Más con­vic­ción que am­bi­ción

Du­ran­te los úl­ti­mos cin­co me­ses he­mos de­di­ca­do de una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas mu­si­ca­les en Bogotá. Con Ju­lia­na

Arcadia - - MÚSICA - Jo­sé Gan­dour* Bogotá *Crí­ti­co mu­si­cal y rea­li­za­dor au­dio­vi­sual. Di­rec­tor de zo­na­gi­ran­te.com

Al­can­za­mos a ha­cer diez en­tre­vis­tas con mu­je­res me­ti­das de lleno en la mi­sión de mos­trar una efec­ti­va y di­fe­ren­te vi­sión de la es­ce­na cul­tu­ral de la ca­pi­tal co­lom­bia­na, me­tién­do­nos con ellas en los di­ver­sos so­ni­dos con­tem­po­rá­neos que ofre­ce es­ta ciu­dad. En­tre es­tas mu­je­res pu­di­mos en­con­trar un re­fle­jo del es­pec­tro so­no­ro de Bogotá.

Con Mu­je­res al Fren­te he­mos pre­ten­di­do des­per­tar el in­te­rés del es­pec­ta­dor, de aquel que bus­ca per­ma­nen­te­men­te ele­men­tos nue­vos pa­ra se­guir cre­yen­do en la mú­si­ca de es­tos tiem­pos, dán­do­le claves pa­ra con­fir­mar las ra­zo­nes por las cua­les Uni­cef nom­bró a Bogotá co­mo una de las ciu­da­des mun­dia­les de la mú­si­ca. Es­ta ca­pi­tal re­ci­bió se­me­jan­te ho­nor en es­pe­cial por quie­nes to­dos los días com­po­nen las can­cio­nes que cons­tru­yen la in­creí­ble y com­ple­ja ban­da so­no­ra de las ca­lles de nues­tra ur­be. Bogotá sue­na a pop, a rock, a hip hop, a la más va­ria­da mú­si­ca elec­tró­ni­ca, a las me­jo­res ver­sio­nes mo­der­nas del fol­clor de nues­tro país, y la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la pro­gre­sión de di­cho fe­nó­meno ha si­do ca­da día más im­por­tan­te.

Por otro la­do, hay que de­cir­lo, la ar­tis­ta fe­me­ni­na lo­cal hoy por hoy es más arries­ga­da, me­nos atra­pa­da en los es­que­mas ob­vios, más in­tere­sa­da en rom­per mol­des y crear me­lo­días fres­cas. La mu­jer mú­si­ca en Bogotá quie­re re­pre­sen­tar la ver­da­de­ra van­guar­dia y en gran can­ti­dad de ca­sos ha lo­gra­do di­cho ob­je­ti­vo. Es­pe­ra­mos ha­ber po­di­do dar fe de ello con es­te ci­clo de ar­tícu­los.

En es­ta úl­ti­ma en­tre­ga pre­sen­ta­mos a Ju­lia­na Va­len­ti­na To­ro y a Lau­ra To­rres, dos pro­me­sas del pop rock y pop soul co­lom­biano.

JU­LIA­NA VA­LEN­TI­NA TO­RO (LIANNA): PLA­CER UR­BANO

Des­de que sur­gió la idea de ha­cer es­tas en­tre­vis­tas, Lianna es­ta­ba en la mi­ra. Ella re­su­me la quin­tae­sen­cia del per­fil de es­ta se­rie. Es la mu­jer ar­tis­ta en cons­tan­te evo­lu­ción y, den­tro del mar­co de la es­ce­na in­de­pen­dien­te, ha si­do una de las prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes crea­ti­vas. Qui­si­mos con­ver­sar con ella des­de el co­mien­zo de la se­rie, pe­ro lo im­pi­die­ron sus cons­tan­tes via­jes a Me­de­llín, su ciu­dad na­tal; o a Eu­ro­pa y Orien­te Me­dio, pa­ra ter­mi­nar su pró­xi­mo ál­bum y par­ti­ci­par en un cir­co mo­derno ra­di­ca­do en Lon­dres, don­de tra­ba­jó du­ran­te nue­ve se­ma­nas pres­tan­do sus cua­li­da­des vo­ca­les pa­ra el de­sa­rro­llo de las pre­sen­ta­cio­nes; o a Tel Aviv, pa­ra pre­sen­tar­se en el Fes­ti­val de Tea­tro de Edim­bur­go.

Nues­tro en­cuen­tro, en­ton­ces, so­lo pu­do dar­se po­cos días des­pués de su re­gre­so, a ho­ras de su pre­sen­ta­ción en el con­cier­to de Ra­dió­ni­ca, don­de com­par­tió ta­ri­ma con ban­das in­ter­na­cio­na­les co­mo Eru­ca Sa­ti­va, Izal y La Vi­da Bohe­me, y es­tre­nó los te­mas de su más re­cien­te pro­duc­ción, dis­po­ni­bles a par­tir de oc­tu­bre en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Uno ha­bla de Lianna con bue­na par­te de los mú­si­cos de es­ta ciu­dad y ellos di­cen, sin du­da, que to­do es­tá lis­to pa­ra que ella sea

“la nue­va gran es­pe­ran­za blan­ca”. En­tre al­gu­nos de es­tos mú­si­cos se es­cu­chan frases so­bre ella que, pa­ra los neó­fi­tos des­con­fia­dos, pue­den so­nar exa­ge­ra­das o qui­zás de­ma­sia­do op­ti­mis­tas, pe­ro pa­ra quie­nes la han vis­to en es­ce­na­rio y han se­gui­do su tra­yec­to­ria, le ha­cen más bien jus­ti­cia.

Es­ta­mos ha­blan­do de una ar­tis­ta, que, aun te­nien­do un so­lo EP cua­si des­co­no­ci­do he­cho en 2008, uno de lar­ga du­ra­ción lla­ma­do Pa­cien­cia, de 2012, y unas cuan­tas nue­vas can­cio­nes ro­tan­do en ra­dio, ya es ca­li­fi­ca­da en el me­dio co­mo “un can­to que con­mue­ve”; “for­ta­le­za y sen­ti­mien­to pro­yec­ta­dos en una po­de­ro­sa voz”; “la rei­na crio­lla del hip hop”. Ella, que se ríe sor­pren­di­da an­te los ha­la­gos, co­mien­za la char­la di­cien­do que no se sien­te pre­sio­na­da pa­ra lle­gar a la cús­pi­de. Más bien dis­fru­ta el re­co­rri­do y se fas­ci­na con lo

em­pe­dra­da que es la ru­ta.

Agra­de­ce po­der vi­vir de su voz, ya sea a tra­vés de sus crea­cio­nes o con las co­la­bo­ra­cio­nes que ha po­di­do ha­cer con otros ar­tis­tas, en­tre los cua­les po­de­mos con­tar pro­yec­tos tan di­ver­sos co­mo Pu­len­ta y Trans­atlán­ti­cos –con ellos ha par­ti­ci­pa­do en even­tos co­mo Lo­lla­pa­loo­za Chi­le y el Haus der Kul­tu­ren der Welt en Berlín–, Fla­co Flow y Me­la­ni­na, Al­co­liry­koz, Gas-lab de Argentina y Ha­che St., un do­mi­ni­cano re­si­den­te en Nue­va York.

To­ro ha lo­gra­do éxi­tos no­ta­bles en las emi­so­ras pú­bli­cas y pri­va­das del con­ti­nen­te. Y aun así, cuan­do le pre­gun­to por qué la de­mo­ra en ocu­par el pues­to que le co­rres­pon­de en la car­te­le­ra in­ter­na­cio­nal, don­de ya una in­men­sa ma­sa de­be­ría es­tar ce­le­bran­do sus to­na­das en gran­des es­ce­na­rios, ella son­ríe y re­cuer­da una fra­se to­ma­da de una can­ción

de la ban­da pa­na­me­ña Se­ñor Loop que di­ce: “Por el ca­mino más lar­go, por ahí me voy, por ahí me to­có, por ahí me voy”.

Cuan­do ha­bla­mos de su in­fan­cia, Lianna re­cuer­da que le en­se­ña­ron des­de pe­que­ña a apre­ciar a Mer­ce­des So­sa y có­mo so­na­ba cons­tan­te­men­te Can­ti­ne­ro de Cu­ba, de Ser­gio y Es­tí­ba­liz. Sus re­fe­ren­tes más tem­pra­nos son Joan Ma­nuel Se­rrat, Jor­ge Ca­fru­ne y Atahual­pa Yu­pan­qui. Al lle­gar a Bogotá, don­de sus pa­dres, com­pro­me­ti­dos con mo­vi­mien­tos so­cia­les en An­tio­quia, y hu­yen­do de la ola de vio­len­cia desata­da en su re­gión, se es­ta­ble­cie­ron pron­ta­men­te. Allí To­ro co­men­zó a te­ner con­tac­to con el hip hop y con ape­nas 16 años se in­te­gró a su pri­me­ra ban­da, lla­ma­da Co­ne­xión Fron­tal. Po­cos años des­pués de­ci­dió lan­zar­se co­mo so­lis­ta. Sus can­cio­nes tie­nen un de­li­cio­so aroma de soul y rhythm and blues, don­de se per-

ci­ben per­fu­mes so­no­ros ins­pi­ra­dos en mu­je­res co­mo Lauryn Hill, Ella Fitz­ge­rald y Bes­sie Smith, sin per­der la esen­cia la­ti­na en sus com­po­si­cio­nes.

Su nue­vo ál­bum, he­cho en co­la­bo­ra­ción con El Ar­keó­lo­go, un im­por­tan­te pro­duc­tor es­ta­ble­ci­do en Me­de­llín, ya ha ocu­pa­do, a tra­vés de los sen­ci­llos pre­sen­ta­dos an­ti­ci­pa­da­men­te en los me­dios, los pri­me­ros lu­ga­res de los lis­ta­dos de la ra­dio pú­bli­ca y ha lo­gra­do decenas de mi­les de re­pro­duc­cio­nes con sus vi­deos en Youtu­be. To­dos los co­men­ta­ris­tas mu­si­ca­les es­pe­cia­li­za­dos sa­ben que lo que se vie­ne se­rá uno de los me­jo­res dis­cos del año. Si to­do sa­le bien (y no tie­ne por qué fa­llar la pre­dic­ción), Lianna se­rá pron­to el pró­xi­mo nue­vo ícono de la mú­si­ca co­lom­bia­na en los cir­cui­tos in­ter­na­cio­na­les, co­mo lo han si­do has­ta el mo­men­to An­drea Eche­ve­rri y Li Sau­met.

Ella de to­das for­mas es­tá tran­qui­la, sigue ca­mi­nan­do con de­lei­te el lar­go re­co­rri­do sin per­der­se de los pla­ce­res de la mar­cha.

LAU­RA TO­RRES (LAU­RA Y LA MÁ­QUI­NA DE ES­CRI­BIR): PLA­CER LI­TE­RA­RIO

Lau­ra To­rres co­mien­za su re­la­to con­tan­do un he­cho san­grien­to. Cuan­do pe­que­ña dis­fru­ta­ba dar es­pec­tácu­los en ca­sa, don­de ha­cía pre­sen­ta­cio­nes di­vi­di­das en va­rias par­tes fren­te a su fa­mi­lia. Su ru­ti­na con­sis­tía en in­ter­pre­tar una can­ción y, al ter­mi­nar, co­rrer a su ha­bi­ta­ción a cam­biar­se de ro­pa pa­ra se­guir con el pró­xi­mo ac­to. Un día, en el afán de eje­cu­tar a tiem­po la par­te si­guien­te, tu­vo un ac­ci­den­te y se cla­vó una pun­ti­lla en la mano. Eso no le im­pi­dió con­ti­nuar con su ga­la. Lau­ra cuen­ta es­to y se ríe. Com­pren­de que aca­ba de dar una ver­sión un tan­to ma­so­quis­ta de

aque­lla fra­se que di­ce que el show de­be con­ti­nuar, sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias.

Lau­ra cuen­ta que en su fa­mi­lia, de ori­gen to­li­men­se, siem­pre se res­pi­ró mú­si­ca. Re­cuer­da que su abue­la, Cle­men­cia To­rres, fue una cé­le­bre can­tan­te de bo­le­ros que gi­ró por Eu­ro­pa y que la ma­dre de sus her­ma­nas era una norteamericana que to­ca­ba ba­te­ría a quien iba a ver en La Ca­le­ra los do­min­gos. Tam­bién se acuer­da de es­tar en el co­ro del co­le­gio, don­de los pro­fe­so­res en­car­ga­dos la ele­gían des­de pe­que­ña pa­ra can­tar los so­los en los con­cier­tos. Des­de pe­que­ña tu­vo lec­cio­nes de piano, pe­ro so­lo en tiem­pos uni­ver­si­ta­rios se to­mó el ins­tru­men­to en se­rio.

Des­pués de pa­sar por la uni­ver­si­dad, de­ci­dió ir­se a es­tu­diar al Mu­si­cians Ins­ti­tu­te de Los Án­ge­les un pro­gra­ma de­di­ca­do a for­jar ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes. Ahí tra­ba­jó más a fon­do sus com­po­si­cio­nes, y en me­dio de uno de sus en­sa­yos, un pro­fe­sor de ori­gen in­dio, Ap­pu Krish­nan, se ad­mi­ró con su ta­len­to y le pro­pu­so pro­du­cir una de sus can­cio­nes. Lau­ra le pi­dió más bien tra­ba­jar en un dis­co com­ple­to. De ahí, con la co­la­bo­ra­ción de mú­si­cos in­vi­ta­dos, sa­có ade­lan­te su pri­mer ál­bum, La­be­rin­to.

Lo su­yo es ha­cer can­cio­nes que cuen­ten his­to­rias, ela­bo­rar to­na­das con cró­ni­cas de he­chos rea­les o ima­gi­na­rios. Lau­ra sien­te que su es­ti­lo tie­ne un for­ma­to un tan­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Ha­bla de sus te­mas co­mo ca­pí­tu­los, con los cua­les va creando un uni­ver­so con sus pro­pios cuen­tos: por una par­te, sus re­la­tos fan­tás­ti­cos, con un len­gua­je em­pa­pa­do de ele­men­tos mi­to­ló­gi­cos; por la otra, can­cio­nes que acu­den a pa­la­bras sen­ci­llas y di­rec­tas pa­ra con­tar he­chos con­cre­tos sin uso de edul­co­ran­tes. Al ha­blar de tex­tos, Lau­ra se con­fie­sa lec­to­ra in­can­sa­ble de Ju­lio Cor­tá­zar y cuen­ta que hi­zo su te­sis de gra­do so­bre Opio en las nu­bes, la co­no­ci­da no­ve­la del es­cri­tor co­lom­biano Ra­fael Cha­pa­rro.

Lau­ra en­mar­ca su mú­si­ca den­tro de lo que hoy po­de­mos lla­mar pop al­ter­na­ti­vo, con cier­tos ele­men­tos del rock ali­men­ta­do de so­ni­dos elec­tró­ni­cos. De­be­mos re­sal­tar muy par­ti­cu­lar­men­te su voz, que ro­za por mo­men­tos, y con fi­na elegancia, los lí­mi­tes de las fre­cuen­cias agu­das. Ella se man­tie­ne bien en la cuer­da flo­ja que di­vi­de su es­fuer­zo por lle­gar a las ma­sas y un de­seo por asu­mir la ex­pe­ri­men­ta­ción van­guar­dis­ta en sus com­po­si­cio­nes.

Ha ope­ra­do des­de siem­pre de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, dis­fru­tan­do, se­gún ella, de una li­ber­tad que de otro mo­do no po­dría con­tem­plar. Re­co­no­ce igual que en es­tos tiem­pos po­der con­tro­lar su ca­rre­ra es más fá­cil con la exis­ten­cia de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­ra dis­tri­buir sus gra­ba­cio­nes y las re­des so­cia­les, que le per­mi­ten un con­tac­to más di­rec­to con sus se­gui­do­res.

Sus re­fe­ren­tes mu­si­ca­les son ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­ni­nos. Di­ce ser pro­fun­da ad­mi­ra­do­ra de las me­xi­ca­nas Na­ta­lia La­four­ca­de y Ju­lie­ta Ve­ne­gas, de la chi­le­na Ca­mi­la Mo­reno y, por su­pues­to, de An­drea Eche­ve­rri. Di­ce iden­ti­fi­car­se con es­tas mu­je­res por­que sus tex­tos par­ten de lo ín­ti­mo y emo­cio­nal.

En po­cos días To­rres pre­sen­ta­rá su se­gun­do ál­bum, Dia­rios de dis­trac­ción y desas­tre, pro­du­ci­do por Héc­tor Bui­tra­go, de Ater­cio­pe­la­dos. Es­te dis­co, un com­pi­la­do de diez can­cio­nes cu­yos vi­deos de ade­lan­to han si­do re­ci­bi­dos con be­ne­plá­ci­to por la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da, se lan­za­rá ofi­cial­men­te a fi­na­les de sep­tiem­bre. Dia­rios de dis­trac­ción y desas­tre es un tra­ba­jo in­ten­so, de­ta­llis­ta, in­te­li­gen­te, y una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes que obli­ga a ser es­cu­cha­do de prin­ci­pio a fin va­rias ve­ces pa­ra que, quien lo ha­ga, com­pren­da su com­ple­ji­dad. Es una pro­duc­ción que lo­gra con­fun­dir y cau­ti­var al tiem­po. Es la obra de una ar­tis­ta com­pro­me­ti­da en ex­plo­rar nue­vos te­rri­to­rios. Lau­ra y la Má­qui­na de Es­cri­bir no ha­ce mú­si­ca pa­ra sa­tis­fa­cer de ma­ne­ra ob­via a la au­dien­cia po­pu­lar, pe­ro su pro­pues­ta tie­ne un com­po­nen­te pa­ra se­du­cir a cual­quier oyen­te. Fren­te a no­so­tros es­tá una mu­jer que tie­ne to­das las he­rra­mien­tas pa­ra en­can­di­lar­nos.

Ju­lia­na Va­len­ti­na To­ro

Lau­ra To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.