OPI­NIÓN

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE - Por Lui­sa Acos­ta His­to­ria­do­ra y co­ci­ne­ra @la­co­ci­nad­lui­sa

El amor en las co­ci­nas

CRE­CÍ EN CA­SA DE MI ABUE­LA Y ALLÍ, DES-

de ni­ña, co­no­cí el amor en la co­ci­na. Ca­ri­ños he­chos con tor­tas, so­pas, co­ci­dos, ca­ce­ro­las con arro­ces, dul­ces y otras ma­ra­vi­llas pre­pa­ra­das con sus­pi­ros de na­ta, gua­ti­las, pa­pas, ce­bo­llas jun­cas, cua­ja­das, maíz y fru­tas de la ca­sa. Co­ci­nar fue la ac­ti­vi­dad cen­tral de mi fa­mi­lia. Nues­tra vi­da es­ta­ba lle­na de ri­tua­les co­ti­dia­nos que ocu­rrían des­de el amanecer has­ta la no­che, ca­si to­dos re­la­cio­na­dos con la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos y la co­mu­nión fa­mi­liar en torno a la me­sa.

A pe­sar de que Co­lom­bia es un país de enor­me ri­que­za bio­geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral, he­mos ol­vi­da­do el amor y la ca­li­dez de esos es­pa­cios y de la ex­pe­rien­cia de pre­pa­rar lo que co­me­mos. En cam­bio, he­mos adop­ta­do una ex­tra­ña idea de bie­nes­tar que nos ale­ja de las co­ci­nas. Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, e in­clu­so una po­lí­ti­ca es­ta­tal so­bre el te­ma, vie­nen re­cor­dan­do que las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias ha­cen par­te de nues­tra iden­ti­dad te­rri­to­rial y que son un com­po­nen­te cen­tral en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria na­cio­nal. Las abue­las, en mu­chos te­rri­to­rios de Co­lom­bia, y con tan­to amor pa­ra dar, hoy usan sus fo­go­nes, pe­ro so­las.

En­co­men­da­mos la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos a las gran­des in­dus­trias, de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble, re­du­cien­do los ri­tua­les de ali­men­ta­ción a ru­ti­nas de com­pra. Nue­vas ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos han sus­ti­tui­do con­si­de­ra­ble­men­te a los ten­de­ros de ba­rrio y las ex­pe­di­cio­nes fa­mi­lia­res a las pla­zas de mer­ca­do se es­tán con­vir­tien­do en ex­pe­rien­cias exó­ti­cas de apro­xi­ma­ción a cul­tu­ras des­co­no­ci­das.

¿A dón­de se va to­do el amor ema­na­do de los fo­go­nes? De re­gre­so a la co­ci­na de mi in­fan­cia sien­to tris­te­za por­que son ca­da vez más po­cos los que hoy co­no­cen esa ma­ne­ra del amor. Muy pro­ba­ble­men­te, en unas dé­ca­das, pocas abue­las sa­brán co­ci­nar y po­cos nie­tos po­drán pro­bar sus man­ja­res.

El amor a la co­ci­na es co­mo el amor a la vi­da: si lo man­tie­nes vi­vo, nos sal­va­mos to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.