El col­chón, un ami­go ideal para des­can­sar

Area Caribe - - AMBIENTE - Por An­gé­li­ca Cano

Los ex­per­tos re­co­mien­dan cam­biar­lo des­pués de 4 y má­xi­mo 7 años de uso para que de un buen so­por­te a la anato­mía del cuer­po, brin­de co­mo­di­dad y ga­ran­ti­ce el sue­ño. an­ge­li­ca.cano@el­he­ral­do.co

Dor­mir bien es tan im­por­tan­te para la sa­lud fí­si­ca co­mo para el or­ga­nis­mo, por lo que un buen col­chón se cons­ti­tu­ye en el com­pa­ñe­ro ideal para lo­grar­lo.

Así lo con­si­de­ra Santiago Ro­jas Po­sa­da, mé­di­co bio­ner­gé­ti­co y ho­lís­ti­co, al ca­li­fi­car el sue­ño co­mo “la es­tra­te­gia de la vi­da para re­cu­pe­rar­nos del día y pre­pa­rar­nos para el día si­guien­te”.

El es­pe­cia­lis­ta en cui­da­dos pa­lia­ti­vos ase­gu­ra que el uso de un buen col­chón pue­de ga­ran­ti­zar el dor­mir bien.

“Un mal col­chón pue­de afec­tar la sa­lud, ge­ne­ran­do aler­gias o au­men­ta los pro­ble­mas os­teo­mus­cu­la­res co­mo es­pas­mos, le­sio­nes y mo­les­tias muy im­por­tan­tes”, de­ta­lla.

El tam­bién ex­per­to en te­ra­pias al­ter­na­ti­vas y com­ple­men­ta­rias re­co­mien­da cam­biar el col­chón ca­da 7 años, “ha­bién­do­lo ro­ta­do de ma­ne­ra fre­cuen­te, en­tre los la­dos y las pun­tas, para que no ha­ya so­bre­car­ga de al­gu­nas zo­nas y ge­ne­re más pro­ble­mas”, es­pe­ci­fi­ca el ga­leno.

So­bre la po­si­ción co­rrec­ta para dor­mir, Ro­jas su­gie­re ha­cer­lo siem­pre de me­dio la­do, pre­fe­ri­ble­men­te del la­do iz­quier­do, con una al­moha­da que cu­bra com­ple­ta­men­te la dis­tan­cia que hay en­tre el hom­bro y el cue­llo.

Y adi­cio­nal­men­te re­co­mien­da uti­li­zar una al­moha­da pe­que­ña en­tre las pier­nas.

“Dor­mir de me­dio la­do dis­mi­nu­ye la can­ti­dad de ron­qui­dos y tras­tor­nos di­ges­ti­vos”, re­cal­ca el con­fe­ren­cis­ta en te­mas so­bre ca­li­dad de vi­da.

DOR­MIR BIEN = SA­LUD

Car­los Díaz, di­rec­tor de la ca­te­go­ría Dor­mi­to­rios de Mue­bles Ja­mar, con­si­de­ra que sa­lud y dor­mir bien van muy de la mano.

Para lo­grar un buen des­can­so, el di­rec­ti­vo des­ta­ca que es ne­ce­sa­rio que el col­chón se adap­te a las cur­vas del cuer­po, so­por­te la ma­yor par­te, cuen­te con cá­ma­ra de ai­re na­tu­ral y sea an­ti­alér­gi­co.

“Un col­chón de­be cum­plir el co­me­ti­do de brin­dar un buen so­por­te a la anato­mía del cuer­po, de­be brin­dar la co­mo­di­dad re­que­ri­da y man­te­ner sus ca­rac­te­rís­ti­cas por un tiem­po ra­zo­na­ble”, agre­ga.

Díaz re­co­mien­da que por las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la Re­gión Ca­ri­be sea cam­bia­do en­tre los 4 y 7 años má­xi­mo de uso.

Santiago Ro­jas MÉ­DI­CO Un buen col­chón ga­ran­ti­za que se pue­da dor­mir bien y evi­ta que se afec­te la sa­lud de va­rias ma­ne­ras”.

CA­LI­DAD, SO­POR­TE Y CO­MO­DI­DAD

Ar­man­do Cay­ce­do, ge­ren­te de Ame­ri­ca­na de Col­cho­nes, des­ta­ca que el col­chón óp­ti­mo para des­can­sar no de­be ser ni muy du­ro ni muy blan­do.

“Una bue­na elec­ción es un col­chón de lá­tex o so­ya, ya que se adap­tan me­jor a los mo­vi­mien­tos del cuer­po sin per­der la fir­me­za, per­mi­ten la óp­ti­ma trans­pi­ra­ción, son hi­poa­ler­gé­ni­cos y no al­ma­ce­nan tan­to pol­vo o hu­me­dad”, de­ta­lla.

Ma­rio Ruiz, ge­ren­te de Ser­ta, con­si­de­ra que un col­chón có­mo­do y con buen so­por­te ayu­da a ob­te­ner una bue­na can­ti­dad de sue­ño de ca­li­dad, para que el cuer­po y la men­te pue­dan res­tau­rar­se y es­tar pre­pa­ra­dos para los desafíos fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les dia­rios.

“El rol del so­por­te es man­te­ner la ali­nea­ción apro­pia­da de la co­lum­na ver­te­bral para que los múscu­los se pue­dan re­la­jar y pue­dan ser res­tau­ra­dos”, agre­ga.

EL COM­PLE­MEN­TO

La ca­ma, co­mo com­ple­men­to del col­chón, tam­bién se cons­ti­tu­ye en un ele­men­to cla­ve para el buen dor­mir.

Se­gún Santiago Ro­jas, es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­fir­man que el so­mier per­mi­te me­jor ca­li­dad en el des­can­so y me­jor adap­ta­bi­li­dad.

“El col­chón, si es de una ca­li­dad com­pa­ra­ble con la del so­mier, se adap­ta me­jor al sue­ño y la pos­tu­ra y el des­can­so re­sul­ta mu­cho me­jor”, aña­de el mé­di­co.

Para Cay­ce­do, “un col­chón nue­vo so­bre un so­mier vie­jo se pue­de es­tro­pear an­tes”, por lo que re­co­mien­da cam­biar el equi­po com­ple­to.

Dor­mir bien for­ta­le­ce las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les y me­jo­ra al es­ta­do de áni­mo.

Las per­so­nas que no duer­men bien es­tán pro­pen­sas a su­frir en­fer­me­da­des que afec­tan el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar y te­ner que ser me­di­ca­das.

Aun­que la vi­da útil de un buen col­chón es de 20 años, ex­per­tos re­co­mien­dan re­no­var­lo ca­da 4 a 7 años má­xi­mo de uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.