Un fra­ca­so Un fra­ca­so

El 5 de oc­tu­bre se es­tre­na en Co­lom­bia la se­cue­la de una pe­ro que pron­to se con­vir­tió en un clá­si­co y en un tras­cen­den­cia, y qué es­pe­rar

Arcadia - - CINE - Lau­ra Mar­tí­nez Du­que* Bogotá *Di­rec­to­ra de ci­ne y pe­rio­dis­ta.

Bla­de Run­ner no tie­ne na­da que ofre­cer­les a las au­dien­cias, no ha si­do pen­sa­da en tér­mi­nos hu­ma­nos. Si al­gu­na vez lle­ga­ra a exis­tir un dis­po­si­ti­vo ca­paz de de­tec­tar hu­ma­noi­des, Rid­ley Scott y su equi­po de­be­rían es­con­der­se”. Así con­clu­ye “Baby, the rain must fall”, la re­se­ña que Pau­li­ne Kael es­cri­bió pa­ra The New Yor­ker, pu­bli­ca­da el 12 de ju­lio de 1982.

Kael es­cri­bió du­ran­te más de 20 años pa­ra la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se y se con­vir­tió en una de las vo­ces más in­flu­yen­tes –y te­mi­das– de la crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Las pu­bli­ca­cio­nes de sus li­bros, crí­ti­cas y en­sa­yos ob­tu­vie­ron to­do ti­po de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos. Ci­neas­tas co­mo Woody Allen, Quen­tin Tarantino y Wes An­der­son aún la nom­bran en­tre sus má­xi­mas in­fluen­cias.

Pau­li­ne Kael era co­no­ci­da por ser im­pla­ca­ble, y las seis pá­gi­nas de su crí­ti­ca al ter­cer lar­go­me­tra­je de Rid­ley Scott son ca­si una dia­tri­ba. Aun­que el tiem­po la con­tra­di­jo, no fue la úni­ca en de­cir que Bla­de Run­ner era una pe­lí­cu­la abu­rri­da, de­ma­sia­do os­cu­ra y con­fu­sa.

Co­mo cuen­ta Ro­dri­go Fre­sán en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Pá­gi­na 12, la ta­qui­lla no re­fle­jó na­da dis­tin­to en su mo­men­to. Bla­de Run­ner se es­tre­nó en Es­ta­dos Uni­dos el 25 de ju­nio de 1982. Los pro­duc­to­res de La co­sa, de John Car­pen­ter, eli­gie­ron ese mis­mo día pa­ra el lan­za­mien­to del que se con­ver­ti­ría en un clá­si­co del te­rror. Y so­lo un par de se­ma­nas an­tes, el 4 de ju­nio, el público ce­le­bra­ba la lle­ga­da de Star Trek II: la ira de Khan. Sin em­bar­go, ese ve­rano se­ría re­cor­da­do por la apa­ri­ción de un fe­nó­meno en ta­qui­lla. El 11 de ju­nio, Ste­ven Spiel­berg pre­sen­tó su idea de un ex­tra­te­rres­tre en­tra­ña­ble y do­més­ti­co, y el mun­do se enamo­ró de E.T. Mien­tras tan­to Bla­de Run­ner ago­ni­za­ba re­cau­dan­do 17 millones de dó­la­res lue­go de ha­ber gas­ta­do ca­si 30 en su pro­duc­ción. Pa­re­cía que Pau­li­ne Ka­le te­nía ra­zón.

Sin em­bar­go, tres dé­ca­das han pa­sa­do, y des­de ha­ce ya bas­tan­te tiem­po Bla­de Run­ner es re­co­no­ci­da co­mo un clá­si­co in­dis­cu­ti­ble del ci­ne; una obra de cul­to que mar­có a más de una ge­ne­ra­ción y fue ob­je­to de es­tu­dio de fi­ló­so­fos, an­tro­pó­lo­gos, ar­qui­tec­tos, ci­né­fi­los. Po­cas pe­lí­cu­las han ins­pi­ra­do tan­tos de­ba­tes, es­tu­dios y tex­tos, y tan­tos mi­tos con­tem­po­rá­neos. El fe­nó­meno es fá­cil de ras­trear: hay más de 29 millones de re­sul­ta­dos en Goo­gle con ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en me­dios de to­do el mun­do. Youtu­be tam­bién ofre­ce va­rios do­cu­men­ta­les so­bre el te­ma. On the ed­ge of Bla­de Run­ner es uno de los más re­ve­la­do­res. Y una vez ago­ta­da la in­for­ma­ción digital, los más in­tere­sa­dos pue­den ras­trear so­bre to­do dos li­bros: Fu­tu­re Noir: The Ma­king of Bla­de Run­ner, de Paul M. Sam­mon, y Re­trof­fi­ting Bla­de Run­ner, de Ju­dith Ker­man. El pri­me­ro re­co­ge y ana­li­za la his­to­ria de Bla­de Run­ner co­mo hi­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co, y el se­gun­do es una re­co­pi­la­ción de en­sa­yos de va­rios au­to­res: tal vez, el es­tu­dio teó­ri­co más com­ple­to so­bre los as­pec­tos po­lí­ti­cos, es­té­ti­cos y dis­cur­si­vos que con­ver­gen en Bla­de Run­ner.

***

Pa­sa­ron va­rios años pa­ra que Rid­ley Scott, un in­glés que ve­nía del mun­do de la pu­bli­ci­dad, des­em­bar­ca­ra en Holly­wood y lue­go ter­mi­na­ra con­vir­tién­do­se en uno de los ci­neas­tas con­tem­po­rá­neos más in­flu­yen­tes. Ade­más de la que nos trae, pe­lí­cu­las co­mo Alien, Thel­ma y Loui­se, Gla­dia­dor y más re­cien­te­men­te The Mar­tian lo con­sa­gra­ron. Scott tam­bién se las in­ge­nió pa­ra cam­biar de te­ma ca­da vez que le pre­gun­ta­ban por un pro­yec­to que in­clu­so lle­gó a te­ner otro tí­tu­lo pro­vi­so­rio, Me­tró­po­lis. Es­te año ese ru­mor tie­ne fe­cha de es­treno y es la se­gun­da par­te de ese pri­mer “gran fra­ca­so”: Bla­de Run­ner 2049, una de las se­cue­las más te­mi­das y es­pe­ra­das de los úl­ti­mos años. ¿Una for­ma de ac­tua­li­zar el clá­si­co pa­ra nue­vas au­dien­cias? ¿Un ne­go­cio infalible en tér­mi­nos de ta­qui­lla? Las vo­ces se di­vi­den y los fa­ná­ti­cos tam­bién. Mu­chos ce­le­bran la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir el clá­si­co, mien­tras que otros con­si­de­ran que es­ta se­gun­da par­te es lo más pa­re­ci­do a un sa­cri­le­gio. Lo cier­to es que la es­tra­te­gia de mar­ke­ting ha si­do efec­ti­va y las pie­zas proel mo­cio­na­les que ya cir­cu­lan en re­des han desata­do to­do ti­po de hi­pó­te­sis y apues­tas.

Rid­ley Scott es­tu­vo al man­do del pro­yec­to co­mo pro­duc­tor, pe­ro ce­dió la di­rec­ción a De­nis Vi­lle­neu­ve. El ca­na­dien­se, más co­no­ci­do por The Arri­val, vie­ne de con­so­li­dar una exi­to­sa ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca des­de 2010. Sus pe­lí­cu­las In­cen­dies, Enemy y Pri­so­ner fue­ron ala­ba­das por público y la crí­ti­ca. Ha­rri­son Ford re­pi­te co­mo el Bla­de Run­ner, Rick Dec­kard, pe­ro ha si­do des­pla­za­do co­mo po­li­cía cen­tral de la tra­ma. Aho­ra el pro­ta­go­nis­ta es Ryan Gos­ling, ofi­cial de po­li­cía de Los Án­ge­les ba­jo las ór­de­nes de Ro­bin Wright, el en­car­ga­do de lle­var ade­lan­te la his­to­ria. Ja­red Le­to apa­re­ce co­mo el nue­vo crea­dor de re­pli­can­tes y po­si­ble an­ta­go- nis­ta de la his­to­ria, que su­ce­de 30 años des­pués de los even­tos de la pri­me­ra pe­lí­cu­la.

Pa­ra cu­brir la bre­cha de más de tres dé­ca­das en­tre am­bas pe­lí­cu­las, De­nis Vi­lle­nue­ve co­mi­sio­nó a su ami­go Lu­ke Scott, hi­jo de Rid­ley, la crea­ción de un cor­to­me­tra­je que re­fres­ca­ra el uni­ver­so de la sa­ga. La pie­za ac­tua­li­za el ar­gu­men­to de Bla­de Run­ner en una so­la

se­cuen­cia. Los Án­ge­les, 2036: el ser hu­mano desa­rro­lló unos so­fis­ti­ca­dos ro­bots do­ta­dos de fuer­za e in­te­li­gen­cia, ne­ce­sa­rias pa­ra li­diar con al­gu­na si­tua­ción te­rri­ble. Pe­ro es­tas má­qui­nas hu­ma­noi­des, lla­ma­das “re­pli­can­tes”, en al­gún mo­men­to se con­vir­tie­ron en un pe­li­gro pa­ra sus crea­do­res hu­ma­nos y fue­ron prohi­bi­dos en la Tie­rra, so pe­na de muer­te.

***

En 1947 el bri­tá­ni­co Alan Mat­hi­son Tu­ring ini­ció su con­fe­ren­cia an­te los miem­bros del Na­tio­nal Phy­si­cal La­bo­ra­tory de Lon­dres con la si­guien­te pre­gun­ta: ¿pue­de pen­sar una má­qui­na? Los asis­ten­tes es­ta­ban an­te el hom­bre que ha­bía con­se­gui­do des­ci­frar los có­di­gos en­crip­ta­dos de las má­qui­nas de co­mu­ni­ca­ción na­zis. Esa gran mo­vi­da hac­ker fue cla­ve pa­ra pre­ci­pi­tar el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­pués de la gue­rra, Tu­ring di­se­ñó uno de los pri­me­ros compu­tado­res elec­tró­ni­cos pro­gra­ma­bles di­gi­tal­men­te. Es con­si­de­ra­do uno de los pa­dres de la cien­cia de la compu­tación y pre­cur­sor de la in­for­má­ti­ca mo­der­na.

La pre­gun­ta ini­cial era re­tó­ri­ca. Tu­ring es­ta­ba con­ven­ci­do de que las má­qui­nas, con esa enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar da­tos, po­drían fá­cil­men­te ser pro­gra­ma­das pa­ra emu­lar las es­truc­tu­ras ra­cio­na­les y los pro­ce­sos cog­ni­ti­vos del hom­bre. Ar­gu­men­ta­ba que era mu­cho más fá­cil pa­ra una má­qui­na ha­cer­se pa­sar por un hu­mano que al con­tra­rio: si un hom­bre in­ten­ta­ra ha­cer­se pa­sar por una má­qui­na, fá­cil­men­te que­da­ría al des­cu­bier­to su vul­ne­ra­bi­li­dad fí­si­ca, len­ti­tud e im­pre­ci­sión arit­mé­ti­ca. Sin sa­ber­lo, en esa con­fe­ren­cia de 1947 Alan Tu­ring plan­ta­ba el em­brión de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, y de una his­to­ria que ha­bría de con­ver­tir­se en un fe­nó­meno de cul­to 20 años des­pués.

La con­fe­ren­cia de Alan Tu­ring fue re­co­gi­da por la re­vis­ta bri­tá­ni­ca Mind en su edi­ción de oc­tu­bre de 1950. Co­mo tam­bién lo re­cuer­da el tex­to de Fre­sán, y al­gu­nos otros, el ar­tícu­lo, ti­tu­la­do “Com­pu­ting Ma­chi­nery and In­te­lli­gen­ce”, fue la pri­me­ra ins­pi­ra­ción de Phi­llip Kin­dred Dick pa­ra es­cri­bir la no­ve­la Do An­droids Dream of Elec­tric Sheep? De ahí, la idea de unos ro­bots he­chos a ima­gen y se­me­jan­za del hom­bre: ré­pli­cas ca­si per­fec­tas del ser hu­mano.

El dia­rio per­so­nal de un ofi­cial de la SS fue la se­gun­da ins­pi­ra­ción de la obra de cien­cia fic­ción. Dick se in­tere­só pun­tual­men­te en la des­crip­ción que el agen­te na­zi ha­ce de sus te­rri­bles no­ches de in­som­nio. Los gri­tos de ni­ños ju­díos pró­xi­mos a mo­rir lo des­ve­lan has­ta el de­ses­pe­ro. Tal di­so­cia­ción lla­mó la aten­ción del au­tor. ¿Qué di­fe­ren­cia a los hu­ma­nos de las má­qui­nas? ¿Las emo­cio­nes?

Do An­droids Dream of Elec­tric Sheep? se pu­bli­có en 1968 y es con­si­de­ra­da una de las obras fun­da­men­ta­les de la cien­cia fic­ción con­tem­po­rá­nea. La his­to­ria so­bre un hom­bre que ter­mi­na cues­tio­nan­do su hu­ma­ni­dad al ad­ver­tir que las má­qui­nas hu­ma­noi­des tie­nen más emo­cio­nes que él fue adap­ta­da al ci­ne por Da­vid Peo­ples y Ham­pton Fan­cher, y se con­vir­tió en Bla­de Run­ner.

“Ca­zan­do re­pli­can­tes –su­pues­tos se­res sin sen­ti­mien­tos–, Dec­kard descubre que es­tos no so­lo su­fren y an­sían vi­vir con pa­sión, sino que ade­más pue­den ac­tuar con gran­de­za. Ellos son más hu­ma­nos que to­da la es­co­ria que pa­re­ce ha­ber que­da­do en la Tie­rra. Es­ta idea que sub­ya­ce –con un fuer­te sus­ten­to vi­sual, ade­más– es lo úni­co pro­me­te­dor de la pe­lí­cu­la: cuan­do una per­so­na ma­nu­fac­tu­ra­da lu­ce exac­ta­men­te igual a una per­so­na na­ci­da de una mu­jer –cuan­do ni si­quie­ra los ojos te di­cen cuál es cuál–, ¿có­mo de­fi­nir la di­fe­ren­cia? ¿Qué sig­ni­fi­ca ser hu­mano?”. Pau­li­ne Kael acu­só a Bla­de Run­ner de “in­hu­ma­na” y al mis­mo tiem­po re­sal­tó su cues­tio­na­mien­to hu­ma­nis­ta. Tal vez, esa fue la ra­zón de su fra­ca­so ini­cial. La in­co­mo­di­dad que pue­den ge­ne­rar cier­tas pre­gun­tas.

Las úl­ti­mas con­ver­sa­cio­nes que sostuvo Phi­llip K. Dick con sus más ín­ti­mos ami­gos es­tán reuni­das en el li­bro What if our World is Their Hea­ven? En el pri­mer ca­pí­tu­lo Phi­llip cuen­ta su im­pre­sión al ver 20 mi­nu­tos del ma­te­rial fil­ma­do por Rid­ley Scott. Ase­gu­ra no ha­ber vis­to nun­ca na­da igual, a pe­sar de que era exac­ta­men­te co­mo se ha­bía ima­gi­na­do el fu­tu­ro al es­cri­bir la no­ve­la. “En­ten­dí que es­ta­mos en­tran­do en la dé­ca­da de la in­for­ma­ción. La in­for­ma­ción se­rá el to­rren­te san­guí­neo el me­ta­bo­lis­mo del mun­do mo­derno. Se­re­mos jun­kies de la in­for­ma­ción”. Phi­llip K. Dick mu­rió dos me­ses an­tes del es­treno de la pe­lí­cu­la. Tam­po­co al­can­zó a ver cuán pre­ci­sa fue su des­crip­ción de los tiem­pos por ve­nir, de es­tos tiem­pos.

Tam­po­co al­can­zó si­quie­ra a ima­gi­nar Bla­de Run­ner 2049, que se­gu­ra­men­te se­rá ma­ra­vi­llo­sa en tér­mi­nos vi­sua­les. La tec­no­lo­gía es­tá al ser­vi­cio del ci­ne pa­ra ha­cer po­si­ble cual­quier es­ce­na­rio. Pe­ro no­so­tros, los ex­pec­tan­tes, qui­sié­ra­mos que es­ta se­cue­la tam­bién nos de­ja­ra un po­co aba­ti­dos; que ha­ya me­nos dis­pa­ros y más pre­gun­tas in­có­mo­das. ¿Ya sa­be­mos, aca­so, qué es ser hu­mano?

Mu­chos ce­le­bran la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir el clá­si­co, mien­tras que otros con­si­de­ran que es­ta se­gun­da par­te es lo más pa­re­ci­do a un sa­cri­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.