ES­PE­CIAL MUN­DIAL 2018

SO­PAS, CAR­NES, PES­CA­DOS, EN­SA­LA­DAS, POS­TRES, EN UNA IN­FI­NI­DAD DE CO­LO­RES, TEX­TU­RAS Y SA­BO­RES, PRO­TA­GO­NI­ZAN UN RE­CO­RRI­DO POR AL­GU­NOS PLA­TOS SIM­BÓ­LI­COS DE LOS PAÍ­SES CLA­SI­FI­CA­DOS A RU­SIA 2018: UNA SE­LEC­CIÓN QUE LE ABRE EL APE­TI­TO A CUAL­QUIE­RA.

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE -

La me­sa del mun­do

Nos sa­be a fies­ta

Opi­nion: El re­to cu­li­na­rio de un mun­dial ma­tu­tino

Recetas

Y pa­ra pe­dir…

Re­co­rri­do: En sin­to­nía con Ru­sia

RU­SIA

El ro­jo in­ten­so del Borscht o Borsch con­tras­ta con el blan­co y el frío im­pe­ran­tes en el in­vierno. Es­ta so­pa se pre­pa­ra a ba­se de re­mo­la­cha y re­po­llo, y pue­de es­tar acom­pa­ña­da de car­ne, pa­ta­tas, za­naho­ria, to­ma­te y enel­do, ade­más de la in­fal­ta­ble sme­ta­na, crema agria ru­sa.

POR­TU­GAL

Na­da me­jor pa­ra que­dar sa­tis­fe­cho que un Co­zi­do à por­tu­gue­sa; pla­to com­pues­to de car­ne de res, po­llo y cer­do, ade­más de ba­ta­ta (pa­pa dul­ce), na­bo, re­po­llo, za­naho­ria, en­tre otros ingredientes.

URU­GUAY

La idea de fes­te­jar los go­les de Luis Suá­rez y Edin­son Ca­va­ni con un Chi­vi­to, un em­pa­re­da­do de car­ne lo­mo, que­so, ja­món, to­ma­te, lechuga, acei­tu­nas y ma­yo­ne­sa, no sue­na mal.

ES­PA­ÑA

La cocina es­pa­ño­la tie­ne tan­tas al­ter­na­ti­vas co­mo las que dis­po­ne el en­tre­na­dor Ju­len Lo­pe­te­gui. Se pue­de pen­sar, por ejem­plo, en la Fa­ba­da As­tu­ria­na, un gui­so de ju­días o frí­jo­les con cho­ri­zo, to­cino, mor­ci­lla y con­di­men­tos.

EGIP­TO

Un buen aga­sa­jo tras un par­ti­do del mun­dial po­dría ser un Shay bil na’na’, un té ser­vi­do con una ra­mi­ta de men­ta y abun­dan­te azú­car.

MA­RRUE­COS

En es­te país del nor­te de Áfri­ca se dis­fru­ta del Zaa­louk, una en­sa­la­da de berenjenas sa­zo­na­das con ajo, pi­men­tón, co­mino y una piz­qui­ta de ají en pol­vo.

ARA­BIA SAU­DI­TA

Po­cas co­sas se equi­pa­ran a la ener­gía del Kab­sa. No en vano, una por­ción de 300 gra­mos de es­te arroz acom­pa­ña­do de po­llo o cor­de­ro, to­ma­te, ajo y es­pe­cias co­mo cla­vos, co­mino, ca­ne­la y nuez mos­ca­da, apor­ta 668 ca­lo­rías.

IRÁN

Los hin­chas ira­níes es­pe­ra­rán un triun­fo pa­ra ce­le­brar­lo con un Sho­le­zard, un pu­dín de arroz cu­yo co­lor lo da el aza­frán y que se en­ri­que­ce con al­men­dras, man­te­qui­lla, azú­car, agua de ro­sas, car­da­mo­mo y un to­que fi­nal de ca­ne­la.

FRAN­CIA

En el país don­de se ha dis­fru­ta­do de la ex­qui­si­tez de Pla­ti­ni o Zi­da­ne, tam­bién se dis­fru­ta de pla­tos co­mo el Coq au vin, un es­to­fa­do de po­llo co­ci­do con cal­do, to­ci­ne­ta, cebollas, za­naho­ria, ajo, pe­re­jil, acei­te de oli­va, cham­pi­ño­nes, vino y co­ñac.

AR­GEN­TI­NA

Tan dul­ce co­mo un gol de Mes­si, la Tor­ta Ro­gel, na­ci­da en el si­glo XIX, es uno de los pos­tres más po­pu­la­res en Ar­gen­ti­na. Es una es­pe­cie de al­fa­jor gi­gan­te, re­cu­bier­to de dul­ce de le­che y re­ma­ta­do con me­ren­gue ita­liano.

AUS­TRA­LIA

En me­dio del par­ti­do, en el en­tre­tiem­po o al fi­nal, son bien­ve­ni­dos los snacks.

En es­te ca­so, un pe­que­ño pe­ro efec­ti­vo Meat Pie, que, por cier­to, no siem­pre es­tá com­pues­to de car­ne de res: en al­gu­nas re­gio­nes tie­ne car­ne de emú (ti­po de ave), ca­me­llo o can­gu­ro.

IS­LAN­DIA

Uno de los li­co­res tra­di­cio­na­les de es­te país es el Bren­ni­vín, ela­bo­ra­do con la fer­men­ta­ción de la pa­pa. Pe­ro no hay que ex­ce­der­se en el fes­te­jo de los triun­fos is­lan­de­ses. No en vano, el nom­bre de es­ta be­bi­da tra­du­ce ‘vino ar­dien­te’.

PERU

Ade­más del en­tre­na­dor Ri­car­do Ga­re­ca —que lle­va a los pe­rua­nos a un mun­dial tras 36 años—, una de las in­sig­nias del país es el Chu­pe de ca­ma­ro­nes, una so­pa de ca­ma­ro­nes con al­ver­ja, pa­pa, arroz, ce­bo­lla, ajo mo­li­do, que­so fres­co y ají.

CROA­CIA

Ita­lia no es­tá en el Mun­dial pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, el ri­sot­to si­gue vi­gen­te. En es­ta oca­sión, en una ver­sión bal­cá­ni­ca, ne­gra (por ello se lla­ma Cr­ni Rižot o ri­sot­to ne­gro), que se pre­pa­ra con ca­la­mar, tin­ta de ca­la­mar, acei­te de oli­va, ajo y vino ro­jo.

DI­NA­MAR­CA

El Smø­rre­brød se ga­nó, ha­ce ra­to, el res­pe­to en el país nór­di­co. De rá­pi­da pre­pa­ra­ción, la idea es to­mar una re­ba­na­da de pan de cen­teno y po­ner­le en­ci­ma que­so, al­gu­na car­ne de pre­fe­ren­cia (sal­món ahu­ma­do, por ejem­plo) y sa­zo­nar­lo con di­fe­ren­tes hier­bas o ve­ge­ta­les.

NI­GE­RIA

Vol­vien­do con las so­pas, una de las más co­mu­nes en es­ta na­ción afri­ca­na re­ci­be el nom­bre de Egu­si: cons­ta de se­mi­llas de me­lón, car­ne, ma­ris­cos, frí­jo­les fer­men­ta­dos, ve­ge­ta­les y cebollas.

BRA­SIL

A pun­ta de hue­vos, azú­car y co­co se lle­ga al Quin­dim, un pos­tre tí­pi­co bra­si­le­ro tan ama­ri­llo co­mo la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción, que ha ga­na­do cin­co mun­dia­les.

ALE­MA­NIA

Así co­mo los ale­ma­nes se jac­tan de sus cua­tro co­pas del mun­do, a ve­ces lo ha­cen con su cocina, en la que se des­ta­can pla­tos co­mo los Kohl­rou­la­den, ro­llos de re­po­llo re­lleno de una mez­cla de car­ne, hue­vo, mi­gas de pan, cal­do de car­ne, me­jo­ra­na, pi­men­tón y pi­mien­ta.

SUI­ZA

Re­co­no­ci­do his­tó­ri­ca­men­te co­mo el desa­yuno de los cam­pe­si­nos de la Sui­za ale­ma­na, el Rös­ti tras­cen­dió fron­te­ras y se hi­zo fa­mo­so. Se tra­ta de una tor­ti­lla que se pue­de pre­pa­rar con pa­ta­tas, to­ci­ne­ta, que­so, hue­vos, man­te­qui­lla, acei­te, pe­re­jil y pi­mien­ta.

ME­XI­CO

En­tre la gran va­rie­dad de la cocina me­xi­ca­na se pue­de re­sal­tar el Po­zo­le, una so­pa ela­bo­ra­da con maíz ‘po­zo­le­ro’ (ca­cahua­zintle), ajo, car­ne de cer­do, ji­to­ma­te, chi­le mi­ra­sol, oré­gano y co­mino.

COS­TA RI­CA

Uno de los desa­yu­nos tí­pi­cos de los ‘ti­cos’ es el Ga­llo Pin­to, com­pues­to de arroz, frí­jo­les ne­gros, hue­vos fri­tos o re­vuel­tos, car­ne pi­ca­da, plá­ta­nos fri­tos y ce­bo­lla.

SUE­CIA

Se­gu­ra­men­te mu­chos sue­cos fes­te­ja­ron la sor­pren­den­te cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial, eli­mi­nan­do a Ita­lia, con una en­sa­la­da ideal pa­ra las ce­le­bra­cio­nes: la Gub­brö­ra, com­pues­ta prin­ci­pal­men­te de hue­vos y an­choas.

SER­BIA

En­tre so­pas, car­nes y pos­tres siem­pre es bueno vol­ver a las en­sa­la­das. En es­te pais bal­cá­ni­co se des­ta­ca la Šops­ka, pre­pa­ra­da con to­ma­tes, pe­pi­nos, cebollas, pi­men­to­nes y que­so.

COREA DEL SUR

Los sur­co­rea­nos tam­bién se enor­gu­lle­cen de su pro­pia pa­rri­lla, co­mo lo es el ca­so del Bul­go­gi, una pre­pa­ra­ción de car­ne de res, po­llo o cer­do, ma­ri­na­da con sal­sa de so­ya, azú­car y ju­go de pe­ra.

BELGICA

Las al­bón­di­gas del Ba­llet­jes op Luik­se Wij­ze bel­ga tie­nen, sin du­da al­gu­na, su to­que es­pe­cial: es­tán ba­ña­das con una sal­sa com­pues­ta por ce­bo­lla, vi­na­gre, azú­car mo­re­na y Si­ro­pe de Lie­ja, una es­pe­cie de me­la­za pre­pa­ra­da con pe­ras, man­za­nas y dá­ti­les.

PO­LO­NIA

En es­te país se dis­fru­ta de un ti­po de pas­ta de­no­mi­na­da Pie­ro­gi, re­lle­na usual­men­te de pa­pa, cham­pi­ño­nes y que­so fres­co, y a ve­ces en­ri­que­ci­do con fru­ta o car­ne.

PA­NA­MA

El arroz es­pe­so es el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta del Gua­cho. Te­nien­do es­to, que se ven­ga lo que sea: ma­ris­cos, ‘ra­bi­to de puer­co’, po­llo, frí­jo­les chi­ri­ca­nos…

SE­NE­GAL

El pes­ca­do es el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta del Thie­bou­dien­ne, un pla­to que da­ta del si­glo XIX y que se com­ple­men­ta con los sa­bo­res del arroz, to­ma­te, pe­re­jil, za­naho­ria, pa­ta­tas, ce­bo­lla, ajo, berenjenas, chi­les y pi­mien­ta ne­gra, en­tre otros ingredientes.

TUNEZ

Los tu­ne­ci­nos tie­nen su pro­pia do­na. Se tra­ta del You­yous, un biz­co­cho dul­ce en el que se com­bi­nan los in­con­fun­di­bles sa­bo­res de la miel y la na­ran­ja. acei­te de oli­va, ajo y vino ro­jo.

CO­LUM­BIA

Pes­ca­do, ga­lli­na, car­ne… jun­to a plá­tano, yu­ca y pa­pa, hier­bas, agua­ca­te, ho­gao. No im­por­ta la re­gión del país. Un buen San­co­cho no re­quie­re de mil pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­lo. Por sí so­lo, va­le la pe­na.

IN­GLA­TE­RRA

Fish and chips. Pes­ca­do con papas fri­tas. So­na­ría sim­plón… pe­ro no lo es. Al con­tra­rio, es tan im­por­tan­te que fue uno de los po­cos pla­tos que no fue ra­cio­na­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es­to, con el fin de no dar otro gol­pe a la mo­ral de los ciu­da­da­nos.

JAPON

Qué me­jor que ce­rrar es­te re­co­rri­do con una be­bi­da ja­po­ne­sa. En es­te ca­so, el Shõ­chu, un des­ti­la­do de arroz, tri­go, pa­pa dul­ce y ca­ña de azú­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.