CRÍ­TI­CA

Arcadia - - EDITORIAL - Mau­ri­cio Sáenz

En 1945, cuan­do el li­be­ral Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go asu­mía el po­der en Co­lom­bia por pri­me­ra vez, tras la re­nun­cia de Al­fon­so Ló­pez Pu­ma­re­jo, los cam­pe­si­nos de al­gu­nas re­gio­nes se ma­ta­ban a machetazos por el co­lor de su ban­de­ra po­lí­ti­ca. Tras el triun­fo con­ser­va­dor de 1946, el ba­ño de san­gre au­men­tó con el ase­si­na­to de Gai­tán. El ca­ta­li­za­dor lle­gó con la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, im­pues­ta por el Par­ti­do Li­be­ral y al­gu­nas fac­cio­nes con­ser­va­do­ras, que pa­re­ció po­ner en pau­sa las ma­tan­zas, pe­ro se des­na­tu­ra­li­zó cuan­do el mi­li­tar pen­só en per­pe­tuar­se en el po­der.

El his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Ro­bert A. Karl en­fo­ca La paz ol­vi­da­da en los años que pre­ce­die­ron y si­guie­ron a la caí­da de Ro­jas, en 1957.Y cen­tra su mi­ra­da en Lle­ras, el in­te­lec­tual cos­mo­po­li­ta que acor­dó el Fren­te Na­cio­nal con los con­ser­va­do­res de Lau­reano Gó­mez, y que, ya co­mo pri­mer pre­si­den­te de ese pac­to, im­pul­só una po­lí­ti­ca di­ri­gi­da a con­se­guir una “con­vi­ven­cia” a la co­lom­bia­na. Karl na­rra có­mo a par­tir del 10 de ma­yo de ese año los co­lom­bia­nos se ilu­sio­na­ron con su de­mo­cra­cia y apo­ya­ron ese es­fuer­zo por la paz. La Jun­ta Mi­li­tar que sus­ti­tu­yó a Ro­jas creó la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra Na­cio­nal de las Cau­sas de la­vio­len­cia, in­te­gra­da, en­tre otros, por Ot­to Mo­ra­les Be­ní­tez, el pa­dre Ger­mán Guz­mán Cam­pos y dos ge­ne­ra­les. La Co­mi­sión via­jó por las zo­nas de ma­yor con­flic­ti­vi­dad, en­tre­vis­tó a los ban­do­le­ros y sen­tó las ba­ses de diá­lo­gos re­gio­na­les que lo­gra­ron re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes. Esa “paz crio­lla” con­sis­tía en “so­lu­cio­nes ca­se­ras e im­pro­vi­sa­das, adap­ta­das a las cir­cuns­tan­cias lo­ca­les” y aje­nas a ex­pe­rien­cias de otras la­ti­tu­des.

Pa­ra 1958,el Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Co­lom­biano (sic) re­por­ta­ba el si­len­cio de los fu­si­les mien­tras cen­te­na­res de des­pla­za­dos re­gre­sa­ban a sus ho­ga­res. En­tre ellos, un ta­ci­turno jo­ven cal­den­se, Pe­dro An­to­nio Ma­rín, un li­be­ral con­ver­ti­do en “su­cio” (co­mu­nis­ta), que sus­cri­bió con va­rios ca­ma­ra­das un ma­ni­fies­to se­gún el cual “no es­ta­mos in­tere­sa­dos en lu­chas ar­ma­das y es­ta­mos dis­pues­tos a co­la­bo­rar (…) con la em­pre­sa de pa­ci­fi­ca­ción que se ha dis­pues­to ade­lan­tar el go­bierno del doc­tor Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go”.

Karl re­co­ge los con­cep­tos de país na­cio­nal y país po­lí­ti­co, enun­cia­dos por Gai­tán pa­ra sub­ra­yar la bre­cha en­tre la po­bla­ción y sus di­ri­gen­tes, y aña­de uno nue­vo: el país le­tra­do.

En efec­to, ya des­de Ro­jas los co­lom­bia­nos co­men­za­ron a pre­gun­tar­se por su reali­dad y el go­bierno in­vi­tó al do­mi­ni­co fran­cés Louis-jo­seph Le­bret, fa­mo­so in­ves­ti­ga­dor so­cial. Su diag­nós­ti­co atri­buía el sub­de­sa­rro­llo, en­tre otras cau­sas, al “egoís­mo her­mé­ti­co” de la cla­se do­mi­nan­te, por lo que el go­bierno lo ar­chi­vó. Sin em­bar­go, se con­vir­tió en un an­te­ce­den­te del sur­gi­mien­to de la so­cio­lo­gía en Co­lom­bia, de la mano de su vir­tual fun­da­dor en el país, Or­lan­do Fals Bor­da. Es­te, jun­to con Guz­mán Cam­pos y el abo­ga­do Eduar­do Uma­ña Lu­na, re­co­gió los ar­chi­vos de la Co­mi­sión, los com­ple­men­tó y pu­bli­có, en 1962, el li­bro La­vio­len­cia en Co­lom­bia, que cau­só un re­vue­lo enor­me. Has­ta en­ton­ces na­die ha­bía des­cri­to en for­ma tan des­car­na­da las atro­ci­da­des, ni ana­li­za­do sus múl­ti­ples gé­ne­sis, ni, so­bre to­do, ha­bía atri­bui­do sus cau­sas. Al en­trar en con­flic­to con la na­rra­ti­va de los con­ser­va­do­res, es­tos, so­cios cla­ve del Fren­te Na­cio­nal, agu­di­za­ron su es­cep­ti­cis­mo be­li­ge­ran­te. A va­rios sec­to­res les pa­re­cían es­can­da­lo­sas las fa­ci­li­da­des que el go­bierno ofre­cía a los ex­je­fes del ban­do­le­ris­mo en su pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción, y la “paz crio­lla” co­men­zó a mar­chi­tar­se.

La al­ter­na­ción pac­ta­da en el Fren­te Na­cio­nal lle­vó al po­der al con­ser­va­dor Gui­ller­mo León­va­len­cia, un pre­si­den­te evi­den­te­men­te li­mi­ta­do que re­pre­sen­ta­ba la an­tí­te­sis de Lle­ras, y la paz crio­lla se con­vir­tió en la paz ol­vi­da­da. El mi­to de las re­pú­bli­cas co­mu­nis­tas in­de­pen­dien­tes, im­pul­sa­do por Ál­va­ro Gó­mez Hur­ta­do, jus­ti­fi­có las ac­cio­nes mi­li­ta­res. Y el res­to es his­to­ria.

La paz ol­vi­da­da Ro­bert A. Karl Li­bre­ría Ler­nerSa­la Co­lom­bia425 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.