VI­DA SALUDABLE

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE -

Car­ní­vo­ros in­te­li­gen­tes Re­ce­tas

LAS CAR­NES ROJAS Y PROCESADAS SON OBJETO DE MÚL­TI­PLES CONTROVERSIAS, PE­RO ¿QUÉ TAN BUE­NAS O MA­LAS SON REAL­MEN­TE? AQUÍ AL­GU­NAS IDEAS DE CÓ­MO CONSUMIRLAS DE MA­NE­RA RES­PON­SA­BLE.

EL GRU­PO DE LAS CAR­NES ROJAS ES­TÁ COM­PUES­TO POR LOS CORTES pro­ve­nien­tes de la res, el cer­do, el cor­de­ro, el ca­bri­to y el ve­na­do. Es­tos, en el pa­sa­do, go­za­ron de un muy buen es­ta­tus co­mo ali­men­to y se creía que su con­su­mo en gran­des can­ti­da­des era si­nó­ni­mo de una die­ta saludable. Hoy, ese con­cep­to es­tá sien­do re­eva­lua­do no so­lo por la me­di­ci­na, sino tam­bién por es­tu­dio­sos del me­dioam­bien­te que ven en su pro­duc­ción una de las ma­yo­res cau­sas de con­ta­mi­na­ción. A con­ti­nua­ción, cin­co pun­tos a te­ner en cuen­ta en es­ta dis­cu­sión:

1. LA CAR­NE SÍ HA­CE PAR­TE DE UNA DIE­TA SALUDABLE

Se­gún la Organización Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la car­ne sí pue­de ha­cer par­te de un ré­gi­men ali­men­ti­cio res­pon­sa­ble y saludable. Pa­ra em­pe­zar es una gran fuen­te de mi­ne­ra­les co­mo hie­rro, zinc y se­le­nio, y de vi­ta­mi­na B12, un ele­men­to que se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en pro­duc­tos ani­ma­les co­mo la car­ne y la le­che. Es­ta vi­ta­mi­na con­tri­bu­ye al me­ta­bo­lis­mo de las pro­teí­nas y ayu­da a la for­ma­ción de los gló­bu­los ro­jos en la san­gre. Así mis­mo, su de­fi­cien­cia pue­de cau­sar pro­ble­mas en el or­ga­nis­mo co­mo anemia, de­bi­li­dad, pér­di­da del equi­li­brio y en­tu­me­ci­mien­to de las ex­tre­mi­da­des; por es­ta ra­zón, los ve­ge­ta­ria­nos y ve­ga­nos de­ben bus­car al­ter­na­ti­vas ali­men­ti­cias pa­ra su­plir sus be­ne­fi­cios.

2. NO ES UN PLATO, ES PAR­TE DE ÉL

La car­ne de­be ser tra­ta­da co­mo un com­ple­men­to o un ingrediente adi­cio­nal, pe­ro no co­mo el ali­men­to prin­ci­pal (mu­cho me­nos el úni­co) de una pre­pa­ra­ción. ¿Por qué? De­bi­do a que múl­ti­ples es­tu­dios, en­tre ellos el del Co­mi­té Cien­tí­fi­co Ase­sor en Nu­tri­ción del Reino Uni­do, vin­cu­lan el ex­ce­so de hie­rro con el cáncer de co­lon y, por lo tan­to, al ex­ce­so de car­ne con el au­men­to de ries­go de desa­rro­llar la en­fer­me­dad. Es­ta mis­ma au­to­ri­dad su­gie­re que el con­su­mo dia­rio ideal sea de 70 gra­mos o me­nos, así que una gran ham­bur­gue­sa al al­muer­zo es una bue­na opción so­lo si al si­guien­te día se li­mi­ta la in­ges­ta a ce­ro.

3. LA COCCIÓN ES DETERMINANTE

Co­ci­nar las car­nes a tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas crea reac­cio­nes quí­mi­cas que pro­du­cen com­pues­tos in­sa­lu­bres na­da be­ne­fi­cios pa­ra el or­ga­nis­mo hu­mano. Por eso, no so­lo se tra­ta de co­mer en can­ti­da­des ade­cua­das, sino tam­bién a tra­vés de mé­to­dos de cocción más sa­nos co­mo el gui­sa­do, a la bra­sa o al va­por. De igual ma­ne­ra, es re­co­men­da­ble re­ti­rar las par­tes car­bo­ni­za­das y nun­ca ex­po­ner los cortes de car­ne di­rec­ta­men­te a la lla­ma, que ideal­men­te no de­be su­pe­rar los 120 gra­dos cen­tí­gra­dos.

4. EL ME­DIOAM­BIEN­TE IMPORTA

Ya no es un se­cre­to que la pro­duc­ción ex­ten­si­va de ga­na­do, es­pe­cial­men­te de ti­po va­cuno, es res­pon­sa­ble de cer­ca de 14,5 por cien­to de las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, con al­re­de­dor de 7,1 gi­ga­to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono al año. En otras pa­la­bras, el con­su­mo exa­ge­ra­do de car­ne pue­de con­tri­buir al au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal y al des­en­ca­de­na­mien­to de los efec­tos ne­ga­ti­vos del cam­bio cli­má­ti­co, se­gún la FAO. Por eso, co­mer car­ne de ma­ne­ra res­pon­sa­ble no so­lo be­ne­fi­cia la sa­lud, tam­bién es un re­ga­lo pa­ra la Tie­rra.

5. CON­SU­MA CAR­NE Y AL­GO MÁS

Sí, co­ma car­ne; pe­ro no so­lo eso. Nin­gu­na en­fer­me­dad sue­le apa­re­cer por un so­lo fac­tor y nin­gún es­ti­lo de vi­da po­co saludable se de­be a una úni­ca ra­zón. Por eso, pa­ra eli­mi­nar los ries­gos ne­ga­ti­vos del con­su­mo exa­ge­ra­do de car­ne no so­lo se de­ben mer­mar las por­cio­nes, tam­bién es im­por­tan­te que se com­bi­nen con ver­du­ras, le­gum­bres y otras fuen­tes de fi­bra y pro­teí­nas. Ade­más, ha­cer ejer­ci­cio, no fu­mar y disfrutar de lo que es bueno cuan­do se ha­ce in­te­li­gen­te­men­te y con mo­de­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.