De­co­re cual­quier es­tan­cia con es­pe­jos

Area Caribe - - ACTUALIDAD - Por An­gé­li­ca Cano

Sin im­por­tar el mo­de­lo, for­ma o ta­ma­ño, so­lo el gus­to de ca­da per­so­na y la co­rrec­ta ubi­ca­ción, es­te ele­men­to de­co­ra­ti­vo pue­de crear una sen­sa­ción de am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad en un es­pa­cio.

Sin caer en la exa­ge­ra­ción o en la sim­ple­za, los es­pe­jos en una co­rrec­ta ubi­ca­ción pue­den trans­for­mar ca­da es­tan­cia del ho­gar, crean­do sen­sa­cio­nes de am­pli­tud, pro­fun­di­dad y lu­mi­no­si­dad.

Co­mo el már­mol, los es­pe­jos se im­po­nen en un am­bien­te, apor­tan­do un plus de­co­ra­ti­vo.

Hoy día es­tas pie­zas no so­lo se em­plean para la de­co­ra­ción de las pa­re­des de un ho­gar.

Mart­ha Ba­rre­to, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, ase­gu­ra que es­tos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos tam­bién son ten­den­cia en mo­bi­lia­rios, cie­lo­rra­sos o en fi­gu­ras co­mo co­fres y can­de­la­bros.

“En cual­quier lu­gar de la ca­sa o ne­go­cio se acep­ta un es­pe­jo”, di­ce.

La ex­per­ta en re­mo­de­la­ción de vi­vien­das y es­pa­cios co­mer­cia­les pre­ci­sa que, así co­mo un es­pe­jo pue­de ubi­car­se en la puer­ta de un clo­set, tam­bién pue­de ir en la pa­red de un re­ci­bi­dor, de un co­me­dor o re­cu­brir la puer­ta del cuar­to de es­tu­dio.

“Un es­pe­jo pue­de abar­car ca­si to­da una pa­red, uti­li­zar­se en mue­bles, co­mo las rin­co­ne­ras ela­bo­ra­das en ma­de­ra y re­cu­bier­tas con es­pe­jos; me­si­tas au­xi­lia­res en bron­ce y cu­bier­tas en es­pe­jos; y co­lum­nas con es­pe­jo vo­lu­mé­tri­co, en­tre otras”, re­cal­ca la es­pe­cia­lis­ta en crea­ción de es­pa­cios.

Se­gún Ba­rre­to, en un mis­mo es­pa­cio se pue­den ins­ta­lar va­rios

es­pe­jos. No obs­tan­te, es­pe­ci­fi­ca que “hay que sa­ber ubi­car­los”, para no sa­tu­rar una es­tan­cia.

Rei­te­ra que el uso de es­tos ac­ce­so­rios ge­ne­ra una sen­sa­ción de am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad, brin­dan­do mu­cha ele­gan­cia, sen­sa­ción de lu­jo y gla­mur al es­pa­cio don­de se co­lo­quen.

So­bre las ten­den­cias, la tam­bién ver­sa­da en el ma­ne­jo y ade­cua­ción de es­pa­cios para el desa­rro­llo in­fan­til ex­pli­ca que, dentro de los es­ti­los más no­ve­do­sos, se im­po­nen los es­pe­jos en co­lo­res (ro­sa­dos, bron­ce o ver­de) y con di­fe­ren­tes aca­ba­dos, co­mo en­ve­je­ci­dos, des­gas­ta­dos, con vo­lu­men y bi­se­la­dos.

Mart­ha Ba­rre­to agre­ga que “a la ho­ra de re­mo­de­lar, hay que com­prar lo que se va a usar a fu­tu­ro, para que nos acom­pa­ñe a lar­go pla­zo”.

FENG SHUI

Li­lia­na Be­ce­rra Ro, ar­qui­tec­ta ex­per­ta en Feng Shui, ex­pli­ca que aun­que exis­ten mu­chos pa­ra­dig­mas, en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos, los es­pe­jos sir­ven para am­pliar es­pa­cios, mul­ti­pli­car la abun­dan­cia y con­tro­lar rin­co­nes au­sen­tes de una ca­sa.

“Cuan­do se tie­nen es­pa­cios muy pe­que­ños y se le quie­re dar una di­men­sión muy di­fe­ren­te se po­nen es­pe­jos”, di­ce.

So­bre la ubi­ca­ción co­rrec­ta de es­tos ele­men­tos, la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, en tér­mi­nos de feng shui, su­gie­re co­lo­car­los en cual­quier mu­ro di­vi­so­rio de la ca­sa que se pre­sen­te co­mo un obs­tácu­lo.

“La ubi­ca­ción de una puer­ta en fren­te de un mu­ro sig­ni­fi­ca la pre­sen­cia de ba­rre­ras en la vi­da, por lo que es im­por­tan­te uti­li­zar los es­pe­jos jus­to al fren­te de la puer­ta, para con­tro­lar es­te ti­po de blo­queos”, agre­ga.

Adi­cio­nal­men­te Be­ce­rra pro­po­ne ubi­car un ele­men­to en­tre la puer­ta y el es­pe­jo, co­mo una lám­pa­ra, para que se con­tro­le el re­bo­te de la ener­gía que pe­ga con­tra es­te.

LA ENER­GÍA Y EL DI­SE­ÑO IN­TE­RIOR

La tam­bién con­sul­to­ra en pro­ce­sos de di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y aca­ba­dos re­cal­ca en la im­por­tan­cia de sa­ber ubi­car­los bien para que, al mo­men­to del re­fle­jo, no cor­ten ni los pies ni la ca­be­za.

“Ener­gé­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca que no pue­des ca­mi­nar o avan­zar co­mo de­be ser o es­tar de­ca­pi­ta­da, que te im­pi­da sa­ber para dón­de vas”, aña­de.

Des­de el pun­to de vis­ta de la ener­gía y el di­se­ño in­te­rior tam­bién re­co­mien­da que los es­pe­jos se co­lo­quen en el co­me­dor co­mo si­nó­ni­mo de abun­dan­cia, por­que su re­fle­jo mul­ti­pli­ca la co­mi­da re­pre­sen­ta­da so­bre la me­sa.

La ar­qui­tec­ta Li­lia­na Be­ce­rra ase­gu­ra que en un cuar­to pe­que­ño no de­be ha­ber es­pe­jos por­que, des­de lo ener­gé­ti­co, “no de­be re­fle­jar­se el cuer­po mien­tras duer­mes”.

Es­pe­ci­fi­ca que “se­gún la teo­ría, a la ho­ra del des­can­so, la ener­gía no es­tá en equi­li­brio”.

Sin em­bar­go, re­sal­ta que si el cuar­to es gran­de y no re­fle­ja el cuer­po al es­tar acos­ta­do, no hay pro­ble­ma.

DI­SE­ÑO, AR­TE Y TRADICIÓN

Des­de el pun­to de vis­ta del di­se­ño de es­pa­cios y la am­bien­ta­ción de los mis­mos, la ar­qui­tec­ta di­se­ña­do­ra Oriet­ta Po­li­fro­ni Pe­ña­te pre­ci­sa que se ha­ce ne­ce­sa­rio in­cluir el es­pe­jo co­mo un ele­men­to de di­se­ño, ar­te y tradición.

“In­cluir en las pro­pues­tas de di­se­ño el uso de los es­pe­jos fa­vo­re­ce la ar­mo­ni­za­ción del es­ti­lo de am­bien­ta­ción del ho­gar”, ex­pli­ca.

Dentro de los es­pa­cios del ho­gar en don­de más se sue­le uti­li­zar el es­pe­jo, Po­li­fro­ni men­cio­na el re­ci­bo.

“Co­mo es­pa­cio para re­cep­ción del ha­bi­tan­te y vi­si­tan­te, al in­gre­sar o al sa­lir de una vi­vien­da, el es­pe­jo pue­de re­fle­jar tu es­ta­do de áni­mo, apa­rien­cia ex­ter­na y, en oca­sio­nes, ge­ne­rar una sen­sa­ción de li­be­ra­ción de las ma­las ener­gías para que no en­tren a tu ho­gar”, con­si­de­ra.

En las zo­nas ín­ti­mas, que co­mien­zan nor­mal­men­te con un co­rre­dor, la ar­qui­tec­ta interiorista su­po­ne que de­be ins­ta­lar­se un es­pe­jo al fi­nal del mis­mo para ayu­dar a sen­tir más lar­go el es­pa­cio y que la luz flu­ya me­jor al in­te­rior.

En las al­co­bas y ba­ños, re­sal­ta la ne­ce­si­dad de co­lo­car es­pe­jos, más por el la­do del aseo dia­rio y el arre­glo per­so­nal, que por su fun­ción de­co­ra­ti­va,

Des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co, el es­pe­jo es más que una he­rra­mien­ta del di­se­ña­dor de es­pa­cios.

Con­clu­ye que “su in­fluen­cia en una ca­sa o apar­ta­men­to se­rá re­le­van­te, ya que ha­ce par­te del as­pec­to es­té­ti­co y va­ni­do­so del ser hu­mano y tam­bién del as­pec­to fun­cio­nal que acom­pa­ña a las ne­ce­si­da­des del usua­rio o vi­si­tan­te”.

Un es­pe­jo en el co­me­dor ha­rá que la luz na­tu­ral se re­fle­je por to­dos los rin­co­nes.

Cual­quier es­tan­cia pue­de ser de­co­ra­da con es­pe­jos.

La ubi­ca­ción de los es­pe­jos es un ele­men­to fun­da­men­tal en la de­co­ra­ción del ho­gar.

Hay que dar­le la ver­da­de­ra di­men­sión y la reali­dad exac­ta al ma­ne­jo de los es­pe­jos”.

Li­lia­na Be­ce­rra

AR­QUI­TEC­TA EX­PER­TA EN FENG SHUI

Es­te es un ele­men­to ca­si ar­tís­ti­co que es­ti­li­za los es­pa­cios del ho­gar”.

Oriet­ta Po­li­fro­ni Pe­ña­te AR­QUI­TEC­TA INTERIORISTA

Los es­pe­jos am­plían es­pa­cios, dan luz y crean efec­tos en los am­bien­tes”.

Mart­ha Ba­rre­to DI­SE­ÑA­DO­RA DE IN­TE­RIO­RES

La co­rrec­ta ubi­ca­ción del es­pe­jo en una ha­bi­ta­ción pe­que­ña pue­de du­pli­car vi­sual­men­te su es­pa­cio.

La al­tu­ra ade­cua­da del es­pe­jo no dis­tor­sio­na­rá el efec­to que desee cau­sar en el am­bien­te.

Los es­pe­jos de­ben es­tar pre­sen­tes en pa­si­llos y el hall de las vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.