Se­ño­res Ar­ca­dia

Arcadia - - OPINIÓN -

EX­CE­LEN­TE NÚ­ME­RO DE la re­vis­ta. El es­pe­cial “La reali­dad dis­tor­sio­na­da” y el edi­to­rial es un lla­ma­do ur­gen­te a reivin­di­car a la cul­tu­ra co­mo el es­pa­cio que nos per­mi­te pen­sar la reali­dad pa­ra no caer en po­la­ri­za­cio­nes, fa­na­tis­mos y en eso que Fe­li­pe Al­ju­re lla­ma “la ne­ga­ción y las bur­bu­jas de dis­trac­ción”. La reali­dad es lo que es.

DIE­GO AR­TU­RO GON­ZÁ­LEZ TA­MA­YO

POR AHO­RA SO­LO qui­sie­ra que le acla­ra­ran al pro­fe­sor Ca­mi­lo Hoyos que La ciu­dad de los um­bra­les no es un li­bro de cuen­tos sino una no­ve­la, y que qui­zá los nom­bres que ci­ta los le­yó en La tra­ve­sía del vidente, li­bro de cuen­tos. Es­to en su ar­tícu­lo so­bre Ma­rio Men­do­za, en la re­vis­ta AR­CA­DIA, por cier­to, muy cor­to pa­ra una obra de tal mag­ni­tud; que lo acep­ten o no, no es una cues­tión de mer­ca­deo sino de li­te­ra­tu­ra que de­be ser es­tu­dia­da des­de la pro­fun­di­dad de sus te­mas y de su es­cri­tor.

ÓS­CAR AL­FON­SO

MI ES­TA­DO AC­TUAL es de per­ma­nen­te tris­te­za. Los ex­tre­mos en la con­vi­ven­cia, cual­quie­ra sea, nos es­tán des­tru­yen­do y la es­pe­ran­za de Fran­cis­co se que­dó en el dis­cur­so. Pe­ro más me hun­de, sin ex­tra­ñar­me, que la “va­ra­da” del Es­ta­do fren­te a la cul­tu­ra no vis­lum­bra re­pues­to. Por­que den­tro de ese se­lec­to gru­po de don­de sa­lió nues­tro pró­xi­mo “do­ma­dor”, nin­guno mos­tró el lá­ti­go de la cul­tu­ra. ¿A cuál le preo­cu­pa que can­te­mos, bai­le­mos, pin­te­mos...? Mien­tras nos odie­mos, sus lo­gros se­rán al­can­za­dos. Sin pe­si­mis­mo, si­go al la­do de las PO­CAS...AR­CA­DIA.

PI­LAR AVELLA SA­LA­ZAR

HA­CE DOS EDI­CIO­NES, en la 151, Pablo Co­rrea de­nun­ció un fal­so abis­mo en­tre las cien­cias y las ar­tes. Se tra­ta de un ar­tícu­lo con una re­tó­ri­ca cien­tí­fi­ca muy efec­ti­va que se apro­ve­cha de al­gu­nos cli­chés aca­dé­mi­cos po­co ori­gi­na­les (co­mo la crí­ti­ca a un fe­mi­nis­mo mal apren­di­do). Sin em­bar­go, el tex­to es muy cla­ro y no ca­re­ce de razón. Evi­den­te­men­te, el divorcio en­tre cien­cia y ar­te es un pro­ble­ma cen­tral. No obs­tan­te, me gus­ta­ría re­cor­dar que la vía cien­tí­fi­ca pa­ra ce­rrar es­ta bre­cha no es la úni­ca ni la pri­me­ra. De he­cho, el pro­ble­ma al que alu­de no es otro que el pro­ble­ma que mar­ca el pa­so de la Crí­ti­ca de la razón pu­ra a la Crí­ti­ca de la razón prác­ti­ca (Kant), o el que de­mar­ca mo­men­tos muy im­por­tan­tes del ca­mino de la con­cien­cia en la Fe­no­me­no­lo­gía del es­pí­ri­tu (He­gel), o el que for­mu­la las lí­neas ge­ne­ra­les de la fe­no­me­no­lo­gía en La fi­lo­so­fía co­mo cien­cia es­tric­ta (Hus­serl). Con es­to so­lo quie­ro se­ña­lar que el au­tor ocul­ta y ha­ce pa­re­cer evi­den­te un pro­ble­ma im­por­tan­te y vie­jo que se po­dría for­mu­lar así: en el mar­co de nues­tra per­te­nen­cia cul­tu­ral y bio­ló­gi­ca, ¿po­de­mos dar cuen­ta de for­ma ob­je­ti­va de las co­rre­la­cio­nes en­tre el “mun­do” fí­si­co y el mun­do cul­tu­ral? Pues­to así, pa­re­ce­ría que yo es­tu­vie­ra exi­gien­do un re­torno a una dis­cu­sión no me­nos que bi­zan­ti­na. Sin em­bar­go, me gus­ta­ría re­cor­dar­le al au­tor que, así co­mo la bio­lo­gía del cuer­po hu­mano afec­ta la cons­truc­ción de nues­tra iden­ti­dad de gé­ne­ro (al­go que los es­tu­dios de gé­ne­ro sa­ben y asu­men), tam­bién el ar­te y la li­te­ra­tu­ra in­flu­yen en la ma­ne­ra en la que la cien­cia se pien­sa a sí mis­ma y se cons­ti­tu­ye co­mo un dis­cur­so ob­je­ti­vo (aun­que a ella mis­ma no le gus­te).

CA­MI­LO MO­RENO C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.