Dia­rios

John Chee­ver Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se 492 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS - JUAN DE FRONO

“El na­da­dor” es uno de los cuen­tos más ex­tra­ños y be­llos de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. En él, Chee­ver cuen­ta el via­je que Neddy Me­rrill de­ci­de em­pren­der a tra­vés de las pis­ci­nas de sus ami­gos pa­ra re­gre­sar a su ca­sa. No exis­te me­jor ar­gu­men­to pa­ra des­cri­bir la lec­tu­ra de los dia­rios de es­te es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res cuen­tis­tas de la se­gun­da mi­tad del si­glo xx. Se­lec­cio­na­dos a par­tir de 29 cua­der­nos y pu­bli­ca­dos por pri­me­ra vez en 1991, en es­tos frag­men­tos –que Chee­ver es­cri­bió sin pau­sa des­de sus trein­ta años– fue crí­ti­co, sin­ce­ro y vis­ce­ral con él mis­mo, su es­po­sa, sus hi­jos, sus ami­gos y los otros, co­mo po­quí­si­mos es­cri­to­res, por lo que el lec­tor asis­te a una zam­bu­lli­da sin con­ce­sio­nes, du­ra y be­lla.a par­tir de los Dia­rios se su­po con más detalle so­bre su bi­se­xua­li­dad y su al­coho­lis­mo. Se lee:“la be­bi­da me ayu­da mu­cho. Me pa­re­ce que es lo úni­co que me per­mi­te man­te­ner la cal­ma”.tam­bién:“pien­so en el vien­to y la llu­via, y en­tre mis bra­zos un amor com­pla­cien­te, sus pe­zo­nes apre­ta­dos con­tra mi pe­cho, su mano don­de de­be es­tar (...). El ama­ne­cer se ex­tien­de so­bre las au­to­pis­tas del oes­te y yo dor­mi­ré, dor­mi­ré.ven­ce­ré a la muer­te, la ira y el mie­do”. Con­tra la muer­te, la ira y el mie­do es­cri­bió Chee­ver es­tas pá­gi­nas. O me­jor se­ría de­cir con la muer­te, la ira y el mie­do. Por es­to no se equi­vo­ca Ro­dri­go Fre­sán,en el pró­lo­go de es­ta edi­ción en es­pa­ñol,al de­cir que la re­co­pi­la­ción es­tá a la al­tu­ra de los me­jo­res dia­rios de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal: Kaf­ka, Pes­soa, Pa­ve­se y com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.