VI­DA SALUDABLE

Cocina (Colombia) - - MIS EN PLACE -

El me­nú de la fe­li­ci­dad Re­ce­tas

EN UN MUN­DO CAÓ­TI­CO Y DESENFRENADO, LA CO­MI­DA ES UN AR­MA PO­DE­RO­SA —AUN­QUE SUBUTILIZADA— PA­RA COM­BA­TIR LA AN­SIE­DAD.

Por Catalina Sán­chez Mon­to­ya, periodista es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na / Ins­ta­gram: @La­cu­cha­ra­de­ca­ta

*Fuen­te: Eat Your­self Calm, de Gil Paul y la nu­tri­cio­nis­ta Ka­ren Su­lli­van.

EL ES­TRÉS HA­CE PAR­TE DE LA VI­DA

La ali­men­ta­ción es una de las fór­mu­las pa­ra ayu­dar­le al cuer­po a con­tra­rres­tar sus efec­tos más da­ñi­nos. No se pue­de con­tro­lar lo que pa­sa afue­ra, pe­ro sí ma­ne­jar lo que se po­ne en el pla­to. Aquí, al­gu­nas su­ge­ren­cias de re­la­jan­tes na­tu­ra­les.

LA MON­TA­ÑA RU­SA DEL AZÚ­CAR

Es co­mún que, an­te la ten­sión o la an­sie­dad, que­ra­mos al­go dul­ce por­que el cuer­po ne­ce­si­ta una re­car­ga in­me­dia­ta de ener­gía. Los dul­ces pro­ce­sa­dos pro­veen esa ener­gía pe­ro a cos­ta de un ba­jón pos­te­rior. La cla­ve pa­ra evi­tar es­to, el can­san­cio y la irri­ta­bi­li­dad que se ge­ne­ra, es co­mer ca­da tres ho­ras al­go que con­ten­ga fi­bra y pro­teí­na. Al­men­dras, nue­ces de Bra­sil, ce­re­zas, arroz in­te­gral, yo­gur, e incluso cris­pe­tas.

VI­TA­MI­NAS, SÍ…

Es­pe­cial­men­te las del gru­po B, que se en­car­gan de es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, op­ti­mi­zar la fun­ción ce­re­bral y pro­du­cir hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad. Cuan­do hay es­trés por un tiem­po pro­lon­ga­do, los ni­ve­les de vi­ta­mi­na B pue­den dis­mi­nuir. Pa­vo, cham­pi­ño­nes, po­llo, gra­nos y le­gum­bres, al­gu­nos ve­ge­ta­les y pes­ca­dos gra­sos, ayu­dan a man­te­ner de ma­ne­ra na­tu­ral el buen áni­mo.

AN­TI­OXI­DAN­TES TAM­BIÉN

Es­tas sus­tan­cias pue­den pre­ve­nir el da­ño de­ge­ne­ra­ti­vo de las cé­lu­las y las in­fec­cio­nes. Pro­te­gen al or­ga­nis­mo de los efec­tos a lar­go pla­zo del es­trés y dis­mi­nu­yen la pre­sión ar­te­rial. Se en­cuen­tran en ma­yor con­cen­tra­ción en fru­tas y ve­ge­ta­les con to­na­li­da­des in­ten­sas.

NA­DA DE CO­MI­DA PRO­CE­SA­DA

Cuan­do hay es­trés no es bue­na idea con­su­mir co­mi­das rá­pi­das, gra­sas y azú­ca­res en

ex­ce­so por­que re­tra­sa­rán la di­ges­tión y esa pe­sa­dez ge­ne­ra ten­sión en el or­ga­nis­mo. Yo­gur con pro­bió­ti­cos, ali­men­tos ri­cos en fi­bra y mu­cha agua son una tria­da ideal pa­ra man­te­ner­se li­viano.

EVI­TE LOS ES­TI­MU­LAN­TES

Al que ma­dru­ga y tie­ne es­trés, el ca­fé no lo ayu­da. La ca­feí­na al­te­ra los ni­ve­les de cor­ti­sol en la san­gre y es co­no­ci­da co­mo ‘la hor­mo­na del es­trés,’ por­que con él la sen­sa­ción es de ‘aler­ta’ pe­ro de can­san­cio. Al­go si­mi­lar su­ce­de con el al­cohol. Sin em­bar­go, el lla­ma­do no es a eli­mi­nar por com­ple­to es­tas be­bi­das. sino a la me­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.