LAS DOS COREAS

Co­rea del Nor­te Co­rea del Sur John Fef­fer RBA Li­bros | 251 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS - Fe­de­ri­co To­rres

Re­cu­rren­te­men­te apa­re­cen no­ti­cias de­di­ca­das a Co­rea del Nor­te que con­ser­van aún el es­pí­ri­tu de la Gue­rra Fría. Co­rea del Nor­te, una ame­na­za ató­mi­ca. Co­rea del Nor­te, co­mu­nis­ta. Co­rea del Nor­te, te­rro­ris­ta. Pa­ra John Fef­fer, au­tor de Co­rea del Nor­te Co­rea del Sur, tan­to a Es­ta­dos Uni­dos co­mo a Co­rea del Nor­te les in­tere­sa pro­mo­ver, so­bre ba­ses fal­sas, la ima­gen de pe­li­gro­si­dad de Co­rea del Nor­te, el enemi­go más an­ti­guo de Es­ta­dos Uni­dos.

Fef­fer pre­sen­ta una his­to­ria su­cin­ta de las dos Coreas, que tra­di­cio­nal­men­te for­ma­ban un so­lo país, y la re­la­ción que han te­ni­do con el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. El au­tor lo­gra re­la­tar los ele­men­tos his­tó­ri­cos que de­fi­nen a es­ta pe­nín­su­la, ubi­ca­da en una zo­na de múl­ti­ples in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos, y que per­ma­ne­ció uni­da cul­tu­ral­men­te por 1.300 años, aun­que ata­ca­da y sub­yu­ga­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te tan­to por Chi­na co­mo por Ja­pón.

El au­tor de­di­ca un es­pa­cio am­plio a la his­to­ria re­cien­te de Co­rea, que se re­mon­ta a 1910, cuan­do Ja­pón ane­xio­nó di­cho país en su ca­rre­ra por in­ten­tar co­lo­ni­zar to­da Asia. Co­rea fue li­be­ra­do en 1945 con la ren­di­ción ni­po­na an­te los alia­dos, pe­ro an­tes de que los coreanos tu­vie­ran no­ti­cias de su li­be­ra­ción, el país ya ha­bía si­do di­vi­di­do en­tre el sur y el nor­te, de­bi­do a un acuer­do en­tre la Unión So­vié­ti­ca y Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta se­pa­ra­ción lle­vó en 1950 a que ca­da uno de los paí­ses in­ten­ta­ra reuni­fi­car la na­ción des­de su pro­pia in­cli­na­ción po­lí­ti­ca, y eso desató una gue­rra san­gui­na­ria que no lo­gra­ría res­ta­ble­cer el des­mem­bra­mien­to de la pe­nín­su­la.

Fef­fer cuen­ta la his­to­ria, en pa­ra­le­lo, de las dos Coreas; de sus vidas po­lí­ti­cas, económicas y so­cia­les. Y ha­ce én­fa­sis en sus idio­sin­cra­sias, mos­tran­do có­mo lo que per­ci­bi­mos ex­ter­na­men­te co­mo el ca­pi­ta­lis­mo de la una y el co­mu­nis­mo de la otra son for­mas or­ga­ni­za­ti­vas ba­sa­das en prin­ci­pios y re­glas muy co­rea­nas.

Una pre­gun­ta que recorre el li­bro es por qué Co­rea del Nor­te sigue en pie. Pa­ra el au­tor, la res­pues­ta so­lo se en­tien­de com­pren­dien­do geo­po­lí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma. Du­ran­te la gue­rra, Sta­lin po­dría ha­ber apo­ya­do a las fuer­zas co­mu­nis­tas y ha­ber lo­gra­do la unión de am­bas re­gio­nes, pe­ro pre­fi­rió no ha­cer­lo, ya que, a lar­go pla­zo, era más con­ve­nien­te man­te­ner aquel equi­li­bro a te­ner una na­ción co­mu­nis­ta ve­ci­na po­de­ro­sa, in­de­pen­dien­te y com­pe­ti­do­ra.

En la ac­tua­li­dad, la pie­dra en el za­pa­to que es Co­rea del Nor­te im­pi­de la crea­ción de un blo­que asiá­ti­co que com­pi­ta con los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes in­ter­ca­lan una po­lí­ti­ca ex­te­rior de ga­rro­te so­lo si el go­bierno es re­pu­bli­cano, y de ga­rro­te y za­naho­ria si es de­mó­cra­ta. Y los re­pu­bli­ca­nos, que han si­do quie­nes más han pro­mo­vi­do un cam­bio de ré­gi­men en Pyong­yang de dien­tes pa­ra afue­ra, son quie­nes más se han be­ne­fi­cia­do de su per­ma­nen­cia. Cier­tos sec­to­res in­dus­tria­les de es­te país se en­ri­que­cen gra­cias a los pa­gos mul­ti­mi­llo­na­rios que aprue­ba el Se­na­do a la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, que cos­tean cos­to­sos dis­po­si­ti­vos, pa­ra pro­te­ger­se de un even­tual ata­que. Co­rea del Nor­te apro­ve­cha di­cha pro­pa­gan­da des­me­di­da pa­ra per­pe­tuar su ré­gi­men. Y mien­tras tan­to, Co­rea del Sur per­ma­ne­ce ma­nia­ta­da, ya que, aun­que el ré­gi­men co­mu­nis­ta se cai­ga por sí mis­mo, es im­po­si­ble eco­nó­mi­ca­men­te re­ci­bir y re­cons­truir una re­gión tan am­plia sin in­fra­es­truc­tu­ra ni tie­rra cul­ti­va­ble.

Ac­tual­men­te pro­li­fe­ran en las re­des so­cia­les imá­ge­nes que ha­cen ver el con­flic­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Nor­te co­mo una com­pe­ten­cia de vi­ri­li­dad en­tre sus lí­de­res. Al­gu­nos co­men­ta­ris­tas na­cio­na­les ex­tra­ñan a los vie­jos bue­nos es­tra­te­gas po­lí­ti­cos de la Gue­rra Fría, que con­ta­ban con ca­pa­ci­da­des de con­ten­ción y di­plo­ma­cia de las que los ac­tua­les po­lí­ti­cos ca­re­cen. Sin em­bar­go, las po­lí­ti­cas de Trump ha­cia Co­rea del Nor­te dis­tan de ser no­ve­do­sas, y aun­que no pa­rez­ca, for­man par­te de un com­ple­jo aje­drez po­lí­ti­co que per­mi­te pro­lon­gar un sta­tu quo que a nin­guno de los ac­to­res le in­tere­sa di­sol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.