Hip hop en Bue­na­ven­tu­ra,

Arcadia - - OPINIÓN - por Dia­na Ave­lla

co­mo Del Ba­rrio Inc o Fla­co Flow y Me­la­ni­na (rap ca­le­ño y de Bue­na­ven­tu­ra) es­tán más cer­ca­nos al mar. La in­fluen­cia del rap se da de puer­to a puer­to, con la inevi­ta­ble ca­den­cia de Áfri­ca, que co­rre por las ve­nas de sus in­tér­pre­tes, quie­nes re­co­gen el fra­seo has­ta lle­gar al rag­ga­muf­fin.

BUE­NA­VEN­TU­RA NO SE RIN­DE

La mix­tu­ra en­tre el ori­gen in­dí­ge­na y afro se re­fle­ja tam­bién en la mú­si­ca. Si bien el rap es un gé­ne­ro mu­si­cal en el que pri­man so­ni­dos de ins­tru­men­tos co­mo la ba­te­ría, el ba­jo, el piano y los vio­li­nes, en Bue­na­ven­tu­ra era inevi­ta­ble tra­ba­jar con las he­rra­mien­tas mu­si­ca­les pro­pias; por eso la pre­sen­cia de la ma­rim­ba, el sa­xo­fón y el gua­sá.

En cuan­to al bai­le, la po­ten­cia de los cuer­pos que aten­dían al so­ni­do de los beats del rap ochen­te­ro man­te­nían por los años no­ven­ta la prác­ti­ca del brea­king, que no es lo mis­mo que el break dance, y que en las ca­lles del Pa­cí­fi­co se iden­ti­fi­ca tam­bién co­mo “quie­bre”.

Des­pués de la dan­za, el ele­men­to más po­ten­te a fi­na­les de los años no­ven­ta e ini­cios de es­te mi­le­nio fue el rap mis­mo. En 1996, Con­tac­to Di­rec­to lan­za­ba es­cri­tos más cer­ca­nos a lo te­rri­to­rial y so­cial des­de las vo­ces de Ricky Ra­pe­ro y Ma­ría Le­vi­na, co­no­ci­da co­mo Queen. Años des­pués lle­ga­ron Ro­ger, Chi­cano y Bo­la-8 El De­cano. Des­afor­tu­na­da­men­te en el año 2000 a su fun­da­dor Ricky se lo lle­vó la vio­len­cia.

El rap de Bue­na­ven­tu­ra no es, en­ton­ces, una no­ti­cia nue­va, y ha dig­ni­fi­ca­do al te­rri­to­rio por mu­cho tiem­po.en los ba­rrios más di­fí­ci­les de Bue­na­ven­tu­ra, los pro­fe­so­res de hip hop tie­nen ma­yor le­gi­ti­mi­dad y res­pe­to que las au­to­ri­da­des. En el pa­ro cí­vi­co de 2017, do­ce ar­tis­tas de hip hop se unie­ron pa­ra can­tar “Bue­na­ven­tu­ra no se rin­de”, un can­ción que dig­ni­fi­có a los tra­ba­ja­do­res y le de­vol­vió la fe, la uni­dad, la dig­ni­dad y la fuer­za al pue­blo. Esa es una de tan­tas historias que de­mues­tran que el hip hop en Bue­na­ven­tu­ra no es so­lo una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, tam­bién es una he­rra­mien­ta de lu­cha so­cial.

Otro ca­so es el de Leonard Ren­te­ría, quien su­po lle­nar­se de va­lor y en­fren­tar­se al No en el ple­bis­ci­to; eso a pe­sar del mie­do por las des­apa­ri­cio­nes y las muer­tes de jó­ve­nes en su te­rri­to­rio a ma­nos de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res. Leonard sa­be de lo que ha­bla. Ha si­do víc­ti­ma del des­pla­za­mien­to in­terno y la gue­rra se ha lle­va­do a ami­gos de in­fan­cia y a miem­bros de su gru­po. Uno de ellos fue ase­si­na­do ca­si en la puer­ta de su ca­sa.

Pe­ro del hip hop en Bue­na­ven­tu­ra tam­bién se pue­de ha­blar des­de un pun­to de vis­ta más po­si­ti­vo. Pro­duc­to­ras co­mo Bien­ve­ni­dos a la Is­la, Fat Dogs Pro­duc­cio­nes, Ba­jo El Do­mo y el icó­ni­co es­tu­dio Par­na­so, “don­de con­ver­gen los poe­tas”, re­ci­ben a ar­tis­tas co­mo Mac Ju­lius Beatz, De­res,the Bles­sed RMS, que com­po­nen los beats más po­ten­tes y di­ver­sos del sur del país pa­ra hon­rar las letras y las vo­ces de ra­pe­ros co­mo Danny Blo­ne, o las re­fle­xio­nes en can­cio­nes co­mo “En­tu­ra­te” de Án­gel Mon­tano, que nos lle­va a re­co­rrer las ca­lles del puer­to. Tam­bién es­tán El Tea­cher, Don Rap, 1era es­ta­ción, nue­vos ta­len­tos co­mo Dra­ko el Bi­po­lar y los rit­mos den­sos de The Sol­diers. Co­mo di­ce Anj­hey en la can­ción “Tu­ra Style” –jun­to con Wa­rriors, La Maes­tría, Bo­la-8 El De­cano,ver­hon, Galyl y Sha­lel–,“al igual que el cu­rru­lao, el rap tam­bién es cul­tu­ra”.

Hoy Bue­na­ven­tu­ra po­dría te­ner su pro­pio fes­ti­val de hip hop, co­sa que per­mi­ti­ría apre­ciar las ri­mas, fra­seos, can­tos y rit­mos lle­nos de he­ren­cias mu­si­ca­les afro. Pe­ro en Bue­na­ven­tu­ra no hay cir­cui­tos por­que no hay Es­ta­do. La la­bor de ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a la cul­tu­ra la ha­ce la Fun­da­ción Tu­ra Hip Hop, pe­ro sin re­cur­sos pú­bli­cos y na­dan­do a con­tra­co­rrien­te. In­jus­to se­ría pe­dir­les a jó­ve­nes ar­tis­tas que lu­chan por lle­var con dig­ni­dad un tí­tu­lo an­te un Es­ta­do pa­qui­dér­mi­co y le­jano.y sin em­bar­go a ve­ces lo lo­gran, co­mo cuan­do Con­tac­to Di­rec­to lo­gró ser invitado na­cio­nal del fes­ti­val Hip Hop al Parque en 2010, de la mano de agru­pa­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la ta­lla de Los Al­dea­nos, de Cuba, y Naughty by Na­tu­re, de Nue­va Jer­sey EE.UU.

A pe­sar de la ca­ren­cia de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, Tu­ra Hip Hop si­gue tra­ba­jan­do y si­gue sien­do una in­cu­ba­do­ra cons­tan­te de ar­tis­tas de rap y gra­fi­ti.tam­bién Ros­tros Ur­ba­nos, otra or­ga­ni­za­ción que for­ma ni­ños y jó­ve­nes des­de los ele­men­tos del hip hop pa­ra qui­tár­se­los a los gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les.an­te el ol­vi­do y la in­jus­ti­cia, el hip hop se plan­ta digno.

De iz­quier­da a de­re­cha, los ra­pe­ros de Bue­na­ven­tu­ra: De la Pau­ta, Bo­la 8 El De­cano, DJ Mo­ra y L’ One Lord

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.