El nue­vo pi­lo­to

Fe­li­pe Ba­yón lle­ga a li­de­rar Eco­pe­trol en un mo­men­to de gran­des re­tos. Su ta­rea se­rá con­so­li­dar las ope­ra­cio­nes y apun­ta­lar el cre­ci­mien­to del fu­tu­ro.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

A prin­ci­pios de 2015, cuan­do se anun­ció el re­ti­ro de Javier Gutiérrez de la Pre­si­den­cia de Eco­pe­trol, los nombres pa­ra su­ce­der­lo em­pe­za­ron a so­nar y a la ins­tan­cia fi­nal lle­ga­ron Juan Carlos Eche­verry, exministro de Ha­cien­da, y Fe­li­pe Ba­yón, un in­ge­nie­ro me­cá­ni­co bo­go­tano que ha­bía he­cho una ca­rre­ra de más de 20 años en la in­dus­tria pe­tro­le­ra.

En abril de ese año la jun­ta di­rec­ti­va de la es­ta­tal pe­tro­le­ra nom­bró a Eche­verry en el car­go y unos me­ses des­pués Ca­mi­lo Ma­ru­lan­da, vi­ce­pre­si­den­te de la em­pre­sa y quien tam­bién ha­bía so­na­do pa­ra lle­gar a la Pre­si­den­cia, de­ci­dió re­ti­rar­se.

En ese mo­men­to, Eche­verry, con el res­pal­do de la Jun­ta, in­vi­tó a Ba­yón a que ma­ne­ja­ra a la vi­ce­pre­si­den­cia de Eco­pe­trol. Pe­ro en esa pri­me­ra lla­ma­da, la res­pues­ta de Ba­yón fue ne­ga­ti­va. “Sin em­bar­go, lo pen­sé más y lo ha­blé con mi fa­mi­lia y lla­mé a Juan Carlos pa­ra que me ex­pli­ca­ra qué te­nía en men­te”, di­ce Ba­yón. Esa lla­ma­da fue en sep­tiem­bre de 2015 y en fe­bre­ro de 2016 em­pe­zó co­mo vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Eco­pe­trol.

¿Qué lo con­ven­ció? “En­ten­der las po­si­bi­li­da­des que tie­ne Eco­pe­trol en un mo­men­to di­fí­cil y te­ner la opor­tu­ni­dad de ve­nir a la com­pa­ñía más im­por­tan­te del país, que es co­mo su sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Y tam­bién era una de­ci­sión de vi­da: si no vol­vía a Co­lom­bia po­si­ble­men­te mis hi­jos no ten­drían la opor­tu­ni­dad de re­gre­sar al país y ese era un te­ma no me­nor”, re­cuer­da el nue­vo pre­si­den­te de Eco­pe­trol, quien asu­mi­rá su car­go el 15 de sep­tiem­bre.

Pa­ra mu­chos, la sa­li­da de Eche­verry y la lle­ga­da de Ba­yón fue una mo­vi­da es­tra­té­gi­ca de la Jun­ta: lle­var en prin­ci­pio un economista pa­ra po­ner en or­den la ca­sa, y lue­go dar­le la ta­rea de con­so­li­da­ción a un pe­tro­le­ro. “Es una lec­tu­ra bue­na, pe­ro no es com­ple­ta. En año y me­dio yo he si­do par­te y esen­cia de es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción. He si­do co­par­tí­ci­pe y he es­ta­do muy vin­cu­la­do a los cam­bios. Y esa re­la­ción con Juan Carlos de es­tar ali­nea­dos fue fun­da­men­tal”, se­ña­la Ba­yón.

Co­mo en to­da la in­dus­tria, el pro­ce­so de ajus­te en Eco­pe­trol no fue sen­ci­llo: los in­gre­sos ca­ye­ron –pa­sa­ron de $66 bi­llo­nes en 2014 a $47,7 bi­llo­nes en 2016– y la inversión –de US$8.000 mi­llo­nes en 2015 a US$2.500 mi­llo­nes el año an­te­rior–. El plan de cho­que lo­gró aho­rros por $4,3 bi­llo­nes en­tre 2015 y 2016 y man­tu­vo el Ebit­da es­ta­ble en $18 bi­llo­nes, tan­to en 2015 co­mo en 2016. Los es­fuer­zos han mos­tra­do re­sul­ta­dos: el año pa­sa­do ter­mi­nó con $17 bi­llo­nes en ca­ja, es­te año lo­gró pre­pa­gar deu­da por más de US$1.900 mi­llo­nes y tie­ne en sus pla­nes in­ver­tir más de $50 bi­llo­nes en los pró­xi­mos 5 años. En­tre tan­to, avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes en el ca­so de Re­fi­car y de otros pro­yec­tos de inversión que tie­nen a Eco­pe­trol en el ojo del hu­ra­cán.

Ba­yón ten­drá la res­pon­sa­bi­li­dad de au­men­tar re­ser­vas y bus­car nue­vos ne­go­cios que es­ta­rían, se­gún los más re­cien­tes in­for­mes de la em­pre­sa, en el off sho­re, los no con­ven­cio­na­les, la com­pra de em­pre­sas y blo­ques y el au­men­to del re­co­bro de los po­zos ac­tua­les.

No se­rá una ta­rea fá­cil, pe­ro su ex­pe­rien­cia se­rá cla­ve. Aun­que em­pe­zó su ca­rre­ra en el ne­go­cio au­to­mo­triz, de­ci­dió re­ti­rar­se, pues cuan­do su pa­dre en­tró a tra­ba­jar a Col­mo­to­res él es­ta­ba en una em­pre­sa que era pro­vee­do­ra de es­ta en­sam­bla­do­ra. “No ha­bía es­pa­cio pa­ra los dos, por los con­flic­tos de in­te­rés”, di­ce. In­gre­só a Co­gra­le­ver y es­tan­do allí en­vió una ho­ja de vi­da a Ho­col, en ese mo­men­to fi­lial de Shell y, en un pro­ce­so en­tre 2.400 as­pi­ran­tes, fue­ron se­lec­cio­na­dos so­lo 4, uno de ellos era Ba­yón. Lue­go en­tró a BP, don­de hi­zo una ca­rre­ra muy im­por­tan­te: en Co­lom­bia tra­ba­jó ini­cial­men­te co­mo in­ge­nie­ro de pro­yec­tos y des­pués co­mo vi­ce­pre­si­den­te de ope­ra­cio­nes. Pos­te­rior­men­te tra­ba­jó con el pre­si­den­te mun­dial de ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción de BP y en 2005 fue nom­bra­do en Ar­gen­ti­na co­mo pre­si­den­te re­gio­nal de es­ta fir­ma. Cin­co años des­pués se pre­sen­tó el de­rra­me en el Gol­fo de Mé­xi­co y Ba­yón en­tró a tra­ba­jar con el pre­si­den­te de BP en Es­ta­dos Uni­dos: fue vi­ce­pre­si­den­te se­nior de BP en ese país y en 2013 fue de­sig­na­do di­rec­tor de res­pues­tas de aguas pro­fun­das.

Pa­ra Ba­yón –quien dis­fru­ta su tiem­po li­bre con su fa­mi­lia y, aun­que es bo­go­tano, se de­cla­ra hincha del De­por­ti­vo Ca­li– el nor­te es­tá cla­ro: “El rum­bo no cam­bia. Es­tra­té­gi­ca­men­te la com­pa­ñía tie­ne que ha­cer tres co­sas: pro­te­ger la ca­ja, dis­ci­pli­na de ca­ja – ha­cer las in­ver­sio­nes bien– y cre­cer en pro­duc­ción y re­ser­vas. El én­fa­sis va a es­tar en pro­duc­ción y re­ser­vas, pe­ro no va­mos a aban­do­nar las otras co­sas. ¿Qué ne­ce­si­ta­mos te­ner? Una Eco­pe­trol efi­cien­te, ágil, que se si­ga trans­for­man­do y sea com­pe­ti­ti­va”, pun­tua­li­za.

Es­tá con­ven­ci­do del cam­bio que se ha da­do en Eco­pe­trol. Di­ce que es una com­pa­ñía que tie­ne to­das las opor­tu­ni­da­des y cuen­ta con “gen­te es­pec­ta­cu­lar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.