Pla­cas de ye­so-fi­bra, más re­sis­ten­tes a la in­tem­pe­rie

Area Caribe - - TENDENCIA - Por An­gé­li­ca Cano

La cons­truc­ción en se­co o li­via­na, co­mo se co­no­ce en La­ti­noa­mé­ri­ca o sis­te­ma Dry­wall en Europa y Nor­tea­mé­ri­ca, ca­da día avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos.

El uso de no­ve­do­sos ma­te­ria­les co­mo el fi­bro­ce­men­to y ye­so, so­por­ta­dos so­bre es­truc­tu­ras me­tá­li­cas, ha­cen que ca­da vez su ver­sa­ti­li­dad sea su­pe­rior al pro­ce­so usual de cons­truc­ción.

Aun­que el fi­bro­ce­men­to se con­si­de­ra uno de los ma­te­ria­les más usa­dos en Europa para re­ves­ti­mien­to de fa­cha­da, sus ca­rac­te­rís­ti­cas y ven­ta­jas co­mo ma­te­rial cons­truc­ti­vo fa­ci­li­tan su uso en to­do el mun­do por los me­jo­res y más re­co­no­ci­dos ar­qui­tec­tos.

Sin em­bar­go, con el tiem­po, en paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo Es­ta­dos Uni­dos, es­te ma­te­rial ha si­do re­em­pla­za­do por las pla­cas de ye­so

Es­te no­ve­do­so ma­te­rial es más li­viano y ver­sá­til; tie­ne más del 50% de re­sis­ten­cia a la hu­me­dad, ma­ni­pu­leo e ins­ta­la­ción, que otros pa­ne­les para ex­te­rio­res y no pre­sen­ta fi­su­ras por cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra.

re­ves­ti­das en fi­bra de vi­drio, por sus me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas.

Luis To­bón Aran­go, ge­ren­te de Gallery To­bón, con­fir­ma que, ha­ce tres años, Co­lom­bia a tra­vés de su com­pa­ñía im­por­ta es­tas no­ve­do­sas pla­cas que tie­nen me­jo­res cua­li­da­des, des­ta­can­do la no pre­sen­cia de fi­su­ra­mien­tos con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra.

“El fi­bro­ce­men­to por más que sea re­sis­ten­te a la in­tem­pe­rie, con el ca­lor del día y el frío de la no­che tien­de a ex­pan­dir­se y ge­ne­ra unas fi­su­ras que se tras­la­dan ha­cia la fa­cha­da”, ex­pli­ca.

Co­mo pio­ne­ro en el sis­te­ma Dry­wall en Co­lom­bia ase­gu­ra que es­tas pla­cas de ye­so re­ves­ti­das en fi­bra de vi­drio pue­den ser uti­li­za­das en ex­te­rio­res, evi­tan­do to­das las des­ven­ta­jas del fi­bro­ce­men­to.

USOS DEL YE­SO FI­BRA

“De­pen­de del gro­sor de la pla­ca de fi­bro­ce­men­to, si es de 17 mm - 20 mm se pue­den ha­cer en­tre­pi­sos”, afir­ma. Agre­ga que con una pla­ca de 10 mm o 14 mm se pue­de ha­cer la ba­se para el te­cho.

To­bón es­pe­ci­fi­ca que las pla­cas de 10 mm sir­ven para fa­cha­das y mu­ros in­te­rio­res.

No obs­tan­te, re­cal­ta que las de 6 mm y 8 mm, por lo ge­ne­ral, son uti­li­za­das para cie­lo ra­sos en in­te­rior y para ba­ños.

El ex­per­to en sis­te­ma li­viano ase­ve­ra que al­gu­nas per­so­nas, por re­du­cir gas­tos en un pro­yec­to, tien­den a uti­li­zar pla­cas con me­no­res es­pe­so­res –de 6 u 8 mm– para cons­truir mu­ros di­vi­so­rios, don­de la es­pe­ci­fi­ca­ción di­ce que de­be ser mí­ni­mo de 10 mm.

“Por aba­ra­tar cos­tos

Luis To­bón Aran­go GE­REN­TE DE GALLERY TO­BÓN El buen uso del sis­te­ma ga­ran­ti­za que se cum­pla la nor­ma sis­mo­rre­sis­ten­te y to­le­re el fue­go por dos ho­ras”. Al­fre­do Gó­mez Vi­lla­nue­va PDTE DE SCA ATLÁNTICO Nues­tra cul­tu­ra to­da­vía cree que el con­cre­to, el ce­men­to y el la­dri­llo son ma­te­ria­les de ma­yor se­gu­ri­dad”.

te­ne­mos un mal uso del sis­te­ma, ge­ne­ran­do unos pro­ble­mas de post­ven­ta en el clien­te”, re­cal­ca.

En cuan­to a la co­mer­cia­li­za­ción de las pla­cas de ye­so-fi­bra ex­pli­ca que las más ven­di­das son las de 1/2" (12,7 mm) y 1" (2,54 mm) de es­pe­sor.

A di­fe­ren­cia del fi­bro­ce­men­to, es­te úl­ti­mo sis­te­ma per­mi­te ad­qui­rir, del mis­mo fa­bri­can­te, to­dos los pro­duc­tos (des­de la tor­ni­lle­ría, has­ta los aca­ba­dos) que se re­quie­ren para ga­ran­ti­zar la eje­cu­ción de cual­quier es­truc­tu­ra.

Se­gún Luis To­bón es­te sis­te­ma cons­truc­ti­vo se es­tá for­ta­le­cien­do ca­da vez más, no so­lo para la cons­truc­ción de vi­vien­da, tam­bién para cen­tros co­mer­cia­les, ofi­ci­nas, lo­ca­les co­mer­cia­les, ho­te­les y otro ti­po de es­truc­tu­ras co­mo es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos y de sa­lud.

VEN­TA­JAS

Dentro de las ven­ta­jas del pro­duc­to, To­bón re­sal­ta que la ins­ta­la­ción ade­cua­da del sis­te­ma, por su cer­ti­fi­ca­ción UL, pue­de ga­ran­ti­zar dos ho­ras de re­sis­ten­cia al fue­go.

“Con el buen uso del sis­te­ma tam­bién se pue­de ga­ran­ti­zar que cum­pla con la nor­ma sis­mo­rre­sis­ten­te”, sos­tie­ne.

Ade­más de ser un sis­te­ma sos­te­ni­ble y eco­ló­gi­co, es re­sis­ten­te, tie­ne ex­ce­len­tes ni­ve­les de ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co, y pue­de com­bi­nar­se con otros ma­te­ria­les del sis­te­ma con­ven­cio­nal.

En­tre otros de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios en la cons­truc­ción, de las pla­cas de ye­so re­ves­ti­das en fi­bra de vi­drio, es­tán el aho­rro en el cos­to de los ma­te­ria­les, su pe­so li­viano, que pro­du­ce po­cos des­per­di­cios y es­com­bros, que no ge­ne­ra ma­yor su­cie­dad, y que es fá­cil de trans­por­tar, ma­ni­pu­lar e ins­ta­lar.

“Para ha­cer una fa­cha­da de ye­so fi­bra, con pla­cas que pe­san 29 kg, no se re­quie­re de ma­yo­res gas­tos en la es­truc­tu­ra co­mo lo re­quie­re una fa­cha­da ela­bo­ra­da con fi­bro­ce­men­to, que pe­san 52 kg, 23 kg más por pla­ca”, de­ta­lla el em­pre­sa­rio.

CAM­BIO DE CUL­TU­RA

Al­fre­do Gó­mez Vi­lla­mue­va, pre­si­den­te de la So­cie­dad Co­lom­bia­na de Ar­qui­tec­tos, re­gio­nal Atlántico –SCA–, afir­ma que a pe­sar de to­da la evo­lu­ción que ha te­ni­do la cons­truc­ción en cuan­to a ma­te­ria­les, el país es­tá atra­sa­do.

“Nues­tro mer­ca­do no ha que­ri­do sa­lir del sis­te­ma cons­truc­ti­vo tra­di­cio­nal, con tal de ven­der el pro­duc­to”, con­si­de­ra.

Se­gún el ar­qui­tec­to, el uso de es­tas nue­vas al­ter­na­ti­vas de cons­truc­ción en los gran­des paí­ses desa­rro­lla­dos les per­mi­ten ser más sus­ten­ta­bles.

Sin em­bar­go, Gó­mez agre­ga que po­co a po­co se ha ido avan­zan­do y ca­da día va au­men­tan­do la cons­truc­ción de pro­yec­tos de in­te­rés en Co­lom­bia, con es­tos pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos, por­que per­mi­ten una cons­truc­ción más rá­pi­da, con me­nos des­per­di­cios y más eco­nó­mi­ca.

“El con­fort, du­ra­bi­li­dad, ba­jo cos­to, fle­xi­bi­li­dad en el di­se­ño y bue­na ca­li­dad, son al­gu­nos de los be­ne­fi­cios que ofre­ce es­te no­ve­do­so pro­duc­to”, pre­ci­sa.

So­bre la cons­truc­ción de vi­vien­das en es­te ma­te­rial, el ti­tu­lar del gre­mio de ar­qui­tec­tos en el Atlántico des­ta­ca que “nues­tra cul­tu­ra no nos per­mi­te ha­cer es­te ti­po de obras, por­que con­si­de­ra que no son se­gu­ras”.

No obs­tan­te, aña­de que el mer­ca­do de los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les in­flu­ye mu­cho en es­te ti­po de cul­tu­ra, por el te­mor que tie­nen de des­apa­re­cer y la con­vic­ción de los usua­rios de creer que to­da­vía el con­cre­to, el ce­men­to y el la­dri­llo, son ma­te­ria­les más se­gu­ros.

Los pa­ne­les de ye­so-fi­bra son la fór­mu­la ideal con desem­pe­ño su­pe­rior en con­di­cio­nes ex­tre­mas.

Por su ex­ce­len­te desem­pe­ño del re­ves­ti­mien­to, se es­pe­ci­fi­ca para fa­cha­das, cie­lo­rra­sos y pla­fo­nes en una am­plia ga­ma de apli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.