LE­JOS DEL TRÓ­PI­CO

Al otro la­do del mar Al­fa­gua­ra 2017 | 253 pá­gi­nas | $45.000

Arcadia - - RESEÑAS - Ma­ría Cris­ti­na Res­tre­po

Es­ta no­ve­la co­mien­za en 1937 en Car­ta­ge­na y es­tá pro­ta­go­ni­za­da por va­rios ale­ma­nes que vi­ven de­li­cio­sa y có­mo­da­men­te en un am­bien­te tro­pi­cal, ama­ble y aco­ge­dor. Ho­no­ri­ne es­tá muy enamo­ra­da de Al­bert, su es­po­so, un ban­que­ro ale­mán que tu­vo (y con­ti­núa te­nien­do) es­car­ceos amo­ro­sos con Daf­na, una ju­día ale­ma­na que ron­da por ahí, “…por quien sen­tía esa mor­bo­sa cu­rio­si­dad de la mu­je­res ha­cia las an­ti­guas amantes de sus ma­ri­dos”. Una pe­que­ña y sos­te­ni­da do­sis de ce­los ado­ba es­ta re­la­ción. Klaus, el mé­di­co, con quien tra­ba­ja nues­tra pro­ta­go­nis­ta en el la­bo­ra­to­rio del hos­pi­tal car­ta­ge­ne­ro, es un per­so­na­je en­tra­ña­ble, re­ser­va­do y so­li­da­rio. Co­mo di­jo Pa­blo Mon­to­ya, gran ad­mi­ra­dor de es­ta no­ve­la, “son gen­te bue­na”.

Aquí hay gran­des y pro­fun­das amis­ta­des que no son tan evi­den­tes en es­tas la­ti­tu­des. No me atre­ve­ría a lla­mar­las amis­ta­des ale­ma­nas, di­fí­cil po­ner­le na­cio­na­li­dad a la amis­tad, pe­ro la efu­si­vi­dad, la al­ha­ra­ca y el gri­to no es­tán pre­sen­tes.

Es­te li­bro es­tá muy bien na­rra­do des­de una voz fe­me­ni­na. Que no se lea aquí un tono pe­yo­ra­ti­vo ni mu­cho me­nos. Es una voz sen­si­ble, sen­ci­lla y cui­da­do­sa de los de­ta­lles que ha­cen la vi­da dia­ria do­més­ti­ca y ba­nal. Un me­nú de­li­cio­sa­men­te des­cri­to: “Ma­ría la Tur­ca pre­pa­ra­ba cre­ma de lan­gos­ta, fi­le­te de tor­tu­ga en sal­sa de to­ma­tes y ce­bo­llas, bu­ñue­los de ña­me, en­sa­la­da de agua­ca­te. Pa­ra el pos­tre, un cre­mo­so pu­dín de ca­ra­me­lo”. So­lo unos ojos de mu­jer re­pa­ran en el vue­lo de una fal­da; un ves­ti­do de flo­res; en ese ges­to sutil y ve­la­do de su es­po­so ha­cia su ri­val.

La gue­rra co­mien­za en Eu­ro­pa y Co­lom­bia se ali­nea con Es­ta­dos Uni­dos que, con los alia­dos, le de­cla­ra la gue­rra a Ale­ma­nia. En­ton­ces da lo mis­mo que los ale­ma­nes sean ju­díos o no, am­bos son enemi­gos ha­cien­do evi­den­te la peor pa­ra­do­ja de es­ta gue­rra: to­do ale­mán que se en­con­tra­ra por aquí era enemi­go, arios y ju­díos por igual, per­se­gui­do­res y per­se­gui­dos. Una his­to­ria lo­cal que no ha si­do su­fi­cien­te­men­te con­ta­da, lle­na de in­jus­ti­cias y de ar­bi­tra­rie­da­des y de opor­tu­ni­da­des pa­ra los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, Res­tre­po es­tá muy bien do­cu­men­ta­da y su re­cuen­to, a pe­sar de ad­ver­tir­nos de que se tra­ta de una no­ve­la, tie­ne mu­cho asi­de­ro en la reali­dad.

El lar­go ca­mino ha­cia el exi­lio de Ho­no­ri­ne y su fa­mi­lia, que sa­len ex­pul­sa­dos y pier­den sus pro­pie­da­des en Co­lom­bia (el go­bierno de Eduar­do San­tos las ex­pro­pia), ese pe­re­gri­na­je por Eu­ro­pa y una Ale­ma­nia ade­más hos­til con es­tas per­so­nas que no tie­nen na­da que ver con la gue­rra es­tá es­cue­ta y do­lo­ro­sa­men­te des­cri­to.

Res­tre­po es­cri­be en un len­gua­je dul­ce, sin es­tri­den­cias, es­ce­nas des­ga­rra­do­ras de la gue­rra. El sa­cri­fi­cio de Ho­no­ri­ne no bus­ca sus­ci­tar la lás­ti­ma, fue así y es­tá con­ta­do sin alar­des, sin llan­tos, sin au­to­com­pa­sión, era la úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir.

Con la es­pe­ran­za de vol­ver a los pa­tios con man­gos, a las pla­yas de la Bo­qui­lla, a sus tar­des en los por­ches fres­cos del pie de La Po­pa to­man­do el ape­ri­ti­vo mien­tras el sol fe­roz se ocul­ta­ba.

La pa­ro­dia del tí­tu­lo de la no­ve­la de Pa­blo Mon­to­ya, Le­jos de Ro­ma, so­bre el exi­lio de Ovi­dio ha­ce dos mil años a To­me, es por­que aquí hay una no­ve­la so­bre el exi­lio, el des­arrai­go y la año­ran­za, de los lu­ga­res y de no­so­tros mis­mos, cuan­do nos arran­can de nues­tro ama­do en­torno.

Car­men Bar­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.