MAR­GOT ROB­BIE

EN LOS PIES DE TONYA

Bocas - - SUMARIO - POR MARIO AMA­YA

Fue la es­po­sa de Jor­dan Bel­ford en Wall Street, de Tar­zán Ta­ran­tino. in­ter­pre­tó a Ja­ne en y a Har­ley Quinn en Mar­got Rob­bie ha­bló con BOCAS so­bre El lo­bo de La le­yen­da Sui­ci­de Squad. Tonya, la pe­lí­cu­la por la que es­tá no­mi­na­da ac­tual­men­te a los pre­mios Ós­car, pe­ro tam­bién so­bre su in­fan­cia en una gran­ja aus­tra­lia­na y so­bre los tra­ba­jos que tu­vo du­ran­te su ado­les­cen­cia pa­ra ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a su fa­mi­lia. A sus 27 años, es una de las fi­gu­ras con más pro­yec­ción en Holly­wood y su úl­ti­ma in­ter­pre­ta­ción –so­bre el in­creí­ble ca­so de la pa­ti­na­do­ra Tonya Har­ding– fue tan im­pac­tan­te que le con­si­guió un con­tra­to pa­ra una fu­tu­ra pe­lí­cu­la de Quen­tin

“TRABAJÉ EN UNA TIEN­DA DE SURF DU­RAN­TE DOS AÑOS, TRABAJÉ EN UN SUBWAY PRE­PA­RAN­DO SÁNDWICHES, LUE­GO LIMPIÉ CA­SAS, FUI NIÑERA Y HAS­TA TRABAJÉ EN UNA FAR­MA­CIA, DE­TRÁS DE LA BA­RRA DE UN BAR Y EN CO­CI­NAS DE RES­TAU­RAN­TES LA­VAN­DO PLA­TOS”.

Si hay al­go que Mar­got Eli­se Rob­bie siem­pre tie­ne pre­sen­te cuan­do co­mien­za el ro­da­je de una pe­lí­cu­la es el re­cuer­do de su in­fan­cia: una gran­ja en Gold Coast, al nor­te de Síd­ney, Aus­tra­lia.

Más es­pe­cí­fi­ca­men­te, re­cuer­da a su ma­dre, Sa­rie Kess­ler. “Mi ma­dre so­lía es­cri­bir­me pe­que­ñas no­tas y las po­nía en mi lon­che­ra”, di­ce. “Co­mo tra­ba­ja­ba mu­cho, no po­día asis­tir a los fes­ti­va­les es­co­la­res, pe­ro siem­pre me es­cri­bía una no­ta pa­ra que yo pu­die­ra leer­la a la ho­ra del al­muer­zo. Siem­pre me es­cri­bía que nun­ca de­ja­ra de so­ñar, por­que en esos sue­ños es­ta­ba el po­der de al­can­zar la fe­li­ci­dad en la vi­da”. Con so­lo 18 años, es­ta mu­jer de ojos azu­les y as­pec­to de mo­de­lo sal­tó a la fa­ma muy jo­ven con el pa­pel de Don­na Freed­man en la te­le­no­ve­la Neigh­bours (2008-2011). Más tar­de in­ter­pre­tó a la ten­ta­do­ra Nao­mi La­pa­glia en la pe­lí­cu­la de Martin Scor­se­se El lo­bo de Wall Street (2013) y a la psi­có­ti­ca Har­ley Quinn en la pe­lí­cu­la de DC Co­mics Sui­ci­de Squad (2016).

Rob­bie na­ció el 2 de julio de 1990 en Dalby, Queens­land. Es hi­ja de Sa­rie Kess­ler, una fi­sio­te­ra­peu­ta, y de Doug Rob­bie, un gran­je­ro. Por eso los re­cuer­dos de su in­fan­cia en la gran­ja de sus abue­los: “Tu­ve una ni­ñez muy es­pe­cial por­que te­nía to­do el es­pa­cio del mun­do pa­ra ju­gar y cre­cer en un am­bien­te dis­tin­to al del mun­da­nal rui­do de una ciudad”.

Ella y sus tres her­ma­nos fue­ron cria­dos por su ma­dre sol­te­ra. Rob­bie, con so­lo 16 años, te­nía tres tra­ba­jos si­mul­tá­neos: “Fue una épo­ca com­pli­ca­da. Tu­vi­mos que apren­der va­rios ofi­cios, des­de ad­mi­nis­trar una gran­ja has­ta ma­ne­jar la ca­ja de un su­per­mer­ca­do. Pe­ro esos tiem­pos fue­ron for­ma­ti­vos por­que me die­ron el im­pul­so ne­ce­sa­rio pa­ra sa­lir de un círcu­lo vi­cio­so y en­fo­car­me en lo que que­ría ha­cer con mi vi­da”. Cuan­do cum­plió 17, Rob­bie se mu­dó a Mel­bour­ne pa­ra co­men­zar a ac­tuar co­mo pro­fe­sio­nal. Pro­ta­go­ni­zó dos pe­lí­cu­las in­de­pen­dien­tes aus­tra­lia­nas –Vi­gi­lan­te (2008) y I.C.U. (2009)– y con esa ex­pe­rien­cia hi­zo las au­di­cio­nes pa­ra Neigh­bours, una de las te­le­no­ve­las más gran­des de Aus­tra­lia. Su in­ter­pre­ta­ción de Don­na Freed­man la con­vir­tió en una de las ac­tri­ces fa­vo­ri­tas pa­ra los fa­ná­ti­cos del pro­gra­ma, pe­ro fi­nal­men­te en 2011 aban­do­nó la te­le­vi­sión pa­ra per­se­guir sus sue­ños en Holly­wood. Des­de en­ton­ces, Rob­bie ha ac­tua­do jun­to a fi­gu­ras co­mo Leo­nar­do Dica­prio –en El lo­bo de Wall Street (2013), di­ri­gi­da por Martin Scor­se­se– y a Will Smith –en la co­me­dia ro­mán­ti­ca Fo­cus (2015)–. Tam­bién ha pro­ta­go­ni­za­do los éxi­tos de ta­qui­lla La le­yen­da de Tar­zán y Sui­ci­de Squad.

En su más re­cien­te pro­yec­to, a sus 27 años, Rob­bie fue pro­duc­to­ra y ac­triz prin­ci­pal en Tonya (2017), di­ri­gi­da por Craig Gi­lles­pie. La pe­lí­cu­la cuen­ta la his­to­ria de Tonya Har­ding, la fa­mo­sa pa­ti­na­do­ra ar­tís­ti­ca del equipo olím­pi­co es­ta­dou­ni­den­se que en la dé­ca­da de 1990 fue cen­tro de un gran es­cán­da­lo de­por­ti­vo in­ter­na­cio­nal: se con­vir­tió en una es­pe­cie de vi­lla­na desafian­te pa­ra los jue­ces de pa­ti­na­je cuan­do pa­sa­ron por al­to sus ha­bi­li­da­des fí­si­cas –pa­ra mu­chos su­pe­rio­res– por­que no po­seía una ima­gen ar­mo­nio­sa. Tonya es la pri­me­ra pe­lí­cu­la en la que real­men­te se pue­de ver un pro­ta­go­nis­mo en­fo­ca­do en Mar­got Rob­bie: ella se su­mer­ge en la ima­gen de una mu­jer po­co gla­mo­ro­sa, de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos y muy desafian­te, que co­sía sus pro­pios tra­jes y se apli­ca­ba con po­ca de­li­ca­de­za su pro­pio ma­qui­lla­je pa­ra in­ten­tar des­ta­car­se en el de­por­te que era su vi­da. No era fá­cil cap­tu­rar la in­ten­si­dad –y la tra­ge­dia– de Tonya Har­ding, pe­ro Rob­bie lo lo­gró: fue no­mi­na­da a los Glo­bos de Oro co­mo me­jor ac­triz y aho­ra es una de las fa­vo­ri­tas pa­ra lle­var­se los pró­xi­mos pre­mios Ós­car.

In­clu­so, la pro­fun­da com­pren­sión que de­mos­tró con es­te di­fí­cil per­so­na­je pu­do ha­ber im­pul­sa­do a Quen­tin Ta­ran­tino a bus­car a Rob­bie pa­ra el pa­pel de Sha­ron Ta­te en su pró­xi­ma pe­lí­cu­la.

Su as­cen­so en Holly­wood ha si­do real­men­te asom­bro­so. ¿Có­mo lo­gró la fa­ma tan rá­pi­da­men­te?

Bueno, ca­be re­cor­dar que han pa­sa­do diez años des­de que co­men­cé a tra­ba­jar tiem­po com­ple­to en la ac­tua­ción. A pe­sar de que se sien­te al­go rá­pi­do, en reali­dad he tra­ba­ja­do pro­fe­sio­nal­men­te du­ran­te una dé­ca­da. Ob­tu­ve mi pri­mer pa­pel en Neigh­bours cuan­do te­nía die­ci­sie­te años de edad y aho­ra ten­go veintisiete. He es­ta­do po­nien­do un pie de­lan­te del otro y tra­tan­do de se­guir avan­zan­do sin ha­cer mo­vi­mien­tos la­te­ra­les; hay mu­chas de­ci­sio­nes en las que di­ver­sos fac­to­res me ha­brían he­cho to­mar de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, pe­ro tra­té de man­te­ner el rum­bo co­rrec­to y pen­sa­ba en que si no me es­ta­ba mo­vien­do ha­cia ade­lan­te, en­ton­ces no me es­ta­ba mo­vien­do en ab­so­lu­to.

¿Fue Martin Scor­se­se quien le dio la con­fian­za pa­ra im­pul­sar su ca­rre­ra?

Bueno, ha­ber tra­ba­ja­do en El lo­bo de Wall Street de­fi­ni­ti­va­men­te me abrió mu­chas puer­tas, más de las que hu­bie­ra po­di­do abrir si no hu­bie­ra es­ta­do en esa pe­lí­cu­la. Y tra­ba­jar con al­guien co­mo Marty [Scor­se­se]… Sí, fue una gran ex­pe­rien­cia por­que trabajé en un set don­de tu­ve la má­xi­ma li­ber­tad crea­ti­va y una ver­da­de­ra res­pon­sa­bi­li­dad con mi per­so­na­je. Creo que eso ha­ce que uno sea una me­jor ac­triz. Ade­más, tra­ba­jar jun­to a al­guien co­mo Leo­nar­do Dica­prio tam­bién, sin du­da, me hi­zo una me­jor pro­fe­sio­nal. Eso ob­via­men­te fue vi­tal pa­ra to­do lo que he lo­gra­do des­de en­ton­ces.

En su úl­ti­mo pro­yec­to, Tonya, ade­más de ser la ac­triz prin­ci­pal fue pro­duc­to­ra. Que­ría pre­gun­tar­le so­bre la na­rra­ti­va, que es muy ori­gi­nal, por­que rom­pe es­que­mas vio­len­tos y dra­má­ti­cos con un au­ra de co­me­dia. ¿Es­to fue he­cho a pro­pó­si­to?

Sí. La vio­len­cia do­més­ti­ca fue al­go de lo que ha­bla­mos mu­cho en la pre­pro­duc­ción y, de­fi­ni­ti­va­men­te, cuan­do in­ten­ta­mos en­con­trar a nues­tro di­rec­tor les pre­gun­ta­mos a to­dos los as­pi­ran­tes so­bre el tono y so­bre có­mo ma­ne­ja­rían la vio­len­cia. Era al­go que que­ría­mos ma­ne­jar con res­pe­to y sin­ce­ri­dad, y sua­vi­zar­lo de al­gu­na ma­ne­ra no pa­re­cía que fue­ra lo co­rrec­to. Craig Gi­lles­pie, el di­rec­tor, tu­vo la idea de rom­per la cuar­ta pa­red en esos mo­men­tos, en­ton­ces ver a Tonya des­vin­cu­lar­se emo­cio­nal­men­te de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y ha­blar­le a la au­dien­cia di­rec­ta­men­te, le dio a la gen­te una co­ne­xión con lo que sig­ni­fi­ca es­tar en me­dio de una re­la­ción de abu­sos. Creo que las per­so­nas que es­tán por fue­ra de esas cir­cuns­tan­cias se pre­gun­tan a me­nu­do có­mo una mu­jer pue­de re­gre­sar con un mal­tra­ta­dor, en­ton­ces la na­tu­ra­le­za re­pe­ti­ti­va y la di­so­cia­ción del per­so­na­je con­tri­bu­yen a que ha­ya un ci­clo emo­cio­nal. Ob­via­men­te, hay mu­chas es­ce­nas de vio­len­cia en­tre Tonya y Jeff [Gi­llooly, el pri­mer es­po­so de Tonya Har­ding] en las que ella tam­bién lo gol­pea, lo cual fue otra co­sa muy im­por­tan­te pa­ra Craig. De he­cho, si es­cu­chas la ver­sión de los he­chos de Jeff, eso fue lo úni­co que su­ce­dió, pe­ro co­mo nues­tra his­to­ria lo mues­tra, Jeff y Tonya ven los he­chos de for­mas dis­tin­tas.

El per­so­na­je de Tonya Har­ding re­que­ría una exi­gen­cia fí­si­ca in­ten­sa en el mo­men­to de la in­ter­pre­ta­ción. ¿Qué tan com­ple­jo fue ese pa­pel pa­ra us­ted?

Fue en reali­dad exi­gen­te, e in­clu­so tu­ve una pe­que­ña le­sión cuan­do es­ta­ba prac­ti­can­do pa­ti­na­je so­bre hie­lo. Creo que de­fi­ni­ti­va­men­te sub­es­ti­mé lo di­fí­cil que el pa­ti­na­je es co­mo de­por­te y aho­ra sien­to mu­cho res­pe­to y ad­mi­ra­ción por los pa­ti­na­do­res en ge­ne­ral. Pe­ro par­ti­cu­lar­men­te sien­to ad­mi­ra­ción por lo que hi­zo Tonya Har­ding: aho­ra en­tien­do la gran ha­za­ña que lo­gró al ser la pri­me­ra pa­ti­na­do­ra en rea­li­zar en al­ta com­pe­ten­cia el ate­rri­za­je en tri­ple gi­ro. No­so­tros no apre­cia­mos eso has­ta que lle­gó el mo­men­to de ro­dar y ni si­quie­ra pu­di­mos ha­cer un tru­co vi­sual pa­ra que se vie­ra en pan­ta­lla, ¡por­que na­die pue­de ha­cer­lo! Creo que en los úl­ti­mos vein­te años so­lo ha ha­bi­do seis mu­je­res que han con­se­gui­do un tri­ple gi­ro en com­pe­ten­cia. Así que sí, ten­go una gran ad­mi­ra­ción por el pa­ti­na­je y tam­bién por Tonya.

Su pa­pel de Har­ley Quinn, en Sui­ci­de Squad, tu­vo mu­cho de re­bel­día, al­go que tam­bién es­tá en la per­so­na­li­dad de Tonya Har­ding. ¿Có­mo fue su co­ne­xión con ese sen­ti­mien­to?

Es ver­dad que en apa­rien­cia los per­so­na­jes son se­me­jan­tes, pe­ro es­to no es cier­to. De nin­gu­na ma­ne­ra. Yo creo que mi tra­ba­jo re­sul­ta más di­ver­ti­do con per­so­na­jes co­mo ellas, que no vi­ven se­gún las re­glas. Al­gu­nos tie­nen una brú­ju­la mo­ral más es­tric­ta que otros: mi pa­pel de Ja­ne en Tar­zán, por ejem­plo, en com­pa­ra­ción con Har­ley Quinn o Tan­ya Har­ding. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que nin­guno sea más o me­nos interesante que otro. Ca­da per­so­na­je es fuer­te a su ma­ne­ra. A mí me gus­ta que los ro­les fe­me­ni­nos de las pe­lí­cu­las ac­tua­les sean de per­so­na­jes fe­me­ni­nos fuer­tes. Eso ha­ce que los per­so­na­jes sean más reales, por­que son fuer­tes en unos as­pec­tos, pe­ro tie­nen de­fec­tos pro­fun­dos en otros. Tra­ba­jar con per­so­na­jes así es mu­cho más interesante.

La ma­yo­ría de los ac­to­res jó­ve­nes tie­nen ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les que los obli­gan a cam­biar de vo­ca­ción. ¿Pue­de ha­blar­nos de su ex­pe­rien­cia con

las au­di­cio­nes? ¿Ha si­do fá­cil pa­ra us­ted re­ci­bir crí­ti­cas?

No, nun­ca po­dría ol­vi­dar­las. Es un pro­ce­so ar­duo. To­da­vía ha­go au­di­cio­nes pa­ra cual­quier rol que quie­ro in­ter­pre­tar y las au­di­cio­nes son in­creí­ble­men­te di­fí­ci­les, ca­si con­tra­pro­du­cen­tes, por­que uno tra­ta de ob­te­ner el me­jor mo­men­to crea­ti­vo ba­jo una in­men­sa can­ti­dad de pre­sión. Pe­ro su­pon­go que es la na­tu­ra­le­za de la bes­tia, que no hay otra for­ma. Sim­ple­men­te tie­nes que ha­cer­lo, pe­ro las au­di­cio­nes son en reali­dad te­rro­rí­fi­cas. An­tes de ha­cer au­di­cio­nes yo tra­ba­ja­ría con un en­tre­na­dor de voz y acento, y otro en­tre­na­dor de ac­tua­ción, lo cual es cos­to­so. En mi ca­so yo ha­bía aho­rra­do di­ne­ro cuan­do trabajé en Neigh­bours, en Aus­tra­lia, pa­ra mu­dar­me a Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do lle­gué a Holly­wood no al­qui­lé un apar­ta­men­to en un lu­gar bo­ni­to ni na­da de eso, sino que gas­té una to­ne­la­da de di­ne­ro ha­cien­do coaching de re­duc­ción de acento y en­tre­na­mien­to ac­to­ral pa­ra ha­cer me­jo­res au­di­cio­nes en la tem­po­ra­da de pi­lo­tos. Pu­de en­trar en una sa­la de au­di­cio­nes y de­cir: “Hi­ce mi ta­rea”. Me sen­tía más se­gu­ra ha­cien­do una es­ce­na y sé que cuan­do no con­se­guía un pa­pel era por­que no ha­bía he­cho una bue­na au­di­ción, no por­que no estuviera bien pre­pa­ra­da. Cuan­do mis ami­gos me pre­gun­tan qué de­ben ha­cer pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo tras una au­di­ción, los es­cu­cho y cuan­do veo que se les es­tá es­ca­pan­do el acento les di­go: “De­be­rías sen­tar­te con un en­tre­na­dor”. Creo que uno no de­be ir a una au­di­ción, sino cuan­do uno es­tá real­men­te pre­pa­ra­do pa­ra eso. Aun­que to­dos los ac­to­res pa­san por un pro­ce­so di­fe­ren­te, pa­ra mí, de­fi­ni­ti­va­men­te, fun­cio­nó es­tar lo más pre­pa­ra­da po­si­ble.

¿De dón­de vino el gus­to por la ac­tua­ción? ¿Vie­ne de al­guien de su fa­mi­lia?

No, no es­tá en mi fa­mi­lia pa­ra na­da. Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no fue una idea de que­rer con­ver­tir­me en ac­triz de la no­che a la ma­ña­na. Siem­pre me en­can­tó ha­cer­me pa­sar por otra per­so­na en jue­gos con mis ami­gos y lue­go ha­cer co­sas más dra­má­ti­cas. Re­cuer­do que des­de muy pe­que­ña veía pe­lí­cu­las que mis abue­los traían a la ca­sa en DVD de di­fe­ren­tes gé­ne­ros, des­de pe­lí­cu­las de ani­ma­ción de Dis­ney has­ta clá­si­cos co­mo Ca­sa­blan­ca, pa­san­do por cin­tas de cien­cia fic­ción co­mo The Ma­trix. Me pa­re­cía fas­ci­nan­te so­ñar con que al­gún día iba a tra­ba­jar en al­gu­na pro­duc­ción de Holly­wood, al­go ca­si inal­can­za­ble pa­ra una chi­ca de una pro­vin­cia pe­que­ña de Aus­tra­lia. Pe­ro nun­ca fue una de­ci­sión cons­cien­te por­que no co­no­cía a na­die más que se hu­bie­ra con­ver­ti­do en ac­triz.

Hi­ce mi pri­mer dra­ma por di­ver­sión en la es­cue­la. Y lo hi­ce por­que me gus­ta­ba ha­cer­lo, no por­que pen­sa­ra que po­dría ser ren­ta­ble. Lue­go fue, li­te­ral­men­te, el ca­so de un es­ce­na­rio que con­du­ce a otro y el de una opor­tu­ni­dad que se con­vier­te en otra opor­tu­ni­dad más gran­de. Fi­nal­men­te, esos pa­sos me con­du­je­ron a un pa­pel de in­vi­ta­da en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión aus­tra­liano, que me lle­vó a otro pa­pel de in­vi­ta­da y que a su vez me con­du­jo a uno co­mo ac­triz re­gu­lar. Cuan­do tu­ve ese rol ha­bi­tual co­no­cí a per­so­nas que real­men­te ac­tua­ban pa­ra ga­nar­se la vi­da y que po­dían man­te­ner a su fa­mi­lia. Ahí fue

cuan­do pen­sé: “Oh, pue­do ha­cer es­to co­mo un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to, no ten­go que con­se­guir otro tra­ba­jo”.

¿Al­gu­na vez pen­só en se­guir otra ca­rre­ra co­mo el de­re­cho o la me­di­ci­na?

Es cu­rio­so que men­cio­nes el de­re­cho. En la es­cue­la te sien­tas con un con­se­je­ro y ellos mi­ran los te­mas en los que eres me­jor y de­ci­den cuál se­rá tu es­cue­la de fin de año y la ca­rre­ra que po­drías se­guir en la uni­ver­si­dad. A mí me di­je­ron que de­be­ría se­guir un tí­tu­lo en le­yes; yo no que­ría ser abo­ga­da, pe­ro ellos me de­cían que de­bía es­tu­diar le­yes por­que mis es­tu­dios so­bre el te­ma eran real­men­te bue­nos. Y yo pen­sa­ba: “Eso no tie­ne sen­ti­do por­que eso no es lo que quie­ro ha­cer”. En­ton­ces me pre­gun­ta­ron: “¿Qué quie­res ha­cer?”. Yo ape­nas de­cía: “No sé, tal vez po­dría ha­cer ges­tión de even­tos o al­go así” y me res­pon­dían que pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba un pun­ta­je di­fe­ren­te. Pen­sé en ir­me de via­je por un tiem­po. Es­ta­ba se­gu­ra de que des­pués de un par de años sa­bría qué ha­cer, así que me pu­se en plan de rea­li­zar un via­je sa­bá­ti­co, pe­ro dos días des­pués con­se­guí mi tra­ba­jo en Neigh­bours. Su­pon­go que es­te era mi des­tino.

¿Qué otros tra­ba­jos tu­vo mien­tras con­se­guía ac­tuar en al­go?

Tu­ve un mi­llón de tra­ba­jos oca­sio­na­les. Ob­tu­ve mi pri­mer tra­ba­jo de tiem­po par­cial cuan­do te­nía diez años de edad y no co­men­cé a tra­ba­jar en te­le­vi­sión has­ta que tu­ve die­ci­sie­te, así que tu­ve sie­te años de tra­ba­jos oca­sio­na­les.

¿Có­mo cuá­les?

Trabajé en una tien­da de surf du­ran­te dos años, trabajé en un Subway pre­pa­ran­do sándwiches, lue­go limpié ca­sas, fui niñera y has­ta trabajé en una far­ma­cia. Hi­ce co­sas de me­dio tiem­po en una ofi­ci­na, trabajé de­trás de la ba­rra de un bar, du­ran­te un tiem­po fui ca­ma­re­ra y trabajé en co­ci­nas de res­tau­ran­tes la­van­do pla­tos. Es­toy se­gu­ra de que hay al­gu­nos tra­ba­jos que se me ol­vi­dan en el mo­men­to… Tam­bién trabajé en una tien­da de co­mi­das co­mo ca­je­ra. Co­mo te di­go, hi­ce de to­do.

¿Qué fue lo que más le sor­pren­dió cuan­do lle­gó a Holly­wood?

Que era muy di­fe­ren­te de Aus­tra­lia. Lo más sorprendente fue cuan­do en­tré por pri­me­ra vez en un set de ro­da­je y vi a un di­rec­tor que es­ta­ba bus­can­do una si­lla ple­ga­ble con mi nom­bre de­trás. Me pa­re­ció tan sorprendente, que yo ape­nas pre­gun­ta­ba “¿Quién hi­zo eso?, ¿quién or­ga­ni­zó es­to?, ¿es una bro­ma?”. Me ex­pli­ca­ron que se­gún una re­gla del sin­di­ca­to, los con­tra­tos de los ac­to­res de­ben te­ner una si­lla pro­pia con su nom­bre. Eso es real­men­te ge­nial por­que to­dos to­man la par­te pos­te­rior del asien­to co­mo un pe­que­ño re­cuer­do. Es al­go que sue­na ton­to, pe­ro pa­ra mí fue muy emo­cio­nan­te.

¿Ade­más de la ac­tua­ción qué es lo que más le apa­sio­na en la vi­da?

Me encantan las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y es­tar cer­ca de la na­tu­ra­le­za. He es­ta­do bu­cean­do con ti­bu­ro­nes, in­clu­so con ti­bu­ro­nes ba­lle­na. Tam­bién he sur­fea­do en di­fe­ren­tes cos­tas, co­mo en Ba­li, que fue una ex­pe­rien­cia ate­rra­do­ra­men­te úni­ca. Creo que se tra­ta de sen­tir res­pe­to por la na­tu­ra­le­za. Cuan­do es­tás en esas cir­cuns­tan­cias, al me­nos pa­ra mí, de re­pen­te te das cuen­ta de lo in­sig­ni­fi­can­tes que so­mos en el gran es­que­ma del cos­mos y apren­des a te­ner un gran res­pe­to por la ma­dre na­tu­ra­le­za.

En­ton­ces tam­bién es una aman­te de los ani­ma­les…

¡Por su­pues­to, los amo de­ma­sia­do! No ten­go mas­co­tas, la­men­ta­ble­men­te, por­que vi­vo un tra­jín de tra­ba­jo que me obli­ga a es­tar con fre­cuen­cia fue­ra de ca­sa. Se­ría in­jus­to te­ner una mas­co­ta que no pu­die­ra lle­var con­mi­go a to­das par­tes, no po­dría cui­dar­la co­mo es de­bi­do. Pe­ro sí, los ado­ro.

¿Le gus­ta ha­cer ejer­ci­cio?

No tan­to, por­que nun­ca sen­tí que te­nía que ha­cer die­tas o un ré­gi­men en un gim­na­sio ni na­da por el es­ti­lo. Pa­ra ciertos ro­les tu­ve que so­me­ter­me a unos re­gí­me­nes muy es­tric­tos… Pe­ro gra­cias a Dios no fue por mu­cho tiem­po, por­que no ten­go la au­to­dis­ci­pli­na ni el au­to­con­trol pa­ra es­tar en nin­gún ti­po de die­ta. Mien­tras no ten­ga que ha­cer­lo, me­jor, por­que no es al­go que ha­ga par­te de mi vi­da per­so­nal. Real­men­te no ten­go nin­gún ré­gi­men de ejer­ci­cio ni si­go nin­gu­na die­ta.

¿Ni si­quie­ra ali­men­tos na­tu­ra­les? ¿Na­da de eso?

Bueno, sí. Me en­can­ta co­mer ali­men­tos or­gá­ni­cos cuan­do es po­si­ble. Eso es al­go fá­cil de ha­cer en Nue­va York y en otras gran­des ciu­da­des. Pe­ro, no sé, sien­to que cuan­do es­tás en ciertos lu­ga­res del mun­do es más di­fí­cil en­con­trar ese ti­po de ali­men­tos. No soy muy exi­gen­te con eso.

¿Cuál es la idea más equi­vo­ca­da que la gen­te tie­ne so­bre us­ted?

Que me la pa­so to­do el tiem­po sen­ta­da en un ya­te o en fies­tas de lu­jo o al­go así. Me gus­ta­ría que fue­ra cier­to, ¡se­ría de lo más di­ver­ti­do! Pe­ro ha­cer pe­lí­cu­las es lo me­nos glamuroso del mun­do, la ma­yor par­te del tiem­po es­tás sen­ta­da en un trái­ler es­pe­ran­do a que el di­rec­tor te llame pa­ra ro­dar las es­ce­nas y si quie­res ir al ba­ño so­lo tie­nes un mi­nu­to. Creo que la gen­te tie­ne una idea de que ha­cer pe­lí­cu­las es co­mo “Oh, de­bes es­tar en un mag­ní­fi­co es­tu­dio to­man­do un ca­fé con le­che o pa­sean­do por fies­tas y clu­bes de bai­le”. Cuan­do lla­mo a mi fa­mi­lia y les di­go que es­toy en un set de gra­ba­ción, ellos di­cen “Oh, wow. ¿Dón­de?”. Y les res­pon­do: “¡Pues es­toy en una lú­gu­bre pis­ta de pa­ti­na­je so­bre hie­lo en me­dio de la na­da!” [ri­sas]. Esa es la ma­yor idea erró­nea que la gen­te tie­ne de uno co­mo ac­tor.

¿Cuál fue su más gra­ta com­pa­ñía en la in­fan­cia?

Me da al­go de pe­na con­fe­sar­lo, pe­ro ten­go un co­ne­ji­to de pe­lu­che que me die­ron cuan­do na­cí y to­da­vía lo man­ten­go a mi la­do. Se lla­ma Bunny Hunny. ¡Cuan­do eres jo­ven, te vuel­ves real­men­te crea­ti­vo con nom­bres co­mo ese! [ri­sas]. Tie­ne 27 años, co­mo yo, ha via­ja­do con­mi­go a to­das par­tes y yo to­da­vía duer­mo con él. Ob­via­men­te, mi es­po­so pien­sa que es su­per­ex­tra­ño que aún ha­ga eso [ri­sas].

A pro­pó­si­to de su es­po­so, Tom Ac­ker­ley… Us­ted se ca­só el año pa­sa­do. ¿Ha ha­bi­do al­gu­na pe­lí­cu­la que le ha­ya ayu­da­do a re­fle­xio­nar lo que quie­re o no en su ma­tri­mo­nio?

Esa es una pre­gun­ta interesante por­que pre­ci­sa­men­te an­tes de ro­dar Tonya pro­ta­go­ni­cé una pe­lí­cu­la muy be­lla lla­ma­da Goodb­ye Ch­ris­top­her Ro­bin, so­bre la his­to­ria de Alan Ale­xan­der Mil­ne, el crea­dor de Win­nie the Pooh. En la pe­lí­cu­la in­ter­pre­to a Daph­ne de Sé­lin­court, la es­po­sa de Mil­ne, y ha­cer esa pe­lí­cu­la me hi­zo pen­sar más acer­ca de có­mo me gus­ta­ría ser ma­dre de fa­mi­lia. Creo que Daph­ne fue una gran es­po­sa ya que co­no­cía a su ma­ri­do por den­tro y por fue­ra y sa­bía exac­ta­men­te lo que él ne­ce­si­ta­ba, a ve­ces an­tes de que él lo hi­cie­ra; ella sa­bía cuán­do pre­sio­nar­lo y cuán­do apo­yar­lo, y real­men­te de­di­có su vi­da a apo­yar sus sue­ños y su ca­rre­ra. Creo que ella era una es­po­sa in­creí­ble y yo es­pe­ro ser tan leal co­mo Daph­ne. Has­ta aho­ra mi ma­tri­mo­nio con Tom ha si­do ge­nial. Cuan­do nos co­no­ci­mos éra­mos muy bue­nos ami­gos, fui­mos com­pa­ñe­ros de apar­ta­men­to en Londres y aho­ra que es­ta­mos ca­sa­dos se­gui­mos sien­do los me­jo­res ami­gos y com­pa­ñe­ros de cuar­to.

¿Re­cuer­da la pri­me­ra vez que us­ted fue a ci­ne?

Lo re­cuer­do, efec­ti­va­men­te. A una par­te de mí le gus­ta la res­pues­ta, pe­ro otra desea­ría te­ner una res­pues­ta di­fe­ren­te por­que cuan­do le pre­gun­tas eso a otras per­so­nas res­pon­den que la pri­me­ra pe­lí­cu­la que vie­ron fue al­go co­mo 2001: odi­sea del es­pa­cio o al­go así. La pri­me­ra vez que fui al ci­ne fue a ver Geor­ge de la Sel­va, con Bren­dan Fra­ser [ri­sas] ¡y me en­can­ta esa pe­lí­cu­la! No es uno de esos clá­si­cos del ci­ne, pe­ro fue di­ver­ti­do, en­tre­te­ni­do y, sí, fue mi pri­mer re­cuer­do del ci­ne. Des­de en­ton­ces he es­ta­do en­gan­cha­da.

¿Y qué es lo más im­por­tan­te pa­ra Mar­got Rob­bie cuan­do no es­tá tra­ba­jan­do?

Mi pla­cer cul­po­so es te­ner tiem­po pa­ra dor­mir, te­ner un sue­ño real­men­te lar­go [ri­sas]. So­lo quie­ro dor­mir 14 ho­ras y lue­go es­toy lis­ta pa­ra otro par de me­ses de tra­ba­jo. ¡Ese se­ría mi ma­yor pla­cer! Siem­pre es­toy preo­cu­pa­da por no per­der el tiem­po, así que siem­pre pro­gra­mo mi alar­ma pa­ra que me des­pier­te tem­prano.

“HA­CER PE­LÍ­CU­LAS ES LO ME­NOS GLAMUROSO DEL MUN­DO, LA MA­YOR PAR­TE DEL TIEM­PO ES­TÁS SEN­TA­DA EN UN TRÁI­LER ES­PE­RAN­DO A QUE EL DI­REC­TOR TE LLAME PA­RA RO­DAR LAS ES­CE­NAS Y SI QUIE­RES IR AL BA­ÑO SO­LO TIE­NES UN MI­NU­TO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.