El Cau­ca, cu­na de fut­bo­lis­tas

Arcadia - - CINE - Wi­lliam Mar­tí­nez* * Periodista

Los cau­ca­nos Yerry Mi­na y Yei­son Gor­di­llo li­bra­ron ver­da­de­ras ba­ta­llas pa­ra ga­nar­se la vi­da pa­tean­do un ba­lón. Les con­ta­mos có­mo cons­tru­ye­ron sus ca­mi­nos pa­ra lle­gar al fút­bol pro­fe­sio­nal y por qué son ejem­plo en sus mu­ni­ci­pios.

Los éue­blos del Cau­ca éa­re­cen bal­co­nes ubi­ca­dos en los fi­los de las cum­bres. Esas mon­ta­ñas re­cias, que co­mu­ni­can a es­te de­par­ta­men­to con el To­li­ma y el Va­lle, sir­vie­ron por dé­ca­das a los gru­pos ile­ga­les co­mo un co­rre­dor de ar­mas y dro­gas. An­tes del acuer­do de paz, las Farc se dispu­taban esa sel­va inex­plo­ra­da con el Ejér­ci­to y los pa­ra­mi­li­ta­res. Aho­ra, los lí­de­res so­cia­les lu­chan por pre­ser­var su vi­da y la de las co­mu­ni­da­des. Es­te am­bien­te mon­tuo­so tam­bién ha he­cho que sus ha­bi­tan­tes sean hom­bres y mu­je­res ague­rri­dos. Los pue­blos in­dí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes han re­sis­ti­do los ve­já­me­nes de la gue­rra y se han mo­vi­li­za­do pa­ra ha­cer res­pe­tar sus tie­rras co­mo po­cas po­bla­cio­nes del país. Hoy, cuan­do los tu­ris­tas pa­sean con más fre­cuen­cia por el de­par­ta­men­to, el pa­sa­do de la gue­rra pa­re­ce di­fu­so. A pe­sar de eso, los ha­bi­tan­tes del Cau­ca sue­len an­dar con cui­da­do. Mi­rán­do­se a los ojos, co­mo di­cien­do que de su te­rri­to­rio na­die los sa­ca.

Ha­ce 12 años, Cau­ca cons­ti­tu­yó for­mal­men­te su úl­ti­mo mu­ni­ci­pio: Gua­che­né, un pue­blo de 20.000 ha­bi­tan­tes, con 98 % de su población afro­des­cen­dien­te y 2 % in­dí­ge­na, pro­duc­tor de plá­tano y ca­ña de azú­car. Pe­ro, so­bre to­do, cu­na de fut­bo­lis­tas. Ha­ce 19 años lle­gó a la úni­ca can­cha del pue­blo un ni­ño lla­ma­do Yerry Mi­na. Iba col­ga­do del bra­zo de Ma­ría Ne­lla, su ma­má; iba con ga­nas de ser aque­ro, co­mo su pa­pá. Sin em­bar­go, no te­nía los re­fle­jos de Jo­sé Eu­li­ses Mi­na, por­te­ro en las in­fe­rio­res del De­por­ti­vo Ca­li. Sei­far Apon­zá, pri­mer en­tre­na­dor de Yerry, cuen­ta que to­mó una de­ci­sión que cam­bia­ría su vi­da: apro­ve­chan­do su lo­mo (1,95 de es­ta­tu­ra), lo pu­so a li­de­rar la de­fen­sa.

Lo que vino des­pués es una historia ya con­ta­da: a los 18 años de­bu­tó en el De­por­ti­vo Pas­to. Un año más tar­de, en 2014, sal­tó a In­de­pen­dien­te San­ta Fe, en el que fue ti­tu­lar in­dis­cu­ti­do en el plan­tel que al­zó la Co­pa Su­r­ame­ri­ca­na 2015. Lue­go arri­bó al Pal­mei­ras, de Bra­sil, y el año pa­sa­do al Bar­ce­lo­na, de Es­pa­ña. El mis­mo hom­bre que en la in­fan­cia ha­cía do­mi­ci­lios en bi­ci­cle­ta por 500 pesos y pa­tea­ba pe­lo­tas des­cal­zo se con­vir­tió, a los 23 años, en uno de los de­fen­sas co­lom­bia­nos más ca­ros de la historia: 11,8 mi­llo­nes de eu­ros cos­tó su pa­se.

Pe­ro el fe­nó­meno so­cial que desató Mi­na en su pue­blo ocu­rrió an­tes de su lle­ga­ba al club ca­ta­lán. Y es­ta es la par­te me­nos me­diá­ti­ca de su historia. Cuan­do ju­ga­ba en Pal­mei­ras de­ci­dió ma­te­ria­li­zar uno de sus sue­ños: cons­truir una fun­da­ción que for­ma­ra ni­ños fut­bo­lis­tas en Gua­che­né, un lu­gar don­de no exis­te si­quie­ra un es­ce­na­rio de­por­ti­vo. Hoy, la Fun­da­ción Yerry Mi­na atien­de a cer­ca de 200 ni­ños, en­tre 8 y 15 años, y pla­nea ex­pan­dir su pro­yec­to a mu­ni­ci­pios co­mo Ca­lo­to, Pa­di­lla y Puer­to Te­ja­da. La fun­da­ción no so­lo es­tá en la can­cha: sir­ve ade­más de co­me­dor co­mu­ni­ta­rio y fo­men­ta el cui­da­do del me­dioam­bien­te a tra­vés de la siembra de ár­bo­les. Pa­ra Bra­yan Mi­na, pri­mo del fut­bo­lis­ta y coor­di­na­dor de la en­ti­dad, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es lo­grar que los ni­ños se con­ven­zan del va­lor del aguan­te del es­pí­ri­tu a pe­sar de la po­bre­za; cam­biar la cul­tu­ra de la es­ca­sez, en sus pa­la­bras.

Las can­ta­do­ras del Cau­ca no so­lo les can­tan a sus muer­tos. Cuan­do el fut­bo­lis­ta vi­si­ta su pue­blo, el nom­bre de Yerry Mi­na se es­cu­cha en los co­ros co­mo un himno. Tam­bién el de Yei­son Gor­di­llo, un vo­lan­te de 25 años na­ci­do en Mi­ran­da, a 50 mi­nu­tos de Gua­che­né, que In­de­pen­dien­te San­ta Fe aca­ba de trans­fe­rir a Puebla, en Mé­xi­co. Am­bos ju­ga­do­res han te­ni­do un cre­ci­mien­to ver­ti­gi­no­so –no han du­ra­do más de tres tem­po­ra­das en sus an­te­rio­res equi­pos por­que son fi­cha­dos por me­jo­res clu­bes– y son re­fe­ren­tes pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de cau­ca­nos. No so­lo por su éxi­to de­por­ti­vo, sino por­que re­pre­sen­tan can­tos de es­pe­ran­za, es­tan­dar­tes pa­ra quie­nes nun­ca han te­ni­do nin­gún ta­len­to particular: la de­mos­tra­ción de que to­dos, co­mo sea, po­de­mos. Ni Mi­na ni Gor­di­llo son cracks pro­pia­men­te. Eso lo te­nían cla­ro sus pri­me­ros en­tre­na­do­res. Al pri­me­ro no le va bien ju­gan­do a ras del cés­ped y sue­le es­tar en aprie­tos cuan­do lo en­ca­ran; al se­gun­do le fal­ta mar­ca y lo tar­je­tean rá­pi­do. Sin em­bar­go, a pun­ta de dis­ci­pli­na, de co­rrer con tres pul­mo­nes los 90 mi­nu­tos y de ex­plo­tar sus bio­ti­pos ro­bus­tos han si­do pie­zas ne­ce­sa­rias en sus equi­pos.

En su ado­les­cen­cia, Gor­di­llo via­ja­ba ca­si to­dos los días de la se­ma­na a Ca­li, don­de en­tre­na­ba por las tar­des. Ma­ría Ja­neth, su ma­dre, cuen­ta que cos­tea­ba los trans­por­tes con su cria­de­ro de po­llos. Cuan­do el ne­go­cio no da­ba lo su­fi­cien­te, con­ven­cía a los con­duc­to­res de los bu­ses pa­ra que de­ja­ran su­bir a su hi­jo por la puer­ta de atrás. Él, por su la­do, or­ga­ni­za­ba ri­fas. Un ba­lón. Un pollo. Lo que fue­ra pa­ra se­guir en­tre­nan­do. Tan­to Gor­di­llo co­mo Mi­na tu­vie­ron siem­pre el es­pal­da­ra­zo de sus ma­dres. Cuan­do no po­dían adap­tar­se al fút­bol pro­fe­sio­nal, cuan­do los aho­ga­ba la al­tu­ra (Pas­to, en el ca­so de Mi­na; Bo­ya­cá, en el de Gor­di­llo), sus ma­dres les pi­die­ron lo mis­mo: no vol­ver a sus tie­rras, no sol­tar la ban­de­ra de lu­cha. El fu­tu­ro es­ta­ba en otra par­te. •

Es­te ar­tícu­lo sur­ge de un es­fuer­zo con­jun­to del Gru­po pa­ra la Po­lí­ti­ca Pública de Víc­ti­mas del Con­flic­to Ar­ma­do del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM).

Yerry Mi­na

Yei­son Gor­di­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.