Es­tu­diar en un IB mar­ca di­fe­ren­cia

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Cuan­do los pa­dres bus­can la me­jor op­ción de edu­ca­ción pa­ra sus hi­jos re­ci­ben mu­cha in­for­ma­ción, pe­ro po­cos co­no­cen las ven­ta­jas de es­tu­diar en un co­le­gio que ofre­ce di­plo­ma de Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal (IB).

El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Co­lom­bia ha si­do no­ta­ble si se com­pa­ran los úl­ti­mos cien años. El país pa­só de ser una de las na­cio­nes más po­bres de Amé­ri­ca, lue­go de la Gue­rra de los Mil Días y la pér­di­da de Pa­na­má, a con­ver­tir­se en la cuar­ta eco­no­mía de la re­gión y cer­ca­na a en­trar a la Ocde.

Es­te de­sa­rro­llo de­be ir acom­pa­ña­do de la for­ma­ción de sus ciu­da­da­nos pa­ra que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les del país. Por eso, más que un co­le­gio que for­me en va­lo­res o que ofrez­ca un in­glés in­ten­si­vo, hoy se de­be pen­sar en que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se edu­quen co­mo ciu­da­da­nos del mun­do, que es lo que ofre­cen los pro­gra­mas de Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal (IB, por sus si­glas en in­glés). Di­cha edu­ca­ción con­tie­ne los si­guien­tes pro­gra­mas:

Pro­gra­ma de Es­cue­la Pri­ma­ria (PEP) El pri­mer pa­so es for­mar a los ni­ños en­tre los 4 y 12 años en la in­da­ga­ción, mo­ti­var­los por los des­cu­bri­mien­tos; lue­go, ofre­cer asig­na­tu­ras in­ter­dis­ci­pli­na­res que fo­men­ten la for­ma­ción ac­ti­va del apren­di­za­je. Una prio­ri­dad es for­ta­le­cer los la­zos de los es­tu­dian­tes y fa­vo­re­cer el de­sa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ir for­man­do jó­ve­nes con con­cien­cia so­cial y con ca­pa­ci­dad de ir res­pon­dien­do a los re­tos que van vi­vien­do

en su vi­da es­co­lar.

Pro­gra­ma de Años In­ter­me­dios (PAI)

Se con­ci­be pa­ra lo que lla­ma­mos ‘edu­ca­ción me­dia’ en Co­lom­bia o los gra­dos de sex­to a no­veno. Es un eje cen­tral pa­ra la for­ma­ción del alumno IB, por­que es­tu­dia ocho áreas cen­tra­les: len­gua, li­te­ra­tu­ra, in­di­vi­duos y so­cie­da­des, cien­cias, ma­te­má­ti­cas, ar­tes, edu­ca­ción fí­si­ca y di­se­ño. En los dos úl­ti­mos años hay ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra en­fo­car­se en al­gu­nas áreas, de mo­do que pue­da in­vo­lu­crar con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos del país u orien­tar­se a las áreas de in­te­rés que em­pie­za a te­ner ca­da alumno, co­mo ma­te­má­ti­cas, so­cia­les, cien­cias y ar­tes, en­tre otras. En el trans­cur­so de es­ta for­ma­ción se lo­gra sen­si­bi­li­zar al es­tu­dian­te pa­ra que ha­ga co­ne­xio­nes prác­ti­cas en­tre sus cla­ses y el mun­do de hoy.

Pro­gra­ma Di­plo­ma­do (PD)

El di­plo­ma se de­fi­ne en los úl­ti­mos tres años –pue­de ser de no­veno a un­dé­ci­mo– aun­que en al­gu­nos co­le­gios se in­clu­ye un año de cla­se adi­cio­nal. Ade­más de las asig­na­tu­ras tra­di­cio­na­les se in­clu­yen tres ejes di­se­ña­dos pa­ra que el egre­sa­do pue­da desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des en el mun­do pro­fe­sio­nal y del tra­ba­jo.

Es­te sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­tá com­pues­to por un trío de áreas ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar una edu­ca­ción pro­fe­sio­nal:

Hoy se de­be pen­sar en que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se edu­quen co­mo ciu­da­da­nos del mun­do, que es lo que ofre­cen los pro­gra­mas IB.

• Teo­ría del co­no­ci­mien­to: Se­gún San­tia­go Guz­mán, can­di­da­to a PHD del Uni­ver­sity Co­lle­ge of Lon­don (UCL), es tra­tar de en­ten­der las ma­ne­ras co­mo los es­tu­dian­tes se apro­xi­man al mun­do y có­mo lo en­tien­den. Ade­más, los acer­ca a con­cep­cio­nes bá­si­cas de la so­cio­lo­gía, pa­ra ex­pli­car­les có­mo el co­no­ci­mien­to se pro­du­ce en red. Ade­más, des­de la his­to­ria de la cien­cia se bus­ca iden­ti­fi­car los par­tí­ci­pes en

la crea­ción y pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to. Es de­cir, se for­ma a un es­tu­dian­te de co­le­gio con los ni­ve­les de aná­li­sis y re­fle­xión de un pro­fe­sio­nal.

• Crea­ti­vi­dad, ac­ción y ser­vi­cio (CAS): el tra­ba­jo so­cial es cen­tral en la for­ma­ción de un lí­der IB. Se de­sa­rro­llan pro­yec­tos pa­ra que tra­ba­jen por los de­más, con co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles e in­cul­can­do en los es­tu­dian­tes el sen­ti­do de so­li­da­ri­dad, del tra­ba­jo en equi­po y en al­go que en el mun­do in­di­vi­dua­lis­ta de hoy se pier­de: com­par­tir el co­no­ci­mien­to con los de­más.

• Mo­no­gra­fía: es el tra­ba­jo de gra­do que ca­da es­tu­dian­te de­be pre­sen­tar al fi­na­li­zar su for­ma­ción. En él se en­fren­tan al re­to de pro­po­ner una hi­pó­te­sis, de­fi­nir ob­je­ti­vos de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llar un mar­co teó­ri­co, leer au­to­res uni­ver­si­ta­rios y, al fi­nal, pre­sen­tar un tra­ba­jo con con­clu- sio­nes. Se­gún Andrea Lon­do­ño, egre­sa­da del co­le­gio Buc­king­ham, va­rios de es­tos tra­ba­jos se con­vier­ten en pro­yec­tos crea­ti­vos e in­no­va­do­res pro­duc­ti­vos pa­ra la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va o pa­ra la co­mu­ni­dad.

CUI­DAR AL OTRO

En Co­lom­bia, la vio­len­cia ha de­ja­do un se­llo fa­tal. Por eso, la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Aman­da Ro­drí­guez afir­ma: “De na­da nos sir­ve for­mar ex­ce­len­tes es­tu­dian­tes si nos se­gui­mos ma­tan­do”. Es ne­ce­sa­rio, en­ton­ces, in­cul­car una se­rie de va­lo­res de res­pe­to por el otro, pa­ra pro­mo­ver ba­chi­lle­res in­te­gra­les.

Ex­per­tos en edu­ca­ción ad­vier­ten la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre el con­flic­to, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas y la paz. “En las dis­cu­sio­nes de ca­da asig­na­tu­ra es po­si­ble enun­ciar los en­fren­ta­mien­tos, los in­tere­ses en pug­na y ofre­cer al­ter­na­ti­vas”, se­ña­la la pro­fe­so­ra de Es­tu­dios Cu­rri­cu­la­res y De­sa­rro­llo Do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, Kathy Bick­mo­re. Por su par­te, Javier Prie­to, di­rec­tor ope­ra­ti­vo del Cen­tro del Da­lai La­ma pa­ra la Éti­ca y la Trans­for­ma­ción de Va­lo­res del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), sos­tie­ne que es po­si­ble lo­grar que los es­tu­dian­tes sean ca­pa­ces de po­ner­se en los za­pa­tos del otro y ayu­dar­lo. “Es ne­ce­sa­rio for­mar a los jó­ve­nes pa­ra que sean co­lom­bia­nos res­pon­sa­bles por los pro­ble­mas de su país y del mun­do”, afir­ma Cris­ti­na Ga­vi­ria de Va­len­zue­la, fun­da­do­ra del co­le­gio Los Tré­bo­les, de Bo­go­tá.

El cre­ci­mien­to de la eco­no­mía va acom­pa­ña­do de la for­ma­ción de sus ciu­da­da­nos pa­ra que res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les del país.

PRUE­BA DEL SA­BER

Pa­ra John Wells, rec­tor del co­le­gio Buc­king­ham, de Bo­go­tá, la ven­ta­ja del IB es que for­ma en pensamiento crí­ti­co. Es de­cir, los ni­ños apren­den a pen­sar y, por lo tan­to, es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier ti­po de prue­ba na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, co­mo la del Ic­fes. Por otra par­te, afir­ma que ca­da año los co­le­gios so­me­ten los pro­gra­mas a la cer­ti­fi­ca­ción ISO9000 de 2015, que los cer­ti­fi­ca pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des lo­ca­les y que evi­den­cian el éxi­to de los mis­mos.

Los co­le­gios IB son la nue­va ten­den­cia edu­ca­ti­va en el mun­do.

John Wells Rec­tor del co­le­gio Buc­king­ham

Pa­ra el rec­tor del co­le­gio Buc­king­ham, la ven­ta­ja del IB es que for­ma en pensamiento crí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.