EL FI­LÓ­SO­FO DEL HO­RROR

Arcadia - - CRÍTICA - Mau­ri­cio Sáenz

Sus ri­tua­les mul­ti­tu­di­na­rios mos­tra­ban a los na­zis co­mo su­per­hom­bres dis­pues­tos a re­gir a la hu­ma­ni­dad por miles de años.tal vez por ese ima­gi­na­rio ate­rra­dor, y por sus crí­me­nes inima­gi­na­bles, el na­zis­mo per­ma­ne­ce en­vuel­to en una at­mós­fe­ra de cons­pi­ra­ción dia­bó­li­ca y apo­ca­líp­ti­ca. Por eso pro­du­ce un con­tras­te tan fuer­te ob­ser­var la pro­sai­ca reali­dad de quie­nes con­du­je­ron al mun­do a su peor tra­ge­dia.

Ahí re­si­de el ma­yor va­lor de El dia­rio del dia­blo,al­fred Ro­sen­berg y los se­cre­tos ro­ba­dos del­ter­cer Reich, es­cri­to por el exa­gen­te del fbi Ro­bert K.witt­man y el periodista Da­vid Kin­ney: re­ve­la las in­tri­gas, los chis­mes, las en­vi­dias y las dispu­tas de la cor­te de Adolf Hitler, in­te­gra­da por per­so­na­ji­llos que lu­cha­ban co­mo ra­tas ham­brien­tas por el fa­vor del lí­der.

Al­fred Ro­sen­berg era uno de ellos, y lo de­jó to­do con­sig­na­do en el dia­rio que es­cri­bió en­tre 1936 y 1945. Des­de que co­no­ció al ex­ca­bo aus­tría­co en Mu­nich en 1919, en­tró a su círcu­lo cer­cano. En 1923 asu­mió la edi­ción del pe­rió­di­co del par­ti­do, el Völ­kis­cher Beo­bach­ter, y se po­si­cio­nó co­mo el ideó­lo­go ofi­cial. Pro­ve­nien­te de una co­mu­ni­dad ale­ma­na del im­pe­rio ru­so, ha­bía su­fri­do la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que. En el dia­rio cuen­ta có­mo se con­ven­ció de que el co­mu­nis­mo era par­te de una cons­pi­ra­ción ju­día mun­dial; có­mo con­ven­ció a Hitler de que los he­breos eran una ame­na­za pa­ra Ale­ma­nia y de que ha­bía que ex­ter­mi­nar­los, así co­mo a to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes del cris­tia­nis­mo, al que con­si­de­ra­ba una pa­tra­ña inú­til pa­ra la fu­tu­ra pa­tria ger­ma­na.

Des­de que Hitler al­can­zó el po­der, Ro­sen­berg lle­gó a las al­tas es­fe­ras, pe­ro su dia­rio mues­tra a un hom­bre in­se­gu­ro y amar­ga­do por no re­ci­bir el re­co­no­ci­mien­to que creía me­re­cer.a fin de cuen­tas es­cri­bió El mi­to del si­glo XX (1930),un li­bro po­co ori­gi­nal y de pro­sa inin­te­li­gi­ble en que pre­ten­día sis­te­ma­ti­zar el pen­sa­mien­to na­zi, co­mo una es­pe­cie de com­ple­men­to de Mi lu­cha (1925), el ma­ni­fies­to de Hitler. Es­te era el úni­co que pa­re­cía sim­pa­ti­zar con él. Ro­sen­berg no te­nía ami­gos ni alia­dos. Sus com­pe­ti­do­res, en­tre ellos Gö­ring, Himm­ler, Goeb­bels o Bor­mann, se bur­la­ban de él y lo lla­ma­ban “el fi­ló­so­fo”, más con iro­nía que con ad­mi­ra­ción.

Su vi­da se tor­na­ba ca­da vez más pa­té­ti­ca. Al ser más un au­to­pro­cla­ma­do teó­ri­co que un hom­bre de ac­ción, so­lo en­con­tró es­pa­cio al for­mar un equi­po que di­ri­gió el sa­queo de las obras de ar­te de los paí­ses ocu­pa­dos. En la cul­mi­na­ción de su ca­rre­ra, Hitler lo nom­bró ad­mi­nis­tra­dor de los te­rri­to­rios orien­ta­les, es­to es, de la Unión So­vié­ti­ca. Aun­que or­de­nó la muer­te de miles de ju­díos, su ab­sur­do car­go fue que­dan­do va­cío a me­di­da que las tro­pas ru­sas re­cu­pe­ra­ban su país. Tras la de­rro­ta, mu­rió en la hor­ca en 1946.

Esa historia da­ría pa­ra un li­bro ex­tra­or­di­na­rio. Pe­ro Witt­man y Kin­ney de­ci­die­ron na­rrar, en la pri­me­ra par­te, la ha­za­ña del pri­me­ro, quien lo­ca­li­zó el dia­rio de Ro­sen­berg, per­di­do des­de los Jui­cios de Nu­rem­berg en 1946.Y eso les da pa­ra con­tar, en pa­ra­le­lo con la historia na­zi, la vi­da del hom­bre que “ro­bó” el do­cu­men­to, Ro­bert Kem­pner, un ex­cén­tri­co abo­ga­do ju­dío que se exi­lió en Es­ta­dos Uni­dos an­tes de co­men­zar la gue­rra “con su es­po­sa, sus dos hi­jos y su aman­te”. El ju­ris­ta se ha­bía po­si­cio­na­do en Wa­shing­ton por sus co­no­ci­mien­tos del ré­gi­men na­zi, y lo en­via­ron de vuel­ta a Ale­ma­nia pa­ra ase­so­rar a fis­ca­les nor­te­ame­ri­ca­nos.allí guar­dó ese do­cu­men­to, con la idea de es­cri­bir unos li­bros que nun­ca es­cri­bió.

El li­bro des­con­cier­ta al prin­ci­pio con la historia de­tec­ti­ves­ca, y lue­go, con el tra­ta­mien­to po­co ama­ble a Kem­pner, quien no me­re­cía que pu­sie­ran su historia en pa­ra­le­lo con la del cri­mi­nal. Pe­ro en pers­pec­ti­va, la obra tie­ne mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra su­pe­rar un tí­tu­lo efec­tis­ta, una pro­sa al­go exal­ta­da y una pre­sen­ta­ción que re­sul­ta in­jus­ta pa­ra uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

El dia­rio del dia­blo: Al­fred Ro­sen­berg y los se­cre­tos ro­ba­dos del Ter­cer Reich Ro­bert K. Witt­man y Da­vid Kin­ney Agui­lar 663 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.