CIN­CO IDEAS PA­RA SA­CAR A LOS ME­DIOS DE SUS AGEN­DAS...

...y com­pren­der que lo que no pa­re­ce im­por­tan­te es, qui­zá, lo que más im­por­ta.

Arcadia - - ESPECIAL - * Di­rec­tor Ge­ne­ral de AR­CA­DIA

Ca­mi­lo Ji­mé­nez San­to­fi­mio*

En el di­le­ma so­bre si lo que un me­dio de co­mu­ni­ca­ción de­be ha­cer es mos­trar­le a la gen­te lo re­le­van­te, o más bien de­jar que las per­so­nas le mues­tren al me­dio lo que ellas con­si­de­ran re­le­van­te, mi po­si­ción siem­pre ha ten­di­do más ha­cia lo se­gun­do: acep­tar con hu­mil­dad que la agen­da no es nues­tra (ni de los di­rec­to­res, ni de los edi­to­res), sino que sur­ge del ám­bi­to de lo pú­bli­co, que es en reali­dad el lu­gar don­de las co­sas ocu­rren. Es­te pro­yec­to de AR­CA­DIA, “Co­lom­bia es negra” –po­si­ble gra­cias a so­cios co­mo la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (oim)– na­ce de ese ejer­ci­cio de qui­tar­nos las an­teo­je­ras, abrir los ojos al mun­do y acer­car­nos a él.

La de­ci­sión ha va­li­do la pe­na. Nos lle­vó, por una par­te, a en­ten­der que uno de los even­tos cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes del país –el Fes­ti­val de Mú­si­ca del Pa­cí­fi­co Pe­tro­nio Ál­va­rez– no se desa­rro­lla en los sa­lo­nes de ex­po­si­ción de Bo­go­tá, ni de­trás de las mu­ra­llas de Car­ta­ge­na, sino en la Uni­dad De­por­ti­va Al­ber­to Ga­lin­do de Ca­li. Tam­bién nos per­mi­tió sa­ber que se tra­ta de un acon­te­ci­mien­to que reúne a mi­les de per­so­nas de to­do el Pa­cí­fi­co co­lom­biano que peregrinan has­ta la ca­pi­tal del Va­lle pa­ra vi­vir­lo. Por otro la­do, al de­ci­dir aden­trar­nos en el fes­ti­val a tra­vés de es­ta edi­ción, nos di­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo de cer­ca y, co­mo co­lom­bia­nos, de re­co­no­cer­nos en él: en sus lo­gros y en sus desafíos; en nues­tra di­vi­sión y nues­tro an­he­lo de una unión. Trans­mi­tir­les es­ta ex­pe­rien­cia a nues­tros lec­to­res se con­vier­te así en uno de esos apor­tes pa­ra los cua­les los me­dios, co­mo len­tes que son de la reali­dad, han si­do he­chos.

A mí co­mo di­rec­tor, la ex­pe­rien­cia tam­bién me ha per­mi­ti­do re­no­var al­gu­nas con­vic­cio­nes bá­si­cas del tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, tan fun­da­men­ta­les que qui­zá jus­ta­men­te por eso de im­pro­vi­so se vuel­ven par­te del pai­sa­je y de­ja­mos de aten­der.

1) re­vi­sar­nos: me re­fie­ro a no­so­tros mis­mos, los pe­rio­dis­tas, y en es­pe­cial a los mo­ti­vos que nos lle­van a to­mar de­ci­sio­nes. En los equi­pos de tra­ba­jo de los me­dios to­da­vía mu­chas ve­ces im­pe­ra la opi­nión par­ti­cu­lar el je­fe de turno o la con­fian­za en el de­no­mi­na­do “ol­fa­to pe­rio­dís­ti­co”, pe­ro se ol­vi­da que esa opi­nión ne­ce­si­ta una va­li­da­ción y que ese ol­fa­to ne­ce­si­ta es­tí­mu­los. Con­fec­cio­na­da en una ofi­ci­na, la agen­da se que­da­rá siem­pre la­men­ta­ble­men­te in­com­ple­ta.

2) ser au­to­crí­ti­cos: es­to pue­de es­tar vin­cu­la­do con lo an­te­rior, pe­ro so­bre to­do tie­ne que ver con el he­cho de que no so­le­mos ser­lo. Qui­zá sea un asun­to cul­tu­ral –la in­se­gu­ri­dad, el te­mor al fra­ca­so, la ver­güen­za de equi­vo­car­se y ser ex­pues­to por ello–, pe­ro la ne­ce­sa­ria evo­lu­ción de los me­dios hoy nos con­du­ce for­zo­sa­men­te a ser quie­nes li­de­ran el cam­bio, no quie­nes se adap­tan a las cir­cuns­tan­cias. Au­dien­cias ca­da vez más crí­ti­cas exi­gen me­dios ca­da vez más crí­ti­cos de sí mis­mos. De lo con­tra­rio, las au­dien­cias no ten­drán pro­ble­ma en ig­no­rar­nos. En nues­tro ca­so, ha­ber re­fle­xio­na­do y ha­ber­nos da­do cuen­ta de que por mu­cho tiem­po no ha­bía­mos pues­to nues­tro fo­co en la cul­tu­ra del Pa­cí­fi­co co­lom­biano nos per­mi­tió sa­car ade­lan­te un pro­yec­to que, es­pe­ra­mos, ten­drá un im­pac­to y les da­rá a nues­tros lec­to­res la sen­sa­ción de que que­re­mos man­te­ner­nos vi­gen­tes.

3) sa­lir: es­to im­pli­ca tan­to via­jar pa­ra ha­cer la ca­da vez más es­ca­sa “re­por­te­ría de cam­po”, co­mo tam­bién des­ape­gar­se de los es­que­mas men­ta­les que han he­cho que los pe­rio­dis­tas siem­pre es­te­mos bus­can­do in­ves­ti­gar, con­tar y pre­sen­tar las historias de la mis­ma ma­ne­ra. En el ca­so de es­te nú­me­ro de AR­CA­DIA, lo hi­ci­mos a tra­vés de los sen­ti­dos y el ta­len­to de tre­ce au­to­res de to­do el país, y así lo­gra­mos una muy an­he­la­da “sa­li­da de cam­po”. Es re­fres­can­te ha­cer­lo, no so­la­men­te por­que ahí, afue­ra, es don­de se en­cuen­tra el país que hay que con­tar, sino tam­bién por­que al es­tar en lu­ga­res me­nos fa­mi­lia­res uno mis­mo –es­te me­dio mis­mo– es el que ter­mi­na por re­no­var­se.

4) es­cu­char: uno de los po­si­bles efec­tos que po­dría te­ner hoy en Co­lom­bia el pe­rio­dis­mo es el de po­der apor­tar a reconstruir te­ji­dos so­cia­les; ro­tos por la mi­se­ria y la vio­len­cia en que ha vi­vi­do gran par­te del país du­ran­te su his­to­ria. ¿Pe­ro có­mo? Si hay una fa­cul­tad que de­ba te­ner un co­mu­ni­ca­dor es la de es­cu­char, sa­ber es­cu­char, lo cual sig­ni­fi­ca ser ca­paz no so­lo de ser tes­ti­go, sino tam­bién, en el me­jor de los ca­sos, ac­tor en cuan­to a la fa­ci­li­ta­ción del diá­lo­go y a la po­si­bi­li­ta­ción del tes­ti­mo­nio. Se tra­ta, en­ton­ces, de es­cu­char al otro, má­xi­ma éti­ca pa­ra rear­mar a nues­tra so­cie­dad.

5) ser au­daz: no exi­ge mu­cho. Pi­de de­ci­sión, al­go que un me­dio de co­mu­ni­ca­ción o un pe­rio­dis­ta ne­ce­si­tan no per­der ja­más. Ser au­daz pue­de que­rer de­cir ser pro­vo­ca­dor, atre­vi­do, arries­ga­do. Pe­ro tam­bién pue­de so­lo sig­ni­fi­car ser in­de­pen­dien­te. La in­de­pen­den­cia mu­chas ve­ces cues­ta, y a los me­dios ca­da vez más en las co­yun­tu­ras ac­tua­les. Pe­ro la in­de­pen­den­cia, a la vez, es un ob­je­ti­vo y un bo­tín. Y es la mar­ca del tra­ba­jo man­co­mu­na­do que hi­zo po­si­ble es­ta edi­ción es­pe­cial.

OPI­NIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.