Más desa­rro­llo ur­bano con las cons­truc­cio­nes de uso mix­to

Area Caribe - - TENDENCIA - Por An­gé­li­ca Cano

En­con­trar to­do lo que ne­ce­si­ta en un so­lo lu­gar, ade­más de me­jo­rar la mo­vi­li­dad en un sec­tor, evi­tar lar­gos des­pla­za­mien­tos y brin­dar ma­yor se­gu­ri­dad, ge­ne­ra ca­li­dad de vi­da.

Los pro­ble­mas de mo­vi­li­dad, de des­pla­za­mien­to y la ten­den­cia de edi­fi­ca­cio­nes en al­tu­ra han im­pul­sa­do el desa­rro­llo de cons­truc­cio­nes de uso mix­to.

Hoy día, en busca de ma­yor ren­ta­bi­li­dad en un pro­yec­to y de pro­gre­so co­mo en las gran­des me­tró­po­lis, tan­to cons­truc­to­ras co­mo in­ver­sio­nis­tas pre­fie­ren las cons­truc­cio­nes en al­tu­ra e in­cluir ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios co­mo va­lor agre­ga­do.

Se­gún Al­ber­to Gó­mez Zá­ra­te, ar­qui­tec­to y constructor, es­te con­cep­to es la res­pues­ta a la de­man­da de mu­chas per­so­nas de ubi­car y cen­tra­li­zar va­rios ser­vi­cios en un so­lo lu­gar y evi­tar lar­gos des­pla­za­mien­tos.

“Dentro de los li­nea­mien­tos del nue­vo POT de Ba­rran­qui­lla se tra­tó de ha­cer más di­ná­mi­ca la ciu­dad, en­fo­ca­da en lo so­cial y am­bien­tal, tam­bién con­tem­pla áreas de ce­sión (de uso pú­bli­co), que ha­cen más atrac­ti­vo un pro­yec­to y cu­bre las ne­ce­si­da­des de los usua­rios”, ex­pli­ca el ex­per­to en obras ci­vi­les. Gó­mez agre­ga que las áreas de ce­sión in­clu­yen vías, par­ques, igle­sias, zo­nas ver­des, pis­ci­nas, sa­lo­nes múl­ti­ples y co­le­gios, en­tre otros ser­vi­cios ne­xos a los con­jun­tos.

ESTRATOS ME­DIOS

El tam­bién re­pre­sen­tan­te le­gal de la fir­ma Ar­qui­comp pre­ci­sa que, en cues­tión de gus­tos, la ten­den­cia de com­pra se in­cli­na más a los estratos me­dios (3 y 4) que a los al­tos, por la op­ción que per­mi­te de re­ci­bir sub­si­dios del Go­bierno Na­cio­nal y evi­tar el pa­go de al­tos cos­tos en los im­pues­tos.

“Aun­que en el mer­ca­do se pue­den en­con­trar fá­cil­men­te apar­ta­men­to de 110 m2 en es­tra­to 5, la ten­den­cia es la cons­truc­ción de apar­ta­men­tos en­tre 60 y 70 m2, de 3 ha­bi­ta­cio­nes, en estratos 3 y 4”, de­ta­lla.

El es­pe­cia­lis­ta en con- sul­to­ría, cons­truc­ción e in­ter­ven­to­ría afir­ma que, de­pen­de del área y el es­tra­to del apar­ta­men­to, el mer­ca­do apun­ta en pro­me­dio en­tre $2.500.000 y $2.800.000 has­ta $3.000.000 el pre­cio del me­tro cua­dra­do.

LA TEC­NO­LO­GÍA, UNA GRAN ALIADA

Cons­truir vi­vien­das con la tec­no­lo­gía co­mo ele­men­to fun­da­men­tal, hoy

Al­ber­to Gó­mez CONSTRUCTOR

Es una ten­den­cia que se da y la gen­te apun­ta a es­tos pro­yec­tos tra­tan­do de dis­mi­nuir gas­tos”. Au­re­lio Vi­lla­lo­bos AR­QUI­TEC­TO

La gen­te tie­ne to­do ti­po de be­ne­fi­cios dentro de su co­pro­pie­dad y evi­ta des­pla­zar­se a otros lu­ga­res”.

día se cons­ti­tu­ye en un fac­tor im­por­tan­te en la de­ci­sión de com­pra.

Las nue­vas fa­mi­lias bus­can que es­ta no­ve­do­sa in­clu­sión sea una aliada en las nue­vas vi­vien­das, in­flu­yen­do en un gran por­cen­ta­je en que sus miem­bros sean ni­ños y jó­ve­nes –adep­tos a la tec­no­lo­gía–.

Her­nán Ale­jan­dro Cas­tro, ge­ren­te ge­ne­ral de Tech­noim­port, des­ta­ca que en es­te ti­po de edi­fi­ca­cio­nes, ade­más de las áreas, ubi­ca­ción y tra­yec­to­ria de la cons­truc­to­ra, los com­pra­do­res bus­can que su vi­vien­da nue­va cuen­te con zo­nas co­mu­nes idea­les para to­dos (ni­ños, jó­ve­nes, adul­tos y an­cia­nos).

“Apar­te de las áreas al ai­re li­bre y zo­nas para el

bie­nes­tar y el de­por­te, hoy día se im­po­nen las mo­der­nas sa­las de ci­ne para con­jun­tos re­si­den­cia­les”, in­di­ca.

Con­si­de­ra que ca­da vez más pro­yec­tos de uso mix­to im­ple­men­tan las sa­las de ci­ne co­mo un ga­na-ga­na que trae be­ne­fi­cios tan­to para clien­tes co­mo para cons­truc­to­res.

“Un ci­ne­ma en el in­te­rior del con­jun­to de vi­vien­da ge­ne­ra ma­yor in­ter­ac­ción en­tre los re­si­den­tes. Es­tos pue­den con­tar con un es­pa­cio al­ter­na­ti­vo que ge­ne­ra es­ta­tus y nue­vas op­cio­nes de so­cia­li­za­ción”, fi­na­li­za Cas­tro.

VI­VIEN­DA Y SER­VI­CIOS COM­PLE­MEN­TA­RIOS

El ar­qui­tec­to Au­re­lio Vi­lla­lo­bos Cas­tro con­si­de­ra que los pro­yec­tos mix­tos en­cie­rran los ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios que in­te­gran un ur­ba­nis­mo y un con­jun­to re­si­den­cial es­pe­cí­fi­co.

“Tie­ne que ver con vi­vien­da, es­par­ci­mien­to, tra­ba­jo, co­mer­cio y ne­pri­va­dos ce­si­da­des en un mis­mo pro­yec­to”, agre­ga.

El ex­per­to en pro­yec­tos cons­truc­ti­vos ase­gu­ra que, de acuer­do a las nor­mas y exi­gen­cias de ca­da mu­ni­ci­pio o dis­tri­to, se de­ben ge­ne­rar ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios que be­ne­fi­cien a los usua­rios.

“Cuan­do una ur­ba­ni­za­ción abar­ca más del 70% del área en vi­vien­da, el res­to tie­ne que ser para equi­pa­mien­to co­mu­nal, áreas ver­des y otros ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios (zo­nas de co­mer­cio, tea­trino, gim­na­sio y zo­nas re­crea­ti­vas, etc.), de acuer­do a lo que exi­ge la nor­ma, co­mo be­ne­fi­cio para los ha­bi­tan­tes y para la ciu­dad”, com­ple­men­ta Vi­lla­lo­bos.

“La ten­den­cia es que las per­so­nas tra­ba­jen y pue­dan dis­fru­tar de di­ver­sos ser­vi­cios cer­ca de su vi­vien­da, por­que mo­ver­se de un la­do a otro les re­sul­ta más di­fí­cil”, con­clu­ye el ar­qui­tec­to y di­rec­tor de pro­yec­tos de di­se­ño.

Pro­yec­tos mix­tos co­mo El Te­so­ro, en So­le­dad, fo­men­tan la crea­ción y pre­ser­va­ción de es­pa­cios abier­tos.

Pro­yec­to­res, ilu­mi­na­ción ate­nua­ble, so­ni­do en­vol­ven­te y có­mo­das si­llas son un plus para la ven­ta fi­nal de es­te ti­po de pro­yec­tos de uso mix­to.

Las co­mo­di­da­des y ser­vi­cios de Hy­brid per­mi­ten a sus usua­rios vi­vir el con­fort de un club so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.