Cre­ce ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio com­par­ti­do en red

En Ba­rran­qui­lla exis­te una aso­cia­ción de agen­tes in­de­pen­dien­tes y la Lon­ja tie­ne ins­cri­tas 20 in­mo­bi­lia­rias.

Area Caribe - - PORTADA - Por An­gé­li­ca Cano an­ge­li­ca.cano@el­he­ral­do.co

Hoy día, las re­des so­cia­les y los nue­vos sis­te­mas de in­for­ma­ción web, de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, se han con­ver­ti­do en he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra to­do agen­te in­mo­bi­lia­rio.

Con el fin de sa­tis­fa­cer a la ma­yo­ría de clien­tes, que re­cla­man más pro­fe­sio­na­lis­mo y me­jor ser­vi­cio, a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios, na­ce en Ba­rran­qui­lla la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Agen­tes In­mo­bi­lia­rios Pro­fe­sio­na­les –Anipro–.

Al­ber­to Fo­re­ro Fernández, pre­si­den­te de Anipro, ase­gu­ra que es­ta red com­par­ti­da, con­for­ma­da por 65 agen­tes in­de­pen­dien­tes, que ha­ce ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios en grupo, desa­rro­lla es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, brin­dan­do la de­bi­da ase­so­ría a ca­da clien­te.

Fo­re­ro con­fir­ma que, a tra­vés de es­ta nue­va pla­ta­for­ma, to­do clien­te po­drá ob­te­ner un ser­vi­cio con­fia­ble, sin ser víc­ti­ma de es­ta­fa, em­bar­go o cual­quier otro ti­po de pro­ble­ma ju­rí­di­co.

“La ho­ja de vi­da de ca­da uno de nues­tros agen­tes es in­ta­cha­ble, nin­guno tie­ne pro­ble­mas ju­rí­di­cos, ni in­ha­bi­li­da­des le­ga­les, pa­ra brin­dar­le con­fian­za y ga­ran­tía a nues­tros clien­tes, pa­ra que nos es­co­jan y po­da­mos com­prar, ven­der, arren­dar, ava­luar o ge­ne­rar al­gún ti­po de pro­yec­to, en cual­quie­ra de las mo­da­li­da­des”, ex­pli­ca.

MÁS CON­FIAN­ZA

Christian Cartagena Blan­co, agen­te in­mo­bi­lia­rio in­de­pen­dien­te, des­ta­ca que ha­cer par­te de una aso­cia­ción pro­por­cio­na cre­di­bi­li­dad y se­rie­dad, an­te los clien­tes. To­man­do co­mo ba­se la la­bor que desem­pe­ña Asoin­coi, la pri­me­ra Aso­cia­ción de Agen­tes In­mo­bi­lia­rios crea­da en el país, con se­de en Ca­li, con­si­de­ra que den­tro de los be­ne­fi­cios de es­ta mo­da­li­dad es­tá que to­das las ne­go­cia­cio­nes se ha­cen den­tro de las ins­ta­la­cio­nes.

“Esa es la idea, te­ner una se­de pro­pia que res­pal­de y ge­ne­re con­fian­za, an­te los clien­tes, con la la­bor de ca­da uno de los in­te­gran­tes”, agre­ga.

El tam­bién di­rec­tor co­mer­cial de Me­gaes­pa­cios Cons­truc­to­ra In­mo­bi­lia­ria, ex­pli­ca que to­dos los in­mue­bles y ser­vi­cios que se co­mer­cia­li­cen en una red, por un mis­mo pre­cio y des­ta­can­do igua­les con­di­cio­nes y ca­rac­te­rís­ti­cas, ten­drán ma­yor ro­ta­ción y ven­ta.

De igual for­ma, con­ta­rán con un ma­yor nú­me­ro de op­cio­nes y, por lo tan­to, ma­yor nú­me­ro de com­pra­do­res.

“El mo­vi­mien­to de un in­mue­ble es ma­yor, por­que to­dos los in­te­gran­tes de la Aso­cia­ción (65) com­par­ten lo que se quie­re ven­der, com­prar o arren­dar”, acla­ra.

ME­NOR TIEM­PO

Jan­na Mateus, ge­ren­te de Hou­se4u, con­fir­ma que mien­tras un agen­te in­mo­bi­lia­rio, que tra­ba­ja de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, pue­de tar­dar en­tre 4 a 6 me­ses ven­dien­do una pro­pie­dad; si lo­gra con éxi­to ha­cer el ne­go­cio; ha­cien­do par­te de una red com­par­ti­da ese tiem­po pue­de re­du­cir­se de uno a tres me­ses má­xi­mo.

Ade­más de un ser­vi­cio con­fia­ble, los clien­tes no se­rán víc­ti­mas de es­ta­fa o em­bar­gos”. Al­ber­to Fo­re­ro PRE­SI­DEN­TE DE ANIPRO

Tra­ba­jar en con­jun­to, en­tre agen­cias, le in­yec­ta un di­na­mis­mo al mer­ca­do y es más ren­ta­ble”. Fran­co Mar­tí­nez-Apa­ri­cio LON­JA DE BA­RRAN­QUI­LLA

Es­pe­ro que se ma­du­ren un po­co más, las ya cons­ti­tui­das, pa­ra más ade­lan­te vin­cu­lar­nos”. Karina Ma­tu­te GRTE CER­TAIN & PEZZANO

“Los que ha­ce­mos par­te de una red es­ta­mos en cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción lo que fa­ci­li­ta una ne­go­cia­ción”, re­cal­ca.

Co­mo miem­bro de Anipro, pre­ci­sa que a tra­vés de un chat de whats­sap y de una pá­gi­na web, los agen­tes in­mo­bi­lia­rios tie­nen la op­ción de su­bir, a un per­fil, fo­tos e in­for­ma­ción de las pro­pie­da­des cap­ta­das.

“Te­ne­mos una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca que le per­mi­te, a la per­so­na que bus­ca un in­mue­ble, ver ca­rac­te­rís­ti­cas y de­ta­lles de un in­mue­ble, sin ne­ce­si­dad de ir fí­si­ca­men­te a la ubi­ca­ción de la pro­pie­dad”, acla­ra Mateus.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO

Es­te nue­vo sis­te­ma tec­no­ló­gi­co be­ne­fi­cia a las familias que quie­ran ad­qui­rir una vi­vien­da a tra­vés de un agen­te in­mo­bi­lia­rio o una in­mo­bi­lia­ria, pa­ra evi­tar ser aten­di­dos por per­so­nas no lea­les.

Se­gún Or­lan­do An­gu­lo, tam­bién agen­te in­mo­bi­lia­rio y vi­ce­pre­si­den­te de Anipro, la idea es blin­dar a cual­quier clien­te pa­ra que no sea víc­ti­ma de es­ta­fa. “Am­pa­ra­mos a es­tas familias pa­ra que su pa­tri­mo­nio o bien más an­sia­do no ten­ga nin­gún ti­po de afec­ta­ción o pro­ble­ma, por eso va di­ri­gi­do a to­do el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio que quie­ra vin­cu­lar­se a tra­vés de una es­truc­tu­ra pro­fe­sio­nal ade­cua­da”.

MÁS OP­CIO­NES

Tan­to en ré­gi­men de al­qui­ler co­mo pa­ra la com­pra de una pro­pie­dad, una aso­cia­ción in­mo­bi­lia­ria ofre­ce una ofer­ta más am­plia en el mer­ca­do.

El com­pra­dor tie­ne la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre un ma­yor nú­me­ro de pro­pie­da­des que se ajus­tan a las ne­ce­si­da­des del clien­te.

“Una per­so­na que quie­re com­prar un in­mue­ble ten­drá dis­po­ni­ble una red

de agen­tes pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes, que tra­ba­jan en equi­po pa­ra pro­mo­cio­nar un mis­mo in­mue­ble”, aña­de An­gu­lo.

NE­GO­CIO EX­CLU­SI­VO

Aun­que Karina Ma­tu­te, ge­ren­te de Cer­tain y Pezzano Grupo In­mo­bi­lia­rio, no ha­ce par­te de nin­gu­na aso­cia­ción de in­mo­bi­lia­rios, con­si­de­ra que es­tas agre­mia­cio­nes en­ri­que­cen y di­na­mi­zan los sec­to­res de la eco­no­mía, den­tro de una re­gu­la­ción y un mar­co nor­ma­ti­vo bien de­fi­ni­do.

La eje­cu­ti­va ve con­ve­nien­te que el Go­bierno Na­cio­nal tra­ba­je de la mano de las nuevas aso­cia­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, y cree en­ti­da­des que re­gu­len y con­tro­len que la ac­ti­vi­dad se cum­pla de­bi­da­men­te.

Ma­tu­te afir­ma que no se ha atre­vi­do a ha­cer par­te de al­gu­na aso­cia­ción es­pe­ran­do que, las ya cons­ti­tui­das, se ma­du­ren un po­co más. “Que­re­mos ver el ejer­ci­cio en ellos y más ade­lan­te vin­cu­lar­nos, si es po­si­ble”, agre­ga.

Ex­pli­ca que el ne­go­cio de una pro­pie­dad, cap­ta­da en red com­par­ti­da, se da en ex­clu­si­vi­dad. “Hay que tra­ba­jar esa par­te de la ex­clu­si­vi­dad en la ven­ta y so­cia­li­zar­lo bien con los clien­tes pa­ra que co­noz­can las ven­ta­jas”, di­ce.

En su ex­pe­rien­cia, co­mo agen­te in­mo­bi­lia­ria, ase­gu­ra que es me­jor en­fo­car to­dos los es­fuer­zos en cier­tos ni­chos de ne­go­cio y de mer­ca­do, no to­mar to­do ni ven­der to­do sino que pre­fie­re tra­ba­jar es­pe­cí­fi­ca­men­te un ren­glón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.