In­gra­vi­dez y des­gra­cia

Arcadia - - EDITORIAL - An­drea Me­jía* Bo­go­tá Fi­ló­so­fa y es­cri­to­ra. Co­lum­nis­ta de AR­CA­DIA

Bran­ko Oblek, de Yu­gos­la­via, ce­le­bra des­pués de ano­tar el sép­ti­mo gol de su equi­po mien­tras el por­te­ro sus­ti­tu­to de Zai­re, Dim­bi Tu­bi­lan­du, gol­pea el sue­lo en se­ñal de frus­tra­ción. Yu­gos­la­via ga­nó 9-0 en ese par­ti­do. El re­sul­ta­do re­pre­sen­ta has­ta hoy el ma­yor mar­gen de victoria en la historia de la Co­pa del Mun­do.

Alo me­jor el cie­lo era azul por­que en Ale­ma­nia el cie­lo tam­bién a ve­ces es azul. Los es­pec­ta­do­res de pie, co­mo ár­bo­les os­cu­ros y api­ña­dos, no lle­nan del to­do las gra­das en las que se des­cu­bren lar­gos par­ches va­cíos. Ba­jo el man­to blan­co y ne­gro de la fo­to, no se pa­re­cen en na­da a la mul­ti­tud co­lo­ri­da que lle­na hoy los es­ta­dios. No pa­re­cen es­pec­ta­do­res de un en­cuen­tro de fút­bol, sino som­bras al­za­das en una gra­ve­dad pro­tes­tan­te, atra­pa­das en la ex­tra­ña quie­tud que gra­vi­ta en la fo­to, es­pe­ran­do el jui­cio fi­nal, o al­gún jui­cio pro­vi­sio­nal al me­nos. Es­te lle­ga del ár­bi­tro ves­ti­do de ne­gro que se­ña­la la por­te­ría con­tra­ria en la que aca­ba de mar­car­se el gol, la de los que juegan de blan­co, pa­ra in­di­car así que es­te que­da va­li­da­do.

Ade­más del ár­bi­tro y de los dos ar­que­ros, en la fo­to apa­re­cen cin­co ju­ga­do­res cap­tu­ra­dos en un re­po­so escultórico, en su be­lle­za ma­qui­nal de ar­te­fac­tos. En sus cuer­pos so­bre­sa­len sus mus­los po­ten­tes, hin­cha­dos de múscu­lo. Son má­qui­nas con emo­cio­nes con­te­ni­das en el ros­tro. El cés­ped es­tá cor­ta­do a ras y atra­ve­sa­do por lí­neas blancas.

En el pri­mer plano de la fo­to, el cuer­po do­bla­do de un hom­bre gol­pean­do el sue­lo con su puño de­re­cho ofre­ce una ima­gen sen­si­ble del sen­ti­mien­to in­tan­gi­ble de la de­rro­ta, que es dis­tin­to al del do­lor, aun­que pue­de ser fá­cil con­fun­dir­los. En con­tras­te con la cur­va­tu­ra vuel­ta hacia la tie­rra del cuer­po del ar­que­ro de­rro­ta­do, el cuer­po de un de­lan­te­ro sus­pen­di­do se al­za hacia el cie­lo; un fut­bo­lis­ta in­grá­vi­do y ca­si vo­la­dor, un Cris­to fut­bo­lís­ti­co en pan­ta­lo­ne­ta, le­vi­tan­do con sus me­dias man­cha­das por la tie­rra del cam­po y al­go que pa­re­cie­ran dos mo­re­to­nes en su mus­lo, aun­que pro­ba­ble­men­te no sean más que man­chas de la mis­ma tie­rra ne­gra del es­ta­dio que tiz­na las me­dias. Así es es­te jue­go. La di­cha in­grá­vi­da de unos es el aba­ti­mien­to des­gra­cia­do de otros. Así son los jue­gos más se­rios.

Es 1974. La Co­pa Mun­dial se dispu­ta en Ale­ma­nia. Yu­gos­la­via jue­ga con­tra Zai­re, el an­ti­guo Con­go bel­ga, la ac­tual Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go.

Los dos paí­ses que se en­fren­tan tie­nen por de­trás y por de­lan­te his­to­rias de do­lor. En el ca­so de Zai­re, un pa­sa­do co­lo­nial bru­tal desem­bo­ca en la dic­ta­du­ra de Mo­bu­tu Se­se Se­ko con su de­li­ran­te bús­que­da po­li­ti­za­da de au­ten­ti­ci­dad. Yu­gos­la­via, por su par­te, es­tá ba­jo la au­to­ri­dad ca­ris­má­ti­ca de Jo­sip Broz Ti­to, que mu­rió en 1980 y que má­gi­ca­men­te, de es­pal­das al sol tó­rri­do de Sta­lin, man­tu­vo uni­da una re­gión atra­ve­sa­da por fuer­tes frac­tu­ras iden­ti­ta­rias. Dos gue­rras es­pan­to­sas es­pe­ran a es­tos dos pue­blos. La Gue­rra del Con­go y la de­sola­do­ra Gue­rra de­yu­gos­la­via.

De­cir que Zai­re y Yu­gos­la­via se en­fren­ta­ron en es­ta Co­pa Mun­dial es una for­ma de ha­blar, por­que los paí­ses no se en­fren­tan, o lo ha­cen so­lo sim­bó­li­ca­men­te, siem­pre, aun en las gue­rras; son se­res hu­ma­nos de car­ne y hue­so los que pa­de­cen de ma­ne­ra na­da sim­bó­li­ca y en sus cuer­pos es­tos en­fren­ta­mien­tos. En sen­ti­do es­tric­to, tam­po­co son los paí­ses los que se en­fren­tan en el fút­bol, por­que quie­nes co­rren y se re­vien­tan de can­san­cio son los ju­ga­do­res; son ellos los que de­jan el cam­po ba­ña­do li­te­ral­men­te en su­dor y a ve­ces tam­bién en lá­gri­mas.

No creo en el fon­do que el fút­bol sea la pro­lon­ga­ción de la gue­rra por otros me­dios, co­mo le dije en chis­te al­gu­na vez a un ami­go. En pri­mer lu­gar, por­que es po­si­ble go­zar de la be­lle­za ci­né­ti­ca de es­te de­por­te por fue­ra de los fer­vo­res na­cio­na­lis­tas. En se­gun­do lu­gar, por­que en con­ta­das oca­sio­nes es po­si­ble ver el jue­go co­mo la in­ter­ven­ción en la tie­rra de una jus­ti­cia poé­ti­ca, a tra­vés de la cual los ven­ci­dos por la historia se al­zan y se re­di­men du­ran­te los no­ven­ta mi­nu­tos que du­ra un en­cuen­tro. Ese fue el ca­so del equi­po de Gha­na, que se en­fren­tó con­tra Ale­ma­nia en el Mun­dial de Bra­sil en 2014. Yo es­ta­ba en Ale­ma­nia y Gha­na era mi equi­po. Por su­pues­to mis cri­te­rios no eran es­tric­ta­men­te fut­bo­lís­ti­cos. Fui a ver el par­ti­do Gha­na-ale­ma­nia al bar de un tur­co que es­ta­ba ca­si de­sier­to. Muy pron­to me di cuen­ta de que los dos jó­ve­nes ale­ma­nes que es­ta­ban en la me­sa de al la­do tam­bién iban por Gha­na, en con­tra de su pro­pio Va­ter­land. La pe­que­ña hin­cha­da gha­ne­sa, com­pues­ta por dos ale­ma­nes y una co­lom­bia­na, su­frió, sin in­hi­bi­cio­nes y has­ta el fon­do, el jue­go que aca­bó con un em­pa­te 2 a 2. Fue un mo­men­to be­llo, una de esas cir­cuns­tan­cias ra­ras en las que la hu­ma­ni­dad, ejem­pli­fi­ca­da en un par de in­di­vi­duos, pue­de des­per­tar una gran sim­pa­tía.

Zai­re de­jó de exis­tir con ese nom­bre en 1997. Yu­gos­la­via ter­mi­nó de de­sin­te­grar­se en 2003, aun­que su di­so­lu­ción em­pe­zó en 1991. Zai­re fue el nom­bre que le dio Mo­bu­tu al Con­go, co­mo par­te del tal re­torno a las raí­ces au­tén­ti­cas. Vie­ne de “el río que tra­ga to­dos los ríos”. Yu­gos­la­via que­ría de­cir “tie­rra de es­la­vos”. Así que la tie­rra de es­la­vos se en­fren­ta al río que tra­ga to­dos los ríos. El re­sul­ta­do es de 9-0 a fa­vor de Yu­gos­la­via: la di­fe­ren­cia de go­les más gran­de en una co­pa del mun­do. Eso ha­ce la fo­to más dra­má­ti­ca. Pe­ro co­mo to­dos los dra­mas hu­ma­nos, es­te es pa­sa­je­ro, y más si los paí­ses que ju­ga­ron ya no exis­ten. Es­ta inexis­ten­cia po­ne en en­tre­di­cho la exis­ten­cia ac­tual del es­can­da­lo­so re­sul­ta­do, y tam­bién, sin du­da, la exis­ten­cia de cual­quier for­ma de jus­ti­cia poé­ti­ca.

YU­GOS­LA­VIA JUE­GA CON­TRA ZAI­RE, EL AN­TI­GUO CON­GO BEL­GA, LA AC­TUAL RE­PÚ­BLI­CA DE­MO­CRÁ­TI­CA DEL CON­GO. LOS DOS PAÍ­SES QUE SE EN­FREN­TAN TIE­NEN POR DE­TRÁS Y POR DE­LAN­TE HIS­TO­RIAS DE DO­LOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.