NOS SA­BE A FIES­TA

EN TIEM­POS DE LA MA­YOR PA­SIÓN DE­POR­TI­VA DEL MUN­DO, ES BUENO RE­COR­DAR ‘SA­BO­RES FUT­BO­LE­ROS’ TRA­DI­CIO­NA­LES E IN­VEN­TAR UNOS NUE­VOS. SIE­TE AFI­CIO­NA­DOS, EN­TRE ELLOS DOS RE­CO­NO­CI­DOS CHEFS, NOS HA­BLAN AL RES­PEC­TO.

Cocina (Colombia) - - ESPECIAL MUNDIAL / CELEBRACIÓN -

LAS BRA­SAS SE EN­CIEN­DEN. ES­TA­LLAN

al­gu­nas chis­pas. En unos mi­nu­tos una car­ne ado­ba­da es­ta­rá lis­ta pa­ra una me­sa de dio­ses, acom­pa­ña­da de cho­ri­zos, sa­la­mi, ja­món, que­so, pan y un buen vino. Los ami­gos de to­da la vi­da Tel­mo, Her­nán, El Sor­do, Ro­que, Pe­pe y Emilio se reúnen, una vez más, a ver un par­ti­do de fút­bol.

No hay na­da me­jor que vi­vir en la rea­li­dad, de una ma­ne­ra u otra, el pa­raí­so que tan­to dis­fru­ta es­te gru­po de ami­gos en el cuen­to El cie­lo de los ar­gen­ti­nos de Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa. Cuan­do el fút­bol ‘jue­ga’ jun­to a una bue­na co­mi­da y una bue­na be­bi­da.

Así lo vi­ve, por ejem­plo, Ni­co­lás, un tran­seún­te que, en me­dio del agi­ta­do me­dio­día bo­go­tano, se de­tie­ne un mi­nu­to y de­ja de pen­sar en los asun­tos que lo ocu­pan. Son­ríe pa­ra re­me­mo­rar reunio­nes con sus ami­gos y su no­via pa­ra ver par­ti­dos de fút­bol en plan de piz­za o ali­tas.

O Va­nes­sa, a quien no le tras­no­chan los par­ti­dos de la li­ga co­lom­bia­na pe­ro siem­pre ha­ce lo po­si­ble por ver los com­pro­mi­sos de la se­lec­ción di­ri­gi­da por Jo­sé Pé­ker­man. Pa­ra la oca­sión, na­chos y guacamole, tan in­dis­pen­sa­bles co­mo las asis­ten­cias de Ja­mes Ro­drí­guez o los go­les de Ra­da­mel Fal­cao García.

Leonardo, por su par­te, no tie­ne na­da que en­vi­diar­le al asa­do ima­gi­na­do por el ar­gen­tino Fon­ta­na­rro­sa. Dis­fru­ta en fa­mi­lia los en­cuen­tros de su ama­da Ju­ven­tus (Ita­lia) con pa­lo­mi­tas de maíz, za­naho­rias baby o sal­chi­chas ve­ge­ta­ria­nas.

El asun­to es de tan­ta mag­ni­tud que a ve­ces in­vo­lu­cra ri­tua­les. An­te la pre­sen­cia de su ami­ga Ma­ría Paula, Em­ma­nuel re­ve­la un se­cre­to: cuan­do es­tá so­lo y va a ver fút­bol, la ex­pec­ta­ti­va, las an­sias, lo lle­van a pre­pa­rar ta­cos me­xi­ca­nos. Pi­can­tes, con ají, to­ma­te y ce­bo­lla…

Pe­ro la re­la­ción en­tre el de­por­te y la co­mi­da no so­lo es una cues­tión que se li­mi­ta al so­fá y al te­le­vi­sor. Tam­bién se vi­ve en la can­cha y es mo­ti­vo de las me­jo­res evo­ca­cio­nes. Es­ta es la ex­pe­rien­cia del chef pe­ruano Ci­ro Wa­ta­na­be. Tras una cla­se de cocina bien di­ná­mi­ca, en la cual él se desem­pe­ña co­mo maes­tro, to­ma un res­pi­ro pa­ra re­cor­dar aque­llos días en los que iba al es­ta­dio con su pa­pá. A la sa­li­da, no des­per­di­cia­ban la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar las papas a la plan­cha, el hí­ga­do a la pa­rri­lla o el cho­clo con que­so pre­pa­ra­dos en los pues­tos ca­lle­je­ros al­re­de­dor del es­ta­dio.

El fút­bol y la co­mi­da son un equi­po triun­fal. Quién me­jor pa­ra afir­mar­lo que el chef es­pa­ñol Pe­pe So­lla. Le bri­llan los ojos cuan­do re­cuer­da la es­ce­na. Mun­dial de Su­dá­fri­ca 2010. Tiem­po ex­tra. An­drés Inies­ta en­tra al área de los ho­lan­de­ses y ano­ta el gol que re­pre­sen­ta­ba el pri­mer tí­tu­lo mun­dial pa­ra Es­pa­ña. So­lo es­to le sa­be me­jor que los vi­nos de su Ga­li­cia na­tal y la tor­ti­lla pre­pa­ra­da por su ma­dre, acom­pa­ñan­tes de aquel fi­nal inol­vi­da­ble.

Un mo­men­to que, al igual que la ex­pe­rien­cia de Tel­mo, Her­nán, El Sor­do, Ro­que, Pe­pe y Emilio en el cuen­to de Fon­ta­na­rro­sa, fue ce­les­tial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.