Una ciu­dad de lec­to­res

La Fe­ria, que es­te año se rea­li­za­rá en­tre el 12 y el 22 de oc­tu­bre en el Bu­le­var del Río, es so­lo la ca­ra vi­si­ble, anual, de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca cons­tan­te de una ciu­dad que, des­de su Red de Bi­blio­te­cas, tra­ba­ja pa­ra ser vis­ta co­mo al­go más que la ca­pi­tal

Arcadia - - LIBROS - Santiago Cruz Ho­yos* Ca­li *Pe­rio­dis­ta

Ca­li es una ciu­dad que pa­re­ce ha­ber si­do to­ma­da por es­cri­to­res. El mes pa­sa­do era pro­ba­ble en­con­trar­se al pe­ruano Santiago Ron­ca­glio­lo y a la me­xi­ca­na Al­ma Gui­ller­mo­prie­to ca­mi­nan­do en la tar­de por los al­re­de­do­res de la Ave­ni­da de las Amé­ri­cas, y to­pár­se­los de nue­vo en la no­che en la Bi­blio­te­ca De­par­ta­men­tal, don­de ha­bla­ron, en­tre otras co­sas, de la ac­tua­li­dad del pe­rio­dis­mo. “Los pe­rio­dis­tas es­ta­mos fri­tos”, di­jo Al­ma. Y agre­gó: “No se ha des­cu­bier­to to­da­vía có­mo ha­cer un pe­rió­di­co ac­ce­si­ble que ga­ne lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra pa­gar­les a sus re­por­te­ros una vi­da dig­na. Y creo que una de las ra­zo­nes por las cua­les los ase­si­na­tos de re­por­te­ros en Mé­xi­co han si­do tan in­fa­mes y tan fre­cuen­tes es por­que a los po­bres no se les res­pe­ta. Los re­por­te­ros son unos po­bres más. Eso es par­te de la de­rro­ta en ge­ne­ral del pe­rio­dis­mo”.

En la Bi­blio­te­ca tam­bién era po­si­ble es­cu­char las con­fe­sio­nes del es­cri­tor Luis No­rie­ga, quien sos­pe­cha que cuan­do re­ci­bió el Pre­mio de Cuen­to Ga­briel Gar­cía Már­quez hi­zo el ri­dícu­lo. “So­lo pu­de de­cir gra­cias”, ex­pli­có en un con­ver­sa­to­rio don­de quie­nes so­mos tí­mi­dos lo com­pren­di­mos per­fec­ta­men­te.

Es­tos es­cri­to­res, y mu­chos otros (Al­ber­to Sal­ce­do Ra­mos, Pa­tri­cia En­gel, Fer­nan­do Gó­mez, Giu­sep­pe Capu­to, Mar­ga­ri­ta Gar­cía Ro­ba­yo, Ma­rio Jur­sich) re­co­rrie­ron Ca­li en sep­tiem­bre por la in­vi­ta­ción que les hi­zo el Fes­ti­val de Li­te­ra­tu­ra Oi­ga, Mi­re, Lea.

En oc­tu­bre su­ce­de­rá al­go si­mi­lar. Del 12 al 22 se rea­li­za­rá en el Bu­le­var del Río la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro, y Ca­li se­rá vi­si­ta­da por otros es­cri­to­res co­mo Juan Ga­briel Vás­quez, Ma­rio Men­do­za, Pi­lar Quin­ta­na, Mel­ba Es­co­bar, Eve­lio Ro­se­ro, Do­ris Som­mer, Ray­mond Les­lie Wi­lliams. Son 150 en to­tal. Pe­ro qui­zá eso no sea lo más im­por­tan­te.

Sí, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Ca­li reúne a re­pre­sen­tan­tes des­ta­ca­dos de las le­tras con­tem­po­rá­neas. Pe­ro tam­bién pue­de ser vis­ta des­de otra pers­pec­ti­va: co­mo la ca­ra vi­si­ble del tra­ba­jo que se ha­ce du­ran­te to­do el año des­de la Red de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas de la ciu­dad, que por cier­to es una de las más am­plias del país en cuan­to a co­ber­tu­ra.

Ese tra­ba­jo de­mues­tra que en Ca­li hay un pro­ce­so im­por­tan­te de gen­te que lee y pro­du­ce en di­fe­ren­tes gé­ne­ros li­te­ra­rios, pe­ro que no se ha­ce pre­sen­te en la co­ti­dia­ni­dad, en la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca, a la ma­ne­ra co­mo lo ha­ce una fe­ria. Y es que la Fe­ria del Li­bro pre­ten­de en par­te eso: dar­le vi­si­bi­li­dad a esa la­bor co­ti­dia­na que se rea­li­za des­de la Red de Bi­blio­te­cas. “Si no exis­tie­ra la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro, tal vez no es­ta­ría­mos ha­blan­do so­bre la lec­tu­ra, so­bre Ca­li y los li­bros”, di­ce Luz Adria­na Be­tan­courth, se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de la ciu­dad.

La Red de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas de Ca­li la con­for­man 61 bi­blio­te­cas que es­tán en la ma­yo­ría de las 22 co­mu­nas –ex­cep­to la 17 y la 22–, y en ca­si to­dos los co­rre­gi­mien­tos (me­nos Vi­lla­car­me­lo). La red se for­mó en 2001, cuan­do se creó la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra y Tu­ris­mo (des­de 2016 es ex­clu­si­va­men­te Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra), pe­ro las bi­blio­te­cas fun­cio­na­ban des­de mu­cho an­tes, dé­ca­das atrás in­clu­so, y sur­gie­ron por ini­cia­ti­va de los lí­de­res de los ba­rrios. En La Unión, por ejem­plo, to­do co­men­zó des­pués de una tra­ge­dia.

Allí, cuen­ta la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, una ni­ña que se di­ri­gía en un jeep ha­cia la Bi­blio­te­ca De­par­ta­men­tal mu­rió cuan­do el ca­rro se es­tre­lló. Eso hi­zo que la gen­te di­je­ra: “No que­re­mos que nues­tros hi­jos vuel­van a via­jar tan le­jos a ha­cer ta­reas, que­re­mos nues­tra bi­blio­te­ca”. Las ma­más co­men­za­ron a bus­car li­bros y en po­co tiem­po montaron su cen­tro de con­sul­ta. Lue­go, co­mo no te­nían un es­pa­cio ideal, ge­ne­ro­so pa­ra una bi­blio­te­ca, la Al­cal­día ce­dió un lo­cal que ha­bía per­te­ne­ci­do a Te­le­com. Allí las se­ño­ras del ba­rrio se tur­na­ban pa­ra ha­cer de bi­blio­te­ca­rias, así nin­gu­na hu­bie­ra ter­mi­na­do el ba­chi­lle­ra­to. Pe­ro te­nían la vo­lun­tad.

Es­tas bi­blio­te­cas co­mu­ni­ta­rias ya exis­tían, en­ton­ces, de ma­ne­ra aislada, pe­ro cuan­do sur­gió la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, es­ta asu­mió el fun­cio­na­mien­to de esos es­pa­cios. Des­de en­ton­ces la Se­cre­ta­ría do­ta a las bi­blio­te­cas de nue­vos li­bros y les pa­ga al per­so­nal. La Red de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas dispone de un presupuesto anual que os­ci­la en­tre 5.000 y 6.000 millones de pe­sos.

Ma­ría Do­lo­res Mar­tí­nez es la di­rec­to­ra de la Red de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas. La fun­ción de la Red, ade­más de prestar el ser­vi­cio de bi­blio­te­ca, es pro­mo­ver a Ca­li co­mo ciu­dad de lec­to­res y es­cri­to­res. Pa­ra lo­grar­lo hay va­rias es­tra­te­gias. Por ejem­plo, pro­mo­ver la lec­tu­ra en es­pa­cios no con­ven­cio­na­les en­vian­do a pro­mo­to­res de lec­tu­ra a leer don­de nor­mal­men­te no se lee: las sa­las de es­pe­ra de los hos­pi­ta­les, las es­ta­cio­nes del mío, las cár­ce­les, los par­ques, los cen­tros co­mer­cia­les, in­clu­so las pla­zas de mer­ca­do.

Co­mo los sá­ba­dos los ven­de­do­res de las pla­zas lle­van a sus hi­jos a sus pues­tos de tra­ba­jo por­que ellos no tie­nen co­le­gio, los pro­mo­to­res los reúnen en una ac­ti­vi­dad que lla­man “Co­ci­nan­do con la pa­la­bra”: re­pa­san al­gu­nos cuen­tos, con­ver­san, los adul­tos se acer­can a com­par­tir re­ce­tas que se pue­den pre­pa­rar con los pro­duc­tos que ellos mis­mos ven­den. “Sa­be­mos que mu­chas per­so­nas no pue­den lle­gar a una bi­blio­te­ca por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, así que la idea des­de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra es que la bi­blio­te­ca lle­gue a la gen­te”, di­ce Ma­ría Do­lo­res, y en­se­gui­da re­cuer­da un dato im­por­tan­te:

Las bi­blio­te­cas pú­bli­cas son tam­bién re­fu­gio, es­pa­cios neu­tra­les en cier­tos ba­rrios don­de se im­po­nen las le­yes de las fron­te­ras in­vi­si­bles, y es­ce­na­rios don­de se in­ten­ta en­se­ñar a res­pe­tar al otro pe­se a las di­fe­ren­cias.

Tam­bién se han con­ver­ti­do en es­pa­cios pen­sa­dos pa­ra que la gen­te ten­ga ac­ce­so a la tec­no­lo­gía. En los Pun­tos Vi­ve Digital se les en­se­ña a los abue­los a no te­ner­le mie­do a un compu­tador, y son ca­pa­ci­ta­dos en ta­reas tan im­pres­cin­di­bles en es­tos días co­mo en­viar un co­rreo elec­tró­ni­co o uti­li­zar What­sapp.

Ese tra­ba­jo de­mues­tra que en Ca­li hay un pro­ce­so im­por­tan­te de gen­te que lee y pro­du­ce en di­fe­ren­tes gé­ne­ros li­te­ra­rios.

En al­gu­nas bi­blio­te­cas hay con­so­las Xbox pa­ra que los ni­ños jue­guen por una ho­ra a cam­bio de cum­plir con cin­co ho­ras de lec­tu­ra a la se­ma­na. Esa es so­lo una es­tra­te­gia. Ca­da bi­blio­te­ca­rio, que re­gu­lar­men­te per­te­ne­ce a la co­mu­na don­de es­tá la bi­blio­te­ca, di­se­ña su pro­pio mé­to­do. “En la Red de Bi­blio­te­cas plan­tea­mos la es­cri­tu­ra y la lec­tu­ra pe­ro tam­bién la ora­li­dad, que no la po­de­mos des­cui­dar, y los múl­ti­ples len­gua­jes. Es una mi­ra­da más am­plia. Des­de las bi­blio­te­cas re­cons­trui­mos las his­to­rias que na­rran los mis­mos ha­bi­tan­tes de los ba­rrios de Ca­li –y por eso es im­por­tan­te que los bi­blio­te­ca­rios ven­gan de la co­mu­ni­dad don­de es­tá la bi­blio­te­ca que li­de­ran–. Pa­ra ello ha­ce­mos un tra­ba­jo con los adul­tos ma­yo­res, que son por­ta­do­res de otras sa­bi­du­rías. Tam­bién, con las can­ta­do­ras del Pa­cí­fi­co”, agre­ga Ma­ría Do­lo­res Mar­tí­nez.

Otra de las apues­tas es la re­cons­truc­ción del ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co de la ciu­dad. Las per­so­nas lle­van a las bi­blio­te­cas las fo­tos de la fun­da­ción de su ba- rrio, de có­mo eran las pri­me­ras ca­sas, los pri­me­ros ha­bi­tan­tes, del día en que pa­vi­men­ta­ron una ca­lle por pri­me­ra vez, y ela­bo­ran re­la­tos que son tes­ti­mo­nio y me­mo­ria de su en­torno.

Y sin em­bar­go, ni afue­ra de la ciu­dad ni los mis­mos ca­le­ños sa­ben de to­do ello.

Ese fue el mo­ti­vo por el cual sur­gió ha­ce dos años la Tem­po­ra­da del Li­bro y la Es­cri­tu­ra Te­ne­mos la Pa­la­bra, que en 2017 ini­ció con el Fes­ti­val de Li­te­ra­tu­ra Oi­ga, Mi­re Lea, con­ti­nuó con el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Poe­sía, el Sim­po­sio Na­cio­nal de Me­mo­ria y Pa­tri­mo­nio Do­cu­men­tal, el En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Bi­blio­te­cas (Ca­li es la úni­ca ciu­dad del país con es­cue­la pa­ra bi­blio­te­ca­rios) y fi­na­li­za con la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Ca­li, don­de, en­tre otras co­sas, se con­me­mo­ra­rán los 150 años de la pu­bli­ca­ción de la no­ve­la Ma­ría, de Jor­ge Isaacs, los 40 años de la pri­me­ra edi­ción de Que vi­va la mú­si­ca! y del sui­ci­dio de su au­tor, An­drés Cai­ce­do, los 50 años de Cien años de so­le­dad, de Ga­briel Gar­cía Már­quez, y el cen­te­na­rio de Juan Rul­fo.

Sin em­bar­go, aun con fi­gu­ras co­mo Cai­ce­do, que es­tá en to­do el cen­tro no so­lo de es­ta fe­ria, sino de la cul­tu­ra ca­le­ña en ge­ne­ral, “se cree que Ca­li no lee, no es­cri­be, cuan­do his­tó­ri­ca­men­te ha si­do muy ri­ca cul­tu­ral­men­te. En Ca­li na­ció la edi­to­rial Nor­ma, y la ciu­dad se con­vir­tió tam­bién en una de las se­des prin­ci­pa­les de la Li­bre­ría Na­cio­nal. Mu­chos pien­san que Ca­li es ex­clu­si­va­men­te una ca­pi­tal de rum­ba, de sal­sa, de me­ló­ma­nos, de de­por­tis­tas, cuan­do la ciu­dad tie­ne una ofer­ta cul­tu­ral muy am­plia. En ese sen­ti­do el gran lo­gro de Te­ne­mos la Pa­la­bra es po­der mos­trar an­te no­so­tros mis­mos y ha­cia fue­ra, al me­nos una vez a año, que Ca­li ha si­do una ciu­dad de gran tra­di­ción li­te­ra­ria y eso ha se­gui­do sien­do así pe­se a que du­ran­te mu­chos años no se ha­bló de ello. Co­mo si fue­ra la raíz de un ár­bol, don­de a ve­ces la ra­ma se se­ca, pe­ro la raíz no ha muer­to. La raíz es­tá vi­va y sur­ge y ger­mi­na otra vez y el co­lo­fón de to­do ello lo ve­mos aho­ra en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro”, di­ce Luz Adria­na Be­tan­courth.

Juan Ca­mi­lo Sie­rra, el di­rec­tor de la Fe­ria, re­cuer­da ade­más que en Ca­li se aca­ba de en­tre­gar en Oi­ga, Mi­re, Lea el pre­mio del con­cur­so Co­lec­ción de Au­to­res Va­lle­cau­ca­nos y el pre­mio del XII Con­cur­so de Poe­sía Iné­di­ta. Y du­ran­te la Fe­ria del Li­bro se hará la pre­mia­ción del Con­cur­so de Cuen­to pa­ra Jó­ve­nes An­drés Cai­ce­do, al que se pos­tu­la­ron 826 jó­ve­nes me­no­res de 25 años.

En la Fe­ria tam­bién se anun­cia­rán los ga­na­do­res de la con­vo­ca­to­ria Es­tí­mu­los de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de los úl­ti­mos años, quie­nes ten­drán un es­pa­cio es­te­lar pa­ra pre­sen­tar sus obras. “To­do ello de al­gu­na ma­ne­ra ha­bla un po­co de lo que es­tá pa­san­do en ma­te­ria cul­tu­ral. Ca­li es una ciu­dad que bus­ca re­sur­gir del fla­ge­lo del nar­co­trá­fi­co, que bus­ca de nue­vo su iden­ti­dad, y en par­te por ello hoy ve­mos un público an­sio­so que quie­re dis­fru­tar de nue­vo de to­da esa ofer­ta cul­tu­ral que ha ca­rac­te­ri­za­do a la ciu­dad”, di­ce Luz Adria­na Be­tan­courth.

Juan Pa­blo Mo­ji­ca en un con­ver­sa­to­rio de la Fe­ria del Li­bro del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.