GUI­LLER­MO DEL TO­RO

CA­MINO AL ÓS­CAR

Bocas - - SUMARIO - POR MARIO AMA­YA

ES UNO DE LOS MÁS GRAN­DES CI­NEAS­TAS LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NOS DE LA HIS­TO­RIA. HA ES­CRI­TO, DI­RI­GI­DO Y PRO­DU­CI­DO VA­RIAS PE­LÍ­CU­LAS FAN­TÁS­TI­CAS, IN­CLUI­DAS LAS LEGENDARIAS HELLBOY Y EL LA­BE­RIN­TO DEL FAUNO, QUE LE DIE­RON FA­MA MUN­DIAL. NA­CIÓ HA­CE 53 AÑOS EN GUA­DA­LA­JA­RA, MÉ­XI­CO. DES­DE PE­QUE­ÑO SE OB­SE­SIO­NÓ CON EL CI­NE DE TE­RROR Y DI­CE HA­BER ES­CU­CHA­DO FAN­TAS­MAS. VE, CO­MO MÍ­NI­MO, UN FIL­ME AL DÍA Y ES­TE AÑO SE VISLUMBRA CO­MO EL PRIN­CI­PAL CAN­DI­DA­TO PA­RA LLE­VAR­SE EL ÓS­CAR CO­MO ME­JOR DI­REC­TOR POR SU ÚL­TI­MO TRA­BA­JO, DEL AGUA, UNA OBRA MÁ­GI­CA QUE LO­GRÓ TRE­CE NO­MI­NA­CIO­NES. LA FOR­MA

Su nom­bre es to­da una ins­ti­tu­ción, tan­to en el ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano co­mo en Holly­wood. Su for­ma de ha­cer ci­ne –jun­to con la de sus com­pa­trio­tas Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu y Al­fon­so Cua­rón– ha de­ja­do una hue­lla in­de­le­ble en el ci­ne mun­dial. Sin em­bar­go, hay al­go que ha­ce di­fe­ren­te a Gui­ller­mo del To­ro: hi­zo ca­rre­ra con un gé­ne­ro par­ti­cu­lar, las pe­lí­cu­las de ci­ne y fan­ta­sía; un pro­yec­to que em­pe­zó en 1993 con Cro­nos y que, aún hoy, con­ti­núa ex­plo­ran­do.

“La os­cu­ri­dad pro­du­ce un mie­do uni­ver­sal que es­tá mar­ca­do en to­das las cul­tu­ras. La os­cu­ri­dad es un si­tio don­de pue­den en­gen­drar­se mu­chos sen­ti­mien­tos de te­rror”, di­ce Del To­ro. “En mi ado­les­cen­cia sen­tí la ne­ce­si­dad de en­fo­car mi ener­gía y crear his­to­rias cen­tra­das en te­mas os­cu­ros. Des­de mi ni­ñez me gus­ta­ban las pe­lí­cu­las de mie­do. Y me gus­ta­ban, pre­ci­sa­men­te, por­que era un ni­ño muy asus­ta­di­zo”.

Gui­ller­mo del To­ro Gó­mez na­ció en Gua­da­la­ja­ra el 9 de oc­tu­bre de 1964 y no tar­dó en de­jar­se lle­var por los mons­truos y el gé­ne­ro de te­rror: “De pe­que­ño que­dé ate­rro­ri­za­do al ver en la te­le el epi­so­dio ‘El mu­tan­te’ de la se­rie de cien­cia fic­ción Rum­bo a lo des­co­no­ci­do [The Ou­ter Li­mits]. Des­pués de ver hor­mi­gas ver­des en las pa­re­des y mons­truos en el ar­ma­rio, en mi ima­gi­na­ción hi­ce un pac­to pa­ra de­di­car­les mi vi­da a los mons­truos, pe­ro so­lo si me de­ja­ban en­trar a mi dor­mi­to­rio sin to­car­me ni un pe­lo”, re­cuer­da rien­do. Apa­ren­te­men­te los mons­truos acep­ta­ron los tér­mi­nos y Del To­ro pa­só su in­fan­cia ha­cien­do pe­lí­cu­las con una cá­ma­ra Su­per-8, fi­gu­ras de ac­ción y botellas de sal­sa de to­ma­te. En su ju­ven­tud apren­dió los tru­cos del ma­qui­lla­je pa­ra efec­tos es­pe­cia­les en la es­cue­la de Dick Smith –el ma­qui­lla­dor de Ta­xi Dri­ver y El pa­drino–, hi­zo cor­tos de 16 mm y 35 mm du­ran­te los años ochen­ta y tu­vo un sal­to tem­prano al ci­ne en 1984 cuan­do fue el pro­duc­tor de Do­ña Her­lin­da y su hi­jo. Tu­vo su pro­pia com­pa­ñía pro­duc­to­ra –la aho­ra des­apa­re­ci­da Ne­cro­pia–, di­ri­gió nu­me­ro­sos pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Mé­xi­co –co­mo la an­to­lo­gía de te­rror Ho­ra mar­ca­da, en 1986–, im­par­tió ta­lle­res de ci­ne y fue co­fun­da­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y del Fes­ti­val de Ci­ne Me­xi­cano.

Des­pués de Cro­nos, su pri­me­ra pe­lí­cu­la, lle­gó a Holly­wood pa­ra di­ri­gir Mi­mic (1997). Des­de en­ton­ces ha di­ri­gi­do El es­pi­na­zo del dia­blo (2001), Bla­de II (2002), Hellboy (2004), El la­be­rin­to del fauno (2006), Hellboy 2 (2008), Pacific Rim (2013), Crim­son Peak (2015) y La for­ma del agua (2018). Ya sea co­mo es­cri­tor, di­rec­tor, pro­duc­tor e, in­clu­so, co­mo no­ve­lis­ta (es­cri­bió con Chuck Ho­gan una tri­lo­gía que com­po­nen los tí­tu­los Noc­tur­na, Os­cu­ra y Eter­na), Del To­ro re­cu­rrió a una mez­cla ecléc­ti­ca de te­rror, cien­cia fic­ción y fan­ta­sía pa­ra crear pe­lí­cu­las úni­cas y ex­tra­ñas que lo­gra­ron cau­ti­var al pú­bli­co de to­do el mun­do.

A sus 53 años, Gui­ller­mo del To­ro re­ci­bió por se­gun­da vez en su ca­rre­ra una no­mi­na­ción a los pre­mios Ós­car. La pri­me­ra lle­gó en 2006 por el guion de El la­be­rin­to del fauno, pe­ro es­ta vez su nom­bre es­tá en­tre los no­mi­na­dos a me­jor di­rec­tor y La for­ma del agua es una de las prin­ci­pa­les can­di­da­tas a lle­var­se el ga­lar­dón a la me­jor pe­lí­cu­la. De he­cho, en enero Del To­ro ya ga­nó el Glo­bo de Oro co­mo me­jor di­rec­tor.

Pro­ta­go­ni­za­da por Sally Haw­kins, La for­ma del agua (con 13 no­mi­na­cio­nes) cuen­ta la his­to­ria de una con­ser­je mu­da que se enamo­ra de un an­fi­bio pro­ve­nien­te de Su­ra­mé­ri­ca. “La tra­ma es una fá­bu­la, un cuen­to de ha­das, en una ins­ta­la­ción se­cre­ta del go­bierno du­ran­te la Gue­rra Fría en 1962”, ex­pli­ca Del To­ro. “Mez­cla sus­pen­so, dra­ma, fan­ta­sía has­ta al­go de mu­si­cal. Es sim­ple pa­ra que po­da­mos en­ten­der la com­ple­ji­dad de los per­so­na­jes. Es una pe­lí­cu­la que es­tá enamo­ra­da del amor y enamo­ra­da del ci­ne”.

Na­die pue­de de­cir que us­ted re­pi­ta al­gu­na fór­mu­la. Cuan­do uno en­tra a la sa­la, se sa­be que se­rá una nue­va ex­pe­rien­cia. ¿Cuál fue el ele­men­to ab­so­lu­ta­men­te nue­vo que in­clu­yó en La for­ma del agua?

Bueno, es muy ex­tra­ño por­que he es­ta­do ha­cien­do pe­lí­cu­las du­ran­te más de 25 años y creo que to­das las pe­lí­cu­las me lle­va­ron a ha­cer es­ta. Es co­mo si du­ran­te 25 años hu­bie­ras es­ta­do in­ha­lan­do y sos­te­nien­do el ai­re, y de re­pen­te lo de­jas sa­lir, li­be­ras tu alien­to. La for­ma del agua es una pe­lí­cu­la que flu­ye co­mo un es­fuer­zo hu­mano y sien­tes la ener­gía, pe­ro es mu­cho más pre­ci­sa que cual­quie­ra de las otras pe­lí­cu­las que he he­cho. Fue ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil eje­cu­tar es­ta pe­lí­cu­la. Si se mi­de en tér­mi­nos de ob­je­ti­vos y am­bi­cio­nes se lo­gra al­go ca­si im­po­si­ble. Se sien­te co­mo un mu­si­cal, una co­me­dia, un dra­ma con fic­ción, pe­ro es to­da una car­ta de amor al ci­ne. Hay mu­chos gé­ne­ros y, sin em­bar­go, emo­cio­nal y ar­tís­ti­ca­men­te ha­blan­do, se sien­te co­mo una so­la pie­za.

¿Es en­ton­ces una nue­va fa­ce­ta en su ca­rre­ra?

¡No lo sé! No sé qué es, pe­ro sí sé que es al­go nue­vo. A los 52 años me de­tu­ve y di­je: “¿Qué voy a ha­cer en es­ta pe­lí­cu­la que no ha­ya he­cho an­tes?”. Y muy con­cien­zu­da­men­te, muy a pro­pó­si­to, di­je que que­ría ha­cer al­go di­fe­ren­te. Tú lo sien­tes. Cuan­do es­tás vien­do la pe­lí­cu­la, es una su­ma de mu­chas co­sas, una sín­te­sis de to­do ti­po de co­sas que he he­cho en el pa­sa­do, pe­ro se sien­te co­mo al­go nue­vo. Mis nue­ve pe­lí­cu­las an­te­rio­res fue­ron una es­pe­cie de an­to­lo­gía so­bre mi mi­to­lo­gía in­fan­til, es­ta es la pri­me­ra vez que ha­blo co­mo adul­to so­bre nues­tra iden­ti­dad y so­bre nues­tra al­te­ri­dad, so­bre la com­pren­sión y la em­pa­tía… Y so­bre el se­xo, so­bre lo que es amar. Es­tas son preo­cu­pa­cio­nes de adul­tos.

¿Cuál fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la que le hi­zo dar un es­ca­lo­frío?

Si me pon­go a pen­sar­lo bien no fue real­men­te por una pe­lí­cu­la de te­rror, sino por un fil­me de ro­man­ce gó­ti­co. Mi ma­má me lle­vó a ver Cum­bres bo­rras­co­sas, con Law­ren­ce Oli­vier. Esa pe­lí­cu­la te­nía ele­men­tos lle­nos de os­cu­ri­dad y una at­mós­fe­ra tor­men­to­sa, era real­men­te im­pac­tan­te. Re­cuer­do sen­tir mu­cho mie­do en la sa­la de ci­ne, pe­ro al mis­mo tiem­po me gus­tó. Tal vez ya más cre­ci­do me im­pac­tó una se­rie que se lla­ma­ba Rum­bo a lo des­co­no­ci­do. Esa se­rie sí que me cau­só un fuer­te im­pac­to: re­cuer­do que­dar­me en la sa­la de la ca­sa vién­do­la bien tar­de en la no­che y ha­bía ca­pí­tu­los que me ha­cían sa­lir co­rrien­do a mi ha­bi­ta­ción. ¡Pe­ro siem­pre es­pe­ra­ba an­sio­so una se­ma­na pa­ra ver el si­guien­te epi­so­dio! [Ri­sas]. Por eso pien­so que el gé­ne­ro de te­rror es un ge­ne­ra­dor ar­tís­ti­co en las per­so­nas… ¡O si no pon­te a mi­rar que ca­da gran na­rra­ti­va cul­tu­ral ha­bla de ángeles y de de­mo­nios! Ne­ce­si­ta­mos de esos de­mo­nios pa­ra com­ple­tar nues­tro im­pul­so na­rra­ti­vo, pe­ro siem­pre es al mis­mo tiem­po una atrac­ción y una re­pul­sión. Te­ne­mos mie­do de eso, pe­ro igual­men­te nos sen­ti­mos muy atraí­dos ha­cia eso.

¿Ha te­ni­do us­ted o al­guien en su fa­mi­lia al­gu­na ex­pe­rien­cia so­bre­na­tu­ral?

¡Oh, sí, por su­pues­to! La pe­lí­cu­la Crim­son Peak se ba­sa en una ex­pe­rien­cia que le su­ce­dió a mi ma­dre: po­co des­pués de que su abue­la mu­rió, la vi­si­tó en la ca­ma. Ade­más, yo he ex­pe­ri­men­ta­do dos fan­tas­mas en mi vi­da. El úl­ti­mo fue cuan­do es­tá­ba­mos por ro­dar El Hob­bit en un lu­gar lla­ma­do Whi­to­mo, en Nue­va Ze­lan­da. Es­cu­ché de un ase­si­na­to que ha­bía ocu­rri­do en la ha­bi­ta­ción del ho­tel don­de nos íba­mos a que­dar y yo pe­dí esa ha­bi­ta­ción. Yo pu­de oír el ase­si­na­to allí en la mi­tad de la no­che, los gri­tos, la gen­te mo­vién­do­se… Du­ró lo su­fi­cien­te pa­ra que yo en­ten­die­ra que no era al­go mo­men­tá­neo ni que al­guien es­ta­ba vien­do una pe­lí­cu­la en la ha­bi­ta­ción de al la­do. Yo es­ta­ba pe­tri­fi­ca­do y no te­nía na­da pa­ra be­ber ni pa­ra fu­mar, si no ha­bría di­cho que es­ta­ba ba­jo la in­fluen­cia de al­gu­na sus­tan­cia. Sé que esas co­sas exis­ten. Sean lo que sean. No es­toy di­cien­do que ten­gan que ver con el bien, el mal o la re­li­gión, pe­ro pien­so que en vein­te o trein­ta años va­mos a des­cu­brir qué son en reali­dad es­tos fe­nó­me­nos, va­mos a te­ner una ex­pli­ca­ción per­fec­ta­men­te ra­cio­nal pa­ra ellos. Es­toy se­gu­ro de que se­rá más abu­rri­do ex­pli­car­los que ha­blar de ellos en tér­mi­nos de anéc­do­tas, co­mo lo ha­ce­mos aho­ra.

¿Qué tan­to ha cam­bia­do su for­ma de ha­cer ci­ne?

Bueno, ha­ce vein­te años era muy di­fe­ren­te. Creo que el co­mún de­no­mi­na­dor es que si eres un ci­neas­ta la­ti­noa­me­ri­cano pue­des so­ñar con ha­cer al­go y es­tá per­mi­ti­do. En los años ochen­ta y no­ven­ta no te­nías otro mo­de­lo dis­tin­to que el ci­ne re­gio­nal, pe­ro aho­ra pue­des ser un ci­neas­ta de Chi­le, de Ar­gen­ti­na o de cual­quier par­te de Su­ra­mé­ri­ca y de­cir: “Quie­ro ha­cer una pe­lí­cu­la de ac­ción y aven­tu­ra de al­to pre­su­pues­to… O de pe­que­ño pre­su­pues­to”. No im­por­ta, to­do es­tá per­mi­ti­do.

Al­go que pa­re­ce no ha­ber cam­bia­do en su ca­rre­ra es su amis­tad con Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu y Al­fon­so Cua­rón.

Pien­so que la amis­tad si­gue sien­do la mis­ma, so­bre to­do por­que he­mos cam­bia­do y evo­lu­cio­na­do co­mo per­so­nas, aun­que se ha man­te­ni­do la esen­cia. Lo más di­fí­cil de en­con­trar en es­te ne­go­cio es al­guien que te di­ga la ver­dad, no por cruel­dad, sino por amor.

“DES­DE MI NI­ÑEZ ME GUS­TA­BAN LAS PE­LÍ­CU­LAS DE MIE­DO. Y ME GUS­TA­BAN, PRE­CI­SA­MEN­TE, POR­QUE ERA UN NI­ÑO MUY ASUS­TA­DI­ZO”.

Ellos son de esas per­so­nas que te di­cen: “Oye, fór­ma­te ami­go”, “no leas tus pro­pias en­tre­vis­tas que de eso ya no apren­des”, “vuel­ve a ca­mi­nar so­bre tus pa­sos”… Co­sas así. Al­fon­so y Ale­jan­dro fue­ron gran­des ca­ta­li­za­do­res pa­ra que yo hi­cie­ra es­ta pe­lí­cu­la. Ellos me di­je­ron que lo pen­sa­ra bien por­que veían va­rios cues­tio­na­mien­tos lo­gís­ti­cos, pe­ro fui e hi­ce es­ta pe­lí­cu­la. Era una elec­ción in­se­gu­ra por­que iba a in­ver­tir to­do mi sa­la­rio, más lo que pu­sie­ran los in­ver­sio­nis­tas. Fue­ron 19,5 mi­llo­nes de dó­la­res, exac­ta­men­te el mis­mo pre­su­pues­to que tu­ve ha­ce diez años pa­ra El la­be­rin­to del fauno, pe­ro las am­bi­cio­nes eran más gran­des y el al­can­ce tam­bién fue mu­cho más gran­de. Fue una elec­ción muy di­fí­cil de ha­cer des­de el ex­te­rior y una elec­ción muy di­fí­cil de ha­cer aquí, con mis ami­gos al la­do acon­se­ján­do­me qué ha­cer y qué no. Eso es al­go in­va­lo­ra­ble en una amis­tad.

No di­go que con La for­ma del agua us­ted ha­ya que­ri­do ha­cer una pe­lí­cu­la con un men­sa­je, pe­ro ¿qué que­ría de­cir con es­ta his­to­ria?

Bueno, mi­ra, el mun­do en el que vi­vi­mos aho­ra es­tá com­ple­ta­men­te ali­men­ta­do por el mie­do. Y con el mie­do vie­ne el odio. Es muy sim­ple: lo úni­co que pue­de re­du­cir­nos y di­vi­dir­nos es la ideo­lo­gía. Cuan­do se re­du­ce a una per­so­na com­ple­ta con una so­la pa­la­bra, ya sea refiriéndose a su ra­za, gé­ne­ro, pre­fe­ren­cia se­xual, ideo­lo­gía po­lí­ti­ca, lo que sea, esa per­so­na se vuel­ve in­vi­si­ble y tú pue­des mal­tra­tar y gol­pear, ais­lar, de­por­tar, lo que sea. Es­to su­ce­de por­que cuan­do des­ti­las a una per­so­na a una so­la pa­la­bra, de­jas de ha­cer­lo sin­gu­lar y em­pie­zas a es­te­reo­ti­par.

En es­ta pe­lí­cu­la la idea de la cria­tu­ra es que no sea un ani­mal, que no sea una es­pe­cie, sino un dios. Él es un dios ele­men­tal que vie­ne del río y re­cuer­da su pro­pia esen­cia. Lo que es be­llo es in­creí­ble­men­te na­tu­ral y be­llo, y la for­ma en que se enamo­ran los per­so­na­jes tam­bién lo es, por­que no hay nin­gún ele­men­to las­ci­vo o per­ver­so en ese amor. Creo que hay más per­ver­si­dad en un be­so re­pri­mi­do en una pe­lí­cu­la vic­to­ria­na que en un ca­tá­lo­go com­ple­to de po­si­cio­nes en­tre per­so­nas que se aman, sin im­por­tar su fi­lia­ción po­lí­ti­ca, geo­grá­fi­ca o se­xual. La for­ma del agua di­ce lo mis­mo que Bu­da, Je­sús y The Beatles: los tres es­tu­vie­ron de acuer­do con que “To­do lo que ne­ce­si­tas es amor” [ri­sas]. ¡Pe­ro es muy di­fí­cil ha­blar de eso! Cuan­do es­tás enamorado, real­men­te enamorado, no ne­ce­si­tas na­da más: no ne­ce­si­tas adu­la­ción y no ne­ce­si­tas un gran au­to, no ne­ce­si­tas una gran ca­sa, no ne­ce­si­tas na­da. El amor es ca­si co­mo un un­güen­to pa­ra las que­ma­du­ras del mun­do en el que vi­vi­mos, que es in­creí­ble­men­te vul­gar, ra­paz y lleno de odio.

¿Có­mo con­ci­bió la idea de la his­to­ria?

Bueno, co­men­zó cuan­do era un ni­ño, co­mo la ma­yo­ría de las co­sas ar­tís­ti­cas que su­ce­den con cual­quier per­so­na, pe­ro evo­lu­cio­nó y cam­bió. Lo pri­me­ro que re­cuer­do es que cuan­do te­nía seis años vi La cria­tu­ra de la la­gu­na ne­gra: Ju­lia Adams na­dan­do y la cria­tu­ra de­ba­jo de ella es una ima­gen her­mo­sa, da­ba una sen­sa­ción de ca­si ma­reo, co­mo la que sien­ten quie­nes su­fren el sín­dro­me de Stend­hal. Me sen­tí abru­ma­do por la be­lle­za de esa ima­gen y pen­sé:

“Es­pe­ro que per­ma­nez­can jun­tos”, pe­ro en la mi­tad de la pe­lí­cu­la me di cuen­ta de que la cria­tu­ra es una víc­ti­ma. A me­di­da que cre­cía vi a las cria­tu­ras co­mo sím­bo­los muy es­pi­ri­tua­les, co­mo la en­car­na­ción de la al­te­ri­dad, ca­si per­fec­ta­men­te sa­gra­dos. Eso es lo que han si­do mis pe­lí­cu­las. Ya lo he di­cho an­tes: no ha­go ci­ne de te­rror en sí, sino que ha­go un gé­ne­ro muy ex­tra­ño que es com­ple­ta­men­te mío; to­mo imá­ge­nes de otros gé­ne­ros, pe­ro las ar­ticu­lo co­mo cuen­tos de ha­das o fá­bu­las. Es un es­fuer­zo muy di­fe­ren­te. Trans­for­mar los íco­nos y los gé­ne­ros… La al­qui­mia de eso es lo que ha si­do to­da mi ca­rre­ra.

Aun­que no es pa­ra na­da una pe­lí­cu­la de ha­das, o al­go al es­ti­lo de La be­lla y la bes­tia, es muy emo­ti­va.

Al­go que no me gus­ta en La be­lla y la bes­tia es que en esa his­to­ria la be­lle­za se po­ne en un pe­des­tal de per­fec­ción, de pu­re­za y de una es­pe­cie de inocen­cia. ¡Es ho­rri­ble por­que es un lu­gar muy so­li­ta­rio! Si se exi­ge la per­fec­ción y si se exi­ge la trans­for­ma­ción de la bes­tia, que tie­ne que con­ver­tir­se en un prín­ci­pe pa­ra po­der unir­se ple­na­men­te con la be­lle­za, no es una his­to­ria de amor. Creo que el amor es acep­ta­ción y com­pren­sión, no trans­for­ma­ción. En­ton­ces tu­ve que to­mar de­ci­sio­nes: la pro­ta­go­nis­ta no po­día ser una mo­de­lo de un co­mer­cial de perfumes, sino al­guien que pu­die­ra en­con­trar su be­lle­za más lu­mi­no­sa y úni­ca… Una per­so­na que po­dría es­tar sen­ta­da a tu la­do en una pa­ra­da de au­to­bús. Así te enamo­ra­rías de ella de una ma­ne­ra si­mi­lar a co­mo su­ce­de en la vi­da real.

La pe­lí­cu­la es la su­ma de lo ex­tra­or­di­na­rio y lo or­di­na­rio. ¡Pue­des te­ner un dios del río Ama­zo­nas en tu ba­ñe­ra! [ri­sas], pue­des ha­cer el amor fí­si­co con es­te ex­tra­or­di­na­rio ser di­vino y ha­blar con tus ami­gos al día si­guien­te mien­tras to­mas un ca­fé. Lo co­ti­diano y lo ex­tra­or­di­na­rio, de la­do a la­do, es al­go ex­tre­ma­da­men­te me­xi­cano… De he­cho es una es­pe­cie de rea­lis­mo má­gi­co la­ti­noa­me­ri­cano au­men­ta­do, pe­ro es ex­tre­ma­da­men­te má­gi­co por­que lo or­di­na­rio ha­ce que lo ex­tra­or­di­na­rio sea más pre­cio­so y lo ex­tra­or­di­na­rio ha­ce que la vi­da or­di­na­ria sea so­por­ta­ble.

Ha­bla so­bre la ma­gia que se pre­sen­ta en la vi­da co­ti­dia­na. ¿Hay al­go de su vi­da ac­tual en es­ta pe­lí­cu­la?

¡Si me pu­sie­ra a con­tar­te to­do lo que se me vie­ne a la ca­be­za aho­ra se­ría muy abu­rri­do por­que mi voz po­ne a la gen­te a dor­mir! [ri­sas]. En reali­dad mis pe­lí­cu­las siem­pre ha­cen par­te de ese rom­pe­ca­be­zas de la vi­da: to­do es­tá co­nec­ta­do a to­do. Cuan­do quie­ro crear y ob­ser­var al­gu­nas re­fle­xio­nes so­bre la vi­da, pien­so que es­ta­mos en un mun­do don­de las emo­cio­nes son vis­tas co­mo una par­te vul­ne­ra­ble de la gen­te. Te­ne­mos mu­cho mie­do de ser emo­cio­na­les, es­pe­cial­men­te en las re­des so­cia­les, y he­mos crea­do un mun­do en el que no nos gus­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad. Creo que La for­ma del agua es una pe­lí­cu­la so­bre el po­der de la vul­ne­ra­bi­li­dad y, al mis­mo tiem­po, so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad del po­der.

¿Es tam­bién un re­fle­jo de ser me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos?

Al­go así. Co­mo in­mi­gran­te sé lo que es ser in­vi­si­ble por­que te mar­can o te ca­li­fi­can de una u otra ma-

“MIS NUE­VE PE­LÍ­CU­LAS AN­TE­RIO­RES FUE­RON UNA ES­PE­CIE DE AN­TO­LO­GÍA SO­BRE MI MI­TO­LO­GÍA IN­FAN­TIL, ES­TA ES LA PRI­ME­RA VEZ QUE HA­BLO CO­MO ADUL­TO. SO­BRE NUES­TRA IDEN­TI­DAD… SO­BRE EL SE­XO, SO­BRE LO QUE ES AMAR. ES­TAS SON PREO­CU­PA­CIO­NES DE ADUL­TOS”.

ne­ra. Ese es un men­sa­je real­men­te im­por­tan­te en es­te mo­men­to. Co­men­cé a desa­rro­llar la pe­lí­cu­la ha­ce seis años y creo que hay un men­sa­je en la pe­lí­cu­la que se de­be a que soy un in­mi­gran­te. Si eres in­mi­gran­te lo sen­tis­te y tra­tas­te de de­cir: “¡Por fa­vor! ¡Es­ta idea de ‘no­so­tros’ y ‘ellos’ es tan erró­nea! ¡¿Por qué no po­de­mos dar­nos cuen­ta de una vez por to­das de que si so­mos to­dos no hay más ‘mal­di­tos’, no hay más ‘ellos’?!”. Es­to se apli­ca al gé­ne­ro, a la se­xua­li­dad, a la re­li­gión, a la po­lí­ti­ca, a lo que quie­ras. La for­ma del agua es tam­bién una pe­lí­cu­la de acep­ta­ción y por eso creo que es ne­ce­sa­ria, muy ne­ce­sa­ria. Y, ade­más, per­so­nal­men­te, tam­bién la en­cuen­tro in­creí­ble­men­te cu­ra­ti­va.

An­tes ha­bla­ba de es­ta mez­cla de ele­men­tos os­cu­ros en­mar­ca­dos en imá­ge­nes muy be­llas, que es ca­rac­te­rís­ti­ca en sus pe­lí­cu­las. ¿Es una for­ma de man­te­ner vi­vo el mie­do en su interior?

Es ver­dad eso de que tra­to de ha­cer her­mo­sas pe­lí­cu­las de te­rror; aun­que, re­cuer­da, ¡no son del to­do de te­rror! [ri­sas]. Su­ce­de que mu­chas ve­ces las pe­lí­cu­las de ese gé­ne­ro se ha­cen con el con­cep­to de que tie­nen que ser ba­ra­tas, y ha­cer­se rá­pi­do en es­ce­na­rios muy pro­sai­cos, pe­ro lo que amo de pe­lí­cu­las co­mo El or­fa­na­to o El es­pi­na­zo del dia­blo es que se pue­de crear una at­mós­fe­ra es­pe­luz­nan­te­men­te be­lla en el gé­ne­ro de te­rror. Pue­do ver eso en las pe­lí­cu­las que pro­duz­co y que he di­ri­gi­do, tra­to de en­mar­car­las ba­jo un va­lor de pro­duc­ción muy al­to, don­de se pue­den apre­ciar sets ela­bo­ra­dos y gran­des, don­de ha­ya una fuer­te di­rec­ción ar­tís­ti­ca, una ci­ne­ma­to­gra­fía muy be­lla y una mu­si­ca­li­za­ción pen­sa­da. Esos ele­men­tos son los que se­llan las his­to­rias que quie­ro pre­ser­var. Y so­bre pre­ser­var el mie­do… No sé si lo veo de ese mo­do, pe­ro, más bien, creo que las his­to­rias son fá­bu­las que ali­men­tan emo­cio­nes en la ima­gi­na­ción. Yo ya no le ten­go mie­do a la os­cu­ri­dad. Me asus­tan más la si­tua­ción de la eco­no­mía, los po­lí­ti­cos co­rrup­tos, la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial que vi­ve el mun­do ac­tual­men­te…, pe­ro no le ten­go mie­do a la os­cu­ri­dad.

¿Có­mo po­dría de­fi­nir su ex­pe­rien­cia per­so­nal con el ci­ne?

Bueno, es una re­la­ción muy per­so­nal. No sé si te ha pa­sa­do, pe­ro las pe­lí­cu­las me han sal­va­do la vi­da va­rias ve­ces. He es­ta­do su­per­de­pri­mi­do y pre­gun­tán­do­me: “¿Qué ha­go aquí?”; en­ton­ces veo una pe­lí­cu­la que me obli­ga a cam­biar el pun­to de vis­ta de mis pen­sa­mien­tos y en­cuen­tro mo­ti­vos pa­ra se­guir. Y no es­toy ha­blan­do de pe­lí­cu­las im­por­tan­tes, ¡a ve­ces una co­me­dia ton­ta un do­min­go te sal­va la vi­da! Pe­ro lo que creo que es real­men­te im­por­tan­te –y por esa ra­zón La for­ma del agua es una car­ta de amor al ci­ne– es por una cues­tión de es­ca­la. Mi­ra, dé­ja­me po­ner­lo de es­ta ma­ne­ra: me encantan las se­ries de te­le­vi­sión. Las amo por­que ob­tie­nes un ar­co dra­má­ti­co más com­ple­to que en las pe­lí­cu­las, sin du­da: tie­nes sie­te, ocho, diez me­ses pa­ra desa­rro­llar un re­tra­to más de­ta­lla­do de un per­so­na­je. Pe­ro en una se­rie no ge­ne­ras imá­ge­nes de ta­ma­ño mí­ti­co, pa­ra eso es­tá el ci­ne.

En el ci­ne ge­ne­ras imá­ge­nes que se con­vier­ten en íco­nos que no se ol­vi­dan, que son po­de­ro­sos, que se vuel­ven le­yen­das. Me en­can­tó ver se­ries de te­le­vi­sión co­mo Los So­prano y Dead­wood, pe­ro no pue­do ci­tar más de tres imá­ge­nes. En cam­bio pue­do di­bu­jar per­fec­ta­men­te la com­po­si­ción de los dos as­cen­so­res en El res­plan­dor, de Ku­brick, y la san­gre que bro­ta de ellos; o las imá­ge­nes de 2001: odi­sea del es­pa­cio y re­cor­dar la len­te y la com­po­si­ción, to­do. La for­ma del agua tra­ta de te­ner esa be­lle­za ele­va­da que tie­ne el ci­ne, por­que es al­go im­por­tan­te pa­ra mí. Es im­por­tan­te ex­pe­ri­men­tar el ci­ne du­ran­te to­do el tiem­po que po­da­mos. Y creo tam­bién que es im­por­tan­te ha­blar del ci­ne en es­tos tér­mi­nos. Ade­más, pa­ra mí, el ci­ne se ha con­ver­ti­do en un flui­do vi­tal.

De to­das las pe­lí­cu­las que ha rea­li­za­do, ¿cuá­les son las que tie­ne más cer­ca­nas a su co­ra­zón?

¡Eso es pre­gun­tar cuál es tu hi­jo fa­vo­ri­to! Pe­ro bueno, ahí te va: La for­ma del agua. Lue­go vie­nen El es­pi­na­zo del dia­blo y El la­be­rin­to del fauno, y des­pués Crim­son Peak, Pacific Rim y Hellboy II.

¿Cuál es la ra­zón de ese or­den?

Bueno, es el or­den que tie­nen se­gún mi ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca con ellas. Es lo que has su­fri­do, ya sea ro­dán­do­las, edi­tán­do­las o di­ri­gién­do­las. No im­por­ta lo com­pli­ca­das que pue­dan ser, uno las ama de to­das ma­ne­ras. Y, al fi­nal, el re­sul­ta­do de ver­las na­cer, cre­cer y vol­ver­se una en­ti­dad pro­pia, con per­so­na­li­dad pro­pia, es muy im­por­tan­te. Pe­ro real­men­te no pue­do de­cir que ha­ya una fa­vo­ri­ta so­bre otra, es más un or­den de cuán­to de mis sen­ti­mien­tos tu­ve que in­ver­tir en ellas.

Us­ted tie­ne dos hi­jas. ¿Han vis­to to­das sus pe­lí­cu­las?

La ma­yo­ría, pe­ro no to­das. Lo que su­ce­de es que han cre­ci­do en un ho­gar lleno de mons­truos. Han vis­to mons­truos por to­das par­tes, des­de sus ha­bi­ta­cio­nes has­ta la sa­la de la ca­sa. ¡So­mos co­mo una fa­mi­lia Adams en ese as­pec­to! A Ma­ri­sa, mi hi­ja me­nor, no le gus­tan mu­cho las pe­lí­cu­las de mie­do, se in­cli­na más por las de ac­ción y los có­mics, en­ton­ces le gus­tan al es­ti­lo de Hellboy. Ma­ria­na, la ma­yor, es de­fi­ni­ti­va­men­te mu­cho más pa­re­ci­da a mí, le fas­ci­nan las his­to­rias os­cu­ras y las pe­lí­cu­las de te­rror en ge­ne­ral.

¿Có­mo es un día de tra­ba­jo su­yo?

Soy una per­so­na muy ma­dru­ga­do­ra, lo cual es ex­tra­ño pa­ra al­guien que se sien­te tan cer­cano a la os­cu­ri­dad de la no­che [ri­sas]. Tra­to de no tra­ba­jar de no­che y en reali­dad duer­mo muy po­co, me le­van­to su­per­tem­prano y me voy a la ca­ma a eso de la me­dia­no­che. Leo de dos a tres li­bros y veo de sie­te a nue­ve pe­lí­cu­las por se­ma­na. Tra­to de man­te­ner­me cul­tu­ral­men­te vi­vo, cul­tu­ral­men­te cu­rio­so, en­ton­ces me pue­des en­con­trar en mu­seos y li­bre­rías. Tra­ba­jo to­do el día, to­dos los días. Soy co­mo una urra­ca que bus­ca de­ta­lles de la vi­da e imá­ge­nes que al­ma­ceno en un cua­derno. Es­cri­bo y di­bu­jo en esos cua­der­nos, que pue­des con­sul­tar en in­ter­net. Lo que tra­to de ha­cer es al­go así co­mo un al­tar: los me­xi­ca­nos so­mos co­no­ci­dos por crear altares y en ca­da pe­lí­cu­la que ha­go to­dos los cua­der­nos, los gran­des y los pe­que­ños, se con­vier­ten en altares. In­ten­to ha­cer que se sien­tan vi­vos, lle­nar­los con los de­ta­lles que re­co­pi­lo en el mun­do y em­pie­zo a pen­sar qué se ve­ría ge­nial en el cen­tro del al­tar. Y cuan­do es­toy pro­du­cien­do una pe­lí­cu­la mi­ro una pe­lí­cu­la an­tes de ir a fil­mar y lle­go una ho­ra an­tes de que lle­gue cual­quier otra per­so­na; blo­queo la es­ce­na y en­sa­yo con los ac­to­res an­tes y cuan­do en­tran. Les di­go que re­cuer­den de lo que ha­bla­mos y si traen otra idea, la es­cu­cho.

Re­sul­ta ex­tra­ño ver siem­pre una pe­lí­cu­la an­tes de ir a tra­ba­jar…

Eso se de­be a que soy in­creí­ble­men­te misantrópico: no veo a la gen­te en reunio­nes, vi­vo en el va­lle de San Fer­nan­do –que es en las afue­ras de la ciudad–, no sue­lo es­tar en Holly­wood y no voy a fies­tas. Nun­ca socializo. Mi tiem­po lo gas­to con un círcu­lo muy pe­que­ño de ami­gos, fa­mi­lia, o sim­ple­men­te le­yen­do y ob­ser­van­do el mun­do. Eso es lo que man­tie­ne tu esen­cia in­tac­ta. Si te vuel­ves par­te del ne­go­cio, es real­men­te di­fí­cil man­te­ner in­tac­ta esa pu­re­za; co­mien­zas a ser co­rrom­pi­do por am­bi­cio­nes de po­der y cuan­to más pien­sas so­bre esas co­sas, más pe­que­ño se vuel­ve tu nú­cleo, se de­rri­te co­mo el hie­lo y lue­go des­apa­re­ce. Es­ta es una in­dus­tria ex­tra­ña, exi­ge que seas tan du­ro co­mo un bo­xea­dor y tan pu­ro co­mo un san­to. Tie­nes que ser inocen­te y de­bes ser co­mo un ni­ño, pe­ro al mis­mo tiem­po tie­nes que te­ner al­go de mal­va­do pa­ra so­bre­vi­vir por­que de­bes dispu­tar di­ne­ros, egos y di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas. Eso no va con to­do el mun­do, al me­nos no con­mi­go. Es por eso por lo que veo to­das las ma­ña­nas una pe­lí­cu­la an­tes de ro­dar. To­das las ma­ña­nas ne­ce­si­to te­ner un mo­men­to de co­mu­nión con el ci­ne pa­ra re­cor­dar­me que no es­toy ha­cien­do una pe­lí­cu­la por el po­der, ni por ha­cer­me fa­mo­so, ni por lle­nar­me los bol­si­llos de di­ne­ro. Lo que yo ha­go, lo ha­go por es­to: por ese hermoso mo­men­to con Bus­ter Kea­ton, por ese hermoso mo­men­to con Pec­kin­pah o con Ku­brick, por ese hermoso mo­men­to que me ha­ce vi­brar de emo­ción y que me da la ale­gría de se­guir vi­vien­do. Esa ale­gría es sen­tir la pa­sión por crear y re­crear his­to­rias pa­ra po­der­las ver en una pan­ta­lla gran­de, en la pe­num­bra que ilu­mi­na la ima­gi­na­ción. Eso, mi ami­go, es la ra­zón por la que siem­pre in­ten­to te­ner una co­mu­nión con el ci­ne.

“SOY IN­CREÍ­BLE­MEN­TE MISANTRÓPICO: NO VEO A LA GEN­TE EN REUNIO­NES, VI­VO EN EL VA­LLE DE SAN FER­NAN­DO –QUE ES EN LAS AFUE­RAS DE LA CIUDAD–, NO SUE­LO ES­TAR EN HOLLY­WOOD Y NO VOY A FIES­TAS. NUN­CA SOCIALIZO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.