La ma­dre de to­das las re­for­mas

La nue­va ley de con­glo­me­ra­dos es una re­vo­lu­ción pa­ra la supervisión del sec­tor fi­nan­cie­ro en Co­lom­bia. Es­tas son las im­pli­ca­cio­nes.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El Go­bierno y el Con­gre­so si­guen com­pro­me­ti­dos con una agen­da de re­for­mas pa­ra lo­grar me­jo­res es­tán­da­res de supervisión y con­trol a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras del país. La es­tra­te­gia es ne­ce­sa­ria, no so­lo por­que Co­lom­bia quie­ra in­gre­sar a la Ocde, sino por­que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es uno de los más im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía co­lom­bia­na: vie­ne cre­cien­do a una ta­sa anual de 6,1% y es el se­gun­do sec­tor que más va­lor agre­ga a la eco­no­mía na­cio­nal; des­de ha­ce tiem­po, Co­lom­bia es bá­si­ca­men­te un país de ban­cos.

Por es­to, la nue­va ley de con­glo­me­ra­dos es uno de los más im­por­tan­tes hi­tos en la his­to­ria re­cien­te del sec­tor. El su­per­in­ten­den­te Fi­nan­cie­ro, Jor­ge Cas­ta­ño, con­si­de­ra que “es­ta es la más im­por­tan­te re­for­ma fi­nan­ciea­pro­ba­da ra de los úl­ti­mos 15 años en el país”, se­gún ex­pli­có a Di­ne­ro.

La re­for­ma era ne­ce­sa­ria, pues la es­truc­tu­ra del sis­te­ma ha­bía cam­bia­do ra­di­cal­men­te en los úl­ti­mos años. La ad­qui­si­ción por par­te de la ban­ca na­cio­nal de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en otros paí­ses y la con­so­li­da­ción de gran­des gru­pos ha­bía pues­to a las au­to­ri­da­des fren­te a nue­vos desafíos de supervisión y vi­gi­lan­cia. Mu­chas hol­dings pro­pie­ta­rias de ban­cos en Co­lom­bia no con­ta­ban con una en­ti­dad es­pe­cia­li­za­da que las vi­gi­la­ra. La Su­per­fi­nan­cie­ra so­lo vi­gi­la­ba los ban­cos, pe­ro no las es­truc­tu­ras so­cie­ta­rias due­ñas de esas en­ti­da­des.

Con es­ta nue­va nor­ma se es­ta­ble­ció un mar­co re­gu­la­to­rio ade­cua­do, se­gún Cas­ta­ño, pa­ra ini­ciar es­te ti­po de supervisión.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les as­pec­tos de es­ta nue­va nor­ma­ti­va por el Con­gre­so y que es­tá lis­ta pa­ra san­ción pre­si­den­cial?

NUE­VAS DE­FI­NI­CIO­NES

La nor­ma es­ta­ble­ció unas nue­vas de­fi­ni­cio­nes pa­ra los con­cep­tos de hol­ding y con­glo­me­ra­do fi­nan­cie­ro. Sin es­tas re­glas, la ac­ti­vi­dad de con­trol no lle­ga­ba has­ta los ver­da­de­ros due­ños de las com­pa­ñías que ac­túan en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro lo­cal.

“Al te­ner de­fi­ni­ción de con­glo­me­ra­do y hol­ding se po­drá ve­ri­fi­car has­ta dón­de el ca­pi­tal de la con­tro­lan­te es su­fi­cien­te pa­ra ofre­cer los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros”, co­men­tó Cas­ta­ño.

Has­ta aho­ra, en al­gu­nos ca­sos po­día pre­sen­tar­se que una en­ti­dad con­tro­lan­te pu­sie­ra en su ca­pi­tal sus in­ver­sio­nes en un ban­co y que el ban­co mis­mo, a la ho­ra de pre­sen­tar su ba­lan­ce, in­clu­ye­ra ese mis­mo ca­pi­tal. Eso im­pli­ca­ba una du­pli­ci­dad de re­cur­sos que no da­ba fe exac­ta so­bre la si­tua­ción pa­tri­mo­nial de un con­glo­me­ra­do. Ese va­cío se pre­sen­ta­ba jus­ta­men­te por­que la Su­per­fi­nan­cie­ra no po­día mi­rar los ba­lan­ces de las com­pa­ñías con­tro­lan­tes.

Aho­ra la nor­ma lle­ga a es­ta­ble­cer que si, por ejem­plo, una com­pa­ñía de cual­quier otro sec­tor co­mo

La Su­per­fi­nan­cie­ra vi­gi­la­rá a los con­tro­lan­tes de la ban­ca, in­clu­si­ve si no per­te­ne­cen di­rec­ta­men­te al sec­tor.

cons­truc­ción, ali­men­tos o in­dus­tria en ge­ne­ral es con­tro­lan­te de una en­ti­dad financiera, in­me­dia­ta­men­te esa ac­ti­vi­dad del con­tro­lan­te tam­bién en­tra a ser ob­je­to de supervisión de la Su­per­fi­nan­cie­ra.

La de­fi­ni­ción de con­tro­lan­te se am­plía, pues no so­la­men­te ha­ce re­fe­ren­cia a la ma­yo­ría ac­cio­na­ria (la mi­tad más uno de las ac­cio­nes) sino tam­bién a los ca­sos en que ha­ya un acuer­do de ac­cio­nis­tas que im­pli­que con­trol de los ór­ga­nos de ad­mi­nis­tra­ción de la en­ti­dad financiera o que un mis­mo ac­tor ten­ga la ca­pa­ci­dad de ele­gir a la ma­yor par­te de los miem­bros de la jun­ta.

Se­gún el su­per­in­ten­den­te Cas­ta­ño, con es­tas me­di­das el país se po­ne al día con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra la supervisión y vi­gi­lan­cia del sec­tor fi­nan­cie­ro.

A DE­FI­NIR LOS RIES­GOS

De acuer­do con el fun­cio­na­rio, otro de los as­pec­tos cla­ves de la nor­ma son las nue­vas re­glas del jue­go, más cla­ras y com­pren­si­bles, pa­ra de­ter­mi­nar los ti­pos de ries­gos que en­fren­ta una en­ti­dad y su con­tro­lan­te.

“Se avan­zó en los es­tán­da­res pa­ra con­so­li­dar ries­gos. La Su­pe­rin­ten­den­cia va a po­der de­ter­mi­nar có­mo su­per­vi­sar ca­da uno de ellos; por ejem­plo, el ries­go de li­qui­dez, el ries­go de mer­ca­do o el ries­go de cré­di­to”, co­men­tó el fun­cio­na­rio.

CAN­TAR LOS CON­FLIC­TOS

Uno de los te­mas sen­si­bles pa­ra el sec­tor es la ges­tión de los con­flic­tos de in­te­rés. Por ejem­plo, có­mo ad­mi­nis­trar cuan­do un con­tro­lan­te no so­lo tie­ne in­tere­ses en un ban­co, sino tam­bién en una co­mi­sio­nis­ta de bol­sa o un fon­do de pen­sio­nes. Esa es una si­tua­ción de even­tual con­flic­to de in­te­rés, pues es­tos ac­to­res pue­den in­ci­dir en el mer­ca­do de va­lo­res. La nor­ma es­ta­ble­ce có­mo ad­mi­nis­trar es­te ti­po de si­tua­cio­nes, lo que re­sul­ta una no­ve­dad; pues, has­ta el mo­men­to, las re­glas pa­ra el ma­ne­jo de los con­flic­tos de in­te­rés no eran cla­ras.

FA­CUL­TA­DES ADI­CIO­NA­LES

To­da esa nor­ma­ti­va no ten­dría sen­ti­do si el en­te su­per­vi­sor no cuen­ta con he­rra­mien­tas pa­ra im­po­ner su au­to­ri­dad. La nue­va ley es­ta­ble­ce una se­rie de fa­cul­ta­des que po­drá ejer­cer la Su­pe­rin­ten­den­cia en cir­cuns­tan­cias es­pe­cí­fi­cas.

Por ejem­plo, si la hol­ding o con­tro­lan­te de un ban­co co­lom­biano es­tá in­cor­po­ra­da en una ju­ris­dic­ción que ten­ga es­tán­da­res de con­trol in­fe­rio­res al nues­tro, po­drá or­de­nar la re­es­truc­tu­ra­ción del con­glo­me­ra­do fi­nan­cie­ro en Co­lom­bia o, in­clu­si­ve, can­ce­lar o re­vo­car la li­cen­cia de los con­tro­lan­tes pa­ra ope­rar en el mer­ca­do lo­cal, si los ac­cio­nis­tas se nie­gan a re­sol­ver la si­tua­ción.

MÁS RE­GU­LA­CIÓN

Ape­nas el pre­si­den­te San­tos san­cio­ne la nor­ma se ini­cia­rá un pe­rio­do de seis me­ses pa­ra ela­bo­rar la re­gla­men­ta­ción; tam­bién ha­brá un pe­rio­do de seis me­ses adi­cio­na­les pa­ra que los agen­tes del mer­ca­do fi­nan­cie­ro se adap­ten al nue­vo mar­co nor­ma­ti­vo.

Un te­ma cla­ve es la re­so­lu­ción en la que se fi­ja­rá el lis­ta­do de con­glo­me­ra­dos fi­nan­cie­ros de Co­lom­bia. Se­gún las cuen­tas ini­cia­les, en el país hay por lo me­nos 30 gru­pos que po­drían ca­ber den­tro de esa de­fi­ni­ción. Sin em­bar­go, los más re­pre­sen­ta­ti­vos son Gru­po Aval, Gru­po Su­ra, Gru­po Bo­lí­var, Gru­po Fun­da­ción So­cial, Gru­po Col­pa­tria y Old Mutual.

La re­gu­la­ción tam­bién ver­sa­rá so­bre te­mas co­mo ca­li­dad del ca­pi­tal, lis­ta­do de con­glo­me­ra­dos, con­so­li­da­ción de ries­gos, con­flic­tos de in­te­rés, lí­mi­tes a la re­la­ción en­tre par­tes vin­cu­la­das y me­ca­nis­mos de re­so­lu­ción de quie­bras, en­tre mu­chos otros as­pec­tos.

Es­ta nor­ma es una de las más im­por­tan­tes y am­bi­cio­sas re­for­mas eco­nó­mi­cas que ha­ya apro­ba­do el Con­gre­so en los úl­ti­mos años. Tam­bién es un te­ma de al­tí­si­mo in­te­rés pa­ra to­dos los co­lom­bia­nos.

El Go­bierno ten­drá fa­cul­ta­des pa­ra re­es­truc­tu­rar o, in­clu­si­ve, can­ce­lar las li­cen­cias de ope­ra­ción de las hol­dings due­ñas de ban­cos en Co­lom­bia.

La ley fue apro­ba­da en el Con­gre­so y aho­ra pa­só a san­ción pre­si­den­cial, lo que ocu­rri­rá a prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

Jor­ge Cas­ta­ño Su­per­in­ten­den­te Fi­nan­cie­ro

La Su­pe­rin­ten­den­cia ex­pe­di­rá el lis­ta­do de los con­glo­me­ra­dos que de­be­rán cum­plir con la nue­va nor­ma­ti­va pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.