¿Dón­de es­tá la bo­li­ta?

Cuan­do la gen­te bue­na, com­pe­ten­te, que ha­ce bien su tra­ba­jo se usa co­mo chi­vo ex­pia­to­rio, es­tán va­cu­nan­do al Es­ta­do con­tra la ho­nes­ti­dad.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Juan Ri­car­do Or­te­ga

An­dra­de no te­nía có­mo ima­gi­nar na­da de es­to. Su ob­je­ti­vo era ele­var a otro ni­vel la in­fra­es­truc­tu­ra en Co­lom­bia y lo lo­gró.

Me gus­ta­ría po­der de­cir que soy ami­go de Luis Fer­nan­do An­dra­de, pe­ro no creo lle­gar a ser más que un co­no­ci­do. Aun­que lo co­noz­co des­de ha­ce mu­chos años y he­mos par­ti­ci­pa­do jun­tos en ter­tu­lias so­bre el país, su mun­do co­mo con­sul­tor y el mío co­mo fun­cio­na­rio po­co se cru­zan. Ade­más, mi diag­nós­ti­co cru­do, bru­tal­men­te rea­lis­ta del ni­vel de de­te­rio­ro y co­rrup­ción de nues­tras en­ti­da­des, tien­den a abru­mar y ale­jar a per­so­nas co­mo él. Las per­so­nas sa­nas y bue­nas son vul­ne­ra­bles an­te las fie­ras que han cap­tu­ra­do nues­tro sec­tor pú­bli­co. Pa­ra al­guien pro­fe­sio­nal y se­rio, creer que lo que le di­cen es cier­to es lo ra­zo­na­ble. To­ca te­ner mu­chos años de ex­pe­rien­cia y ma­li­cia pa­ra sa­ber que en Co­lom­bia los más co­rrup­tos se las dan de san­tos. Ellos tra­tan de acer­car­se y ge­ne­rar com­pli­ci­dad con­tán­do­te en ter­ce­ra per­so­na las por­que­rías que ellos mis­mos ha­cen.

Si la jus­ti­cia lle­ga al desa­tino de me­ter­lo en la cár­cel, es so­lo pa­ra dar­le gus­to a la tri­bu­na. Es­to no se­ría más que par­te de la pues­ta en es­ce­na del gran ac­to de pres­ti­di­gi­ta­ción en cur­so. ¿Dón­de es­tá la plá­ti­ca? Aho­ra la ves, aho­ra no la ves. Jue­gan con la opi­nión pú­bli­ca dán­do­le con­ten­ti­llo pa­ra no lle­gar al fon­do del asun­to. El pro­ble­ma es sis­té­mi­co y to­dos sa­ben que, si ha­lan du­ro la pita, caen tan­tos po­de­ro­sos que el edificio se nos vie­ne aba­jo. Aquí ni yo mis­mo quie­ro sa­ber to­da la ver­dad, no creo que ten­ga­mos el es­tó­ma­go pa­ra di­ge­rir to­da la ver­dad. So­lo re­pa­ra­ción, per­dón, cam­bio y ol­vi­do nos pue­den fun­cio­nar.

Por el mo­men­to nos en­tre­tie­nen man­dan­do al ca­dal­so de la gui­llo­ti­na pú­bli­ca a man­dos me­dios, unos tan­tos fir­mo­nes, un buen hom­bre inocen­te y al­guno que otro, que, a cam­bio de mu­cha pla­ta, ser­vi­rá de fu­si­ble. Au­to­res in­te­lec­tua­les no se ve ni uno.

Mien­tras tan­to, los me­jo­res co­mu­ni­ca­do­res es­tra­té­gi­cos nos ven­den eté­reos éxi­tos con fle­chi­tas de “al al­za” o edi­to­ria­les ti­tu­la­dos de for­ma pom­po­sa ¡Ha­be­mus fis­cal! Cuan­do la bur­da ver­dad es: Non enim cons­pi­ra­tio est!

Por­que con­ce­sio­nes que ame­ri­tan in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­cion es lo que abun­da. El

In­co era un cán­cer y los pa­tri­mo­nios de mu­chos de sus fun­cio­na­rios y ex­di­rec­to­res no aguan­tan au­di­to­ria. Los lí­de­res gre­mia­les del sec­tor sa­ben per­fec­ta­men­te que es­to es sis­té­mi­co y que exis­ten otros con­ce­sio­na­rios que, co­mo la Con­ce­sio­na­ria Ru­ta del Sol (Con­sol), ha­cen pa­gos a Pa­na­má por ser­vi­cios de con­sul­to­ría inexis­ten­tes y pa­gan ser­vi­cios en Co­lom­bia a per­so­nas que no exis­ten o com­pa­ñías de pa­pel (la co­rrup­ción siem­pre usa con­tra­tos fic­ti­cios ¡que no cau­sen IVA!). Ha­ce ya mas de 4 años que se hi­cie­ron es­tas de­nun­cias a la Fis­ca­lía. Pen­sá­ba­mos que era un bur­do es­que­ma pa­ra la eva­sión de im­pues­tos. Aho­ra es cla­ro que lo re­le­van­te son los mo­vi­mien­tos de las cuen­tas ban­ca­rias pa­na­me­ñas de esas con­sul­to­ras que pres­tan ser­vi­cios pa­ra el pa­go de coimas en el ex­te­rior.

An­dra­de no te­nía có­mo ima­gi­nar na­da de es­to. Su ob­je­ti­vo era ele­var a otro ni­vel el sec­tor de in­fra­es­truc­tu­ra en Co­lom­bia y lo lo­gró. El sec­tor de­be­ría re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te los vi­cios de los que fue­ron par­te, por ac­ción u omi­sión, ha­cer ac­to de con­tri­ción, re­pa­rar al país, co­rre­gir, de­vol­ver­le a An­dra­de su buen nombre y se­guir pa­ra ade­lan­te. El sec­tor es vi­tal pa­ra nues­tro de­sa­rro­llo y si Es­ta­dos Uni­dos per­do­na a Ode­brecht a cam­bio de ins­ti­tuir la éti­ca en sus pro­ce­sos y pa­gar una ju­go­sa san­ción –que per­fec­ta­men­te se pue­de in­ver­tir en mas in­fras­truc­tu­ra–, ¿qué sa­ca­mos no­so­tros hun­dien­do lo que te­ne­mos por una men­ti­ro­sa cru­za­da por la mo­ra­li­dad?

Con lo que se sa­be, es­to se po­dría des­ta­par. Con­sol hi­zo pa­gos por do­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos a em­pre­sas de pa­pel. Quie­nes han acep­ta­do car­gos de­ta­llan el có­mo, pe­ro la his­to­ria se trun­ca, del otro la­do al­guien tu­vo que man­dar a pa­gar to­do eso. Ade­más, al­gún con­ta­dor de Con­sol tie­ne que ha­ber no­ta­do los ilí­ci­tos. El he­cho es que exis­ten prue­bas de que Ode­brecht de­san­gró a Con­sol a cos­ta de sus so­cios pa­ra pa­gar so­bor­nos y es­tos ni se in­mu­tan.

Y es aquí don­de arran­can las coin­ci­den­cias que no se in­ves­ti­gan. El au­di­tor de Con­sol es el ex­ge­ren­te del Acue­du­to de Bo­go­ta que ad­ju­di­có el con­tra­to de Tun­jue­lo Ca­noas al con­sor­cio Ca­noas (Ode­brecht y los So­lar­te). El pro­ce­so li­ci­ta­to­rio fue cues­tio­na­do por el zar an­ti­co­rrup­cion de en­ton­ces. So­le­tan­che Bachy, uno de los otros pro­po­nen­tes, fue pre­sio­na­da por el ex­se­cre­ta­rio de mo­vi­li­dad de Sa­muel Mo­reno, Luis Ber­nar­do Vi­lle­gas, pa­ra que pa­ga­se un 8,7% del va­lor del con­tra­to por su ad­ju­di­ca­ción: $21.000 mi­llo­nes; es el mis­mo ex­ge­ren­te de fe­rro­vías de la cues­tio­na­da eje­cu­ción del con­tra­to con Ode­bercht del ferrocarril de San­ta Mar­ta-la Lo­ma. To­dos los que es­tán li­bres ha­cien­do de las su­yas y An­dra­de en ries­go de ir a la cár­cel sin ra­zón. ¡Qué ab­sur­do to­do es­to!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.