Las víc­ti­mas co­ti­dia­nas

Co­mo un ac­to de re­bel­día an­te la ma­sa­cre, la bar­ba­rie, que ani­qui­la­ba a cien­tos de jó­ve­nes día a día en las ca­lles de las co­mu­nas no­ro­rien­ta­les de Me­de­llín, el au­tor to­mó la fir­me de­ci­sión de ha­cer ba­rri­ca­das de poe­mas. Sal­tim­ban­quis en pa­tas de pa­lo ca­mi

Arcadia - - OPINIÓN | NOTICIAS - Jor­ge Blan­dón* Me­de­llín

Las mu­je­res y hom­bres del ba­rrio fue­ron arrin­co­na­dos por una gue­rra que no era de aquí y don­de per­so­na­jes si­nies­tros, ve­ni­dos de otros lu­ga­res, ins­ta­la­ron un for­tín don­de iban in­cor­po­ran­do una nue­va es­pe­cie de ver­du­gos a suel­do, mano de obra ba­ra­ta. Sin ca­li­fi­car. Se­gu­ra de sus ac­tos. Sin tem­blor en su mano. Con la san­gre fría. Es­tos se pa­sea­ban por la es­qui­na ha­cien­do las ve­ces de “fal­sa” au­to­ri­dad. Y to­do es­to a ple­na luz del día. To­dos sa­bían, pe­ro na­die de­cía na­da.

Uno de ellos re­pre­sen­ta­ba al “chi­co de me­tal”, él bus­ca­ba al­can­zar la ve­lo­ci­dad de la luz en una TT 500, con un fie­rro en las ma­nos. Y se­gu­ro que fue al­can­zan­do el um­bral en­tre la vi­da y la muer­te, que se per­dió pa­ra la vi­da.

El otro era un “chi­co som­bra” de pa­sa­mon­ta­ña, tes­ti­go de có­mo la me­tra­lla arran­ca­ba de su co­ra­zón la ilu­sión de cam­biar el mun­do. Ya no te­nía más vi­da pa­ra ofre­cer a la vi­da, y nun­ca más co­no­ce­ría el ama­ne­cer de la nue­va pri­ma­ve­ra.

El chi­co de me­tal hu­bie­ra he­cho to­do por “la cu­cha” (su ma­dre). Se­guía los pre­cep­tos de su pro­pia fe a pie jun­ti­llas. Na­da le sa­ca­ba de la ca­be­za eso que ama­ba, por un ins­tan­te el me­tal co­mo mo­ne­da o el me­tal co­mo ra­yo de fue­go.

Ca­da día con su no­che el chi­co som­bra pa­tru­lla­ba el ba­rrio, en su mi­ra­da arre­cia­ba el tem­ple de un nue­vo or­den. Su ideo­lo­gía im­pe­ran­te, tam­bién im­pe­rial. Su man­da­to je­rár­qui­co. Su es­ta­tus era im­pues­to por una doc­tri­na fo­rá­nea. Su ideal: la lu­cha ar­ma­da pa­ra li­be­rar unas “ma­yo­rías”.

La vi­da en­ton­ces era una tra­ge­dia hu­ma­na, allí no va­lía de­cir que “no ma­ta­rás ni con ham­bre ni con balas”. La muer­te siem­pre es­ta­ba aga­za­pa­da aguar­dan­do a un chi­co som­bra o a un chi­co de me­tal. Cual­quie­ra ser­vía a las po­cas pe­nu­rias de la par­ca.

La vi­da del ba­rrio lle­na de in­jus­ti­cia y mi­se­ria se hi­zo ca­da vez más un “pa­rén­te­sis in­de­fi­ni­do”, una nue­va vi­da, un nue­vo hom­bre, una nue­va so­cie­dad se tor­nó es­qui­va. La vi­da no va­lía na­da. El chi­co som­bra y el chi­co de me­tal eran víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios de unos y de otros. Y to­dos los otros olvidados por el sis­te­ma eran víc­ti­mas de una so­cie­dad des­hu­ma­ni­za­da.

La co­sa se pu­so ma­la en la ca­sa de to­dos. To­dos fue­ron víc­ti­mas de una co­fra­día que vino a ro­bar el sol y la lu­na. Una con­gre­ga­ción que im­pu­so con san­gre y fue­go un dis­cur­so he­ge­mó­ni­co (que des­afor­tu­na­da­men­te aún hoy im­pe­ra ve­la­da­men­te en la ba­rria­da). To­dos han vis­to có­mo el sis­te­ma se fue mo­di­fi­can­do, el si­len­cio fue com­pra­do, la vi­da cap­tu­ra­da, los de­ba­tes pú­bli­cos se­ña­la­dos, las mar­chas y pro­tes­tas ins­ti­tu­cio­na­li­za­das. La voz co­lec­ti­va cen­su­ra­da por un sis­te­ma de gua­ris­mos. La vic­ti­mi­za­ción de la vi­da co­ti­dia­na.

To­do lo an­te­rior lle­nó de in­dig­na­ción a los ha­bi­tan­tes de es­ta pe­ri­fe­ria, víc­ti­mas que se re­sis­ten a mo­rir sin ha­cer po­si­ble la exis­ten­cia hu­ma­na en co­mu­ni­dad.

El mur­mu­llo fue tras­cen­dien­do al gri­to, el pu­ño en al­to le­van­tó la pan­car­ta, la mi­ra­da te­nía un sue­ño co­lec­ti­vo, los sin voz te­nían voz. Y de allí se le­van­tó el otro su­je­to co­lec­ti­vo, or­gá­ni­co, co­mu­ni­ta­rio, se­res na­ci­dos en los te­rri­to­rios de ba­rro ama­ri­llo te­jie­ron ca­mi­nos de es­pe­ran­za, es­pa­cios de de­ba­te, con­vi­da­ron al con­vi­te, la min­ga tu­vo nue­vo sím­bo­lo en la vi­da ur­ba­na.

La so­li­da­ri­dad se hi­zo prin­ci­pio inalie­na­ble, el afec­to re­cu­pe­ró su en­can­to, el res­pe­to nu­trió la pa­la­bra y la es­cu­cha, la li­ber­tad se hi­zo fuer­za ur­gen­te y ne­ce­sa­ria. To­dos se su­ma­ron a una apues­ta de fu­tu­ro, la Me­de­llín que ca­mi­na de la mon­ta­ña al cen­tro y del cen­tro a la mon­ta­ña. La gen­te re­co­no­ció en la vi­da del otro su pro­pia vi­da.

Una nue­va ge­ne­ra­ción de ni­ñas, ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes al­ber­gan en su co­ra­zón el le­ga­do de una ciu­dad de la es­pe­ran­za, por la que aguar­dan en un fu­tu­ro pró­xi­mo cuan­do pue­dan sa­car­se de en­ci­ma esa car­ga do­lo­ro­sa de ser víc­ti­mas de un sis­te­ma he­cho de de­sigual­dad, inequi­dad y opre­sión.

Di­cen que to­do pa­sa­do fue me­jor, pe­ro real­men­te es­te no ha si­do el me­jor, ha si­do el más de­sa­fian­te, el más com­ple­jo, pa­ra­dig­mas en­cum­bra­dos en la pan­ta­lla gran­de pro­pu­sie­ron ni­ñas y ni­ños de un No fu­tu­ro.

Ser se­mi­lla bue­na obli­gó a ha­cer una me­jor siem­bra, abo­nar la tie­rra con ac­tos de bon­dad y ter­nu­ra, des­de el ar­te se im­pul­só for­mar se­res so­ña­do­res, com­pro­me­ti­dos con la trans­for­ma­ción so­cial y cul­tu­ral, se hi­cie­ron más re­des de ca­sas cul­tu­ra­les co­mu­ni­ta­rias que con­fi­gu­ra­ron es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos en­tre el te­rri­to­rio y la pla­ni­fi­ca­ción de la ciu­dad. Una apues­ta por la ge­ne­ra­ción de un SÍ ro­tun­do que son re­fe­ren­tes de vi­da.

El in­for­me Me­de­llín: me­mo­rias de una gue­rra ur­ba­na, que se lan­zó el pa­sa­do 14 de sep­tiem­bre y es el re­sul­ta­do de un es­fuer­zo con­jun­to del Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, Mi­nis­te­rio del Interior, Cor­po­ra­ción Re­gión, Al­cal­día de Me­de­llín, Uni­ver­si­dad EAFIT y Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, mues­tra jus­ta­men­te eso, pues no so­lo da cuen­ta de la his­to­ria vio­len­ta de la ciu­dad, de ser el cen­tro de en­fren­ta­mien­tos, ma­sa­cres, ase­si­na­tos se­lec­ti­vos, des­apa­ri­cio­nes: Me­de­llín tam­bién ha si­do la pri­me­ra en ac­tos co­lec­ti­vos de resistencia; se ha so­bre­pues­to y se ha trans­for­ma­do a pe­sar de la vio­len­cia, o tal vez de­bi­do a ella. •

Un ac­to sim­bó­li­co por la Ope­ra­ción Orión en la Co­mu­na 13 de Me­de­llín.

16 de oc­tu­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.