VI­DA SA­LU­DA­BLE

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE - Por Ca­ta­li­na Sán­chez Mon­to­ya

Ar­coí­ris so­bre la me­sa Re­ce­tas

BIEN HA­CÍAN LAS ABUELAS CUAN­DO AFIRMABAN QUE LA NA­TU­RA­LE­ZA ES SABIA. SON LAS TONALIDADES DE LOS ALI­MEN­TOS LAS QUE DETERMINAN SU VERDADERO APOR­TE NUTRICIONAL.

“DÍGAME QUÉ TAN­TOS CO­LO­RES hay en su pla­to y le di­ré qué tan sa­lu­da­ble es”. De to­das las creen­cias y doc­tri­nas que ron­dan las re­des so­cia­les fit­ness, es­ta es con­tun­den­te. La ra­zón es sim­ple: la na­tu­ra­le­za no se equi­vo­ca. No hay nin­gún shot vi­ta­mí­ni­co más po­de­ro­so que una ensalada de co­lo­res.

En es­te ca­so, lo que va por fue­ra sí im­por­ta. El púr­pu­ra vibrante de la re­mo­la­cha, el ver­de esmeralda del ka­le o el ama­ri­llo ale­gre del calabacín es jus­ta­men­te lo que de­fi­ne sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les. Así que si us­ted es­tá en­tran­do en la on­da de lo sa­lu­da­ble y de la nu­tri­ción mul­ti­co­lor, en es­te ar­tícu­lo le en­se­ña­re­mos a pin­tar con sa­zón. Es de­cir, ¡a co­ci­nar co­lo­res!

BLAN­CO

La au­sen­cia de un co­lor vibrante no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca fal­ta de nu­trien­tes. Los ali­men­tos blan­cos con­tie­nen sus­tan­cias (quer­ce­ti­na y ali­ci­na) que blo­quean los sín­to­mas de las aler­gias y ac­túan co­mo an­ti­bió­ti­co na­tu­ral. Tam­bién pue­den ser úti­les pa­ra ali­viar la in­fla­ma­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Lo me­jor de los ali­men­tos blan­cos es que ¡pe­gan con to­do!tan­to la ce­bo­lla co­mo el ajo (los más im­por­tan­tes de es­te gru­po) son per­fec­tos pa­ra sa­zo­nar una re­ce­ta sen­ci­lla co­mo los hue­vos del desa­yuno, has­ta una más ela­bo­ra­da co­mo pes­ca­do al pa­pi­llo­te.

NARANJA-AMA­RI­LLO

Que la za­naho­ria es bue­na pa­ra la vi­sión es com­ple­ta­men­te cier­to. Es­to se de­be a los be­ta­ca­ro­te­nos, una sus­tan­cia que se con­vier­te en vi­ta­mi­na A, esen­cial pa­ra la sa­lud ocu­lar y la in­mu­no­ló­gi­ca. Por lo ge­ne­ral, es­tos tam­bién con­tie­ne al­tos ni­ve­les de vi­ta­mi­na C y pue­de desem­pe­ñar un pa­pel an­ti­can­ce­rí­geno, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de cán­cer de pul­món, es­tó­ma­go y esó­fa­go. Es­tá pre­sen­te en re­ce­tas que con­ten­gan man­go, naranja, me­lón, ca­la­ba­za, ba­ta­tas (ca­mo­te o pa­pa dul­ce), pe­ro si quie­re al­go más dul­zón, has­ta pue­de ha­cer un postre con al­ba­ri­co­ques.

MO­RA AZUL

Es­te co­lor es si­nó­ni­mo de an­to­cia­ni­nas, an­ti­oxi­dan­tes que, se­gún es­tu­dios cien­tí­fi­cos, ayu­dan a com­ba­tir la in­fla­ma­ción y los ra­di­ca­les li­bres (que de­ge­ne­ran las cé­lu­las).tam­bién se cree que su con­su­mo fre­cuen­te dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo en la san­gre, lo mis­mo que pre­vie­ne la de­men­cia y per­mi­te con­tro­lar el pe­so cor­po­ral. Se en­cuen­tran en al­tas do­sis en los arán­da­nos, las mo­ras, las gro­se­llas ne­gras, la be­ren­je­na (si se con­su­me la piel), la col ro­ja, la pa­pa dul­ce mo­ra­da y las ce­re­zas.

VER­DE

¿Re­cuer­da cuan­do en la cla­se de bio­lo­gía le ha­bla­ban de la clo­ro­fi­la? Pues es jus­ta­men­te ese com­po­nen­te lo que ha­ce del bró­co­li, la es­pi­na­ca, el ka­le, las co­les de Bru­se­las y el re­po­llo, ali­men­tos su­per­po­de­ro­sos. Si bien en las plan­tas es el com­pues­to en­car­ga­do de la fo­to­sín­te­sis, en el or­ga­nis­mo su fun­ción es, prin­ci­pal­men­te, de­pu­rar. Es­te gru­po de ali­men­tos es ideal pa­ra des­in­to­xi­car el hí­ga­do, el co­lon y has­ta la san­gre. Es par­ti­cu­lar­men­te ri­co en vi­ta­mi­na K (bue­ní­si­ma pa­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar), áci­do fó­li­co (pa­ra un em­ba­ra­zo sa­lu­da­ble) y po­ta­sio (pa­ra dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial).

RO­JO

Es el co­lor de la san­gre, del co­ra­zón. Los ali­men­tos que tie­nen es­ta to­na­li­dad sir­ven pa­ra me­jo­rar la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. ¿La pa­la­bra cla­ve? Li­co­peno. Es­ta sus­tan­cia quí­mi­ca ha­ce par­te del ex­ten­so gru­po de los pig­men­tos lla­ma­dos ca­ro­te­noi­des, y se uti­li­za co­mo su­ple­men­to nutricional pa­ra pre­ve­nir el en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias y otras en­fer­me­da­des car­día­cas. Se pien­sa que tam­bién po­dría ayu­dar en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de va­rios ti­pos de cán­cer. Los to­ma­tes son su fuen­te na­tu­ral más con­su­mi­da, pe­ro no la úni­ca.tam­bién es­tá pre­sen­te en pimentones ro­jos, gua­ya­bas, pa­pa­yas y san­días, en­tre otros.

Pe­rio­dis­ta con es­pe­cia­li­za­ción en Nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na / Ins­ta­gram: @La­cu­cha­ra­de­ca­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.