Éti­ca pa­ra el pro­gre­so

La ne­ce­si­dad de una éti­ca so­cial y em­pre­sa­rial ba­sa­da en el pro­gre­so del in­di­vi­duo, sus mé­ri­tos, so­li­da­ri­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Da­niel Ni­ño

La co­rrup­ción es más pro­cli­ve si el in­di­vi­dua­lis­mo an­ta­go­ni­za con la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar lo­gros en equi­po y hay des­pre­cio por el mé­ri­to per­so­nal.

Ape­nas es­ta­mos com­pren­dien­do la im­por­tan­cia de los je­fes que en­se­ñan con el ejem­plo, y eso es lo que les due­le de los po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, em­pre­sas y ciu­da­da­nos que ocu­pan al­tos y vi­si­bles ro­les eco­nó­mi­cos, so­cia­les y po­lí­ti­cos del país y es­tán hoy se­ña­la­dos de con­tri­buir o ali­men­tar la cul­tu­ra de vio­len­cia, co­rrup­ción y privilegios ama­ña­dos que se ha acen­tua­do des­de tan­to tiem­po atrás.

Es inexac­to ha­blar de que al país siem­pre lo han go­ber­na­do los mis­mos; tal vez sea más acer­ta­do de­cir que lo han he­cho las mis­mas ideas, pre­ven­cio­nes, pre­jui­cios, com­ple­ji­da­des cul­tu­ra­les y creen­cias so­cia­les con cier­ta ca­pa­ci­dad de re­pe­ti­ción, y de allí que los reite­ra­dos re­sul­ta­dos se evi­den­cian cuan­do nos com­pa­ra­mos con el pro­gre­so de otras na­cio­nes.

Pue­de ayu­dar­nos a sa­lir de la cri­sis la mo­der­ni­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro sin una trans­for­ma­ción cul­tu­ral del ser hu­mano, que es el que com­po­ne y di­ri­ge las ins­ti­tu­cio­nes, du­do se lo­gre un cam­bio con la pro­fun­di­dad que se re­quie­re.

Es im­por­tan­te re­fle­xio­nar so­bre qué tie­ne que ver nues­tro SER con la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, el lán­gui­do bie­nes­tar, el di­sí­mil desem­pe­ño em­pre­sa­rial y la di­fu­sa la­bor del Es­ta­do. Di­chas ca­rac­te­ri­za­cio­nes brillan en las ci­fras de cre­ci­mien­to, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y la ca­nas­ta ex­por­ta­do­ra del país. ¿Cuán­to de nues­tro SER ex­pli­ca nues­tra es­ca­sa ca­pa­ci­dad de apro­piar­nos de la mo­der­ni­za­ción eco­nó­mi­ca y la tras­for­ma­ción pro­duc­ti­va del mun­do?

Es­to ayu­da­ría a ex­pli­car­nos có­mo la bo­nan­za ter­mi­nó sien­do una mal­di­ción, o de qué for­ma an­te una si­tua­ción crí­ti­ca, que ame­na­za el bie­nes­tar co­lec­ti­vo, el país se po­la­ri­za frac­cio­nan­do aún más el es­fuer­zo que se re­quie­re to­dos ha­ga­mos con­jun­ta­men­te.

Sin em­bar­go, an­te la de­s­es­pe­ran­za hay re­fe­ren­tes que de­be­rían re­pli­car­se en nues­tra so­cie­dad o que nos re­ve­lan cri­te­rios pa­ra es­co­ger me­jor nues­tros lí­de­res.

Me re­fie­ro al pa­dre Fran­cis, quien tal vez fue el pri­mer “je­fe” que en­se­ñó a tem­pra­na edad a mu­chos a en­ten­der las obli­ga­cio­nes y res­pon­sa- bi­li­da­des del lí­der. A pe­sar de la je­rar­quía de su car­go y del po­der que le da­ba su au­to­ri­dad co­mo rec­tor del Co­le­gio San Carlos, era co­mún ver­le ha­cer las la­bo­res más sen­ci­llas y bá­si­cas por sí mis­mo, ser­vir con pa­sión, de­di­ca­ción y agra­de­ci­mien­to a sus alum­nos, pro­fe­so­res y em­plea­dos; sin im­por­tar su ori­gen so­cial, su po­si­ción eco­nó­mi­ca y su condición re­li­gio­sa o ideo­ló­gi­ca. Aún en una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, el pa­dre Fran­cis hi­zo de su li­de­raz­go un res­pe­to a la di­fe­ren­cia de los de­más, sin que ello sig­ni­fi­ca­ra des­or­den ni au­sen­cia de re­glas o nor­mas. El fac­tor cla­ve en la iden­ti­dad del co­le­gio, gra­cias a él, fue la cul­tu­ra de la me­ri­to­cra­cia. Ra­zón por la que era me­nos co­mún juz­gar las per­so­nas por sus gus­tos y for­mas de pen­sar, pe­ro va­lo­rar­las por sus es­fuer­zos y ca­pa­ci­da­des en el de­por­te, las ar­tes y ha­cia la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca.

En­se­ña­ba el in­di­vi­dua­lis­mo no pa­ra pro­mo­ver el cul­to a la per­so­na de sus es­tu­dian­tes, pe­ro sí pa­ra pro­pi­ciar, des­de muy jó­ve­nes, que de­bían va­ler­se por sí mis­mos a tra­vés del sen­ti­do de su­pera­ción per­so­nal y de com­pe­tir leal­men­te.

El pa­dre Fran­cis apos­ta­ba por la condición hu­ma­na y su ca­pa­ci­dad en cons­truir sa­be­res y he­rra­mien­tas que am­plia­ban las li­mi­ta­cio­nes de la na­tu­ra­le­za. Su ejer­ci­cio edu­ca­dor lo hi­zo pen­san­do en que el ideal co­mo per­so­nas eran ciu­da­da­nos só­li­dos in­te­lec­tual y pro­fe­sio­nal­men­te. Sin in­ter­fe­rir en la au­to­no­mía de sus pro­fe­so­res y la per­so­na­li­dad de sus es­tu­dian­tes; qui­so que fue­ran apro­pián­do­se y crean­do va­lo­res que con­tri­bu­ye­ran a la con­fian­za en sí mis­mos, a te­ner cri­te­rio pro­pio y a ser per­so­nas de ca­rác­ter; a te­ner vo­lun­tad de per­fec­cio­na­mien­to y de au­to­rre­gu­la­ción.

Fran­cis re­pe­tía la im­por­tan­cia del ser­vi­cio y el agra­de­ci­mien­to que co­rres­pon­día a sus es­tu­dian­tes, sa­bien­do que la hu­mil­dad es el apre­cio y consideración por los de­más.

No po­cas de­silu­sio­nes e in­com­pren­sión ima­gino de­bió te­ner. Pe­ro sa­bía que for­mar pa­ra ejer­cer las li­ber­ta­des re­que­ría po­ten­ciar el ta­len­to, las vir­tu­des y ca­pa­ci­da­des en la in­men­sa ma­yo­ría de sus es­tu­dian­tes.

Su le­ga­do es una éti­ca in­di­vi­dual y co­lec­ti­va ba­sa­da en la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca, el de­sa­rro­llo cien­tí­fi­co, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, el res­pe­to a la ley, el amor al tra­ba­jo, el mé­ri­to en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co, así co­mo el de­sa­rro­llo de una con­cien­cia aten­ta con la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Una éti­ca que ilu­sio­na con el San­to Pa­dre. Bien­ve­ni­do a la tie­rra en la que sem­bró y for­mó el pa­dre Fran­cis, Pa­pa Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.