EL PRE­SI­DEN­TE DE CO­LOM­BIA EN 2018 (SI FUE­RA CAN­DI­DA­TO)

Bocas - - CITAS DE CASAS - POR AL­BER­TO CA­SAS SAN­TA­MA­RÍA

Acer­ti­jo que cual­quie­ra des­cu­bre sin ma­yor es­fuer­zo: el úni­co co­lom­biano que hu­bie­ra con­se­gui­do el res­pal­do de to­dos los ex­pre­si­den­tes, del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y, por su­pues­to, de la gran ma­yo­ría de sus com­pa­trio­tas, fa­ci­li­tan­do así el ofi­cio de los en­cues­ta­do­res que tan­to ne­ce­si­tan re­cu­pe­rar la con­fian­za que mu­chos les nie­gan.

Es el úni­co con la ca­pa­ci­dad de po­ner­se por en­ci­ma de la abu­rri­do­ra po­la­ri­za­ción de la que los na­cio­na­les, de to­dos los par­ti­dos, es­ta­mos ma­ma­dos. El acer­ti­jo no cons­ti­tu­ye un de­sa­fío pa­ra na­die: “Es un hom­bre de ac­ción (...). Un prag­má­ti­co, sin pu­li­men­tos ni re­mil­gos”, ha­bría di­cho Ló­pez Mi­chel­sen.

Ese can­di­da­to –que no lo fue– es más ba­ji­to que el pre­si­den­te Car­los Lle­ras, pe­ro cuen­ta con la mis­ma ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo que dis­tin­guía al que mu­chos his­to­ria­do­res ca­li­fi­can co­mo el me­jor man­da­ta­rio que ha te­ni­do el país. ¡Es más! Su es­ta­tu­ra (la del can­di­da­to que no es can­di­da­to) le ha ser­vi­do pa­ra apro­ve­char su gran sen­ti­do del hu­mor y bur­lar­se de sí mis­mo con gran des­par­pa­jo.

“¡No soy el hi­jo del mi­nis­tro, soy el mi­nis­tro!”, tu­vo que re­pli­car­le al por­te­ro del Se­na­do, que se ne­ga­ba a per­mi­tir­le el in­gre­so al re­cin­to a don­de ha­bía si­do con­vo­ca­do por la cor­po­ra­ción. A la se­ño­ra del pre­si­den­te Bush le acep­tó el ama­ble gra­ce­jo de que los em­ba­ja­do­res de Co­lom­bia sa­lían di­rec­to del ba­chi­lle­ra­to a la más al­ta re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca. Y, así, ha te­ni­do una su­ce­si­va re­pe­ti­ción de epi­so­dios di­ver­ti­dos y crea­ti­vos.

Su par­ti­ci­pa­ción en la vi­da pú­bli­ca ha si­do un fe­nó­meno. Su éxi­to se ex­pli­ca, des­de mi pun­to de vis­ta, por­que es un ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­dor. No se ador­na: trans­mi­te ver­dad y lo­gra con­fian­za. Co­mo ase­sor es in­su­pe­ra­ble. Tie­ne el don del con­se­jo. No di­ce una pen­de­ja­da ni una pe­ro­gru­lla­da, tan co­mu­nes en quie­nes se en­car­gan de ma­ne­jar ima­gen.

En el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo y en la Em­ba­ja­da de Co­lom­bia en los Es­ta­dos Uni­dos de­ja­ba sor­pren­di­dos a sus in­ter­lo­cu­to­res por la ca­pa­ci­dad y el co­no­ci­mien­to de te­mas que no ne­ce­sa­ria­men­te se re­fe­rían a los asun­tos de su com­pe­ten­cia. En Co­lom­bia, el pre­si­den­te y sus co­le­gas de ga­bi­ne­te se acos­tum­bra­ron a con­sul­tar­lo so­bre los as­pec­tos más di­ver­sos. Y en el Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cía uno más de la cé­lu­la le­gis­la­ti­va: se ga­nó la con­fian­za de de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos pa­ra cons­truir el Plan Co­lom­bia, al­go que pa­re­cía im­po­si­ble.

Se su­po­nía que los pre­si­den­tes de Co­lom­bia ve­nían de la em­ba­ja­da en Was­hing­ton, al me­jor es­ti­lo de las ci­güe­ñas de Pa­rís: así fue con los pre­si­den­tes Ola­ya He­rre­ra, con Mi­sael Pas­tra­na y Vir­gi­lio Bar­co. Pe­ro es­te em­ba­ja­dor “no can­di­da­to” sa­lió de Was­hing­ton a la pre­si­den­cia del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo, una opor­tu­ni­dad que nin­gún otro co­lom­biano ha­bía aca­ri­cia­do.

Las es­tre­llas se ali­nea­ron a su al­re­de­dor pa­ra po­si­cio­nar­lo en la lí­nea de las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les. “Lo to­ma o lo de­ja”, re­za­ba un fa­mo­so con­cur­so de la ra­dio. Pe­ro nues­tro em­ba­ja­dor –y pre­si­den­te de uno de los ban­cos de de­sa­rro­llo más im­por­tan­tes del mun­do– con­tes­tó: “Lo de­jo, ten­go un com­pro­mi­so has­ta el 2020”. Ade­más, agre­gó: “Hay dos do­ce­nas y me­dia de can­di­da­tos y pre­can­di­da­tos, no se ne­ce­si­ta uno más... Hay que ser hu­mil­de y si se tra­ta de ser se­rio, uno no pue­de im­pro­vi­sar una can­di­da­tu­ra”. Esa fue su res­pues­ta a Ri­car­do Ávi­la, di­rec­tor de Por­ta­fo­lio.

Es­te pre­si­den­te “no can­di­da­to”, se­ría un gran pre­si­den­te. El ries­go es que las opor­tu­ni­da­des a ve­ces no se man­tie­nen: no sa­be uno si con las can­di­da­tu­ras pa­sa lo mis­mo que “con lo que sa­be­mos”, que si no se apro­ve­chan, se pier­den. Es­te fue el ca­so de otro co­lom­biano regio, que tam­bién ve­nía de la em­ba­ja­da en Was­hing­ton y que el pre­si­den­te Ló­pez vio pri­me­ro: lo hi­zo mi­nis­tro dos ve­ces y lo pu­so de vo­ce­ro en los mo­men­tos de glo­ria de su ad­mi­nis­tra­ción: Jai­me Gar­cía Pa­rra no acep­tó ser can­di­da­to y esa po­si­bi­li­dad se des­per­di­ció. El país per­dió un go­ber­nan­te, un es­ta­dis­ta con ima­gi­na­ción de fu­tu­ro.

Pe­ro de­be­mos ha­cer­nos la ilu­sión de cam­biar esa ten­den­cia des­apro­ve­cha­do­ra de ta­len­tos no po­lí­ti­cos con el ac­tual pre­si­den­te del BID y po­ner­lo des­de ya en el par­ti­dor de las elec­cio­nes de 2022.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.