SA­MUEL AZOUT

DE EM­PRE­SA­RIO A FILÁNTROPO

Bocas - - SUMARIO - POR MA­RÍA XIMENA PLA­ZA FO­TOS CHAR­LIE COR­DE­RO

SA­MUEL AZOUT FUE UNO DE LOS GRAN­DES EM­PRE­SA­RIOS DE CO­LOM­BIA, PE­RO A SUS 48 AÑOS DE­CI­DIÓ NO JU­GAR MÁS EL ROL DEL EJE­CU­TI­VO EXITOSO. DES­PUÉS DE HA­BER HE­CHO UNA CA­RRE­RA AD­MI­RA­BLE EN LOS ALMACENES VI­VE­RO –FUE CA­JE­RO, ES­TU­VO DE­TRÁS DE MOS­TRA­DO­RES DE RO­PA, SUPERVISÓ BO­DE­GAS, COORDINÓ IM­POR­TA­CIO­NES Y SE CON­VIR­TIÓ EN EL PRE­SI­DEN­TE DE LA EM­PRE­SA–, FUSIONÓ SU COM­PA­ÑÍA CON CARULLA Y LA CON­VIR­TIÓ EN LA CA­DE­NA CON EL MA­YOR NÚ­ME­RO DE PUNTOS DE VEN­TA EN EL PAÍS. SIN EM­BAR­GO, CUAN­DO SU FIR­MA PA­SÓ A MA­NOS DEL ÉXI­TO, LA FILANTROPÍA Y EL FÚT­BOL SE CON­VIR­TIE­RON EN SU OB­SE­SIÓN Y LLE­GÓ, IN­CLU­SO, A ASE­SO­RAR PO­LÍ­TI­CAS GU­BER­NA­MEN­TA­LES PA­RA SU­PE­RAR LA PO­BRE­ZA. ¿POR QUÉ UNO DE LOS CE­RE­BROS EM­PRE­SA­RIA­LES MÁS EXI­TO­SOS DE CO­LOM­BIA DE­CI­DIÓ RE­TI­RAR­SE DE LOS NE­GO­CIOS PA­RA DEDICARSE A LO SO­CIAL?

“TEN­GO MÁS DI­NE­RO DEL QUE NE­CE­SI­TO, PE­RO ME­NOS DE LO QUE LA GEN­TE CREE. LO QUE YO HA­GO ES DE­DI­CAR TO­DO MI TIEM­PO A QUE EL FÚT­BOL PUE­DA TRANS­FOR­MAR CO­MU­NI­DA­DES”.

Ba­jo los ra­yos ple­nos del sol, Sa­muel Azout –el em­pre­sa­rio que se fu­gó de las reunio­nes in­ter­mi­na­bles con al­tos eje­cu­ti­vos, de los bu­zo­nes re­ple­tos de co­rreos elec­tró­ni­cos, de las com­ple­jas grá­fi­cas y de las ta­blas de ren­ta­bi­li­dad– acep­ta el re­to de unos ni­ños de pa­tear la pe­lo­ta sin de­jar­la caer al sue­lo. En la can­cha pol­vo­rien­ta del ba­rrio El Pue­bli­to, de Ba­rran­qui­lla, los pe­que­ños se ríen al ver a Sammy, co­mo lo lla­man ca­ri­ño­sa­men­te en la Are­no­sa. “Tie­ne más va­ri­llas que el puen­te Pu­ma­re­jo”, le di­ce un mo­reno, por­que sus pier­nas son igual de tie­sas y rí­gi­das que las vi­gas de la cons­truc­ción vial que pro­me­te atra­ve­sar al río Mag­da­le­na.

Sammy no se­rá el pró­xi­mo Mes­si, ni lo pre­ten­de, pe­ro a sus 53 años no ha de­ja­do mo­rir su pa­sión por el fút­bol: pa­ra dar­le rien­da suel­ta, ha­ce cin­co años se li­be­ró de cual­quier obli­ga­ción pro­fe­sio­nal.

Sa­muel Ro­ger Azout Pa­pu na­ció en la cu­na de una fa­mi­lia ju­día ba­rran­qui­lle­ra de­di­ca­da al co­mer­cio. Su abue­lo, mon­ta­do en un bu­rro, ven­día te­las por Puer­to Co­lom­bia; su pa­dre, Al­ber­to Azout, tam­bién ja­ló el hi­lo de la con­fec­ción, pe­ro cuan­do su fá­bri­ca de ca­mi­sas que­bró a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1960 eri­gió de la na­da los almacenes Vi­ve­ro, que du­ran­te mu­chos años fue­ron un re­fe­ren­te de es­ti­lo de vi­da en la cos­ta ca­ri­be.

Sa­muel es­tu­dió eco­no­mía y ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en las me­jo­res uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, pa­ra lue­go vol­ver al país a di­ri­gir la em­pre­sa fa­mi­liar. “Siem­pre su­pe que mi pa­dre que­ría que le ayu­da­ra con sus ne­go­cios. No te­nía otra op­ción; él hi­zo un gran sa­cri­fi­cio pa­ra pa­gar mis es­tu­dios”, di­ce. Allí fue ca­je­ro, es­tu­vo de­trás de mos­tra­do­res de ro­pa, supervisó bo­de­gas, coordinó im­por­ta­cio­nes y, tal co­mo es­ta­ba es­cri­to, se con­vir­tió en el pre­si­den­te de la em­pre­sa: su ma­yor ha­za­ña fue man­te­ner la com­pa­ñía a flo­te cuan­do el país atra­ve­só la cri­sis que pro­du­jo la li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca en los años no­ven­ta.

Tam­bién lo­gró, a co­mien­zos de es­te mi­le­nio, la fu­sión con Carulla, la gran com­pa­ñía mi­no­ris­ta ra­di­ca­da en Bo­go­tá. Gra­cias a su ojo clí­ni­co pa­ra los ne­go­cios, Vi­ve­ro, con me­nos almacenes en la cos­ta atlán­ti­ca, fue el pe­que­ño ti­bu­rón que ab­sor­bió al gi­gan­te. Lue­go Carulla-vi­ve­ro lle­gó a te­ner más de 17.000 em­plea­dos y un in­ven­ta­rio de más de 80.000 pro­duc­tos en­tre ali­men­tos, ro­pa, fe­rre­te­ría, ju­gue­te­ría y mis­ce­lá­nea. Tam­bién ad­qui­rió a Sur­ti­max, otra ca­de­na de co­mer­cio bo­go­ta­na.

La pe­ri­cia em­pre­sa­rial de Azout em­pe­zó a ser ala­ba­da por com­pa­ñías lo­ca­les y mul­ti­na­cio­na­les, que lo so­li­ci­ta­ban co­mo miem­bro de sus jun­tas di­rec­ti­vas. Sin em­bar­go, con el pa­so del tiem­po, el tra­ba­jo cor­po­ra­ti­vo de­jó de mo­ti­var­lo. En vís­pe­ras de la ven­ta de Carulla-vi­ve­ro al Gru­po Éxi­to, via­jó a Bos­ton pa­ra “ba­ra­jar de nue­vo los nai­pes”: em­pe­zó una maes­tría en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en la Uni­ver­si­dad de Har­vard y com­par­tió pu­pi­tre con sus dos hi­jas, que es­tu­dia­ban his­to­ria y ma­te­má­ti­cas. Allí es­cu­chó a un com­pa­ñe­ro chi­leno ha­blar del fút­bol co­mo ar­ma pa­ra com­ba­tir la po­bre­za y la ex­clu­sión, y eso se con­vir­tió en un re­to in­te­lec­tual más gran­de que la di­rec­ción de cual­quier em­pre­sa. De vuel­ta en Co­lom­bia, Azout creó la Fun­da­ción Fút­bol con Co­ra­zón y, al po­co tiem­po, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos le pi­dió ayu­da pa­ra que la po­bre­za ex­tre­ma es­tu­vie­se en lo más al­to de la agen­da pú­bli­ca.

En es­tos días es ha­bi­tual ver­lo con an­te­ojos de mar­cos re­don­dos. En los úl­ti­mos años ha ad­qui­ri­do más de ca­tor­ce ga­fas de es­te es­ti­lo, al­gu­nas con co­lo­res tan lla­ma­ti­vos co­mo el na­ran­ja. Ex­pli­ca que es po­si­ble que ha­ya em­pe­za­do es­ta co­lec­ción de­bi­do a su co­ne­xión con los dis­fra­ces y las ca­re­tas del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla; es­pe­cial­men­te con el an­ti­faz del Mo­no­cu­co, que le da la ilu­sión de ser in­vi­si­ble.

“¡Es­to sí es tron­co de pin­ta!”, di­ce. Lle­va su ca­mi­sa del Real Ma­drid, unos jeans y una son­ri­sa con­ta­gio­sa. Su de­do ín­di­ce sube el mar­co de sus ga­fas y se alis­ta pa­ra que le to­men unas fo­tos con al­gu­nos de los mil ju­ga­do­res que hoy dispu­tan el tor­neo anual de fút­bol de su or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro.

Des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do por dé­ca­das en Almacenes Vi­ve­ro, us­ted se de­di­có a la filantropía. ¿Con­si­de­ra que es­te gi­ro en su rum­bo pro­fe­sio­nal tie­ne al­go de pa­re­ci­do a lo que han he­cho otros em­pre­sa­rios co­mo Bill Ga­tes?

Hay al­go de eso, pe­ro guar­dan­do las pro­por­cio­nes. Ga­tes en­tre­gó gran par­te de su pa­tri­mo­nio al ser­vi­cio de obras so­cia­les, es­pe­cial­men­te de ini­cia­ti­vas de sa­lud en Áfri­ca. En mi ca­so, ten­go más di­ne­ro del que ne­ce­si­to, pe­ro me­nos de lo que la gen­te cree [ri­sas]. Lo que yo ha­go es de­di­car to­do mi tiem­po a que el fút­bol pue­da trans­for­mar co­mu­ni­da­des. Lo que ten­go en co­mún con el mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se es que pa­ra am­bos lle­gó un mo­men­to en que lle­na­mos nues­tras ex­pec­ta­ti­vas en el sec­tor pri­va­do y, por eso, cam­bia­mos de fo­co: a mí ya no me es­ti­mu­la­ba di­ri­gir de 500 a 1.000 almacenes o com­prar otra ca­de­na de su­per­mer­ca­dos… En úl­ti­mas, se pue­de ex­pli­car del si­guien­te mo­do: el sue­ño es pa­sar del éxi­to al sig­ni­fi­ca­do, lue­go a la tras­cen­den­cia.

¿Qué tan­to di­ne­ro ne­ce­si­ta?

No me acos­tum­bré a los lu­jos ex­tra­va­gan­tes, co­mo ya­tes o avio­nes pri­va­dos. Las co­sas que me gus­tan no cues­tan tan­to… Sal­vo los via­jes, por­que quie­ro ir a los mun­dia­les de fút­bol. Uno de los me­jo­res mo­men­tos de mi vi­da fue la vic­to­ria de Co­lom­bia fren­te a Uruguay en el Mun­dial de Brasil 2014. El pro­ble­ma de la acu­mu­la­ción de las ri­que­zas co­mo ob­je­ti­vo de exis­ten­cia es que re­sul­ta in­sa­cia­ble, en­ton­ces se vuel­ve uno es­cla­vo de te­ner más y más co­sas. Mi abue­lo ju­dío, que vi­vió jus­to en­fren­te del Club He­breo de Ba­rran­qui­lla, me en­se­ñó que el di­ne­ro es bueno cuan­do sir­ve pa­ra ac­cio­nes que be­ne­fi­cien a la gen­te.

¿Có­mo lle­gó su abue­lo a Ba­rran­qui­lla?

En la dé­ca­da de 1920 mi abue­lo pa­terno lle­gó a Ba­rran­qui­lla, des­pués de via­jar co­mo ma­ri­ne­ro en una em­bar­ca­ción. Cuan­do pi­só sue­lo co­lom­biano, subido en un bu­rro ven­dió te­las por Puer­to Co­lom­bia y lue­go via­jó a dis­tin­tas par­tes del país. Esa al­ma de co­mer­cian­te la he­re­dó mi pa­pá, que se unió con su cu­ña­do pa­ra em­pe­zar una fá­bri­ca de ca­mi­sas.

¿Es cier­to que su pa­pá desafió a la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal en la dé­ca­da de 1950?

Eso se di­ce por una pu­bli­ci­dad que di­se­ñó Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio, fa­mo­so por ha­cer par­te del gru­po in­te­lec­tual y bohe­mio de La Cue­va. Era una ima­gen de una mu­jer se­mi­des­nu­da que ves­tía so­lo una ca­mi­sa y de­ba­jo de ella se leía la fra­se: “Si yo fue­ra hom­bre, usa­ría Ca­mi­sas Ja­son”. Mi pa­pá fre­cuen­ta­ba al­gu­nas ve­ces La Cue­va. Él cuen­ta que en ho­ras de la ma­dru­ga­da, cuan­do se aca­ba­ba el li­cor, Ga­briel Gar­cía Már­quez y Ale­jan­dro Obre­gón de­cían: “Man­den a com­prar tra­go al ju­dío por­que ese re­gre­sa”. Ese gru­po te­nía cuen­tos chis­to­sos: de­cían, por ejem­plo, que Dios era más al­to que un pa­lo de co­co o que si la mier­da tu­vie­ra un va­lor, los po­bres na­ce­rían sin tra­se­ro.

¿Có­mo fue cre­cer en una fa­mi­lia ju­día ro­dea­da de una so­cie­dad ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­ca?

De ni­ño al­gu­na vez me di­je­ron: “Tú eres ma­lo por­que los judíos ma­ta­ron a Cris­to”. Por en­de, des­de muy pe­que­ño fui cons­cien­te de que vi­vía en un país en el que era par­te de una mi­no­ría re­li­gio­sa; se su­po­ne que vi­vi­mos en una na­ción se­cu­lar, pe­ro el himno di­ce: “del que mu­rió en la cruz”. ¡Pe­ro no creo que ha­ya si­do dis­cri­mi­na­do! Ser par­te de una mi­no­ría sig­ni­fi­ca te­ner otro ti­po de ex­pe­rien­cias, que ha­cen que uno desa­rro­lle una sen­si­bi­li­dad por los pro­ble­mas de otras per­so­nas que pue­dan ser des­ca­li­fi­ca­das por su ori­gen, re­li­gión, ra­za o con­di­ción eco­nó­mi­ca.

¿Qué otros re­cuer­dos tie­ne de su ni­ñez?

No se me ol­vi­da un cas­ti­go que pa­de­cí en se­gun­do de ba­chi­lle­ra­to. Sol­té la car­ca­ja­da cuan­do mis com­pa­ñe­ros le lan­za­ron pa­pe­li­tos al ni­ño que siem­pre era ri­di­cu­li­za­do por los más in­quie­tos del cur­so… Fue una es­pe­cie de bull­ying o ma­to­neo, tér­mi­nos des­co­no­ci­dos o qui­zá inexis­ten­tes a co­mien­zos de los años se­ten­ta, que sa­có de las ca­si­llas a la pro­fe­so­ra de es­pa­ñol, Ber­ta de Res­tre­po, que te­nía un ca­rác­ter fuer­te y es­tric­to. Tu­ve que es­cri­bir la de­fi­ni­ción de so­li­da­ri­dad cien ve­ces en un sa­lón hir­vien­do por el ra­yo de sol de la una de la tar­de y con un aba­ni­co de te­cho oxi­da­do que pro­du­cía más rui­do que fres­co. ¡Me pa­re­ció una ver­da­de­ra tor­tu­ra! Pe­ro hoy aún me re­fie­ro a esa de­fi­ni­ción: “So­li­da­ri­dad es la de­pen­den­cia mu­tua que exis­te en­tre las per­so­nas, que no los de­ja ser fe­li­ces si no lo son los de­más”.

Con­ti­nue­mos con su vi­da. Des­de jo­ven es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en los ne­go­cios de su pa­dre…

A la fá­bri­ca de ca­mi­sas no le es­ta­ba yen­do bien en los se­sen­ta, por lo cual mi pa­pá de­ci­dió ce­rrar­la.

“EL POSGRADO ME HI­ZO ENCARAR EL RE­TO IN­TE­LEC­TUAL DE COM­BA­TIR LA PO­BRE­ZA Y LA EX­CLU­SIÓN, AL­GO QUE LA HU­MA­NI­DAD NO HA PO­DI­DO SU­PE­RAR”.

Tu­vo la idea de po­ner sus sal­dos a la ven­ta, le­jos de ima­gi­nar­se que de ahí na­ce­ría Vi­ve­ro. Cuan­do to­da­vía es­ta­ba en el co­le­gio trabajé co­mo ca­je­ro en los almacenes. Tam­bién, es­tu­ve al la­do de mi pa­pá du­ran­te las va­ca­cio­nes de la ca­rre­ra de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, en Es­ta­dos Uni­dos.

¿Y qué hi­zo en Vi­ve­ro des­pués de ter­mi­nar la ca­rre­ra?

Te­nía un car­go muy im­por­tan­te: ¡era el hi­jo del due­ño! [ri­sas]. Des­pués de es­tu­diar en el ex­te­rior en­ten­dí que vol­ver al país era una re­tri­bu­ción a mi pa­dre pa­ra sa­car ade­lan­te el ne­go­cio de la fa­mi­lia. Yo sa­bía que mi des­tino era di­ri­gir Vi­ve­ro y no pen­sa­ba en otra co­sa. Me­jor di­cho, yo lo que­ría ha­cer. Sin em­bar­go, pri­me­ro lle­gué a tra­ba­jar en la bo­de­ga y lue­go pa­sé por dis­tin­tos ro­les en los almacenes. Me di cuen­ta de que es­tar pa­ra­do de­trás de un mos­tra­dor du­ran­te ocho o nue­ve ho­ras al día le exi­ge mu­cho al cuer­po. Eso me ayu­dó a te­ner los pies so­bre la tie­rra.

En Ba­rran­qui­lla es bien co­no­ci­do el in­cen­dio que des­tru­yó uno de los almacenes…

Des­pués de ocu­par car­gos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en Vi­ve­ro, co­mo la coor­di­na­ción de im­por­ta­cio­nes, via­jé de nue­vo a los Es­ta­dos Uni­dos a es­tu­diar una maes­tría en Ne­go­cios, un MBA, pe­ro no la pu­de ter­mi­nar por­que a me­dia­dos de los ochen­ta se in­cen­dió un al­ma­cén que re­pre­sen­ta­ba el 70 % de las ven­tas. Pen­sa­mos que era el fin de la com­pa­ñía, pe­ro nos sal­va­ron al­gu­nos pro­vee­do­res y ban­cos que le die­ron unos cré­di­tos a mi pa­dre. Tam­bién fue con­mo­ve­dor el apo­yo de la co­mu­ni­dad ba­rran­qui­lle­ra, que com­pró nues­tros pro­duc­tos en una car­pa que co­lo­ca­mos en el par­quea­de­ro que es­ta­ba fren­te al edi­fi­cio que se ha­bía in­ci­ne­ra­do. Nun­ca se su­po quién es­ta­ba de­trás del fue­go, aun­que se sos­pe­chó que la cau­sa fue una mano cri­mi­nal o un pro­ble­ma eléc­tri­co. Co­mo los clien­tes nos ex­ten­die­ron su mano, lo­gra­mos re­sur­gir de las ce­ni­zas. Li­te­ral­men­te.

¿Y cuán­do fue que dio el sal­to pa­ra vol­ver­se ge­ren­te de la com­pa­ñía?

Se­guí ba­jo la som­bra de mi pa­pá has­ta prin­ci­pios de los no­ven­ta. De nue­vo sa­lí del país a es­tu­diar un pro­gra­ma avan­za­do en ad­mi­nis­tra­ción pa­ra eje­cu­ti­vos se­nior en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia. Fue un gran des­per­tar por­que en­ten­dí las nue­vas ne­ce­si­da­des de de­sa­rro­llo pa­ra una em­pre­sa en un mun­do glo­ba­li­za­do. En­ton­ces le pro­pu­se a mi pa­dre y a mis her­ma­nos em­pe­zar una tran­si­ción, de una ad­mi­nis­tra­ción fa­mi­liar a una pro­fe­sio­nal: in­tro­du­cir un go­bierno cor­po­ra­ti­vo, tec­no­lo­gía de pun­ta y eje­cu­ti­vos con re­co­rri­do aca­dé­mi­co y pro­fe­sio­nal. Fue en ese mo­men­to cuan­do to­mé las rien­das de la em­pre­sa.

¿Có­mo lo­gró que la ca­de­na mi­no­ris­ta si­guie­ra cre­cien­do en me­dio de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y la cri­sis de fi­na­les de los no­ven­ta?

Esos cam­bios en la ad­mi­nis­tra­ción fue­ron el pun­to de par­ti­da pa­ra com­pe­tir con los ope­ra­do­res del ex­te­rior que lle­ga­ron al país en esa épo­ca. Pe­se al ori­gen fa­mi­liar de la em­pre­sa, tam­po­co nos ne­ga­mos a la in­ver­sión ex­tran­je­ra: en 1998 lo­gra­mos ser una

de las pri­me­ras com­pa­ñías del país en re­ci­bir re­cur­sos de la ban­ca pri­va­da de in­ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Y da­do que la fa­mi­lia no que­ría de­jar a la de­ri­va el con­trol de la com­pa­ñía, esos mis­mos in­ver­sio­nis­tas en­con­tra­ron una for­ma crea­ti­va pa­ra que Vi­ve­ro –que era una ter­ce­ra par­te de Carulla– fue­se la que ab­sor­bie­ra la em­pre­sa más gran­de y pa­ra que yo li­de­ra­ra ese pro­ce­so.

Des­pués de con­so­li­dar exi­to­sa­men­te am­bas em­pre­sas en una so­la mar­ca, en 2006 la com­pa­ñía fue ven­di­da a Almacenes Éxi­to y el nom­bre Vi­ve­ro des­apa­re­ció. Su her­mano Jacky di­ce que fue un gol­pe emo­cio­nal muy du­ro.

A mí se me es­ca­pa­ron las lá­gri­mas mien­tras iba al ae­ro­puer­to, tras la úl­ti­ma inau­gu­ra­ción de un al­ma­cén Vi­ve­ro. Eso fue cuan­do se es­ta­ba dan­do el trá­mi­te de la transac­ción al Éxi­to y em­pe­cé a es­tu­diar una maes­tría en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en Har­vard. Fue muy do­lo­ro­so por­que Vi­ve­ro era una fi­bra de la fa­mi­lia Azout, y tam­bién de Ba­rran­qui­lla. En­car­na­ba la cul­tu­ra y el es­ti­lo del cos­te­ño: te­nía una per­so­na­li­dad ale­gre y des­com­pli­ca­da, que se re­fle­ja­ba en las con­fec­cio­nes lo­ca­les y, a su vez, un to­que in­ter­na­cio­nal que es­ta­ba pre­sen­te en los sin­gu­la­res pro­duc­tos im­por­ta­dos que arri­ba­ban a la cos­ta. Ba­jo la som­bri­lla del Éxi­to, los almacenes se vol­vie­ron más es­tán­dar. Por en­de, la des­apa­ri­ción de Vi­ve­ro tra­jo con­si­go un va­cío pa­ra los clien­tes y pa­ra no­so­tros, es­pe­cial­men­te pa­ra mi pa­pá. Eso nun­ca se va a su­pe­rar del to­do.

Con su ha­bi­li­dad pa­ra los ne­go­cios, ¿por qué no le apos­tó a otro em­pren­di­mien­to?

Con Vi­ve­ro lo­gré te­ner un pan re­po­sa­do a una tem­pra­na edad y me sien­to ben­de­ci­do por ello. Hoy, diez años des­pués de la ven­ta de la em­pre­sa, no cam­bia­ría na­da de lo que he he­cho: fue el mis­mo sec­tor pri­va­do el que me fue acer­can­do a los te­mas so­cia­les. Las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con la em­pre­sa y con la Fun­da­ción Carulla me im­pul­sa­ron a es­tu­diar la maes­tría y a ba­ra­jar de nue­vo los nai­pes.

¿No sin­tió ver­güen­za de es­tu­diar a los 48 años y com­par­tir pu­pi­tre con sus hi­jas?

Com­par­tir la vi­da de es­tu­dian­te con mis hi­jas fue en­tre­te­ni­do: to­dos íba­mos a es­tu­diar en la bi­blio­te­ca de Har­vard. Yo siem­pre he asu­mi­do más el rol del pa­pá ami­go y al­cahue­ta. Ade­más, apren­der es una la­bor pa­ra to­da la vi­da. Aga­rrar un mo­rral con li­bros y abrir una nue­va cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co a los 48 años fue muy li­be­ra­dor por­que so­lo en­ton­ces tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­con­trar mi lla­ma­do.

Al­go así co­mo una vo­ca­ción…

No es la de la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, pues no se tra­ta de vol­ver­me bon­da­do­so. Sen­ci­lla­men­te el posgrado me hi­zo encarar el re­to in­te­lec­tual de com­ba­tir la po­bre­za y la ex­clu­sión, al­go que la hu­ma­ni­dad no ha po­di­do su­pe­rar. Ese de­sa­fío me ab­sor­bió… ¡Y yo soy un po­co ob­se­si­vo en tér­mi­nos de fo­co!

¿No sien­te ga­nas de vol­ver al mun­do de los ne­go­cios?

“EL PRO­BLE­MA DE LA ACU­MU­LA­CIÓN DE LAS RI­QUE­ZAS CO­MO OB­JE­TI­VO DE EXIS­TEN­CIA ES QUE RE­SUL­TA IN­SA­CIA­BLE, EN­TON­CES SE VUEL­VE UNO ES­CLA­VO DE TE­NER MÁS Y MÁS CO­SAS”.

Muy de vez en cuan­do al­gu­nos ami­gos me pi­den fa­vo­res re­la­cio­na­dos con sus em­pre­sas: por ejem­plo ayu­dé a los ac­cio­nis­tas de Pay­less con su lle­ga­da a Co­lom­bia. Pe­ro pa­ra mí es­tá cla­ro que, ade­más de mis tres hi­jos, mi es­po­sa y mis cin­co nie­tos, la bús­que­da de so­lu­cio­nes a la po­bre­za es lo que me mue­ve la san­gre.

En sus pro­pias pa­la­bras, ¿qué es la po­bre­za?

Es la fal­ta de es­pe­ran­za. Es el atro­pe­llo de la dig­ni­dad pro­pia, que ge­ne­ra que las per­so­nas se sien­tan inú­ti­les, in­ser­vi­bles o in­ca­pa­ces. Es de­ci­dir que el des­tino de mi vi­da re­sul­ta irre­me­dia­ble. Lo opues­to de la po­bre­za no es ri­que­za, sino dig­ni­dad, pues es la dig­ni­dad lo que real­men­te pue­de desatar ese fue­go en los se­res hu­ma­nos. En la lu­cha con­tra la po­bre­za siem­pre he tra­ta­do de ir más allá de la no­ción ju­deo­cris­tia­na de dar el pes­ca­do. Lo que bus­co, ver­da­de­ra­men­te, es en­se­ñar a pes­car.

Va en con­tra de la idea ju­deo­cris­tia­na de ca­ri­dad…

Soy crí­ti­co de al­gu­nas ideas que, a mi jui­cio, trai­cio­nan la esen­cia de la ca­ri­dad: el fi­ló­so­fo ju­dío Mai­mó­ni­des de­cía que la for­ma más ele­va­da de la ca­ri­dad era dar tra­ba­jo, mien­tras que el ni­vel más ba­jo era dar li­mos­na. Sin em­bar­go, se cree que la ca­ri­dad es dar­le una mo­ne­da al ni­ño que es­tá pa­ra­do en una es­qui­na. No creo que es­to re­suel­va el pro­ble­ma, pues el pe­que­ño ten­drá co­mi­da pa­ra una no­che, pe­ro ¿qué pa­sa des­pués? Hay que de­mo­cra­ti­zar la ri­que­za y el po­der pa­ra que la gen­te sea pro­ta­go­nis­ta de su de­sa­rro­llo y ten­ga un go­ce efec­ti­vo de sus de­re­chos.

Por lo que cuen­ta, es evi­den­te que sus raí­ces ju­días si­guen aún muy vi­vas…

Me re­di­mí co­mo ju­dío cuan­do so­li­ci­té mi ciu­da­da­nía es­pa­ño­la. Por el la­do de mi abue­lo ma­terno, tu­ve an­te­pa­sa­dos que fue­ron judíos se­far­díes de Es­pa­ña. Tras la In­qui­si­ción, los Re­yes Católicos los ex­pul­sa­ron y no sé có­mo al­gu­nos de ellos ter­mi­na­ron en el Im­pe­rio oto­mano; de ahí mi abue­lo lle­gó a Co­lom­bia. An­te ese atro­pe­llo his­tó­ri­co, el Go­bierno es­pa­ñol or­de­nó re­pa­ra­ción, ver­dad, paz y no re­pe­ti­ción pa­ra es­te pueblo. En 2017 fui la ter­ce­ra per­so­na en apli­car a es­ta ley: cuan­do me acer­qué a un no­ta­rio en Ma­drid, me pi­dió que es­pe­ra­ra trein­ta mi­nu­tos pa­ra en­ten­der bien la me­di­da. Le di­je que no se preo­cu­pa­ra, que ya ha­bía­mos es­pe­ra­do 500 años y me­dia ho­ra más no era na­da.

Con­cre­ta­men­te, ¿qué ha he­cho pa­ra ayu­dar a re­du­cir la po­bre­za en Co­lom­bia?

En 2008 de­di­qué mis es­fuer­zos a la crea­ción de la ini­cia­ti­va Aeio­tú, que bus­ca desa­rro­llar el po­ten­cial de la pri­me­ra in­fan­cia, y de la Fun­da­ción Fút­bol con Co­ra­zón. Adi­cio­nal­men­te, a me­dia­dos de 2010 el pre­si­den­te San­tos me lla­mó pa­ra ayu­dar­le a di­se­ñar las po­lí­ti­cas de in­clu­sión so­cial, que per­mi­tie­ron crear la Agen­cia Na­cio­nal de Su­pera­ción de la Po­bre­za Ex­tre­ma. Fui el pri­mer di­rec­tor de es­ta agen­cia, que des­pués se fusionó con el De­par­ta­men­to de Pros­pe­ri­dad So­cial.

Ha­ce cua­tro años so­nó co­mo can­di­da­to pa­ra el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. ¿Por qué no si­guió el ca­mino de la po­lí­ti­ca?

El pre­si­den­te me su­gi­rió que me lan­za­ra al Con­gre­so y yo le di­je que lo iba a pen­sar. Sin em­bar­go, así co­mo de­ci­dí no ser em­pre­sa­rio, de­ci­dí no ser po­lí­ti­co. Lo que su­ce­de es que cuan­do es­tu­ve en el go­bierno, te­nía un car­go téc­ni­co; lle­gar al Con­gre­so se­ría al­go dis­tin­to, ade­más no per­te­nez­co a nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co. En ese mo­men­to vol­ví a la Fun­da­ción Fút­bol con Co­ra­zón, que se ha­bía con­ver­ti­do en una ins­ti­tu­ción de ca­ri­dad tra­di­cio­nal que pe­día do­na­cio­nes y or­ga­ni­za­ba bin­gos y subas­tas. Mi es­fuer­zo ha es­ta­do di­ri­gi­do a que sea una em­pre­sa so­cial, es de­cir, a que ge­ne­re in­gre­sos con sus pro­pias ac­ti­vi­da­des: ya es un lo­gro que el fút­bol ha­ya im­pul­sa­do a que más de 4.200 ni­ños en con­di­cio­nes vul­ne­ra­bles desa­rro­llen va­lo­res y ha­bi­li­da­des, mien­tras se ale­jan de pro­ble­mas co­mo las dro­gas y la pros­ti­tu­ción. Es­te de­por­te ha per­mi­ti­do brin­dar­les un sis­te­ma de aten­ción in­te­gral pa­ra que pue­dan cons­truir el fu­tu­ro de sus sue­ños.

¿De ver­dad cree que el fút­bol tie­ne tan­to po­der?

El fút­bol tie­ne el po­der de con­vo­car a mu­chas per­so­nas y, por ello, pue­de ser muy in­clu­yen­te. En mi ju­ven­tud iba a dis­tin­tos ba­rrios de Ba­rran­qui­lla y nun­ca pen­sá­ba­mos de dón­de pro­ve­nía­mos, lo que im­por­ta­ba era pa­tear la pe­lo­ta. Me acuer­do mu­cho de un mu­cha­cho con el que ju­ga­ba y que, tiem­po des­pués, se fue a vi­vir de­ba­jo de un puen­te. Aun­que lo bus­qué mu­chas ve­ces, nun­ca lo pu­de ver otra vez. Qui­zás, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, es­to me in­flu­yó en la crea­ción de la fun­da­ción…

¿Y có­mo lo­gra que el fút­bol ten­ga ese po­der trans­for­ma­dor?

En la can­cha bus­ca­mos que ha­ya un apren­di­za­je: jue­go, re­fle­xión y res­pe­to por la di­ver­si­dad. Por ejem­plo, en el tor­neo que se es­tá ju­gan­do en es­te mo­men­to los equi­pos que dispu­tan los par­ti­dos son mix­tos y las ni­ñas de­ben mar­car el pri­mer gol. Adi­cio­nal­men­te, el equipo ga­na­dor no es el que ha­ga el ma­yor nú­me­ro de ano­ta­cio­nes, sino el que res­pe­te los acuer­dos de con­vi­ven­cia fi­ja­dos al co­mien­zo de ca­da en­cuen­tro. Por eso yo sí creo que el fút­bol pue­de cam­biar al mun­do. Un gol a la vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.