SI LA SAL SE CO­RROM­PE

Dinero (Colombia) - - EDITORIAL -

Las acu­sa­cio­nes que im­pli­can a tres ex­pre­si­den­tes de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia –Leo­ni­das Bus­tos, Fran­cis­co Ri­caur­te y Ca­mi­lo Tar­quino– de ha­ber su­pues­ta­men­te re­ci­bi­do mi­llo­na­rios re­cur­sos pa­ra mo­di­fi­car fa­llos de pro­ce­sos pe­na­les con­tra po­lí­ti­cos han ge­ne­ra­do gran­des preo­cu­pa­cio­nes por la for­ma en que ope­ra la Jus­ti­cia en Co­lom­bia y re­abrie­ron el de­ba­te so­bre la ur­gen­cia de una re­for­ma del sec­tor. Sin em­bar­go, lo que ha ocu­rri­do en la his­to­ria re­cien­te no da pa­ra ser op­ti­mis­tas en cuan­to a que se pue­da lo­grar ese ob­je­ti­vo. Co­mo lo ad­vier­te un aná­li­sis de Anif, las re­for­mas a la jus­ti­cia han si­do re­cu­rren­tes fra­ca­sos. Des­de 2011 se han intentado ajus­tes es­truc­tu­ra­les. Los ob­je­ti­vos han si­do los mis­mos en to­dos los ca­sos: des­con­ges­tio­nar los juz­ga­dos y cár­ce­les, per­mi­tir que la jus­ti­cia ope­re en igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra to­dos, des­po­li­ti­zar la elec­ción de ma­gis­tra­dos y qui­tar la po­si­bi­li­dad de no­mi­na­ción de al­tos car­gos que tie­nen es­tos ju­ris­tas. No obs­tan­te, to­das ellas han si­do sim­ples sa­lu­dos a la ban­de­ra.

Sin du­da, se tra­ta de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral que afec­ta no so­lo el ejer­ci­cio de los de­re­chos de to­dos los ciu­da­da­nos, sino tam­bién nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad. El In­for­me del Con­se­jo Pri­va­do de Com­pe­ti­ti­vi­dad 2016-2017 ha­ce un diag­nós­ti­co con­tun­den­te: “Un ba­jo gra­do de in­de­pen­den­cia ju­di­cial –en­ten­di­da co­mo la im­par­cia­li­dad por par­te de los jue­ces–, y los cre­cien­tes es­cán­da­los de co­rrup­ción que en los úl­ti­mos años han per­ju­di­ca­do a la jus­ti­cia co­lom­bia­na po­nen en te­la de jui­cio su cre­di­bi­li­dad. Ba­jo es­te con­tex­to, son evi­den­tes los re­tos que tie­ne la jus­ti­cia co­lom­bia­na en di­fe­ren­tes fren­tes, par­ti­cu­lar­men­te en su cre­di­bi­li­dad, efi­cien­cia y ca­li­dad, as­pec­tos que in­ci­den di­rec­ta­men­te en la com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­rial”, ad­vier­te el in­for­me.

Hoy la dis­cu­sión es­tá en có­mo abor­dar es­ta re­for­ma, si por me­dio de una constituyente abier­ta que co­rre el ries­go de que se arro­gue fun­cio­nes pa­ra le­gis­lar so­bre mu­chos otros te­mas; o una es­pe­cí­fi­ca so­bre Jus­ti­cia; o un ca­mino más tra­di­cio­nal con una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Más allá de las ma­ne­ras de ese ajus­te, va­le la pe­na abrir el de­ba­te so­bre al­gu­nos de los te­mas en los que se de­be en­fo­car. Ju­ris­tas co­mo Al­fon­so Gó­mez Mén­dez, Fran­cis­co Jo­sé Sin­tu­ra y Juan Ma­nuel Charry coin­ci­den en se­ña­lar que el clien­te­lis­mo ju­di­cial es uno de los fac­to­res que han qui­ta­do res­pe­ta­bi­li­dad a las al­tas cor­tes y al sis­te­ma. Cree­mos, co­mo ad­vier­te Sin­tu­ra, que el sec­tor de­be­ría crear una se­lec­ción por mé­ri­tos y eli­mi­nar la po­si­bi­li­dad de no­mi­na­ción a las al­tas cor­tes. Ideal que el mo­de­lo de se­lec­ción de los al­tos ma­gis­tra­dos re­pli­ca­ra el del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, co­mo pro­pu­so Anif, don­de el Pre­si­den­te de­be asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad, sin di­luir­la en pos­tu­la­cio­nes coop­ta­das por otras ra­mas y con “elec­cio­nes” ten­den­cio­sas por par­te del Con­gre­so. El pro­ble­ma ra­di­ca en que la jus­ti­cia se po­li­ti­zó y la po­lí­ti­ca se ju­di­cia­li­zó, co­mo lo ha di­cho Charry.

Tam­bién hay que trans­for­mar el sis­te­ma de juz­ga­mien­to de los al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do. Bien lo ad­vir­tió el ex­fis­cal Gó­mez Mén­dez en una re­cien­te co­lum­na en El Tiem­po: “Ni el Con­gre­so pro­ce­sa con in­de­pen­den­cia a los ma­gis­tra­dos ni es­tos a los con­gre­sis­tas”.

En la dis­cu­sión val­dría la pe­na in­cluir dón­de ubi­car a la Fis­ca­lía en un nue­vo es­ce­na­rio del sec­tor: que con­ti­núe sien­do par­te de la ra­ma ju­di­cial, que per­te­nez­ca al Eje­cu­ti­vo –co­mo en Es­ta­dos Uni­dos– o que ten­ga un ca­rác­ter in­de­pen­dien­te.

Coin­ci­di­mos con la pro­pues­ta de Sin­tu­ra de for­mu­lar una po­lí­ti­ca pú­bli­ca cien­tí­fi­ca­men­te con­ce­bi­da, por­que, co­mo ase­gu­ra, “hay una enor­me fa­lla por­que res­pon­de­mos a pun­ta de co­yun­tu­ra a los pro­ble­mas de la jus­ti­cia”. Es­to in­clu­ye una ge­ren­cia de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­ca pa­ra mo­der­ni­zar y tec­ni­fi­car los pro­ce­sos y las me­to­do­lo­gías.

Otro as­pec­to fun­da­men­tal es el equi­li­brio pre­su­pues­tal pa­ra que el sis­te­ma no sea, co­mo lla­man al­gu­nos, eli­tis­ta. Mien­tras el pre­su­pues­to de la Fis­ca­lía es de $3,6 bi­llo­nes, el de la de­fen­so­ría pú­bli­ca –que atien­de 95% de los pro­ce­sos pe­na­les– es de $500.000 mi­llo­nes.

El con­te­ni­do de la re­for­ma a la jus­ti­cia de­be in­cluir es­te en­fo­que des­de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por ejem­plo, la “mo­ra ju­di­cial”, co­mo la lla­ma Charry; es de­cir, el lar­go y tor­tuo­so ca­mino que se de­be re­co­rrer pa­ra lle­gar a un fa­llo ju­di­cial no so­lo au­men­ta los cos­tos de re­sol­ver las dispu­tas, sino que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca, lo que afec­ta en mu­chos ca­sos las de­ci­sio­nes de ne­go­cio.

La pro­fun­da in­dig­na­ción que han cau­sa­do las de­nun­cias con­tra los ex­pre­si­den­tes de la Cor­te Su­pre­ma y la de­cla­ra­ción del se­na­dor Mu­sa Be­sai­le de ha­ber pa­ga­do $2.000 mi­llo­nes a ma­gis­tra­dos de esa Cor­te, evidencia que es ho­ra de abor­dar el te­ma. Los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia y al Con­gre­so de­ben pro­po­ner có­mo avan­zar en es­te, uno de los asun­tos cen­tra­les pa­ra el de­sa­rro­llo del país. Pa­ra­fra­sean­do a los Evan­ge­lios, ¡qué gra­ve pro­ble­ma en­fren­tan las so­cie­da­des, si la sal se co­rrom­pe!.

Es­te es un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra abor­dar la dis­cu­sión so­bre la jus­ti­cia y es­cu­char las pro­pues­tas de can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.