Pa­sar fi­ján­do­se

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­ro­li­na Sa­nín

En al­gún mo­men­to de los úl­ti­mos cua­tro años, su­pe que me ha­bía de­ja­do de gus­tar el fút­bol. O, me­jor di­cho, el mun­dial de fút­bol, pues el fút­bol de clu­bes –na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les– nun­ca me in­tere­só. Me in­tere­sa­ba el mun­dial. Lo veía, me en­tris­te­cía al fi­nal por la idea de te­ner que es­pe­rar otros cua­tro años has­ta que co-

men­za­ra el si­guien­te (o has­ta que re­co­men­za­ra el mis­mo, pues no sé si ca­da mun­dial es una pe­lí­cu­la dis­tin­ta, o si to­dos son epi­so­dios re­pe­ti­ti­vos de una mis­ma se­rie de te­le­vi­sión), y una de las pri­me­ras co­lum­nas que es­cri­bí pa­ra es­ta re­vis­ta, ha­ce ocho años, tra­ta­ba so­bre el ál­bum de la Co­pa Mun­do.

Ni si­quie­ra sé si val­ga la pe­na ex­pli­car mi de­sen­can­to, pues el de­sen­can­to es sim­ple­men­te un cam­bio de pers­pec­ti­va: mi­ra­ba a tra­vés de un len­te te­ñi­do de un co­lor, y pa­sé a mi­rar a tra­vés de otro. Tu­ve un en­tu­sias­mo que fue du­ra­de­ro, y lue­go ya no lo tu­ve, y qui­zás to­dos los en­tu­sias­mos sean re­pre­sen­ta­cio­nes, ac­tua­cio­nes. Se me ocu­rre que, cuan­do pres­ta­ba aten­ción al mun­dial, que­ría cons­truir una cier­ta ima­gen de mí mis­ma: de una mu­jer co­ol, par­tí­ci­pe de una co­sa de hom­bres (mu­chas mu­je­res di­rán que el mun­dial no es co­sa de hom­bres, y yo mis­ma lo dije una vez, en reac­ción a una co­lum­na de Flo­ren­ce Tho­mas; pe­ro sí es co­sa de hom­bres: es uno –el más po­pu­lar– de tan­tos es­ce­na­rios en que los hom­bres vi­ven la fan­ta­sía de un mun­do sin mu­je­res, de un mun­do cons­trui­do en­tre ellos, don­de se di­se­ña y se afianza la ima­gen del ma­cho a la vez que se es­ce­ni­fi­ca el di­si­mu­lo del de­seo del ma­cho por el ma­cho).

Cla­ro, tam­bién pue­do pre­gun­tar­me si mi nue­vo de­sin­te­rés no es otra po­se. Aho­ra soy la que no es­tá dis­pues­ta a ver un so­lo par­ti­do de la Co­pa Mun­do: me doy otra ima­gen de mí mis­ma, in­ter­pre­to un nue­vo per­so­na­je, tal vez otra ver­sión de lo co­ol. Pue­do de­jar aquí el te­ma y des­de­ñar mi ac­ti­tud acha­cán­do­se­la a la mis­ma va­ni­dad de la ac­ti­tud con­tra­ria, o pue­do acor­dar­me de que en reali­dad ja­más me in­tere­só un gol. Ha­ce más de trein­ta años, cuan­do me lle­va­ron a ver a (mi en­ton­ces ído­lo) Die­go Maradona al Cam­pín, me per­dí de ca­da uno de los go­les que me­tió Ar­gen­ti­na, que fue­ron de­ma­sia­dos, por es­tar mi­ran­do a la gen­te en la tri­bu­na. Ha­ce cua­tro años, en Bra­sil, vi uno de los par­ti­dos de Co­lom­bia en el es­ta­dio, y me per­dí, por es­tar pen­san­do en otra co­sa, de to­dos los go­les. Ya no re­cuer­do cuán­tos fue­ron. Co­lom­bia ga­nó: de eso me acuer­do por­que la ce­le­bra­ción agre­si­va que tu­vo lu­gar a con­ti­nua­ción, en las in­me­dia­cio­nes del es­ta­dio de Bra­si­lia, se sen­tía más de­sola­da que ale­gre, for­za­da en su glo­ri­fi­ca­ción del es­te­reo­ti­po y el

uni­for­me. Tal vez ese fue el día en que me de­sen­can­té del fút­bol.

Po­dría bus­car la raíz de mi de­sen­can­to en mi in­di­fe­ren­cia an­te to­dos los jue­gos que no con­lle­van hu­mor o iro­nía –es de­cir, que no son ex­pre­sa­men­te cons­cien­tes de su tea­tra­li­dad–, pues so­me­ten al ador­me­ci­mien­to. O po­dría de­cir que mi de­sen­can­to se re­la­cio­na con que me di cuen­ta de que es afren­to­sa la na­tu­ra­li­za­ción del len­gua­je es­cla­vis­ta por par­te del fút­bol (eso de “com­prar” y “ven­der” hom­bres). Tam­bién pue­do de­cir que se me hi­zo evi­den­te la ma­ni­pu­la­ción de la far­sa del “en­cuen­tro en­tre paí­ses” en­mar­ca­da en el triun­fo de la aplas­tan­te glo­ba­li­za­ción del mer­ca­do (en to­das las len­guas se di­ce “Adi­das”). O que ya no qui­se par­ti­ci­par en la cam­pa­ña por la con­ser­va­ción del pa­trio­tis­mo, un sen­ti­mien­to que de­pen­de de la no­ción de que exis­te siem­pre un es­pa­cio ri­val, la pa­tria del otro. Em­pe­zó a no sa­ber­me a na­da la idea de que uno tie­ne que ser fa­vo­ra­ble a un país por so­bre otro: al de uno y, si no, al más cer­cano geo­grá­fi­ca­men­te, o al más pa­re­ci­do en po­bre­za, o en sub­de­sa­rro­llo. Ter­mi­né de des­ape­gar­me del fút­bol ha­ce un mes, cuan­do co­no­cí, en la con­tien­da po­lí­ti­ca, un en­tu­sias­mo co­lec­ti­vo que se sien­te más ge­nuino. O ayer, al acor­dar­me de que el sa­ber prin­ci­pal que pro­ce­de del fút­bol y que es­te pro­pa­ga –el sa­ber­se las re­glas, los nom­bres y las fe­chas; el sa­ber co­lec­cio­nis­ta de la anéc­do­ta– pue­de ser un po­de­ro­so ad­ver­sa­rio del co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.