HA­BLAN­DO CON LOS MUER­TOS

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

En 1964, el in­glés Ri­chard Holmes de­ci­dió re­pe­tir el pe­re­gri­na­je que, un si­glo an­tes, el poe­ta es­co­cés Ro­bert Louis Ste­ven­son ha­bía plas­ma­do en su li­bro “Via­jes con una bu­rra por las Ce­ve­nas”. No so­lo se pu­so la me­ta de ha­cer los 220 ki­ló­me­tros por esa mon­ta­ño­sa re­gión fran­ce­sa en los mis­mos 12 días, sino la de re­crear ca­da pa­so de su per­so­na­je. Co­mo él, ha­bló y be­bió con los lu­ga­re­ños, dur­mió ba­jo las es­tre­llas, su­frió los tra­mos más di­fí­ci­les, te­mió la pre­sen­cia de des­co­no­ci­dos y go­zó las ma­ña­nas es­plen­do­ro­sas.

Holmes se em­bar­có en esa aven­tu­ra pa­ra es­cri­bir la bio­gra­fía de Ste­ven­son, y re­sul­ta sor­pren­den­te que, a sus es­ca­sos 18 años, ya tu­vie­ra se­me­jan­te com­pro­mi­so con las exi­gen­cias de ese gé­ne­ro. Su pe­ri­plo es la pri­me­ra par­te de Hue­llas. Tras los pa­sos de los ro­mán­ti­cos, es­cri­to en 1985, (pe­ro so­lo re­cién pu­bli­ca­do en Co­lom­bia) que él mis­mo des­cri­be co­mo un “hí­bri­do (…) en par­te pu­ra bio­gra­fía, en par­te li­bro de via­jes, en par­te au­to­bio­gra­fía, sin ol­vi­dar una piz­ca de sa­bue­so de los Bas­ker­vi­lle”.

Y sí, es to­do eso, aun­que en el fon­do es una con­cien­zu­da me­di­ta­ción so­bre las di­fi­cul­ta­des que en­tra­ña es­cri­bir la bio­gra­fía ideal, una en la que el au­tor se in­vo­lu­cre con el per­so­na­je, se in­tro­duz­ca ba­jo su piel y lo in­ter­pre­te en sus vir­tu­des y de­fec­tos, sin per­der de vis­ta las cir­cuns­tan­cias de su épo­ca y su país.

Holmes li­te­ral­men­te via­ja con sus su­je­tos, en una suer­te de diá­lo­go en­tre las épo­cas, pues su na­rra­ción al­ter­na sus pro­pias experiencias con las de ellos. Cua­tro años más tar­de, en 1968, el au­tor apro­ve­chó las re­vuel­tas es­tu­dian­ti­les de Pa­rís pa­ra ex­plo­rar en pa­ra­le­lo las experiencias de un gru­po de ex­pa­tria­dos an­glo­sa­jo­nes que vi­vie­ron in si­tu la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa ca­si 200 años an­tes. Se tra­ta de Mary Wolls­to­ne­craft, pio­ne­ra del fe­mi­nis­mo, su aman­te el aven­tu­re­ro nor­tea­me­ri­cano Gil­bert Im­lay y el poe­ta Wi­lliam Words­worth, en­tre otros.

Wolls­to­ne­craft, una mu­jer muy avan­za­da pa­ra su épo­ca, es la ma­dre de una de las pro­ta­go­nis­tas del ter­cer ca­pí­tu­lo. En efec­to, el si­guien­te via­je de Holmes, en 1972, lo lle­va a la Tos­ca­na. Es­ta vez per­si­gue los pa­sos de esa hi­ja, Mary She­lley, de su es­po­so, el poe­ta Percy She­lley, y de su her­ma­nas­tra Clai­re Clair­mont, quie­nes es­co­gen a par­tir de 1818, y has­ta la muer­te de She­lley, cua­tro años más tar­de, vi­vir en Ita­lia su uto­pía ro­mán­ti­ca y re­vo­lu­cio­na­ria, le­jos de su fría In­gla­te­rra.

El li­bro cul­mi­na con otra figura cla­ve del Ro­man­ti­cis­mo: el poe­ta fran­cés Gé­rard de Ner­val, a quien Holmes acom­pa­ña en 1976 por Pa­rís y sus al­re­de­do­res. Allí pre­sen­cia su exis­ten­cia tor­tu­ra­da por los pro­ble­mas men­ta­les y sus re­la­cio­nes con Bau­de­lai­re, el ca­ri­ca­tu­ris­ta Na­dar y su ami­go Theop­hi­le Gau­tier. Has­ta que el poe­ta lo­co se sui­ci­da en un ca­lle­jón pa­ri­sino en 1855.

Los per­so­na­jes, ex­po­nen­tes de mo­men­tos del Ro­man­ti­cis­mo, tie­nen co­mo co­mún de­no­mi­na­dor la ob­se­sión de Holmes por ellos. Por­que, de he­cho, la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta del li­bro es la vo­lun­tad he­roi­ca del au­tor por des­ci­frar sus his­to­rias y al­can­zar­los exis­ten­cial­men­te. Los per­si­gue en los lu­ga­res que ama­ron, to­ma fo­tos con las pers­pec­ti­vas que ellos pu­die­ron ver des­de sus ven­ta­nas, su­fre y vi­ve sus an­gus­tias y sus des­via­cio­nes. Po­co a po­co Holmes va en­tran­do en una es­pe­cie de in­ti­mi­dad con ellos, en un con­ti­nuo diá­lo­go ima­gi­na­rio con los muer­tos que, pa­ra él, con­fi­gu­ra un re­qui­si­to si­ne qua non del ver­da­de­ro ar­te de la bio­gra­fía.

Pe­ro to­do es en vano. Holmes lle­ga a la con­clu­sión de que pa­ra el bió­gra­fo su per­so­na­je es inasi­ble, co­mo una par­tí­cu­la subató­mi­ca que so­lo se pue­de de­fi­nir co­mo una on­da que pa­sa de un lu­gar a otro. Pue­de per­se­guir­lo, pe­ro nun­ca atra­par­lo de ver­dad. Pe­ro po­dría pa­sar, si tie­ne suer­te, que al des­cri­bir su per­se­cu­ción el per­so­na­je que­de ape­nas re­fle­ja­do en el es­pe­jo, nun­ca bien re­gre­sa­do de la muer­te.

Hue­llas. Tras los pa­sos de los ro­mán­ti­cos Ri­chard Holmes Tur­ner Noe­ma $94.000

347 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.