La voz más dul­ce del jazz

Gre­gory Por­ter se pre­sen­ta­rá en Bogotá el pró­xi­mo 4 de oc­tu­bre y en Me­de­llín, el 5. ¿Quien es es­te croo­ner sor­pren­den­te?

Arcadia - - MÚSICA - Jai­me An­drés Mon­sal­ve* Bogotá *Crí­ti­co mu­si­cal. Je­fe mu­si­cal de Ra­dio Na­cio­nal de Co­lom­bia. Gre­gory Por­ter se pre­sen­ta­rá en el Si­len­cio Jazz Club. Pa­ra ad­qui­rir bo­le­tas con­sul­te www.si­len­cio­jazz­club.com

Po­cos ha­bi­tan­tes tan dig­nos del reino de la in­de­fi­ni­ción co­mo los can­tan­tes de jazz. Pa­ra ser pre­ci­sos, ha­blo de “los” can­tan­tes de jazz. Cien años des­pués de ce­le­bra­da la apa­ri­ción de Li­very Sta­ble Blues, pri­me­ra gra­ba­ción de un gé­ne­ro que an­tes de 1917 ya fri­sa­ba más de 40 años de gé­ne­sis en los te­rri­to­rios del sur de Nor­tea­mé­ri­ca, el jazz en su más pu­ra ex­pre­sión vo­cal sigue sien­do un te­rri­to­rio ca­si que es­tric­ta­men­te fe­me­nino. Sal­vo las ex­cep­cio­nes de una inefa­ble Ni­na Si­mo­ne o de una out­si­der co­mo Amy Wi­nehou­se, se­ría te­me­ra­rio afir­mar que la te­tra­lo­gía de di­vas his­tó­ri­cas del jazz, com­pues­ta por Bi­llie Ho­li­day, Ella Fitz­ge­rald, Sa­rah Vaug­han y Di­nah Was­hing­ton, al­gu­na vez se sa­lió de los lí­mi­tes de lo que po­dría­mos lla­mar “el” jazz, ni si­quie­ra en fun­ción de gé­ne­ros tan cer­ca­nos a esa del­ga­da lí­nea co­mo el blues o el soul.

Es un he­cho que los hom­bres que lle­ga­ron a ser fi­gu­ras ca­nó­ni­cas del jazz vo­cal pu­die­ron co­brar un lu­gar, al la­do de esos tó­tems que fue­ron sus com­pa­ñe­ras fe­me­ni­nas, pe­ro no sin an­tes ver­se obli­ga­dos a tra­se­gar otros te­rri­to­rios. To­dos los gran­des nom­bres mas­cu­li­nos del jazz lle­ga­ron a ser gran­des pre­ci­sa­men­te des­pués de atra­ve­sar otros te­rre­nos, tal vez por­que el gé­ne­ro mis­mo los obli­gó a rein­ven­tar­se. En eso, el jazz ha si­do un pa­dre de hi­jas, no de hi­jos pre­di­lec­tos.

Louis Arms­trong, ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal co­mo ini­cia­dor de una ma­ne­ra de can­tar, rís­pi­da e inigua­la­ble, en vi­da ca­yó en mo­men­tos de ol­vi­do de los que so­lo pu­do vol­ver gra­cias al éxi­to de sus ver­sio­nes de He­llo, Dolly! (1964) y What a Won­der­ful World (1967), te­mas am­bos na­ci­dos en la en­tra­ña del tra­di­tio­nal pop. Li­mi­tar fe­nó­me­nos co­mo los de Bing Crosby, Frank Si­na­tra y Tony Ben­nett al re­dil de la mú­si­ca sin­co­pa­da se­ría ol­vi­dar la enor­me es­truc­tu­ra que Holly­wood, Las Vegas e in­clu­so la ma­fia la­bra­ron en torno a la figura del croo­ner, que es co­mo se co­no­ce en la in­dus­tria norteamericana a los can­tan­tes que ha­cen equi­li­brio en­tre el jazz y la eje­cu­ción del can­cio­ne­ro po­pu­lar nor­tea­me­ri­cano. Y esas fue­ron las aguas de las que be­bie­ron fi­gu­ras ac­tua­les co­mo Mi­chel Bu­blé o Jamie Cu­llum, que son más po­pu­la­res que sus coe­tá­neas Dia­na Krall, Cas­san­dra Wil­son o Dee Dee Brid­ge­wa­ter jus­ta­men­te por­que en­con­tra­ron aguas fa­mi­lia­res en la bi­sa­gra jazz/pop.

Otros can­tan­tes co­mo Al Ja­rreau, Kurt Elling y Bobby Mc­fe­rrin lo­gra­ron so­bre­sa­lir por sus co­que­teos con las ma­ne­ras ra­di­ca­les de can­tar, con los re­cur­sos de lo con­tem­po­rá­neo al ser­vi­cio del gé­ne­ro, pe­ro no di­rec­ta­men­te co­mo he­re­de­ros de una tra­di­ción.

Gre­gory Por­ter es un ejem­plo de to­do lo inefa­ble que pa­re­ce pre­des­ti­nar al jazz en su ver­sión mas­cu­li­na.

Con un re­gis­tro de ba­rí­tono pro­fun­do, con­se­cuen­te con sus ca­si dos me­tros de es­ta­tu­ra, uno po­dría ha­ber­le au­gu­ra­do una ca­rre­ra en los te­rre­nos sen­sua­lis­tas del soul al es­ti­lo de un, di­ga­mos, Mar­vin Ga­ye. Y sin em­bar­go su pre­sen­cia lo po­ne me­nos del la­do de Barry Whi­te que del Pe­que­ño Juan, aquel escudero enor­me, tan vio­len­to co­mo ge­ne­ro­so, de Ro­bin Hood. Si al­go ha ca­rac­te­ri­za­do su obra es la re­cu­rren­cia en las le­tras a te­má­ti­cas ama­bles y es­pe­ran­za­do­ras, su­ma­do eso a una voz ex­tra­ña­men­te ater­cio­pe­la­da pa­ra su re­gis­tro y a una ima­gen ca­si pue­ril re­ma­ta­da por su se­llo ca­rac­te­rís­ti­co, una go­rra pa­sa­mon­ta­ñas que le cu­bre por com­ple­to cue­llo y me­ji­llas. So­bre la ra­zón por la que siem­pre lle­va esa go­rra pues­ta, nun­ca ha si­do muy ex­plí­ci­to, más allá de ha­blar de una ci­ca­triz. Sú­me­le a eso unos arre­glos mu­si­ca­les en cla­ve acús­ti­ca, cui­da­do­sos de no so­bre­sal­tar o de re­sul­tar al­ti­so­nan­tes, y ob­ten­drá co­mo re­sul­ta­do un fe­nó­meno atí­pi­co, una es­tre­lla de ma­sas en los lí­mi­tes que per­mi­te el jazz, con una pre­sen­cia no­ve­do­sa y de­fi­ni­ti­va­men­te ex­tra­ña.

EL GI­GAN­TE SIN AFEC­TO

Una ca­rre­ra de­por­ti­va en el fút­bol ame­ri­cano, trun­ca­da por una le­sión, lle­vó a Gre­gory Por­ter a can­tar. Era su se­gun­da afi­ción. La pri­me­ra de ellas le ha­bía da­do la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar be­ca­do en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de San Die­go; la se­gun­da de­ter­mi­na­ría su des­tino en la vi­da.

La ma­dre de Por­ter fue quien lo alen­tó a can­tar, tras ex­po­ner­lo al po­der so­no­ro y es­pi­ri­tual del gós­pel, que era la ban­da so­no­ra dia­ria en su ofi­cio co­mo pas­to­ra. Tam­bién fue quien le pi­dió al­go que re­sul­tó ser una epi­fa­nía. “Su úl­ti­ma pa­la­bra de alien­to pa­ra mí fue que no aban­do­na­ra la mú­si­ca –le con­tó el can­tan­te a Ar­ca­dia–. Ella y yo sos­tu­vi­mos una pro­fun­da con­ver­sa­ción dos días an­tes de que mu­rie­ra, sa­bía que te­nía po­co tiem­po y ha­bla­mos acer­ca de to­do: los ni­ños, el pan dia­rio, el fu­tu­ro, el fu­tu­ro pos­te­rior al fu­tu­ro y en­ton­ces me di­jo: ‘No ol­vi­des la mú­si­ca, hi­jo… Es lo me­jor que pue­des ha­cer’”.

La vi­da de Gre­gory Por­ter ha si­do un tra­se­gar en­tre su na­tal Sa­cra­men­to, en Ca­li­for­nia, al lu­gar de sus pri­me­ros años, Ba­kers­field. Lue­go em­pren­de­ría sus es­tu­dios su­pe­rio­res en San Die­go y, en bus­ca de opor­tu­ni­da­des, fue a dar a Nue­va York, al sec­tor de Bed­ford–stuy­ve­sant, zo­na pre­do­mi­nan­te­men­te ha­bi­ta­da por afro­ame­ri­ca­nos en Brooklyn. Allí se em­pleó co­mo co­ci­ne­ro en un res­tau­ran­te, en don­de sus com­pa­ñe­ros lo ins­ta-

ban a acom­pa­ñar sus la­bo­res con el can­to de stan­dards de jazz. En ese sen­ti­do, la his­to­ria de vi­da de Gre­gory Por­ter es muy si­mi­lar a la de la es­tre­lla ac­tual del gé­ne­ro soul, Char­les Brad­ley, quien tam­bién em­pe­zó can­tán­do­le a una cu­cha­ra de pa­lo en al­gu­na co­ci­na en Har­lem y que hoy es con­si­de­ra­do el im­ba­ti­ble su­ce­sor de Ja­mes Brown. Una can­di­le­ja y una ca­sua­li­dad, si no fue­ra por­que am­bos ca­sos son ejem­plos elo­cuen­tes de aque­llos me­ca­nis­mos a los que ha ape­la­do his­tó­ri­ca­men­te la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra en­con­trar y en­cum­brar ex­tra­ñas ge­mas pro­ve­nien­tes de la mar­gi­na­li­dad.

Lo que ven­dría se­ría su trans­for­ma­ción en can­tan­te de mu­si­cal, nú­me­ro cen­tral de al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos neo­yor­qui­nos y, fi­nal­men­te, a par­tir de su de­but dis­co­grá­fi­co en 2010, en es­tre­lla del jazz.

En su con­di­ción de de­po­si­ta­rio de cier­tas tra­di­cio­nes y ma­ne­ras del jazz, si tu­vié­ra­mos que es­ta­ble­cer un sí­mil de Greu­na gory Por­ter con una figura cla­ve del gé­ne­ro, in­du­da­ble­men­te ese per­so­na­je se­ría Jo­seph Ver­non “Big Joe” Tur­ner (1911-1985), can­tan­te y en­ter­tai­ner cu­ya voz y di­men­sio­nes fí­si­cas se ase­me­jan. Aun así, Por­ter en­cuen­tra en los ins­tru­men­tis­tas del gé­ne­ro un es­pe­jo más cer­te­ro. “La cru­de­za y ho­nes­ti­dad de Mi­les Davis, esa po­si­bi­li­dad de lo­grar un so­ni­do más pro­fun­do que el so­ni­do mis­mo, y có­mo en su mú­si­ca ca­da no­ta sig­ni­fi­ca más que eso, y es eso­té­ri­ca y sim­ple al mis­mo tiem­po, siem­pre me ha in­tri­ga­do”, di­ce.

La pro­pues­ta de Gre­gory Por­ter es de un es­ti­lo re­po­sa­do, de una car­ga emo­ti­va con­se­cuen­te con la ima­gen de ge­ne­ro­so y triste gi­gan­te en bus­ca de afec­to. Su pri­mer tra­ba­jo, Be Good, de 2010, apa­re­ció co­mo bo­ca­na­da de ai­re fres­co en una es­ce­na que, ade­más de ex­tra­ña –o qui­zás por eso ex­tra­ña– ve­nía sien­do do­mi­na­da por hom­bres blan­cos, no ne­ce­sa­ria­men­te nor­te­ame­ri­ca­nos. Ke­vin Le Gen­dre, crí­ti­co de BBC, des­ta­có la sor­pre­sa que le pro­du­jo en su mo­men­to la

Gre­gory Por­ter es un ejem­plo de to­do lo inefa­ble que pa­re­ce pre­des­ti­nar al jazz vo­cal en su ver­sión mas­cu­li­na.

ma­ne­ra en la que el can­tan­te “ex­tien­de dis­cre­ta­men­te las no­tas en la co­da, de­ján­do­las par­pa­dear so­bre un piano que cae len­ta­men­te, en­fa­ti­zan­do en la na­tu­ra­le­za esen­cial­men­te me­lan­có­li­ca de las pie­zas sin so­bre­car­gar la emo­ción”.

Por­ter ve en la voz hu­ma­na el pri­me­ro y más pri­mor­dial de los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, “al pun­to –di­ce– de que un trom­pe­tis­ta, un vio­li­nis­ta o un che­lis­ta so­lo lo­gra la maes­tría cuan­do ha­cen can­tar a sus ins­tru­men­tos. Cuan­do com­pon­go, en mis can­cio­nes la me­lo­día sue­na pri­me­ro co­mo can­ta­da por una voz”.

Se­gu­ra­men­te eso es par­te de las lec­cio­nes que le de­jó el ne­gro spi­ri­tual y el gós­pel que be­bió de ni­ño co­mo tes­ti­go de ex­cep­ción. “La par­te po­si­ti­va de mi mú­si­ca, a ve­ces su enér­gi­ca ex­plo­sión, los fun­da­men­tos de mi com­pren­sión acer­ca de ella: to­do ini­ció en la igle­sia. To­do em­pe­zó allá con mi ma­dre, en esos pe­que­ños gru­pos de can­to; un im­por­tan­te pe­río­do de mi vi­da, y lo sigue sien­do”, cuen­ta Por­ter.

En­tre 2010 y 2013, la crí­ti­ca y las ci­fras ya ha­cían in­tuir en Por­ter el fe­nó­meno de ven­tas y de re­cep­ti­vi­dad que lo ha con­ver­ti­do en el más exi­to­so can­tan­te de jazz de la dé­ca­da; una ra­ra avis que ven­dió más de 100.000 uni­da­des con su tra­ba­jo Li­quid Spi­rit, ga­na­dor en 2014 del Grammy a me­jor tra­ba­jo de jazz. Hoy, el ca­li­for­niano es un in­fal­ta­ble en fes­ti­va­les, pro­gra­mas de te­le­vi­sión y en un sin­fín de es­ce­na­rios en los que el pop, lo adul­to con­tem­po­rá­neo y el mains­tream no pa­re­cen preo­cu­par­se por la su­pues­ta fal­ta de pú­bli­cos y de ven­tas pa­ra el jazz.

Mien­tras tan­to, Gre­gory Por­ter an­da lan­zan­do una nue­va pro­duc­ción de­di­ca­da a otra de sus gran­des in­fluen­cias, Mr. Nat “King” Co­le y pre­pa­rán­do­se pa­ra los es­ce­na­rios, co­mo aque­llos que lo re­ci­bi­rán en Bogotá y Me­de­llín el 4 y 5 de oc­tu­bre, en la pri­me­ra edi­ción del lla­ma­do Si­len­cio Jazz Club. Quie­nes se han en­car­ga­do de dar­le al público co­lom­biano la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ver a Gre­gory Por­ter han pro­me­ti­do una ex­pe­rien­cia pa­ra los sen­ti­dos. Al­go que, aun des­po­ja­do de to­da la pa­ra­fer­na­lia adi­cio­nal, no le que­da­ría di­fí­cil a es­te gi­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.