to­do el pue­blo. Los pa­ras, a su vez, se atrin­che­ra­ron de­trás de la igle­sia. Las Farc dis­pa­ra­ron ta­tu­cos, y uno de ellos atra­ve­só el te­ja­do del tem­plo, es­ta­lló en­tre la mul­ti­tud de re­fu­gia­dos y ma­tó a 79, en su ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños. Aun­que fue un ra­ro ca­so de com­ba­te di­rec­to en­tre pa­ras y gue­rri­lle­ros. Su re­sul­ta­do fue el ha­bi­tual: ca­si to­das las víc­ti­mas fue­ron ci­vi­les des­ar­ma­dos. Y, se­gún cuen­ta el Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, tan­to las Fuer­zas Ar­ma­das co­mo el go­bierno (ya el de Ál­va­ro Uri­be) re­cha­za­ron el in­for­me de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los Re­fu­gia­dos de las Naciones Unidas.

No so­bre­vi­vió la ver­dad, co­mo no ha­bía so­bre­vi­vi­do ni el Cris­to del al­tar. O so­lo a me­dias. Me­dio Cris­to, o, co­mo di­jo el pa­pa en su mi­sa de­vi­lla­vi­cen­cio,“un Cris­to ro­to y ampu­tado que es más Cris­to aún”: el Ec­ce Ho­mo que to­ma so­bre sí la car­ga de los pe­ca­dos del pue­blo.

La ima­gen es tre­men­da. Oja­lá sir­va pa­ra al­go.

El pa­pa an­te el Cris­to de Bo­ja­yá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.