DE CAN­CIO­NES Y ME­MO­RIAS

Cró­ni­cas I. Me­mo­rias Mal­pa­so Edi­cio­nes | 280 pá­gi­nas | $65.000

Arcadia - - RESEÑAS - Bob Dy­lan

Leer a un pre­mio no­bel de li­te­ra­tu­ra jus­to des­pués de ha­ber re­ci­bi­do el re­co­no­ci­mien­to de la Aca­de­mia Sue­ca ge­ne­ra unas expectativas in­men­sas. Y más si te­ne­mos en cuen­ta que ese no­bel no es un es­cri­tor en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra. No es un poe­ta, no es un no­ve­lis­ta, no es un pe­rio­dis­ta, es un can­tan­te y com­po­si­tor. Un can­tan­te sus­tan­cial, sí, con le­tras car­ga­das de poe­sía, ve­ne­ra­das re­fle­xio­nes fi­lo­só­fi­cas y me­tá­fo­ras que en­vi­dia­rían otros no­be­les más cé­le­bres en el mun­do de las le­tras, pe­ro a fin de cuen­tas un can­tan­te; un can­tan­te grin­go de folk, de rock, de mez­clas que los crí­ti­cos mu­si­ca­les so­bre­ana­li­zan pa­ra en­ca­si­llar­las en al­gún gé­ne­ro y los fa­ná­ti­cos es­cul­can pa­ra tra­tar de en­con­trar pro­fe­cías.

En Cró­ni­cas I. Me­mo­rias, la pri­me­ra de las tres par­tes que com­pon­drán la au­to­bio­gra­fía com­ple­ta, el gran Bob Dy­lan re­la­ta la his­to­ria de un jo­ven del Mid­west es­ta­dou­ni­den­se que lo de­ja to­do pa­ra tra­tar de vi­vir de la mú­si­ca en la Nue­va York de los años se­sen­ta. La ciu­dad asus­ta, in­ten­ta co­mér­se­lo vi­vo. El in­vierno es eterno. Pa­re­ce ha­ber po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra un mú­si­co folk en los es­ce­na­rios de esos ga­ri­tos don­de ama­teurs y se­mi­pro­fe­sio­na­les de la co­me­dia, la mú­si­ca e in­clu­so la poe­sía in­ten­tan a co­da­zos ha­cer­se no­tar.

Pe­ro Dy­lan no se de­ja mo­rir. Se pre­sen­ta en ba­res mi­se­ra­bles –y otros bas­tan­te más dig­nos–. Duer­me en so­fás de per­so­nas que re­cién ha co­no­ci­do. Co­me de su co­mi­da. De­vo­ra los li­bros que en­cuen­tra en esas ca­sas aje­nas: de Faulk­ner a Kaf­ka, de Dan­te Alighieri a Bal­zac, de Mark Twain a Jack Ke­rouac. Se ha­ce ami­go de otros mú­si­cos del re­bus­que, de co­lum­nis­tas con po­der, de je­fes sin­di­ca­les. Es­cri­be sus pri­me­ras can­cio­nes til­da­das de in­su­rrec­tas (Us­te­des, que fa­bri­can las gran­des ar­mas / Us­te­des, que cons­tru­yen los avio­nes de la muer­te / Us­te­des, que cons­tru­yen to­das las bom­bas / Us­te­des, que se es­con­den de­trás de los mu­ros / Us­te­des, que se es­con­den de­trás de los es­cri­to­rios / So­lo quie­ro que se­pan que pue­do ver­los a tra­vés de sus más­ca­ras). Ha­bla con pro­duc­to­res de re­nom­bre, con agen­tes de ar­tis­tas, con al­gu­nos de sus ído­los mu­si­ca­les. Se co­dea con to­do ti­po de per­so­na­jes del pre­ten­cio­so mun­di­llo es­nob neo­yor­quino –así pa­rez­ca de­tes­tar­los en el fon­do–. Y crea su pro­pio per­so­na­je: un jo­ven in­con­for­me que se apro­pia sin que­rer de to­do ti­po de cau­sas no­bles y, tras gra­bar sus pri­me­ros ál­bu­mes y con­ver­tir­se en el ído­lo de millones de per­so­nas que pro­tes­tan con­tra la gue­rra de Viet­nam, o con­tra el ham­bre en Áfri­ca o con­tra la de­sigual­dad en el mun­do –to­do un lu­gar co­mún de su ge­ne­ra­ción–, decide que él no es nin­gún me­sías y que no pien­sa car­gar con ese pe­so. Co­mo aho­ra, que no pien­sa car­gar con el pe­so de ser un no­bel de li­te­ra­tu­ra –con to­da la pom­pa y la la­gar­te­ría que eso im­pli­ca–, aun­que su li­bro de­but en el su­per­po­bla­do mun­do de las au­to­bio­gra­fías de­mues­tre que, en el fon­do, Bob Dy­lan siem­pre ha si­do un no­ve­lis­ta, un poe­ta, un pe­rio­dis­ta, un con­ta­dor de his­to­rias, un es­cri­tor he­cho y de­re­cho.

Cró­ni­cas I. Me­mo­rias es, en úl­ti­mas, la cons­truc­ción de un mito. Al­gu­nos fa­ná­ti­cos y bió­gra­fos no au­to­ri­za­dos que han se­gui­do al de­ta­lle ca­da pa­so de Dy­lan lo acu­san in­clu­so de in­ven­tar par­te de su vi­da. No im­por­ta. Son las pa­la­bras del au­tor con­tra las de sus “his­to­ria­do­res”. Y qué si es ver­dad. Y qué si los re­cuer­dos de Dy­lan son ca­pri­cho­sos, men­ti­ro­sos. De fic­ción tam­bién es­tán he­chas las me­mo­rias.

Bob Dy­lan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.