El pe­si­mis­mo ac­tual

Hay al me­nos cua­tro bue­nas ra­zo­nes pa­ra sen­tir pe­si­mis­mo y eso tie­ne efec­tos eco­nó­mi­cos. Hay que sa­lir del cir­cui­to y con­vie­ne re­cor­dar que mu­chas co­sas es­tán me­jo­ran­do.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

En la can­cha de las pre­dic­cio­nes efec­tua­das en el ca­lor de un mo­men­to di­fí­cil, siem­pre ha sa­li­do muy mal li­bra­do el pe­si­mis­mo.

La des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía co­lom­bia­na y el ba­jo­na­zo del es­ta­do de áni­mo, vi­si­ble tan­to en el em­pre­sa­ria­do co­mo en los ho­ga­res son dos ad­ver­si­da­des mu­tua­men­te de­pen­dien­tes cu­ya in­ter­ac­ción pue­de ha­cer un da­ño más hon­do y más du­ra­de­ro que la su­ma sim­ple de sus efec­tos in­di­vi­dua­les.

El pe­si­mis­mo tie­ne su ra­zón de ser, des­de lue­go. Yo veo, al me­nos, cua­tro com­po­nen­tes. Pri­me­ro, y em­pe­zan­do por el es­pe­jo re­tro­vi­sor, el mal sabor no ema­na tan­to por el rit­mo de cre­ci­mien­to, que ha si­do sa­tis­fac­to­rio en el úl­ti­mo par de dé­ca­das, sino por su na­tu­ra­le­za. La ta­sa de cre­ci­mien­to es­tu­vo ci­men­ta­da en la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal y en la par­ti­ci­pa­ción la­bo­por ral, di­ná­mi­cas que tie­nen mu­chas co­sas bue­nas pe­ro que tam­bién im­po­nen unos lí­mi­tes ca­da día más es­tre­chos. Pa­ra su­pe­rar esos lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad, es ne­ce­sa­rio con­tar con avan­ces en pro­duc­ti­vi­dad y esos avan­ces han si­do in­sa­tis­fac­to­rios, ayu­dan­do en al­re­de­dor de 0,5% anual a una eco­no­mía que re­quie­re cre­cer, por de­cir al­go, 10 ve­ces más rá­pi­do.

Se­gun­do, por­que los se­res hu­ma­nos le te­ne­mos ape­go a las pe­lí­cu­las de te­rror y nos he­mos co­mi­do, a lo lar­go de la his­to­ria, to­da suer­te de cuen­tos so­bre fu­tu­ros ca­tas­tró­fi­cos. El pla­ne­ta –na­da que ha­cer– ya es­tá con­de­na­do a un ca­len­ta­mien­to ani­qui­la­dor e irre­me­dia­ble. El mer­ca­do la­bo­ral des­pla­za­rá –no hay re­me­dio– a mi­llo­nes de per­so­nas con la irrup­ción de al­go­rit­mos y robots. El te­rro­ris­mo es par­te in­trín­se­ca del pai­sa­je con­tem­po­rá­neo. Y así. No obs­tan­te fuer­tes ar­gu­men­tos y evi­den­cias en con­tra, la ti­nie­bla pa­re­ce par­te de nues­tro ADN.

Ter­ce­ro, por­que la com­bi­na­ción de un re­tro­vi­sor sub­ra­yan­do li­mi­tan­tes y un ses­go na­tu­ral a la vi­sión trá­gi­ca del mun­do, ocu­rre hoy día en un con­tex­to cul­tu­ral ad­ver­so al op­ti­mis­mo y ese con­tex­to tie­ne su ma­tiz na­cio­nal, des­de lue­go, pe­ro tam­bién su la­di­to glo­ba­li­za­do. El san­co­cho de po­pu­lis­mo, in­to­le­ran­cia y ani­mad­ver­sión al áni­mo de lu­cro mer­ma, ca­da día otro po­qui­to, la ca­pa­ci­dad de aguan­te has­ta del más op­ti­mis­ta.

úl­ti­mo, la cas­ca­da de atro­pe­llos pe­que­ños y gran­des con­tra los va­lo­res éti­cos afec­ta la fuer­za que los ciu­da­da­nos le asig­na­mos al con­tra­to so­cial que pre­sun­ta­men­te nos am­pa­ra y nos hil­va­na. Los ac­tos de co­rrup­ción que co­ti­dia­na­men­te se evi­den­cian no so­lo ge­ne­ran in­dig­na­ción. Ge­ne­ran una sen­sa­ción aún más pe­li­gro­sa pa­ra el fu­tu­ro del te­ji­do so­cial que tan­to cues­ta cons­truir: un sen­ti­mien­to de so­le­dad. No es la pri­me­ra vez ni se­rá la úl­ti­ma que se ali­nean cua­tro o más as­tros ad­ver­sos en el ho­ri­zon­te y el pun­to de fon­do que quie­ro ha­cer tie­ne dos pa­tas. La pri­me­ra: en la can­cha de las pre­dic­cio­nes efec­tua­das en el ca­lor de un mo­men­to di­fí­cil, siem­pre ha sa­li­do muy mal li­bra­do el pe­si­mis­mo. La se­gun­da: la co­sa no tie­ne por qué ser di­fe­ren­te es­ta vez.

Em­pe­ce­mos por lo más gran­de. Nues­tro pla­ne­ta no es­tá con­de­na­do al co­lap­so y no obs­tan­te cier­ta his­te­ria en uno y otro ex­tre­mo del de­ba­te, lo cier­to es que, co­mo lo mues­tra R. Bai­ley en su es­tu­pen­do li­bro re­cien­te, es­ta­mos pro­gre­san­do mu­cho más de lo que se cree en ma­te­ria de so­lu­cio­nes.

La vio­len­cia, en to­das sus ma­ni­fes­ta­cio­nes y en to­das las re­gio­nes, ha es­ta­do dis­mi­nu­yen­do de ma­ne­ra con­ti­nua por dé­ca­das en­te­ras, co­mo lo do­cu­men­ta y dis­cu­te Ste­ven Pin­ker en su li­bro so­bre el te­ma. En Co­lom­bia las ci­fras de los úl­ti­mos 15 o 20 años son muy con­tun­den­tes y su­gie­ren que al­go es­ta­mos ha­cien­do bien.

El re­na­ci­mien­to del mi­to de “des­em­pleo téc­ni­co” –los al­go­rit­mos nos van a fre­gar a to­dos, ¡ala!– es la úl­ti­ma en­tre­ga de una lar­ga se­cuen­cia de ra­zo­na­mien­tos que, aun­que fue­ron he­chos por eco­no­mis­tas de la talla de Da­vid Ri­car­do y John May­nard Key­nes, re­sul­ta­ron ma­si­va­men­te equi­vo­ca­dos. Hay ra­zo­nes fuer­tes pa­ra pen­sar que es­ta vez pa­sa­rá lo mis­mo, co­mo lo plan­tea Deir­dre Mc­clos­key.

Es un he­cho que –tras mu­cho su­fri­mien­to– la eco­no­mía glo­bal ya ha su­pe­ra­do el ca­ta­clis­mo de 2008 y se en­cuen­tra en una sen­da de cre­ci­mien­to sa­tis­fac­to­ria. Con­tra­rio al pa­sa­do re­cien­te, la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal se­rá un vien­to a fa­vor, co­sa que em­pe­za­mos a ver en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

De ca­ra a las ci­fras, es cla­ro que es­ta­mos exa­ge­ran­do la no­ta con el pe­si­mis­mo. Lo ma­lo es que la ex­pe­rien­cia mues­tra que, en­tre más in­sis­ta­mos, más da­ño nos ha­ce­mos y más ra­zón le da­re­mos al enun­cia­do de un ami­go, fi­ló­so­fo y em­pre­sa­rio de mu­chos qui­la­tes: “Con­tra la bo­ba­da no hay na­da”.

ex mi­nis­tro de ha­cien­da y cré­di­to pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.