¿LOS MÁR­GE­NES AL CEN­TRO?

Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

Arcadia - - CRÍTICA -

Des­pués de la ex­hi­bi­ción de Pá­ja­ros de ve­rano en el Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes, Mat­hieu Ma­che­ret es­cri­bió en el in­flu­yen­te dia­rio Le Mon­de:“co­men­zó co­mo una fic­ción an­tro­po­ló­gi­ca en dia­lec­to in­dí­ge­na. La pe­lí­cu­la se eri­ge po­co a po­co en una es­pe­cie de Scar­fa­ce co­lom­bia­na re­to­man­do al­gu­nos có­di­gos de las pe­lí­cu­las de gáns­te­res”. En la pri­me­ra lí­nea de la ci­ta se con­den­sa to­do el pa­ter­na­lis­mo co­lo­nial que se deriva de la cuar­ta pe­lí­cu­la de Ci­ro Gue­rra, y la pri­me­ra don­de com­par­te cré­di­tos de di­rec­ción con Cris­ti­na Ga­lle­go. ¿Por qué, en cam­bio, un co­lom­biano no po­dría es­cri­bir que las pe­lí­cu­las de Érich Roh­mer son fic­cio­nes an­tro­po­ló­gi­cas so­bre la cla­se me­dia fran­ce­sa ha­bla­das en dia­lec­to pa­ri­sino?

To­da pe­lí­cu­la crea unas con­di­cio­nes pa­ra su re­cep­ción: si los crí­ti­cos fran­ce­ses ven en Pá­ja­ros de ve­rano una fic­ción an­tro­po­ló­gi­ca, no so­lo es por­que es­tán ha­blan­do des­de un cen­tro que de­fi­ne lo que es pe­ri­fé­ri­co y ob­je­to de un abor­da­je et­no­grá­fi­co con­ven­cio­nal. Es, so­bre to­do, por­que es­ta pe­lí­cu­la asu­me, en su cons­truc­ción in­ter­na, me­ca­nis­mos co­mo la tra­duc­ción, la pe­da­go­gía y el in­ven­ta­rio cul­tu­ral, en su afán por ins­ta­lar la pe­ri­fe­ria de la que ha­bla (una Gua­ji­ra de gue­rras en­tre fa­mi­lias en la épo­ca de la bo­nan­za ma­rim­be­ra) en un su­pues­to cen­tro, que pue­de es­tar tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Bo­go­tá.

La vo­ca­ción ex­pli­ca­ti­va de la pe­lí­cu­la se ha­ce pa­ten­te des­de sus pri­me­ros pla­nos: Zai­da, quien ha ter­mi­na­do el tra­di­cio­nal en­cie­rro de las ado­les­cen­tes wa­yúus, es so­li­ci­ta­da en ma­tri­mo­nio por Ra­pa­yet. Pa­ra com­ple­tar la do­te exi­gi­da por la fa­mi­lia de la no­via, el pre­ten­dien­te em­pie­za una ca­rre­ra en el na­cien­te ne­go­cio del trá­fi­co de ma­rihua­na. Des­de es­tas pri­me­ras es­ce­nas, Pá­ja­ros de ve­rano as­pi­ra a ser, por un la­do, una pe­lí­cu­la que do­cu­men­ta los usos y tra­di­cio­nes de los wa­yúus, y por otro, un re­cuen­to his­tó­ri­co que cu­bre ca­si dos dé­ca­das que coin­ci­den con el au­ge del nar­co­trá­fi­co en la re­gión. Si al co­mien­zo es­tas dos lí­neas se desa­rro­llan en pa­ra­le­lo, a me­di­da que avan­za la na­rra­ción el pro­pó­si­to de ha­cer una suer­te de cua­dro de cos­tum­bres wa­yúu ce­de pa­so a las pe­ri­pe­cias de la gue­rra en­tre fa­mi­lias, que ter­mi­na por ab­sor­ber el pro­ta­go­nis­mo.

La que po­dría con­si­de­rar­se la lí­nea prin­ci­pal si­gue la tí­pi­ca es­truc­tu­ra de las historias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de gáns­te­res: ori­gen, as­cen­so y caí­da. Pe­ro la pe­lí­cu­la tam­bién in­cor­po­ra ele­men­tos del ci­ne ne­gro, el wes­tern y la tra­ge­dia. Los per­so­na­jes obe­de­cen a man­da­tos más an­ti­guos que las le­yes mo­der­nas. La au­sen­cia de un Es­ta­do que re­gu­le las re­la­cio­nes so­cia­les se reem­pla­za por la su­je­ción a los có­di­gos del ho­nor y la ven­gan­za. La se­gun­da lí­nea en­cuen­tra su lu­gar en la na­rra­ción por re­cur­sos co­mo la di­vi­sión en cin­co can­tos, que acen­túa el ca­rác­ter épi­co y fun­da­cio­nal de la his­to­ria por la pre­sen­cia de na­rra­do­res que can­tan e in­ter­pre­tan los he­chos y por la in­ser­ción de mi­tos y le­yen­das. Es­ta pe­lí­cu­la evo­ca el ci­ne de Glau­ber Ro­cha y el de otros di­rec­to­res mo­der­nos y con­tem­po­rá­neos que va­lo­ran la tra­di­ción oral pe­ro la usan de ma­ne­ra dis­tan­cia­da.

Ga­lle­go y Gue­rra en­fren­tan su ma­te­rial na­rra­ti­vo co­mo un ob­je­to de es­tu­dio que ob­ser­van des­de una ex­te­rio­ri­dad que los pro­te­ge y que se co­mu­ni­ca al es­pec­ta­dor. Los gran­des va­lo­res de pro­duc­ción y la ad­mi­ra­ble am­bi­ción de la pe­lí­cu­la se es­tre­llan con un cer­co de frial­dad. Si es di­fí­cil sen­tir la pro­gre­sión del dra­ma, y lo inevi­ta­ble de la tra­ge­dia en que se des­ba­rran­can las fa­mi­lias pro­ta­go­nis­tas, es an­te to­do por fa­llas de dra­ma­tur­gia y pues­ta en es­ce­na. En­tre las ta­chas so­bre­sa­le lo irre­gu­lar de las ac­tua­cio­nes, lo plano de los diá­lo­gos y la ri­gi­dez de los per­so­na­jes. Es­to ex­pli­ca la po­ca em­pa­tía que Pá­ja­ros de ve­rano sus­ci­ta. Sin iden­ti­fi­ca­ción, co­mo es­pec­ta­do­res que­da­mos re­le­ga­dos al pa­pel de tu­ris­tas, en­tre­te­ni­dos y a ve­ces ma­ra­vi­lla­dos por un mun­do que en lo esen­cial per­ma­ne­ce­rá exó­ti­co y ajeno.

Pá­ja­ros de ve­rano Cris­ti­na Ga­lle­go y Ci­ro Gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.