SUSCEPTIBILIDADES MU­SI­CA­LES Y VE­TOS

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Emi­lio San­mi­guel

Pen­sa­ba que eso era ex­clu­si­vo del me­dio mu­si­cal. Pe­ro no es­toy so­lo. Ha­ce años, dé­ca­das, que­ría ha­blar del asun­to. Pe­ro me ha­bía fal­ta­do el co­ra­je, o me so­bra­da ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia. Pe­ro en la mú­si­ca los ve­tos son pan de to­dos los días: ¡Ay del que se atre­va a po­ner en te­la de jui­cio las eje­cu­cio­nes de quie­nes de­ten­tan el po­der mu­si­cal! ¡Lo ve­tan!

Acla­ro: no tie­nen el co­ra­je de ad­ver­tir “Us­ted es­tá ve­ta­do”, o “Su pre­sen­cia no nos sim­pa­ti­za”. Por el con­tra­rio, en más de una opor­tu­ni­dad me han ex­pli­ca­do “Pe­ro de dón­de sa­ca eso, si us­ted no es­tá ve­ta­do” y ape­nas pue­de uno res­pon­der “Sí, có­mo no”.

En el me­dio mu­si­cal to­dos ejer­cen el ve­to, con ex­cep­ción de la Sa­la de con­cier­tos Luis Án­gel Aran­go, el Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go, el de Col­sub­si­dio, y por épo­cas, so­lo por épo­cas, la Fi­lar­mó­ni­ca de Bogotá. Les pro­du­ce ur­ti­ca­ria que uno no es­té ma­tri­cu­la­do en el co­ro de los áu­li­cos.

Re­co­noz­co, re­pi­to, me ha­bía fal­ta­do co­ra­je. Pe­ro des­pués de leer a Ni­co­lás Mo­ra­les, quien de­nun­ció aquí có­mo el Mi­nis­te­rio le re­ti­ró a es­ta re­vis­ta la pau­ta pu­bli­ci­ta­ria (una pu­ña­la­da tra­pe­ra di­rán mu­chos), y a Yo­lan­da Re­yes, quien ha­ce unas se­ma­nas ma­ni­fes­tó en El Tiem­po que la mi­nis­tra de Cul­tu­ra “Se ha ga­na­do la fa­ma de ve­tar a quie­nes ex­pre­san al­go dis­tin­to”, pues re­sol­ví ex­po­ner­me a que ar­gu­men­ten que so­mos unos go­rro­nes de bo­le­tas pa­ra asis­tir de bal­de a sus ma­ra­vi­llas. Cuan­do en reali­dad es una suer­te de compensación, los me­dios di­vul­gan y has­ta exal­tan –pro­pa­gan­da gra­tui­ta– y lue­go el crí­ti­co re­se­ña. Si es de ma­ne­ra po­si­ti­va, va­ya y ven­ga. Si no, afron­te las con­se­cuen­cias.

La de­ca­na de es­ta prác­ti­ca es Glo­ria Zea, que en 1992 ve­tó a to­dos los co­men­ta­ris­tas por­que al uní­sono cen­su­ra­mos un fe­roz Don Gio­van­ni de Mo­zart que pre­sen­tó en el Ca­ma­rín del Car­men. Por in­sis­tir en cri­ti­car las pro­duc­cio­nes de su Ópe­ra de Co­lom­bia me ve­tó en 1997. Hay que re­co­no­cer que per­se­ve­ra, ya son 20 años.

La mi­nis­tra Gar­cés es su he­re­de­ra. Des­de que pu­se en te­la de jui­cio en la re­vis­ta Se­ma­na la es­tram­bó­ti­ca re­mo­de­la­ma­ri­do ción del Tea­tro Co­lón, que a la fi­nal le va a cos­tar al fis­co la bi­co­ca de 150.000 millones de pe­sos, caí en des­gra­cia; y eso que a la fe­cha no me ha­bía atre­vi­do a de­cir que tam­po­co les que­dó tan bo­ni­to co­mo ellos creen, que el interior se ve des­po­seí­do, que la es­ca­le­ra de la en­tra­da es ma­mo­tre­tu­da y que tal vez el úni­co acier­to fue re­po­ner la lám­pa­ra de ye­so ori­gi­nal, co­mo pa­ra­dó­ji­ca me­tá­fo­ra de aus­te­ri­dad. Por equi­vo­ca­ción, creo, fui in­vi­ta­do a un Mac­beth de Ver­di, con tan ma­la pa­ta que el ba­rí­tono no es­ta­ba en su me­jor no­che…

En reali­dad las co­sas no son tan frí­vo­las. No se tra­ta de apro­ve­char­se de un me­dio pa­ra de­nun­ciar la si­tua­ción per­so­nal en el ejer­ci­cio de un ofi­cio, que des­de lue­go es an­ti­pá­ti­co. Sin­ce­ra­men­te no pien­so que las co­sas que ha­cen quie­nes es­tán en la di­ri­gen­cia de las en­ti­da­des cul­tu­ra­les sal­gan mal por­que lo ha­cen de­li­be­ra­da­men­te; tam­po­co que las que sa­len bien, y a ve­ces ex­ce­len­te­men­te, sean pro­duc­to de la suer­te.

Pe­ro co­mo to­das las or­ga­ni­za­cio­nes mu­si­ca­les de es­te país (in­clui­das las de ca­rác­ter pri­va­do) de una u otra ma­ne­ra de­ven­gan re­cur­sos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te del Es­ta­do, y no se ex­cep­túan ni si­quie­ra las que los re­ci­ben de la em­pre­sa pri­va­da, pues­to que de por me­dio hay un te­ma fis­cal, hay que so­me­ter­se a esa suer­te de es­cru­ti­nio público que re­pre­sen­ta, en cier­ta me­di­da el ejer­ci­cio de la crí­ti­ca

Que tam­po­co hay que to­már­se­la tan a pe­cho. No es pa­ra tan­to. Ya lo di­jo en su mo­men­to Jan Si­be­lius: “A nin­gún crí­ti­co le han le­van­ta­do un mo­nu­men­to”, y a lo su­mo, cuan­do nos equivocamos, pues que­da­mos en la His­to­ria de los dis­pa­ra­tes. Claude De­bussy, que ejer­ció la crí­ti­ca, es­cri­bió: “De­tes­to pro­fun­da­men­te los con­cier­tos pa­ra piano de Mo­zart, pe­ro odio aún más los de Beet­ho­ven”. ¿Y…?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.