El is­rae­lí Idan Rai­chel y lo po­lí­ti­co

Arcadia - - EDITORIAL - Juan Pablo Con­to* Bo­go­tá Historiador y periodista de­di­ca­do a te­mas de cul­tu­ra y con­flic­to en Co­lom­bia

Es­te re­co­no­ci­do re­pre­sen­tan­te de los nue­vos so­ni­dos de Is­rael se ha pro­nun­cia­do va­rias ve­ces so­bre los con­flic­tos de su re­gión, sin ser cla­ro, sin em­bar­go, so­bre su pos­tu­ra an­te la de­li­ca­da pro­ble­má­ti­ca en­tre Is­rael y Pa­les­ti­na. Su men­sa­je, el de una uni­dad po­si­ble a tra­vés de la mú­si­ca, no ha si­do ajeno a la con­tro­ver­sia.

En 2008, en un ae­ro­puer­to en Ale­ma­nia, un mú­si­co ju­dío con un tur­ban­te ne­gro, del que caían ras­tas has­ta la mi­tad de la es­pal­da, se acer­có a un mu­sul­mán de Áfri­ca Oc­ci­den­tal pa­ra de­cir­le que es­ta­ba dis­pues­to a aban­do­nar su ban­da si lo acep­ta­ba co­mo te­cla­dis­ta en la de él, sin re­ci­bir di­ne­ro a cam­bio. El en­cuen­tro fue en­tre el is­rae­lí Idan Rai­chel y el mú­si­co ma­lien­se Vieux Far­ka Tou­ré, que, con un so­ni­do más roc­ke­ro, si­gue el li­na­je de su pa­dre Ali Far­ka Tou­ré, gran gui­ta­rris­ta y una de las fi­gu­ras más re­pre­sen­ta­ti­vas de la mú­si­ca afri­ca­na. Pa­ra Vieux ese fue un en­cuen­tro con “un hippie lo­co que, sin em­bar­go, pro­yec­ta­ba mucha se­gu­ri­dad”.

Ya en 2010, cuan­do Rai­chel era cu­ra­dor de una se­rie de­di­ca­da a la de­no­mi­na­da “world mu­sic” en la Ca­sa de la Ópe­ra en Tel Aviv, Is­rael, vieux y su ban­da fue­ron in­vi­ta­dos a to­car. Los dos ar­tis­tas intercambiaron riffs en el es­ce­na­rio y lue­go se me­tie­ron en un pe­que­ño estudio a im­pro­vi­sar y a gra­bar. Ahí es­tu­vo tam­bién el ba­jis­ta y pro­duc­tor is­rea­lí Yos­si Fi­ne, ex­lí­der del gru­po de reg­gae y funk Ex-cen­tric Sound Sys­tem, quien ade­más ha co­la­bo­ra­do, gra­ba­do o pro­du­ci­do a ar­tis­tas co­mo Lou Reed, Ru­bén Bla­des, Da­vid Bo­wie y Brian Eno. El re­sul­ta­do, con mí­ni­ma pla­nea­ción y mucha im­pro­vi­sa­ción, fue la pri­me­ra se­sión de Tou­ré-rai­chel Co­llec­ti­ve, una agru­pa­ción que hoy re­ci­be bue­nas crí­ti­cas de va­rios me­dios es­pe­cia­li­za­dos, tan­to por sus so­ni­dos co­mo por el sim­bo­lis­mo de que un mu­sul­mán y un ju­dío tra­ba­jen jun­tos.

Idan Rai­chel na­ció en 1977 en Kfar Sa­ba, una ciu­dad del Distrito Cen­tral de Is­rael ubi­ca­da al la­do de la Lí­nea Ver­de, que la se­pa­ra de la ciu­dad pa­les­ti­na de Kal­ki­lia; por ese so­lo he­cho, ha si­do un blan­co fre­cuen­te de ata­ques. Vie­ne de una fa­mi­lia con raí­ces en Eu­ro­pa Orien­tal. Su abue­lo to­ca­ba la man­do­li­na; su ma­dre, el acor­deón, y su pa­dre lle­ga­ba to­das las se­ma­nas con vi­ni­los a su ho­gar: de mú­si­ca bra­si­le­ña a folk nor­te­ame­ri­cano y los éxi­tos is­rae­líes del mo­men­to. Los so­ni­dos gi­ta­nos y el tan­go fue­ron sus dos pri­me­ras pa­sio­nes y el acor­deón, si­guien­do los pa­sos de su ma­dre, su pri­mer ins­tru­men­to. Más tar­de, cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar jazz, lo de­jó por los te­cla­dos.

En 2002, lue­go de par­ti­ci­par en pro­yec­tos de otros ar­tis­tas, co­mo el del can­tau­tor de mú­si­ca po­pu­lar is­rea­lí Ivri Li­der, gra­bó su pri­mer sen­ci­llo en el só­tano de sus pa­dres y lo en­vió a He­li­con Re­cords, un re­le­van­te se­llo dis­co­grá­fi­co de Is­rael que lo pu­so a so­nar en la ra­dio co­mer­cial. “Si po­nías aten­ción, en el de­mo po­días oír puer­tas ce­rrán­do­se y has­ta pe­rros la­dran­do”, re­cor­da­ría Rai­chel tiem­po des­pués en una en­tre­vis­ta con la ca­de­na de te­le­vi­sión Al Ja­zee­ra.

Es­to de­ri­vó en el pri­mer ál­bum (ho­mó­ni­mo), The Idan Rai­chel Pro­ject (2002), que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de 70 ami­gos y co­le­gas de Is­rael. En él, Rai­chel in­te­gró so­ni­dos tra­di­cio­na­les ára­bes de Etio­pía, en Áfri­ca, y Ye­men, en Orien­te Me­dio. El público de su tie­rra na­tal lo abra­zó in­me­dia­ta­men­te, y con el tiem­po tam­bién la co­mu­ni­dad ju­día es­par­ci­da por el mun­do. Con sen­ci­llos co­mo “Boi”,“im te­lech” y “Me­da­brim Bes­he­ket”, Idan Rai­chel lle­gó al mains­tream y se con­vir­tió en la ca­ra de los nue­vos so­ni­dos de Is­rael. pe­ro con su fa­ma tam­bién vino la con­tro­ver­sia. En 2009, du­ran­te una en­tre­vis­ta en Tel Aviv en el Ca­nal 24, Rai­chel cri­ti­có a los ar­tis­tas y per­so­nas que, pa­ra opo­ner­se al ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, men­tían en los

exá­me­nes mé­di­cos. va­rios co­le­gas lo cri­ti­ca­ron. Tiem­po des­pués, en otra en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en The New York Ti­mes se­ña­la­ría que en la bús­que­da por ese ob­je­ti­vo, más que men­tir, deberían tra­ba­jar por cam­biar la ley.

Idan Rai­chel pres­tó ser­vi­cio mi­li­tar a los 18 años. Se unió en­ton­ces a la ban­da de rock del ejér­ci­to, fue de gi­ra por ba­ses mi­li­ta­res y ga­nó mucha ex­pe­rien­cia en pro­duc­ción de es­pec­tácu­los (hoy es fa­mo­sa la al­ta ca­li­dad de sus con­cier­tos). y fue des­pués de es­tos tres años que por un asun­to es­té­ti­co se de­jó cre­cer­losd re ad locks que por mu­cho tiem­po lo ca­rac­te­ri­za­ron. des­pués de pres­tar ser­vi­cio mi­li­tar, fue con­se­je­ro en un in­ter­na­do de jó­ve­nes in­mi­gran­tes don­de em­pe­zó su acer­ca­mien­to con las tra­di­cio­nes etío­pes. In­ter­cam­bia­ba cas­set­tes de can­cio­nes de Mah­moud Ah­med, As­ter Awe­ke y Gi­gi, to­dos mú­si­cos de ese país. Es­to lo lle­vó a fre­cuen­tar ba­res que pu­sie­ran ese ti­po de mú­si­ca y a via­jar pos­te­rior­men­te a Ruan­da y Etio­pía con Save a Child’s Heart, una or­ga­ni­za­ción is­rae­lí que tra­ta pro­ble­mas car­día­cos en pa­cien­tes jó­ve­nes de paí­ses en vías de desa­rro­llo.

En 2006, el do­cu­men­ta­lis­ta To­mer Hey­mann lo si­guió en su gi­ra de con­cier­tos por Etio­pía pa­ra gra­bar el do­cu­men­tal Black Over Whi­te, una pie­za que ex­plo­ra la am­bi­va­len­cia cul­tu­ral y el ra­cis­mo en Is­rael.el pro­pio Idan Rai­chel, que vie­ne de una fa­mi­lia se­cu­lar pe­ro cre­ció ro­dea­do de co­mu­ni­da­des or­to­do­xas que di­ce res­pe­tar pro­fun­da­men­te, ha cues­tio­na­do di­chas ten­sio­nes cul­tu­ra­les y la ma­ne­ra co­mo la ju­ven­tud que emi­gra a Is­rael, en el afán de mi­me­ti­zar­se en la so­cie­dad, pier­de sus tra­di­cio­nes. El ra­cis­mo lo ve co­mo una reac­ción hu­ma­na que res­pon­de a la ig­no­ran­cia y juz­ga ta­jan­te­men­te a quie­nes lo “en­se­ñan”.

TO­CAR DON­DE SE QUIE­RE

La am­bi­güe­dad de sus pos­tu­ras lo ha en­vuel­to en más de una polémica. aquí va otra de ellas.en oc­tu­bre de 1986, un avión is­rea­lí lan­zó una bom­ba en la ciu­dad de Si­dón, en el Lí­bano, que pre­sun­ta­men­te ex­plo­tó an­tes de tiem­po, obli­gan­do a los dos tri­pu­lan­tes a sa­lir. Uno de ellos, Ron Arad, fue cap­tu­ra­do por el mo­vi­mien­to chií li­ba­nés Amal, que más tar­de lo en­tre­gó a Hez­bo­llah, la or­ga­ni­za­ción is­lá­mi­ca mu­sul­ma­na chií con un bra­zo po­lí­ti­co y otro ar­ma­do.

Lue­go, en 1994, Mus­ta­fa Di­ra­ni, quien fue jefe de se­gu­ri­dad del mo­vi­mien­to Amal, más tar­de ex­pul­sa­do y pos­te­rior­men­te fun­da­dor del mo­vi­mien­to Re­sis­ten­cia de los Cre­yen­tes, fue cap­tu­ra­do por el ejér­ci­to is­rae­lí, que lo usó co­mo mo­ne­da de cam­bio.al creer que él te­nía in­for­ma­ción del pa­ra­de­ro de Ron Arad, fue in­te­rro­ga­do, so­do­mi­za­do y tor­tu­ra­do por un co­ro­nel que usa­ba el seu­dó­ni­mo Cap­tain Geor­ge.en 2004, Do­ron Zaha­vi de­cla­ró pú­bli­ca­men­te ser Ca­pi­tán Geor­ge y, aun­que ne­gó ha­ber so­do­mi­za­do a Di­ra­ni, pi­dió com­pren­der que “era un hom­bre en una mi­sión” y que por or­den del Es­ta­do “to­do es­ta­ba per­mi­ti­do”. Idan Rai­chel sa­lió en su de­fen­sa acu­san­do al go­bierno is­rae­lí de con­ver­tir a Zaha­vi en un chi­vo ex­pia­to­rio. “no me im­por­ta có­mo ob­tu­vo la in­for­ma­ción Geor­ge (…). En lu­gar de re­ci­bir una me­da­lla por su va­lor, se ve obli­ga­do a de­fen­der su nom­bre”. Lue­go de­cla­ró en una en­tre­vis­ta: “Si usted tie­ne una hi­ja y al­guien la se­cues­tra, in­te­rro­ga­rá te­nien­do en cuen­ta que su vi­da es­tá en ries­go (...) Ha­ría lo que fue­se ne­ce­sa­rio pa­ra sa­ber dón­de es­tá y pa­ra ob­te­ner la in­for­ma­ción que le sal­ve la vi­da sin im­por­tar si esa per­so­na es mu­sul­ma­na, ju­día o cris­tia­na”.

En 2007, Rai­chal se pre­sen­tó en la ce­le­bra­ción del aniver­sa­rio nú­me­ro 40 de Gush Et­zion, un gru­po de asen­ta­mien­tos en el sur de Cis­jor­da­nia que res­trin­ge el ac­ce­so de los pa­les­ti­nos a re­cur­sos agrí­co­las y cul­tu­ra­les, co­sa que, pa­ra va­rios sec­to­res de la Co­mu­ni­dad In­ter­na­cio­nal, es ile­gal a la luz del De­re­cho In­ter­na­cio­nal. Rai­chel res­pon­dió que el he­cho de pre­sen­tar­se no sig­ni­fi­ca­ba que es­tu­vie­ra a fa­vor o en con­tra de lo que allí ocu­rría, y que los mú­si­cos de­ben po­der to­car don­de quie­ran.

Epi­so­dios co­mo el an­te­rior han pues­to al ar­tis­ta en el ojo del hu­ra­cán. Sin em­bar­go, Rai­chel siem­pre ha bus­ca­do es­ca­par de ello se­ña­lan­do que su in­te­rés es mos­trar el cri­sol de cul­tu­ras que con­ver­gen en Is­rael y que ade­más el pro­yec­to mu­si­cal que di­ri­ge es más gran­de que él. Por sus fi­las han pa­sa­do al­re­de­dor de 150 mú­si­cos y co­la­bo­ra­do­res: la por­tu­gue­sa Ana Mou­ra, la can­tan­te pa­les­ti­na-is­rae­lí Mi­ra Awad, el con­tra­te­nor ale­mán An­dreas Scholl, la co­lom­bia­na Mar­ta Gó­mez, la ita­lia­na Or­ne­lla Va­no­ni, Ca­bra Ca­say de Su­dán, Daby Tou­ré de la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Mau­ri­ta­nia, y ha to­ca­do in­clu­so con Da­ve Matthews y Ali­cia Keys. Ade­más, par­ti­ci­pó en el pro­gra­ma Uni­ted Pia­nos en el que to­có una pie­za a 22 ma­nos con mú­si­cos de di­fe­ren­tes paí­ses. los ar­tis­tas con los que ha co­la­bo­ra­do, di­ce Rai­chel, tie­nen po­si­cio­nes po­lí­ti­cas que van de de­re­cha a iz­quier­da, y aun así han lo­gra­do ten­der puen­tes en­tre cul­tu­ras y pue­blos pre­ci­sa­men­te me­dian­te la mú­si­ca. “nun­ca na­die ha aban­do­na­do el gru­po por eso”, di­ce. Sus can­cio­nes, de­di­ca­das al amor y la co­ti­dia­ni­dad, tie­nen ele­men­tos li­túr­gi­cos ju­díos, un ri­quí­si­mo re­per­to­rio lin­güís­ti­co, ver­sio­nes ac­tua­les de los so­ni­dos tra­di­cio­na­les etío­pes y una ca­den­cia nos­tál­gi­ca que es el hi­lo con­duc­tor de to­da su mú­si­ca.

En una co­lum­na de 2014 pu­bli­ca­da en The Je­ru­sa­lem Post, Rai­chel se de­cla­ró un em­ba­ja­dor cul­tu­ral de su tie­rra, agre­gan­do que en es­tos en­cuen­tros mul­ti­cul­tu­ra­les “ve un Is­rael con el que se sien­te con­ten­to”. Con ese men­sa­je de uni­dad Rai­chel ha edi­fi­ca­do su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. A la fe­cha cuen­ta con cua­tro ál­bu­mes de estudio y una co­lec­ción de tres dis­cos de pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo. Co­mo so­lis­ta tie­ne dos pro­duc­cio­nes y el pro­yec­to The Tou­ré-rai­chel Co­llec­ti­ve que, ade­más de la de Tel Aviv, tu­vo una se­gun­da gra­ba­ción en París en 2014. Su mú­si­ca se ha pre­sen­ta­do en gran­des es­ce­na­rios del mun­do y ha si­do fes­te­ja­da por me­dios co­mo Bill­board Ma­ga­zi­ne.

Sin em­bar­go, sus de­cla­ra­cio­nes han mo­les­ta­do a va­rios gru­pos ac­ti­vis­tas co­mo el Mo­vi­mien­to Boi­cot, De­sin­ver­sio­nes y San­cio­nes (bds), que des­de 2005, ins­pi­rán­do­se en la épo­ca del apart­heid en Su­dá­fri­ca, bus­ca boi­co­tear las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les y aca­dé­mi­cas de Is­rael y las per­so­nas vin­cu­la­das. Ellos per­ci­ben en el dis­cur­so de Rai­chel una co­ne­xión di­rec­ta con la cam­pa­ña lan­za­da en 2006 des­de el mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Is­rael, que bus­ca apo­yar ar­tis­tas y mú­si­cos pa­ra mos­trar una ca­ra ama­ble del Es­ta­do, dis­tin­ta a la de la gue­rra. In­clu­so el cón­sul ge­ne­ral Andy Da­vid de­cla­ró en su mo­men­to que Idan era “el me­jor em­ba­ja­dor de Is­rael a tra­vés de su mú­si­ca y su dis­cur­so in­clu­yen­te”. es­to, pa­ra mu­chos ac­ti­vis­tas, es una for­ma de dis­trac­ción, y por eso han he­cho plan­to­nes en va­rias de sus pre­sen­ta­cio­nes, co­mo ocu­rrió por ejem­plo en Nue­va York o en la Sa­la Ca­ra­col en Ma­drid. In­clu­so la co­lom­bia­na Mar­ta Gó­mez re­ci­bió al­gu­nas crí­ti­cas por su co­la­bo­ra­ción con el ar­tis­ta.

Rai­chel no nie­ga que pue­de ha­ber in­tere­ses po­lí­ti­cos que re­caen en él, pe­ro in­sis­te en que esa no es su agen­da y reite­ra su in­vi­ta­ción a crear un diá­lo­go. tras su re­gre­so a Es­pa­ña, en una en­tre­vis­ta pa­ra El Mun­do, ar­gu­men­tó que al si­len­ciar las vo­ces de los ar­tis­tas no es po­si­ble dia­lo­gar, y aun­que en­tien­de las pro­tes­tas de los ac­ti­vis­tas, no es­tá de acuer­do con el boi­cot.

Él di­ce com­pren­der la cau­sa pa­les­ti­na, pe­ro tam­bién afir­ma que hay que te­ner mu­cho cui­da­do “con cru­zar la lí­nea que enar­de­ce el am­bien­te” y lo lle­va al odio. “el con­flic­to es muy lar­go, tie­ne más de 100 años y no se pue­de en­ten­der so­lo con las no­ti­cias”, le di­jo a AR­CA­DIA. Por eso in­vi­ta a la gen­te a Je­ru­sa­lén, a ha­blar con ju­díos y pa­les­ti­nos, a cru­zar la frontera de Si­ria y tam­bién de Irán. So­lo así, se­gún él, se pue­de te­ner un pa­no­ra­ma más ate­rri­za­do. Qui­zás lo que mu­chos qui­sie­ran oír de él es una po­si­ción po­lí­ti­ca con­cre­ta al­re­de­dor del con­flic­to ára­be-is­rae­lí, que sin em­bar­go es siem­pre es­cu­rri­di­za. “mis po­si­cio­nes po­lí­ti­cas me las re­ser­vo”, le di­jo a es­ta re­vis­ta. tam­bién con­tó que vi­ve a 45 mi­nu­tos de Ali Amr, un co­la­bo­ra­dor pa­les­tino que ha­ce par­te del pro­yec­to y con quien de­be en­con­trar­se en Nue­vayork por no po­der cru­zar las fron­te­ras.

Aho­ra, con la ca­be­za ra­pa­da, di­ce es­tar an­sio­so por pre­sen­tar­se en Bo­go­tá el 11 de ju­lio y por en­con­trar lo que siem­pre bus­ca en sus via­jes: lo ge­nuino y au­tén­ti­co de una cul­tu­ra, que pa­ra él es la cu­ra de la gue­rra.

El in­te­rés de Rai­chel es mos­trar el cri­sol de cul­tu­ras que con­ver­gen en Is­rael y que el pro­yec­to mu­si­cal que di­ri­ge es más gran­de que él

Idan Rai­chel fu­sio­na jazz, ba­la­das, elec­tró­ni­ca y mú­si­ca tra­di­cio­nal etío­pe y se­far­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.