El in­som­nio de la crí­ti­ca

La pu­bli­ca­ción de tres to­mos con la obra del pe­rio­dis­ta y es­cri­tor bo­go­tano ha­ce que vol­va­mos la mi­ra­da a los años do­ra­dos de la crí­ti­ca li­te­ra­ria en Co­lom­bia des­de un pre­sen­te en el que la bue­na crí­ti­ca pa­re­ce más bien es­ca­sear.

Arcadia - - LITERATURA - Án­gel Cas­ta­ño Guz­mán* Bogotá *Pe­rio­dis­ta y edi­tor. Ma­gís­ter en Es­tu­dios Li­te­ra­rios de la U. Na­cio­nal.

Los tres vo­lú­me­nes de Crí­ti­ca li­te­ra­ria, pu­bli­ca­dos por el Ins­ti­tu­to Ca­ro y Cuer­vo, reúnen tres dé­ca­das del iti­ne­ra­rio in­te­lec­tual de una de las vo­ces ca­pi­ta­les del pen­sa­mien­to co­lom­biano del si­glo xx. Ins­pi­ra­do en Mon­taig­ne, Her­nan­do Té­llez en­ca­ró con li­ber­tad los te­mas de su tiem­po y de­jó un re­gis­tro de las vi­gi­lias, los cru­ces de opi­nio­nes y los afa­nes de los li­te­ra­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la cen­tu­ria pa­sa­da. Ade­más de la ac­tua­li­dad y la co­yun­tu­ra, el au­tor de Es­pu­ma y na­da más se ocu­pó con lar­gue­za de las ta­ras del na­cio­na­lis­mo es­té­ti­co, la so­bre­abun­dan­cia de ver­si­fi­ca­do­res en de­tri­men­to de la poe­sía y los me­nes­te­res de la crí­ti­ca li­te­ra­ria.

Es­ti­mu­la­do por la to­ni­fi­can­te pro­sa de Té­llez y la au­da­cia de sus ca­vi­la­cio­nes, le for­mu­lé a un gru­po de ami­gos una pre­gun­ta sen­ci­lla y un pe­lín pa­ya­sa: ¿cuál es su crí­ti­co li­te­ra­rio de ca­be­ce­ra? Una asom­bro­sa ma­yo­ría de­jó caer la es­pa­da en el cue­llo de la víc­ti­ma: aquí no pe­le­chan los crí­ti­cos ni li­te­ra­rios ni de na­da. La con­tun­den­cia y la una­ni­mi­dad de la res­pues­ta me lle­va­ron a cu­rio­sear qué hay de­trás de se­me­jan­te con­sen­so.

Lle­va­mos ca­si un si­glo que­ján­do­nos de un va­cío y una au­sen­cia. Ya en 1939 don Bal­do­me­ro Sa­nín Cano ra­ti­fi­ca­ba la va­li­dez de un man­tra que al sol de hoy ha­ce par­te del ar­se­nal re­tó­ri­co de los miem­bros de la re­pú­bli­ca le­tra­da –lec­to­res, es­cri­to­res, edi­to­res–: en Co­lom­bia no hay crí­ti­ca li­te­ra­ria. O, pa­ra ser exac­to, no te­ne­mos crí­ti­cos li­te­ra­rios de fi­bra y fus­te. A di­fe­ren­cia de los ac­tua­les orácu­los de la ca­tás­tro­fe, el en­sa­yis­ta an­tio­que­ño –na­ci­do en Rio­ne­gro un par de años an­tes de la asam­blea cons­ti­tu­cio­nal– es­gri­mió en­ton­ces una ra­zón de pe­so: no la ha­bía por­que, a la ho­ra de los ba­lan­ces, la li­te­ra­tu­ra na­cio­nal es­ta­ba en nú­me­ros ro­jos. ¿Con­ser­va vi­gen­cia la re­gla? ¿Sigue sien­do es­to cier­to? ¿Aún ca­re­ce el crí­ti­co co­lom­biano –al de­cir de Her­nan­do Té­llez– del pun­to de apo­yo de una tra­di­ción li­te­ra­ria fir­me?

Por for­tu­na, las du­das tie­nen la cos­tum­bre de agran­dar­se mien­tras se les da vuel­tas una y otra vez. A la par de las an­te­rio­res, una in­quie­tud bi­cé­fa­la brin­có del ma­gín: qué pa­pel desem­pe­ña el crí­ti­co li­te­ra­rio y cuál es su im­por­tan­cia pa­ra la cul­tu­ra en ge­ne­ral. Va­le re­cor­dar, a gui­sa de abre­bo­cas, dos sí­mi­les. Uno es de Nés­tor Ma­drid Ma­lo y el otro, de Fe­li­pe Res­tre­po. El pri­me­ro lo equi­pa­ró con un ter­mó­me­tro: mi­de la tem­pe­ra­tu­ra crea­ti­va de un pue­blo. El se­gun­do, con un fa­ro: alum­bra ru­tas re­co­rri­das, des­ve­lan­do los fa­llos y los acier­tos. El crí­ti­co es an­te to­do –si­guien­do lo di­cho por Da­vid Ji­mé­nez en His­to­ria de la crí­ti­ca li­te­ra­ria en Co­lom­bia (1850-1950) res­pec­to a Sa­nín Cano– un lec­tor que es­cri­be de sus lec­tu­ras. Ape­la a la pro­sa ar­gu­men­ta­ti­va pa­ra com­par­tir emo­cio­nes y ha­blar de las ideas. En con­se­cuen­cia, los jui­cios so­bre las obras no se res­trin­gen a los ca­li­fi­ca­ti­vos de va­lor y pro­cu­ran más bien en­con­trar el al­ma del ar­tis­ta ver­ti­da en el tra­ba­jo crea­ti­vo y se­ña­lar los des­ve­los de su épo­ca, las con­tra­dic­cio­nes so­cia­les del mo­men­to y el con­cep­to ge­ne­ral de vi­da que pal­pi­ta en los ver­sos o en los ren­glo­nes de fic­ción.

Es­te mé­to­do de acer­ca­mien­to a los tex­tos –prac­ti­ca­do en­tre no­so­tros por una es­tir­pe cu­yas ci­mas, se­gún Pa­blo Mon­to­ya, son Sa­nín Cano y Ra­fael Gutiérrez Gi­rar­dot e in­clu­ye los nom­bres de Her­nan­do Té­llez, Ger­mán Ar­ci­nie­gas, Jor­ge Gaitán Durán, Er­nes­to Vol­ke­ning y Her­nan­do Va­len­cia Goel­kel– lo lla­mó el aca­dé­mi­co fran­cés Gus­ta­ve Lan­son “sen­tir his­tó­ri­ca­men­te”. Pa­ra lo­grar­lo, el ofi­cian­te de la crí­ti­ca de­be, en pa­la­bras del do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Iván Pa­di­lla Cha­sing, “as­pi­rar a un má­xi­mo de ob­je­ti­vi­dad pa­ra dar cuen­ta de as­pec­tos com­ple­jos co­mo aque­llos que ex­pli­can la con­cep­ción y apa­ri­ción de las

las tra­di­cio­nes literarias. A él se le pue­de ad­ju­di­car la ima­gen em­plea­da por Rys­zard Ka­pus­cins­ki pa­ra lla­mar al pe­rio­dis­ta ideal: un ca­za­dor fur­ti­vo de las hu­ma­ni­da­des. Re­sul­ta ilus­tra­ti­vo echar­les un vis­ta­zo a al­gu­nos mo­men­tos es­te­la­res del pa­sa­do pa­ra com­pren­der me­jor el ta­lan­te del crí­ti­co y sus pos­tu­ras vi­ta­les. La aca­de­mia se­ña­la el en­sa­yo Nú­ñez, poe­ta (1888), es­cri­to por Sa­nín Cano ba­jo el seu­dó­ni­mo de Bra­ke, co­mo el pri­mer es­la­bón de la crí­ti­ca li­te­ra­ria mo­der­na en el país. Ade­más de un por­me­no­ri­za­do exa­men de las du­do­sas cua­li­da­des lí­ri­cas del pre­si­den­te car­ta­ge­ne­ro y sus cues­tio­na­bles do­tes de tra­duc­tor, el ar­tícu­lo postula la ne­ce­si­dad de asu­mir la au­to­no­mía del ar­te, de­jan­do obras literarias”. Con­fron­ta­da a la lec­tu­ra im­pre­sio­nis­ta, la re­fle­xi­va tie­ne las mi­ras pues­tas en las nu­bes: pre­ten­de no ser un en­te pa­ra­si­ta­rio sino, en vir­tud del ri­gor y el gar­bo, par­ti­ci­par en la na­tu­ra­le­za del ar­te. En pla­ta blan­ca: la crí­ti­ca es li­te­ra­tu­ra –de la mis­ma ta­lla de la no­ve­la, el poe­ma y el tea­tro– o no es na­da. ¿Exa­ge­ro? Los vo­lú­me­nes de Al­fon­so Re­yes, Er­win Pa­nofsky, Octavio Paz, Car­los Mon­si­váis ava­lan el aser­to. *

El equi­pa­je men­tal del crí­ti­co no se li­mi­ta al co­no­ci­mien­to de atrás el rol po­lí­ti­co e ins­truc­ti­vo con­ce­di­do a él por las éli­tes de la Re­ge­ne­ra­ción.

Es­ta ac­ti­tud in­te­lec­tual pro­vo­có la rup­tu­ra con una ma­ne­ra de leer y pon­de­rar la li­te­ra­tu­ra en­car­na­da en Mi­guel An­to­nio Ca­ro. El ce­re­bro de la car­ta mag­na de 1886 ta­sa­ba el va­lor de las obras literarias to­man­do en cuen­ta ele­men­tos aje­nos a ellas: su acep­ta­ción del sis­te­ma his­pá­ni­co de va­lo­res y de las pre­cep­ti­vas clá­si­cas. Sa­nín Cano, por el con­tra­rio, inau­gu­ra en Co­lom­bia un há­bi­to di­fe­ren­te, el de “an­te­po­ner el sen­ti­do de lo be­llo a cual­quier otra cla­se de con­si­de­ra­cio­nes”. En otro mar­co his­tó­ri­co –el de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial–, Té­llez pro­ce­dió de una for­ma si­mi­lar al en­fren­tar­se a las im­po­si­cio­nes es­té­ti­cas del mar­xis­mo y del na­zis­mo al ar­te li­te­ra­rio. Con vehe­men­cia es­cri­bió a ini­cios del de­ce­nio de los cua­ren­ta: “La po­lí­ti­ca del ar­te es la po­lí­ti­ca de la li­ber­tad”. Sal­ta a la vis­ta: ellos, epí­to­mes de la figura del crí­ti­co li­te­ra­rio, de­fen­die­ron las con­quis­tas de la ci­vi­li­za­ción que ha­cen po­si­ble el flo­re­ci­mien­to de la cul­tu­ra hu­ma­nis­ta y de los ri­tua­les de­mo­crá­ti­cos. Qui­zás a los ac­tua­les les co­rres­pon­da se­guir ha­cién­do­lo. A to­das lu­ces tal ma­gis­te­rio ayu­da a lim­piar la at­mós­fe­ra co­lom­bia­na, en­ra­re­ci­da acer­vo es­pi­ri­tual y sim­bó­li­co. Su la­bor de ilu­mi­nar los tex­tos, de des­en­tra­ñar su po­li­se­mia, los ha­ce ir más allá del ofi­cio del re­se­ñis­ta pa­ra con­ver­tir­se –de acuer­do a lo ex­pre­sa­do por Iván Pa­di­lla Cha­sing– en una suer­te de ins­ti­tu­ción so­cial a tra­vés de la cual ac­ce­de­mos a bue­na par­te del co­no­ci­mien­to li­te­ra­rio y cul­tu­ral de los pue­blos. Los li­bros en cu­yas pá­gi­nas apren­di­mos a amar, a mo­rir, a sen­tir el vér­ti­go de la vi­da y de la fi­ni­tud, han su­pe­ra­do la prue­ba del tiem­po gra­cias al ge­nio de sus crea­do­res y al amo­ro­so y exi­gen­te cui­da­do de los crí­ti­cos. No obs­tan­te, es­tos no sur­gen por el chas­quear de los de­dos de un ma­go. La exis­ten­cia de una tra­di­ción crí­ti­ca de los li­bros y de la cul­tu­ra de­pen­de de por el dog­ma­tis­mo par­ti­dis­ta y la tor­pe­za ar­gu­men­ta­ti­va. Es­te ale­ga­to a fa­vor de la li­ber­tad, des­de lue­go, no era co­sa dis­tin­ta de un lla­ma­do pa­ra pro­pi­ciar un am­bien­te so­cial ma­du­ro pa­ra las aven­tu­ras de la in­te­li­gen­cia y las em­pre­sas de la sen­si­bi­li­dad y la ra­zón. En re­su­men, uno en el que la crí­ti­ca en­cuen­tre te­rreno abo­na­do.

Los crí­ti­cos –apun­ta Car­los Rin­cón– enseñan a leer li­te­ra­tu­ra. Brin­dan un con­cep­to di­ná­mi­co y atrac­ti­vo del fe­nó­meno li­te­ra­rio a par­tir de su­ge­ren­tes y no­ve­do­sas apro­pia­cio­nes del fac­to­res so­cio­ló­gi­cos de di­ver­sa ín­do­le: pú­bli­cos in­tere­sa­dos en los asun­tos li­te­ra­rios, es­cri­to­res pro­fe­sio­na­les y una in­dus­tria del li­bro só­li­da, en­tre otros. “No se pue­de cons­truir una tra­di­ción es­cri­ta –afir­ma Efrén Gi­ral­do en el pró­lo­go de Na­dar con­tra la co­rrien­te– sin con­di­cio­nes ma­te­ria­les y económicas, sos­te­ni­da por un idea­lis­mo ro­mán­ti­co”. No en vano, ape­nas se die­ron vi­sos de ellas en nues­tra his­to­ria re­cien­te, subió al ta­bla­do una en­co­mia­ble hor­na­da de crí­ti­cos.

En la Co­lom­bia de los de­ce­nios del trein­ta al cin­cuen­ta del si­glo xx se pro­du­je­ron trans­for­ma­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas im­por­tan­tes: cre­cie­ron las ur­bes a un rit­mo mo­des­to pe­ro na­da des­de­ña­ble en un país a la sa­zón ru­ral; los li­be­ra­les, as­cen­di­dos a la cús­pi­de del po­der de la mano de Ola­ya He­rre­ra des­pués de un fé­rreo con­trol con­ser­va­dor de los pues­tos pú­bli­cos, es­ti­mu­la­ron la in­dus­tria na­cio­nal y pro­mo­vie­ron obras de in­fra­es­truc­tu­ra; la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal ocu­pó un lu­gar de pri­me­ra fi­la en los des­ve­los del go­bierno de Ló­pez Pu­ma­re­jo; se apro­bó la cons­truc­ción de la Ciu­dad Universitaria, y eso lle­vó a un so­lo si­tio las fa­cul­ta­des an­tes dis­per­sas a lo lar­go y an­cho de Bogotá.

En ese con­tex­to, las re­vis­tas literarias le in­su­fla­ron alien­to a la mo­vi­da cul­tu­ral del país, res­tán­do­le pro­ta­go­nis­mo a la pren­sa doc­tri­na­ria. Irrum­pen en el pa­no­ra­ma va­rias pu­bli­ca­cio­nes se­ria­das que con­tri­bu­yen en la in­de­pen­den­cia del cam­po li­te­ra­rio fren­te a los apa­ra­tos po­lí­ti­cos: Re­vis­ta de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia (1935), Re­vis­ta de las In­dias (1939), Crí­ti­ca (1948), Cró­ni­ca (1950), Cua­der­nos (1953), Mito (1955), por so­lo ci­tar al­gu­nas. Los cam­bios so­cia­les y la aper­tu­ra edi­to­rial e ideo­ló­gi­ca avi­va­ron el ham­bre de una ge­ne­ra­ción em­pe­ña­da en abrir­le tri­bu­nas al de­ba­te tras con­cluir el lar­go bos­te­zo de la he­ge­mo­nía con­ser­va­do­ra. No se ofende a la ver­dad si se menciona que la eta­pa do­ra­da de nues­tra crí­ti­ca y de nues­tra no­ve­lís­ti­ca –has­ta aho­ra, por su­pues­to– coin­ci­de con la en­tra­da tar­día a Co­lom­bia de los vien­tos de la mo­der­ni­dad.

Una de esas bri­sas lle­gó al abrir­le las puer­tas a un uni­ver­so al­ter­na­ti­vo al es­pa­ñol y al ca­tó­li­co: la cre­cien­te in­fluen­cia en nues­tra so­cie­dad de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa, es­ta­dou­ni­den­se e in­gle­sa, y la lle­ga­da al país de ex­tran­je­ros ilus­tres. Las con­tin­gen­cias de la po­lí­ti­ca mun­dial y el apo­ca­lip­sis na­zi tra­je­ron a puer­tos co­lom­bia­nos a dos ex­qui­si­tos eu­ro­peos–el uno bel­ga, el otro po­la­co–, ejem­plos de en­ci­clo­pe­dis­mo y pers­pi­ca­cia: Er­nes­to Vol­ke­ning y Ca­si­mi­ro Ei­ger. Fal­ta en la his­to­rio­gra­fía li­te­ra­ria un aten­to es­tu­dio del sig­ni­fi­ca­ti­vo aporte de los fo­rá­neos al pro­gre­so de las le­tras y la cul­tu­ra co­lom­bia­nas. Apar­te de los alu­di­dos, vie­nen a la me­mo­ria los nom­bres de Ma­nuel del So­co­rro Ro­drí­guez, Jo­sé Ce­les­tino Mu­tis, Ra­món Vin­yes y Marta Tra­ba.

Vol­ke­ning y Ei­ger –con ma­yor én­fa­sis el se­gun­do– ejer­cie­ron la crí­ti­ca en la ra­dio, un ca­nal in­for­ma­ti­vo no usual pa­ra ello. Du­ran­te diez años, Vol­ke­ning re­se­ñó pe­lí­cu­las an­te los mi­cró­fo­nos de Ra­dio­di­fu­so­ra Na­cio­nal, mien­tras Ei­ger se ga­nó el ró­tu­lo de “pa­dre del ar­te mo­derno co­lom­biano” por sus cró­ni­cas leí­das en los pro­gra­mas Bogotá, hoy y ma­ña­na y Ex­po­si­cio­nes y mu­seos. Un dato cu­rio­so bri­lla en es­te ins­tan­te: am­bos tu­vie­ron al­gu­na re­le­van­cia en la ca­rre­ra de Ál­va­ro Mu­tis y Ga­briel Gar­cía Már­quez. El poe­ta de Los ele­men­tos del desas­tre no du­dó en con­si­de­rar a Ei­ger un en­tra­ña­ble pa­dre y maes­tro. El no­bel –es­cép­ti­co an­te los crí­ti­cos– re­co­no­ció el tino de los ar­tícu­los de Vol­ke­ning en Eco so­bre

Es­ta ac­ti­tud in­te­lec­tual pro­vo­có la rup­tu­ra con una ma­ne­ra de leer y pon­de­rar la li­te­ra­tu­ra.

sus no­ve­las. Los dos cum­plie­ron con su­fi­cien­cia el apos­to­la­do pe­da­gó­gi­co del crí­ti­co.

La ser­pien­te se muer­de la co­la: la li­te­ra­tu­ra es una de las ex­pre­sio­nes bá­si­cas del de­ve­nir his­tó­ri­co de los pue­blos: de su len­gua, cos­tum­bres, vi­sio­nes de la vi­da y de la muer­te. Ni la li­te­ra­tu­ra ni la crí­ti­ca bro­tan de la na­da: se ne­ce­si­tan pa­ra pu­lir­se mu­tua­men­te. El crí­ti­co, de­cla­ra Da­río Ruiz Gó­mez, “desata las pre­gun­tas que con­fun­den al me­dio­cre y de­ci­den al ver­da­de­ro ar­tis­ta a lan­zar­se a la no­che os­cu­ra del co­no­ci­mien­to”. Es­ta ta­rea la lle­van a ca­bo hoy por hoy es­cri­to­res vin­cu­la­dos a la aca­de­mia universitaria: Da­vid Ji­mé­nez, Fer­nan­do Cruz, Ma­ría Te­re­sa Cris­ti­na, Iván Pa­di­lla, Pa­blo Mon­to­ya, Mary­luz Va­lle­jo, Car­los Castrillón, Ha­rold Al­va­ra­do, Car­los Gra­nés y un et­cé­te­ra ni tan lar­go ni tan cor­to. A fin de cuen­tas, tal vez la crí­ti­ca li­te­ra­ria, se­gún Ri­go­ber­to Gil, se ha­ya des­pla­za­do de la pren­sa a otros es­ce­na­rios a don­de las lu­ces de los pro­yec­to­res me­diá­ti­cos no lle­gan con fre­cuen­cia.

Her­nan­do Té­llez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.