¿Es­tan­ca­dos?

En el se­gun­do tri­mes­tre la eco­no­mía no re­pun­tó, pe­ro tam­po­co se des­ace­le­ró. Aun­que la de­man­da in­ter­na mues­tra al­gún signo de re­cu­pe­ra­ción, los re­sul­ta­dos si­guen ge­ne­ran­do in­cer­ti­dum­bre. Mu­chos se pre­gun­tan si Co­lom­bia va a con­ti­nuar es­tan­ca­da.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Los re­sul­ta­dos de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en el se­gun­do tri­mes­tre del año son agri­dul­ces. En es­te pe­río­do el PIB se in­cre­men­tó 1,3% anual y 0,7% tri­mes­tral, muy cerca de lo es­pe­ra­do por el pro­me­dio de los ana­lis­tas (1,4% anual y 0,8% men­sual). Ade­más, la ta­sa de cre­ci­mien­to del pri­mer tri­mes­tre fue in­cre­men­ta­da de 1,1% a 1,2% anual.

Con es­te com­por­ta­mien­to, la eco­no­mía to­da­vía no re­pun­ta, lue­go de la fuer­te des­ace­le­ra­ción que su­fre co­mo con­se­cuen­cia del ajus­te de su de­man­da in­ter­na al in­cre­men­to me­nos di­ná­mi­co del in­gre­so na­cio­nal, pro­vo­ca­do por el cho­que ad­ver­so que tu­vie­ron sus tér­mi­nos de in­ter­cam­bio, co­mo re­sul­ta­do del des­cen­so pro­nun­cia­do de los pre­cios del pe­tró­leo. Sin em­bar­go, tam­po­co su­frió un de­bi­li­ta­mien­to adi­cio­nal.

La te­nue ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es­tá sos­te­ni­da por la de­man­da in­ter­na, que co­mien­za a ex­hi­bir los sín­to­mas de una in­ci­pien­te re­vi­ta­li­za­ción (1,9% anual), gra­cias a un re­pun­te de la inversión (0,8% anual) y a una ace­le­ra­ción del gas­to pú­bli­co (4,2% anual).

Des­pués de de­cre­cer du­ran­te sie­te tri­mes­tres, la for­ma­ción bru­ta de ca­pi­tal vol­vió a in­cre­men­tar­se, gra­cias a la de las obras ci­vi­les, la ma­qui­na­ria y el equi­po y la del sec­tor agro­pe­cua­rio. Preo­cu­pa, sin em­bar­go, el co­lap­so por se­gun­do tri­mes­tre con­se­cu­ti­vo en la de la cons­truc­ción de edi­fi­ca­cio­nes (-7,9% anual).

No me­nos alar­man­te es que el con­su­mo pri­va­do lan­gui­dez­ca al mis­mo rit­mo que an­tes (1,5% anual), por un des­cen­so con­ti­nuo en bie­nes du­ra­bles y se­mi­du­ra­bles.

En tér­mi­nos ne­tos, el sec­tor ex­terno vol­vió a fre­nar el cre­ci­mien­to, por­que las ex­por­ta­cio­nes pro­lon­ga­ron su caí­da (-1,7% anual), mien­tras que las im­por­ta­cio­nes re­pun­ta­ron (3,7% anual).

Por el la­do de la ofer­ta, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca si­gue fre­na­da por la lar­ga de­pre­sión del sec­tor mi­ne­ro y de hi­dro­car­bu­ros (cu­ya pro­duc­ción ca­yó 6% anual), una re­caí­da de la in­dus­tria (-3,3% anual) y el es­tan­ca­mien­to de la cons­truc­ción (0,3% anual).

La de­pre­sión del sec­tor mi­ne­ro se pro­lon­gó co­mo con­se­cuen­cia de la caí­da con­ti­nua­da en la pro­duc­ción de pe­tró­leo y mi­ne­ra­les me­ta­lí­fe­ros y una caí­da en la de car­bón.

La re­caí­da de la in­dus­tria fue cau­sa­da por la cri­sis de los sub­sec­to­res de fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos me­ta­lúr­gi­cos bá­si­cos, te­ji­dos, mi­ne­ra­les no me­tá­li­cos y be­bi­das.

El es­tan­ca­mien­to de la cons­truc­ción se de­bió a la re­ce­sión en la ac­ti­vi­dad de las edi­fi­ca­cio­nes, que fue com­pen­sa­da por una ace­le­ra­ción de las obras ci­vi­les.

Elec­tri­ci­dad, gas y agua, co­mer­cio, res­tau­ran­tes y hoteles y transporte y co­mu­ni­ca­cio­nes de­ja­ron de caer, lo cual ge­ne­ra la es­pe­ran­za de un re­pun­te al­go más vi­go­ro­so en lo que res­ta del año.

En con­tras­te, el sec­tor fi­nan­cie­ro, los ser­vi­cios so­cia­les y per­so­na­les y la agri­cul­tu­ra con­tri­bu­ye­ron a sos­te­ner la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

En me­dio de es­tas con­di­cio­nes des­cri­tas, la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va del país con­ti­núa len­ta, por­que en­fren­ta dos obs­tácu­los muy di­fí­ci­les de su­pe­rar.

En el cor­to pla­zo, la eco­no­mía ca­re­ce de fuen­tes de de­man­da y de mo­to­res de cre­ci­mien­to, mien­tras su ca­pa­ci­dad de expansión en el lar­go pla­zo (al­re­de­dor de 3% anual) con­ti­núa mer­ma­da res­pec­to de la que tu­vo ha­ce un par de años (4,5% anual).

En con­se­cuen­cia, la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca de­be orien­tar­se a es­ti­mu­lar la de­man­da in­ter­na en el cor­to pla­zo, mien­tras que las es­tra­te­gias sec­to­ria­les de­ben pro­mo­ver aque­llas ac­ti­vi­da­des que ace­le­ren la pro­duc­ción de una ma­ne­ra in­me­dia­ta, al tiem­po que me­jo­ren la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía en el me­diano pla­zo.

Sin em­bar­go, es­ti­mu­lar la de­man­da en el cor­to pla­zo en la co­yun­tu­ra ac­tual no re­sul­ta una ta­rea fá­cil, a pe­sar de los es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des. Lue­go de una re­duc­ción de 225 pun­tos bá­si­cos, que po­dría lle­gar a 250 o 275 el 31 de agos­to, al Emi­sor se le es­tre­cha el es­pa­cio pa­ra adop­tar una pos­tu­ra mo­ne­ta­ria más es­ti­mu­lan­te es­te año, de­bi­do al al­to ries­go de un re­bro­te in­fla­cio­na­rio pre­vis­to du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre y el pe­li­gro de que des­a­li­neen al­go más las ex­pec­ta­ti­vas.

Ade­más, co­mo argumenta Anif, ese es­tí­mu­lo pa­ra los con­su­mi­do­res tar­da­rá en lo­grar re­sul­ta­dos de­bi­do a su al­ta car­ga financiera y a la len­ta trans­mi­sión de la in­ten­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria a los cré­di­tos de con­su­mo, la ma­yor par­te de los cua­les se con­tra­ta­ron a una ta­sa de in­te­rés fija.

Al mis­mo tiem­po, el Go­bierno tam­po­co pue­de tor­nar más es­ti­mu­lan­te la pos­tu­ra fis­cal, por­que de­be cum­plir las me­tas de re­duc­ción del dé­fi­cit es­ta­ble­ci­das por la re­gla fis­cal con el fin de pre­ser­var la sol­ven­cia del Es­ta­do, pa­ra con­ser­var el gra­do de inversión y la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, que le per­mi­ten man­te­ner ba­jos

los cos­tos fi­nan­cie­ros de la eco­no­mía. En el me­diano pla­zo, lo­grar ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad es vi­tal pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, ace­le­rar la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal fí­si­co y hu­mano y em­plear con ma­yor in­ten­si­dad la fuer­za de tra­ba­jo. So­lo de es­ta ma­ne­ra se po­drá in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to pa­ra que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se ex­pan­da de una ma­ne­ra sos­te­ni­da, sin des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos cu­yo ajus­te re­quie­ra fre­nar­la.

Qui­zá en es­te pun­to el ma­yor obs­tácu­lo es que los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que se re­quie­ren pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de­ben ser fru­to del con­sen­so, mien­tras que las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra im­ple­men­tar­los de­ben ser apro­ba­das por el Con­gre­so. En­tre ellas, por ejem­plo, las que me­jo­ran la efi­cien­cia de los mer­ca­dos, de la tri­bu­ta­ción, del gas­to pú­bli­co y del ré­gi­men de co­mer­cio ex­te­rior, jun­to con las que me­jo­ran la equi­dad.

Con un ex­ce­so de in­ter­ven­ción es­ta­tal, que crea de­ma­sia­das dis­tor­sio­nes en la for­ma­ción de los pre­cios, ge­ne­ra inequi­dad, cas­ti­ga la ini­cia­ti­va pri­va­da, cie­rra el ac­ce­so a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, en­ca­re­ce el tra­ba­jo for­mal y crea ren­tas pa­ra los pro­duc­to­res in­efi­cien­tes, pro­te­gi­dos de la com­pe­ten­cia ex­te­rior, es di­fí­cil lo­grar una asig­na­ción óp­ti­ma de los re­cur­sos que per­mi­ta in­cre­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad.

Aun­que por la fal­ta de de­man­da no se han su­pe­ra­do los ries­gos de un es­tan­ca­mien­to, los ana­lis­tas en­cues­ta­dos por Fe­de­sa­rro­llo pro­yec­tan un re­pun­te en el se­gun­do se­mes­tre, gra­cias al cual la expansión en el año se­ría de 1,7%, me­nor que en el an­te­rior (2%). Tam­bién pre­vén una ace­le­ra­ción el año en­tran­te (a 2,3%), ba­jo el su­pues­to de que la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria se­rá más es­ti­mu­lan­te, al des­cen­der la in­fla­ción y reali­near­se las ex­pec­ta­ti­vas.

Con ello que­da­ría atrás la fa­se más se­ve­ra del ajus­te de la de­man­da a la des­ace­le­ra­ción del in­gre­so na­cio­nal, pe­ro ha­ría fal­ta una es­tra­te­gia más efi­caz pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad y au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía. En aras de lo­grar­lo, qui­zás el vo­tan­te me­diano de Al­ber­to Ca­rras­qui­lla de­be­ría preo­cu­par­se por ele­gir a un po­lí­ti­co que en pro­me­dio fa­vo­re­cie­ra más los in­tere­ses de la Na­ción, que los pro­pios y los de quie­nes pa­gan su cam­pa­ña.

Las au­to­ri­da­des dis­po­nen de un es­pa­cio es­tre­cho pa­ra im­ple­men­tar es­tra­te­gias con­tra­cí­cli­cas que es­ti­mu­len la de­man­da pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to. Por eso, es­te año la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca per­ma­ne­ce­rá len­ta.

La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es­tá sos­te­ni­da por la de­man­da in­ter­na que cre­ce al 1,9% anual.

Mau­ri­cio Cár­de­nas Mi­nis­tro de Ha­cien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.