Pablo Mon­to­ya y su nue­va no­ve­la

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­mi­lo Hoyos Gó­mez*

Si Tríp­ti­co de la in­fa­mia fue la cul­mi­na­ción de una se­rie de in­quie­tu­des en torno a la re­la­ción en­tre la pin­tu­ra y la li­te­ra­tu­ra, La es­cue­la de mú­si­ca lo es fren­te al víncu­lo en­tre la li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ca. Ha­bla­mos con el es­cri­tor co­lom­biano so­bre su más re­cien­te no­ve­la, y aque­llos otros li­bros, acon­te­ci­mien­tos y com­po­si­to­res que lo ins­pi­ra­ron pa­ra es­cri­bir­la.

En La es­cue­la de mú­si­ca, el co­lom­biano Pablo Mon­to­ya se me­te de lleno en uno de los te­mas que más ha vi­si­ta­do a lo lar­go de su obra: la re­la­ción en­tre la mú­si­ca y la li­te­ra­tu­ra. Pa­ra desa­rro­llar­lo se in­ser­ta en la tra­di­ción de la no­ve­la de for­ma­ción, o bil­dungs­ro­man, y re­crea, a tra­vés de la me­mo­ria au­to­bio­grá­fi­ca no­ve­les­ca, sus años de for­ma­ción co­mo mú­si­co y es­cri­tor en Tun­ja, a me­dia­dos de la dé­ca­da de los ochen­ta.

Pe­dro Ca­da­vid es un jo­ven que lle­ga a Tun­ja des­de Me­de­llín con un so­lo de­seo: es­tu­diar Mú­si­ca y de­di­car su vi­da a ella. A par­tir de en­ton­ces, la no­ve­la se desa­rro­lla en­tre las pa­re­des de la es­cue­la y la reali­dad de un país que co­mien­za sus años más tur­bu­len­tos.

Ha­bla­mos con el es­cri­tor, y es­to fue lo que nos con­tó acer­ca de su úl­ti­ma no­ve­la.

466 pá­gi­nas. ¿Se tra­ta de una no­ve­la que mar­ca al­gún cam­bio? ¿Có­mo la en­tien­de den­tro de su pro­pia obra li­te­ra­ria?

La es­cue­la de mú­si­ca po­dría ori­gi­nar en el lec­tor que ha se­gui­do mis li­bros una es­pe­cie de asom­bro, pues pa­re­ce ser una no­ve­la dis­tin­ta a las otras que he es­cri­to.y en efec­to, hay di­fe­ren­cias. La pri­me­ra es que es más lar­ga y au­to­bio­grá­fi­ca y qui­zás más cer­ca­na a eso que se de­no­mi­na “no­ve­la to­tal”. La se­gun­da, que su for­ma­to es más tra­di­cio­nal y me­nos ex­pe­ri­men­tal que, por ejem­plo, Los de­rro­ta­dos (2012) o Tríp­ti­co de la in­fa­mia (2015). Pe­ro creo que, en el fon­do, es­ta nue­va no­ve­la se pa­re­ce mu­cho a las otras por­que su te­ma es el mis­mo: la con­fron­ta­ción en­tre el ar­tis­ta y el po­der. La es­cue­la de mú­si­ca mues­tra el cre­ci­mien­to de un jo­ven ar­tis­ta en me­dio de una so­cie­dad al­ta­men­te con­flic­ti­va, co­mo lo fue la co­lom­bia­na du­ran­te la dé­ca­da de los ochen­ta.y es­te pro­ce­so de for­ma­ción su­ce­de en me­dio de una co­lec­ti­vi­dad de per­so­na­jes que an­tes no ha­bía tra­ba­ja­do. Aho­ra bien, co­mo Tríp­ti­co de la in­fa­mia es una cul­mi­na­ción de una se­rie de in­quie­tu­des mías en torno a la re­la­ción de la pin­tu­ra con la li­te­ra­tu­ra, La es­cue­la de mú­si­ca lo es fren­te al víncu­lo en­tre la li­te­ra­tu­ra y la mú­si­ca. En es­te sen­ti­do, yo en­tien­do am­bas no­ve­las co­mo obras de mi ma­du­rez li­te­ra­ria.

En las úl­ti­mas pá­gi­nas del li­bro, Pe­dro Ca­da­vid re­cuer­da una fra­se de Juan de Cas­te­lla­nos: “Tun­ja, tie­rra que po­ne fin a nues­tra pe­na”. ¿Có­mo fue eso de crear una Tun­ja li­te­ra­ria?

En Tun­ja vi­ví nue­ve años. Es­tu­dié Mú­si­ca, fui tam­bién es­tu­dian­te de Fi­lo­so­fía y Le­tras, y mú­si­co de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de­vien­tos de Bo­ya­cá. Ese pe­rio­do de apren­di­za­je es­tu­vo mar­ca­do por mu­chas di­fi­cul­ta­des que es­tán re­fle­ja­das en la no­ve­la. Uní mi ex­pe­rien­cia vi­tal que re­cu­pe­ré a tra­vés de la me­mo­ria, pe­ro tam­bién me preo­cu­pé por mi­rar las ma­ne­ras en que Tun­ja ha apa­re­ci­do en la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na. Ciu­dad que, aca­so, al­can­za su ma­yor pre­sen­cia en Los pe­ca­dos de Inés de Hi­no­jo­sa, de Prós­pe­ro Mo­ra­les. In­ten­té mos­trar una ciu­dad con­ven­tual, bu­ro­crá­ti­ca, mi­li­tar, atra­sa­da y de­te­ni­da en el tiem­po, pe­ro tam­bién le atri­buí unos ras­gos muy par­ti­cu­la­res que le per­mi­ten a Pe­dro Ca­da­vid avan­zar en su apren­di­za­je: la so­le­dad, el si­len­cio, el re­co­gi­mien­to y el he­cho de ser, a su mo­do, una pe­que­ña ciu­dad cos­mo­po­li­ta. Ca­da­vid pro­vie­ne de una Me­de­llín ce­rra­da y cho­vi­nis­ta, y co­no­ce en Tun­ja a Co­lom­bia y sus di­ver­sos mo­dos de ser. Pe­ro, si pa­ra Cas­te­lla­nos Tun­ja es una ciu­dad de cul­mi­na­ción, pa­ra mi per­so­na­je es sim­ple­men­te un lu­gar de pa­so. Acu­dí, ade­más, pa­ra cons­truir me­jor es­ta ciu­dad con di­ver­sas lec­tu­ras, al mis­mo Juan de Cas­te­lla­nos, e in­clu­so re­vi­sé al­gu­nos li­bros sun­tuo­sos, co­mo el de Al­fre­do Iriar­te, por ejem­plo, que mues­tra los ocul­tos y her­mo­sos te­so­ros de Tun­ja. De al­gún mo­do, lo que ha­go con La es­cue­la de mú­si­ca es ho­me­na­jear a esa ciu­dad que ha si­do tan im­por­tan­te pa­ra mí.

¿Có­mo se com­bi­nan mú­si­ca y li­te­ra­tu­ra en su no­ve­la?

La es­cue­la de mú­si­ca se en­raí­za en esa tra­di­ción de la na­rra­ti­va mu­si­cal que co­mien­za en Oc­ci­den­te con el re­la­to Gam­ba­ra, de Bal­zac, aun­que sus raí­ces ver­da­de­ras es­tán en los cuen­tos fan­tás­ti­cos de Hoff­mann. Pre­ten­de dia­lo­gar, a su mo­do, con las no­ve­las mu­si­ca­les del si­glo xx, ta­les co­mo Juan Cris­tó­bal, de Ro­main Ro­lland; Dr. Faus­tus, de Tho­mas Mann, y El jue­go de los aba­lo­rios, de Her­man Hes­se. Uno de mis pro­pó­si­tos, en­tre otros, fue dar­le a la no­ve­la un cier­to per­fil

en­sa­yís­ti­co, y por ello hay dis­cu­sio­nes cons­tan­tes so­bre mú­si­ca y los abra­zos que ella es­ta­ble­ce con la en­fer­me­dad, la lo­cu­ra, la muer­te, la re­bel­día, la po­lí­ti­ca. Esas dis­cu­sio­nes pro­vie­nen de la re­lec­tu­ra que hi­ce de La mon­ta­ña má­gi­ca, de Tho­mas Mann. En reali­dad, si hay una obra li­te­ra­ria que me cla­ri­fi­có en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de La es­cue­la de mú­si­ca fue es­ta in­men­sa no­ve­la de for­ma­ción del es­cri­tor ale­mán.

Su no­ve­la cuen­ta con re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos que re­sul­tan im­por­tan­tes pa­ra la for­ma­ción de Ca­da­vid: la to­ma del Pa­la­cio, la tra­ge­dia de Ar­me­ro, el ge­no­ci­dio de la UP.

El pri­mer acon­te­ci­mien­to de vio­len­cia que más me mar­có fue la muer­te de mi pa­dre que, co­mo el de Ca­da­vid, fue ase­si­na­do por una cé­lu­la gue­rri­lle­ra del eln en una épo­ca en que yo sim­pa­ti­za­ba, en cier­ta me­di­da, con esos mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios. Cuan­do vi­ví en Tun­ja lo del Pa­la­cio de Jus­ti­cia nos lle­gó no so­lo a tra­vés de las no­ti­cias, sino que, en­tre el gru­po de ami­gos que me ro­dea­ba, co­rrió el ru­mor de que una pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria es­con­día a un gue­rri­lle­ro del m-19 que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la to­ma. A par­tir de es­te ru­mor, de­ci­dí in­tro­du­cir en la no­ve­la es­te even­to fu­nes­to. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con Ar­me­ro. Uno de mis com­pa­ñe­ros mú­si­cos per­dió una bue­na par­te de su fa­mi­lia en es­ta tra­ge­dia. Con res­pec­to al ex­ter­mi­nio de la up, es­te no gol­peó a Tun­ja con fuer­za, pe­ro sí hubo al­gu­nos ase­si­na­tos de estudiantes. Lo que qui­se mos­trar, fi­nal­men­te, fue una Tun­ja que des­de el pun­to de vis­ta de la po­lí­ti­ca y la vio­len­cia re­fle­ja­ra al país en­te­ro.

Usted no so­lo re­to­ma el gé­ne­ro de la no­ve­la de for­ma­ción, sino que ade­más los per­so­na­jes de su obra tie­nen una sen­si­bi­li­dad ro­mán­ti­ca.

El ro­man­ti­cis­mo es fun­da­men­tal en la no­ve­la, por la ma­ne­ra co­mo ac­túa en el pro­ce­so de for­ma­ción de Ca­da­vid. La mú­si­ca de Cho­pin, de Schu­mann, de Beet­ho­ven, de Wag­ner, de Brahms, ac­túa co­mo un es­pe­jo que le per­mi­te al lec­tor com­pren­der la ma­ne­ra en que Ca­da­vid va avan­zan­do en ese ar­duo cre­ci­mien­to de su sen­si­bi­li­dad y su men­ta­li­dad. La no­ción de ar­tis­ta pre­sen­te en La es­cue­la de mú­si­ca es­tá fuer­te­men­te arrai­ga­da, por un la­do, en un ro­man­ti­cis­mo de ti­po li­ber­ta­rio, y por el otro, en las cla­ves poé­ti­cas de la en­so­ña­ción y lo noc­turno. Y en es­te víncu­lo que la no­ve­la pro­po­ne en­tre ar­tis­ta y so­cie­dad hay un due­lo mu­si­cal que se rea­li­za por la gran can­ti­dad de ase­si­na­tos que ocu­rren en la Co­lom­bia de esos años. Pues bien, ese due­lo, que es a mi mo­do de ver uno de los pun­tos más al­tos de la no­ve­la, se ha­ce a par­tir de la eje­cu­ción que el co­ro de la es­cue­la de mú­si­ca ha­ce del Ré­quiem de Ber­lioz. El ro­man­ti­cis­mo y su fa­ce­ta anó­ma­la y re­bel­de, en de­fi­ni­ti­va, apa­re­ce en el apren­di­za­je de Ca­da­vid por­que creo que nues­tra épo­ca si­gue sien­do, en mu­chos asun­tos, esen­cial­men­te ro­mán­ti­ca.

El es­cri­tor Pablo Mon­to­ya na­ció en Ba­rran­ca­ber­me­ja en 1963.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.